sábado, 29 de julio de 2017

LAS DISCREPANCIAS en la BIBLIA





No pocas personas tienen dificultades extremas en entender como un Dios de amor (1 Juan 4:8) como Jehová, ordena la muerte de miles de personas muchas de ellas niños. (1 Samuel 15: 2,3) Pareciera que estas acciones de ningún modo pudieron ser relatadas bajo la inspiración divina, sino como producto de una iluminación personal del autor de la narrativa bíblica.

Ciertamente en las escrituras existen discrepancias y solo se las puede explicar, después de un exhaustivo examen, a veces recurriendo a información extrabíblica. Para los protestantes de la ortodoxia, el problema no implica la no inspiración divina de las escrituras sino más bien, un desafío para el creyente quien, frente a la dificultad, deberá dar lo mejor de si para solucionar el enigma.

Sin embargo, por fuera de los cristianos, existe muchas personas también de buena voluntad (otras no) quienes, al notar estos pasajes en apariencia dudosos pero explicables para el creyente, son precisamente para los que no creen evidencias de inexistencia en la Biblia, de una inspiración de carácter sobrenatural.

Origen de las discrepancias

Neander dijo acertadamente sobre estas dificultades: “Dios se revela en su palabra, como lo hace en sus obras. En ambos ámbitos lo vemos como un Dios que se revela a si mismo y que a sí mismo se oculta, dándose a conocer sólo a aquellos que en verdad le buscan; en ambos hallamos estimulantes para la fe y ocasiones para la incredulidad; en ambos hallamos contradicciones cuya más elevada armonía nos está escondida, excepto para aquél que aplica reverentemente toda su mente: en ambos ámbitos, en resumen, hay una ley de revelación, que el corazón del hombre sea probado al recibirla; y que en la vida espiritual, lo mismo que en la física, el hombre ha de comer su pana con el sudor de su frente”. (en Vida de Cristo citado por Haley - Escuaín: Diccionario de dificultades y aparentes contradicciones bíblicas; Ed. Clie; Terrassa; España; 1988; P. 13).

Neander nos dice que, en efecto, hay contradicciones que de pronto son explicadas por el creyente, más el incrédulo no le alcanza para aplacar la sed de sus dudas. En su opinión, tal vez Dios haya querido que existan las mismas a fin de estimular el trabajo diario de estudiar las Escrituras para no hacer monótono la tarea de aprender las cosas de Dios.

Orígenes en el siglo II de nuestra era, luchó con las dificultades en el terreno del desacuerdo histórico y llego a afirmar que o se aferraba alguien a algún pasaje dándolo por cierto o bien, se desistía de la tarea y se los consideraba a todos falsos. Por el contrario, Crisóstomo declaró que consideraba a las discrepancias como tales cuando estaba probada su independencia del autor. Parece ser que este padre de la iglesia quiso decir con esto, que si el pasaje en cuestión estaba disociado del resto del contexto ahí si era una discrepancia.

Fue tal vez Agustín de Hipona el primero en iniciar la dura tarea de armonizar las discrepancias y muchas las explicó con gran acierto. Para entonces, la iglesia sufría permanente embates intelectuales sobre este problema de los seguidores de los opositores Celso (Siglo II d. C.) y Porfirio (231-301 d. C.), ambos sagaces incrédulos quienes, valiéndose de su esmerada educación, no solo criticaron sino que también formaron verdaderos grupos de críticos.

Las discrepancias continuaron dando quebraderos de cabeza a los cristianos hasta que, de a poco, se fueron armonizando. Sin embargo, aún hoy en día, muchas personas que se enfrentan a este dilema no encuentran ayuda conveniente y otras, ya completamente decididas a oponerse al cristianismo, cada tanto las desempolvan para mostrar que el cristiano basa su vida piadosa (o al menos trata) en un libro de aparentes fábulas y mitos.
 MIAPIC
Ministerio de Apologética e Investigación Cristiana
Posee muchas respuestas a presuntas discrepancias en los relatos bíblicos
Para acceder, click AQUÍ

La gente del Seminario Reina Valera -cuya página recomiendo aunque no concuerde con todo lo que afirma- establece algunas dificultades que el estudiante bíblico puede encontrar, algunas de ellas son:

Distancia entre los hechos narrados y la composición de los libros bíblicos o de sus fuentes. En ocasiones puede tratarse de cientos de años, lo cual debilita mucho su valor histórico, aunque no lo anule por completo. Los esquematismos del relato bíblico nos hacen ver por parte de sus autores un deseo de ideologizar la historia al servicio de determinadas finalidades. Pero esto no constituye en sí, una discrepancia. Es claro que Dios "ideologiza" su revelación porque tiene un propósito para el hombre. La Biblia no es un libro de relatos libres sino una literatura con un fin específico, por lo tanto, tiene tendencia.

Idealización de los orígenes como edad de oro que se ha ido degradando. Edades humanas cada vez más cortas. Múltiplos de 40. 26 años de generaciones entre la creación y el éxodo. Conducción divina de los asuntos humanos. Despliegue de poder sobrenatural en continua ruptura con las mediaciones naturales. Presentación de árboles genealógicos de personajes, de las tribus ya constituidas que no pueden descender de unas personas situadas tan próximamente en el tiempo. Estructuras genealógicas artificiosas en torno al número 12.

Que Dios tiene poder para romper las "mediaciones naturales" nadie duda a menos que sea incrédulo. No se puede ser cristiano y poner en duda el poder de Dios. En cuanto a prole humana, en días donde los hombres tomaban muchas mujeres, es sorprendente la cantidad de descendientes que se logran en poco tiempo. Incluso una sola mujer podía tranquilamente, dar a luz diez hijos y más también. Por supuesto, muchas morían en la vorágine de maternidad a la que se veían sometidas.

Finalidad moralizante que lleva a juzgar y presentar a las distintas personas y sucesos sólo desde el punto de vista de su mayor o menor fidelidad a la ideología imperante. El libro de los Jueces, por ejemplo, hace desde el principio una declaración de intenciones sobre la moraleja que quiere ofrecer en todas sus narraciones (Jc 2,11-23; 3,7-17). Presentan el tiempo de los patriarcas y de Josué como normativo y para ello proyectan a esta época remota la existencia de las 12 tribus monoteístas, la legislación anticipada de Moisés.

Israel aparece ya plenamente asentado en la época de Josué. Se proyectan a esa época los límites de las tribus. Israel ideada e ideal. Yo no veo discrepancias en este punto, ya que el fin de la Biblia es precisamente, representar ciertos aspectos de las vidas de las personas y no crear un registro de conductas.

Anacronismos: Presentar camellos en una época en que el camello aún no estaba domesticado. Hablar de los filisteos, como el rey Abimelej, antes de su asentamiento en Canaán. Referirse en los relatos patriarcales a ciudades como Berseba o Guerar que nos consta que no existían antes del siglo XII. Hablar en la historia de José de caravanas de bálsamo y mirra que son productos que sólo serán comercializados mucho después, en época asiria (El autor de este artículo si bien cita esta referencia, recuerda que existe réplica a esta afirmación sobre la inexistencia de los camellos en la antigüedad, en el artículo El Ateísmo y algunas de sus Objeciones, que el lector podrá aceptar o no).

En cuanto a la inexistencia de ciudades, convengamos que el término ciudad es exagerado. Eran simples poblados amurallados y no ciudades como las que hoy conocemos. Es obvio que no se va a encontrar una metrópolis como Buenos Aires que tiene 15 millones de almas, en estratos geológicos de los días de Abraham. 

Improbabilidades generales: Jacob tenía 70 años cuando fue a Labán buscando una mujer. 600.000 hebreos salieron de Egipto. Junto con sus acompañantes formaría una masa de más de 2 millones lo que supone una logística imposible. (Este es sin duda, el escollo más difícil para el estudiante bíblico). ¿La gente vivía más o menos en los días de los patriarcas? Sin duda que menos. Podemos estar aquí frente a errores de transcripción de números. Sin duda, dos millones de personas movilizadas necesitan de una logística impresionante como para no dejar evidencia de una marcha épica. Este es un tema de acaloradas discusiones entre quienes dicen que el Éxodo no existió y los que afirman lo contrario.

Contradicciones: Una misma ciudad como Hebrón, se supone conquistada por diferentes personas: Josué, los calebitas, Judá… Un patriarca hace pasar a su esposa por hermana en tres ocasiones distintas (Abrahán dos veces y una Isaac. (Gn 12,10; 20; 26). Dos veces se nos habla de un juez tiene dos hijos perversos (Elí y Samuel. Elí (Jofni y Pinjás: 1 Sm 2,12) y Samuel (Joel y Abías: 1Sm 8,1-2). La discrepancia se da en un terreno donde falta mucha información complementaria.

No sabemos si fueron las mismas personas llamadas de diferentes modos (a Cristo se lo llama Rabí, Mesías, Jesús, Hijo de Hombre, etc). En cuanto a hacer pasar por hermana a una esposa era lo más común en los días patriarcales. No era mal visto el matrimonio entre hermanos todo lo contrario, otorgaba cierto estatus principesco. Las principales monarquías egipcias tuvieron matrimonios entre hermanos. En cuanto a Hebrón, en días de violencia sin fin, que una ciudad sea conquistada varias veces no parece una contradicción sino la norma.

Conflictos Con los datos de la arqueología: Algunas de las ciudades que fueron destruidas por Josué según el relato bíblico (Jericó, Ai…) no estaban amuralladas en aquella época y deberían ser grandes entonces montones de ruinas. Los arqueólogos han desenterrado muchos de los tells de ruinas de ciudades bíblicas de esta época y no siempre han confirmado la evidencia de una conquista y una destrucción.

En este caso, las discrepancias se dan en un contexto donde se contrasta la información bíblica con la arqueológica disponible. Pero en el terreno científico, lo que hoy es certeza, mañana es duda y luego, es posible que sea información inservible puesto que siempre se renuevan los datos aportados por nuevas excavaciones. Siempre existe margen de equivocación ya que la arqueología no es una ciencia exacta. Quien diga lo contrario, miente.

Algunas causas o fuentes de las discrepancias

1. Algunas son por causa de una diferencia de fechas. Haley y Escuain citan a cierto incrédulo que tomo Gn. 1:31 y lo contrasto con Gn. 6:6 a fin de mostrar la discrepancia entre lo creado por Dios que era bueno y que esa misma creación le provocó “dolor de corazón”. La pregunta se sobreentiende: Si todo era bueno ¿para que arrepentirse más tarde? La discrepancia se resuelve entendiendo que entre el primer pasaje y el segundo hay un gran intervalo donde ciertamente, malas cosas sucedieron y que lo dicho en segundo término se refería a la progresiva corrupción humana y no a toda la obra creativa en genera.

2. Otras provienen de citas contrarias entre si. Por ejemplo, cuando se lee “ciertamente morirás” Gn. 2:17 y “no morirás” Gn. 3:4 evidentemente la contradicción se esta dando porque Dios ha querido que aún las palabras de sus enemigos queden registradas. Y al respecto, quiero hacer un hincapié aquí. En el Antiguo Egipto (como en otros pueblos de esos tiempos) jamás se registraban los dichos de los enemigos o las derrotas; nunca eran informados los pueblos sencillos de los problemas graves, siempre se daba información positiva que exaltaba la divinidad del monarca. Por el contrario, las escrituras rompen con esa tradición típicamente humana y queda registrado en sus páginas no solo victorias sino también derrotas y discursos contrarios no solo a los hebreos o cristianos sino también a Dios.

3. Existen también las diferencias de perspectivas o de objeto. Concretamente, sabemos que si se produce un choque entre automóviles en una esquina cualquiera y hay cinco testigos de la colisión, la policía tendrá del evento cinco probables testimonios verídicos pero todos dichos diferentes según el punto de vista del declarante. Lo mismo sucede en las escrituras. A veces cuando interpretamos corremos el riesgo de hacer partícipes a Dios o a los escritores por las malas cosas que relatan.

4. Otras de carácter histórico, pueden explicarse si se tiene en cuenta los diferentes principios y métodos de clasificación de los hechos. Los evangelios, si bien son sinópticos, muestran registros diferentes que se complementan entre si, dando de este modo una mayor riqueza de información. A veces sin darnos cuenta, creemos que inerrancia de las escrituras es que todos los pasajes sean concordantes olvidándonos que Dios ha querido darnos diversas clasificaciones de eventos a fin de enriquecer no solo el texto sino además la información.

5. No pocas nos vienen de diversos métodos de cálculos, el más encontrado, el cómputo del tiempo. Algunos dan un tiempo que no concuerda con otros registros. Ahora bien, se tiene que tener en cuenta que en esto se produce un efecto análogo a cuando leemos en la escala Celsius100 y en la de mercurio 212 grados. Ambos registros parecen discordantes pero están diciendo lo mismo con diferentes modos de registrar. Existen más causa probables que por razones de espacio no se puede aquí mencionar

¿Cuál sería el propósito de las discrepancias?

Sin duda que sirven para estimular la curiosidad humana, tanto del creyente como del que no. Después de todo su autor sabe muy bien con quien trata. El hombre es su creación y para él elaboró un libro que no es cualquiera. El sabe que las cosas difíciles atraen el interés hasta tal punto que los mismos críticos no tienen otra opción que ir a las escrituras. Es el propósito de Dios, que leamos aun cuando no creemos.

El arzobispo Whately ha llegado a sospechar que las discrepancias parecen obedecer un sentido oculto de enseñar mediante la búsqueda exhaustiva de información y de discusión. En otras palabras, parece ser que estas dificultades obligan a los hombres a sentarse unos frente a otros y discutir sobre la Biblia con el fin de obtener mayores y mejores resultados.

Simultáneamente, las mismas discrepancias parecen desmentir que haya habido confabulación entre los escritores sagrados. Haley y Escuain advierte que en los tribunales cuando se presenta testimonio de los deponentes contra alguien o a favor de alguien, si lo dicho o escrito concuerda en cada sílaba se toma como evidencia de conspiración.

Conclusión

Existe consenso entre los protestantes en ver a las discrepancias como un método eficaz de estudio bíblico que implica discusión y reexaminación de los textos. Este acuerdo no basta a los críticos quienes ven en las mismas evidencia de no intervención divina. Sin embargo, la parte opositora debería tomar nota que si los cristianos ciertamente pueden elaborar respuestas a las críticas, eso se debe no a la violación de los textos sino a la búsqueda incesante de pruebas a favor de la inerrancia. Después de todo, los cristianos si han tomado nota de los dichos críticos de lo contrario no se estarían considerando las dificultades como en verdad se lo hace.

Para acceder a la Segunda Parte
Click AQUÍ

________________
Obras consultadas

Nuevo Diccionario Bíblico Ilustrado; Editorial Clie; Terrassa; Barcelona; España.-

Lockyer, Herbert: Enciclopedia de Doctrinas Bíblicas; Editorial Logoi; Miami; Florida; USA; 1979.-

Haley, John W.; Escuain, Santiago: Diccionario de Dificultades y aparentes contradicciones bíblicas; Editorial Clie; Terrassa; Barcelona; España; 1988.-

6 comentarios:

  1. Ciertamente podría ser que las discrepancias tuvieran razón de ser en la necesidad de estudiar las Escrituras para deshechar dichas discrepancias, no obstante, a veces, al ver como muchos hermanos idolatran la Bíblia con desmedida devoción, he llegado a pensar si Dios no permitió que aparecieran discrepancias y contradicciones para demostrar que nada salvo Él es perfecto.

    :|

    ResponderEliminar
  2. Hola Renton, si capto tu mensaje, concretamente, algunos piensan que la Salvación esta en la Biblia, cuando en realidad esta habla que es Cristo el Salvador.

    ResponderEliminar
  3. Es libro de aparentes contradicciones biblicas lo he buscado en electronico y no lo he encontrado, si alguien me lo puede facilitar ya que no lo he podido comprar por dificultades economicas. El que si he consultado es el diccionario bíblico de vila-escuain. Y en el apartado que se habla acerca de la discrepancia entre la genealogia de Jesús en el libro de Mateo y Lucas sus comentarios son deshonestos ademas de especulativos. Al final de cuentas no resuelven la contradicción. Creo que hace falta más honestidad por parte de los exegetas evangélicos. Saludos

    ResponderEliminar
  4. En lo que respeta a la falta de honestidad ¿se refiere al Diccionario o a mí? Me quedó la duda.

    Todas las exégesis son honestas, aún, las escépticas. Se basan en interpretaciones sui géneris de los textos bíblicos y como tales, poseen mucho de especulación.

    Los exégetas evangélicos, al menos los que yo conozco, son honestos, pero no descarto que haya de los otros. Veré que puedo hacer para conseguir el libro que busca.

    Saludos cordiales.

    ResponderEliminar
  5. BREVE CRÍTICA AL PROFETISMO JUDÍO DEL ANTIGUO TESTAMENTO: La relación entre la fe y la razón expuesta parabolicamente por Cristo al ciego de nacimiento (Juan IX, 39), nos enseña la necesidad del raciocinio para hacer juicio justo de nuestras creencias, a fin de disolver las falsas certezas de la fe que nos hacen ciegos a la verdad mediante el discernimiento de los textos bíblicos. Lo cual nos exige criticar el profetismo judío o revelación para indagar la verdad que hay en los textos bíblicos. Enmarcado la crítica al profetismo judío en el fenómeno espiritual de la trasformación humana, abordado por la doctrina y la teoría de la trascendencia humana conceptualizadas por los filósofos griegos y sabiduría védica, instruida por Buda e ilustrada por Cristo; la cual concuerda con los planteamientos de la filosofía clásica y moderna, y las respuestas que la ciencia ha dado a los planteamientos trascendentales: (psicología, psicoterapia, logoterápia, desarrollo humano, etc.), y utilizando los principios universales del saber filosófico y espiritual como tabla rasa a fin de deslindar y hacer objetivo “que es” o “no es” del mundo del espíritu. Método o criterio que nos ayuda a discernir objetivamente __la verdad o el error en los textos bíblicos analizando los diferentes aspectos y características que integran la triada preteológica: (la fenomenología, la explicación y la aplicación, del encuentro cercano escritos en los textos bíblicos). Vg: la conducta de los profetas mayores (Abraham y Moisés), no es la conducta de los místicos; la directriz del pensamiento de Abraham, es el deseo intenso de llegar a tener: una descendencia numerosísima y llegar a ser un país rico como el de Ur, deseo intenso y obsesivo que es opuesto al despego de las cosas materiales que orienta a los místicos; es por ello, que la respuestas del dios de Abraham son alucinaciones contestatarias de los deseos del patriarca, y no tienen nada que ver con el mundo del espíritu. La directriz del pensamiento de Moisés, es la existencia de Israel entre la naciones a fin de llegar a ser la principal de todas, que es opuesta a la directriz de vida eterna o existencia después de la vida que orienta el pensamiento místico (Vg: la moradas celestiales, la salvación o perdición eterna a causa del bien o mal de nuestras obras en el juicio final de nuestra vida terrenal, abordadas por Cristo); el encuentro cercano descrito por Moisés en la zarza ardiente describe el fuego fatuo, el pie del rayo que pasa por el altar erigido por Moisés en el Monte Horeb, describe un fenómeno meteorológico, el pacto del Sinaí o mito fundacional de Israel como nación entre las naciones por voluntad divina a fin de santificar sus ancestros, su pueblo, su territorio, Jerusalén, el templo y la Torah; descripciones que no corresponden al encuentro cercano expresado por Cristo al experimentar la común unión: “El Padre y Yo, somos una misma cosa”, la cual coincide con la descrita por los místicos iluminados. Las leyes de la guerra dictadas por Moisés en el Deuteronomio causales del despojo, exterminio y sometimiento de las doce tribus cananeas, y del actual genocidio del pueblo palestino, hacen evidente la ideología racista, criminal y genocida serial que sigue el pueblo judío desde tiempos bíblicos hasta hoy en día, conducta opuesta a la doctrina de la no violencia enseñada por Cristo __ Discernimiento que nos aporta las suficientes pruebas objetivas de juicio que nos dan la certeza que el profetismo judío o revelación bíblica, es un semillero del mal OPUESTO A LAS ENSEÑANZAS DE CRISTO, ya que en lugar de sanar y prevenir las enfermedades del alma para desarrollarnos espiritualmente, enerva a sus seguidores provocándoles: alucinaciones, cretinismo, delirios, histeria y paranoia; propiciando la bibliolatría, el fanatismo, la intolerancia, el puritanismo hipócrita, el sectarismo, e impidiendo su desarrollo espiritual. http://www.scribd.com/doc/33094675/BREVE-JUICIO-SUMARIO-AL-JUDEO-CRISTIANISMO-EN-DEFENSA-DEL-ESTADO-LA-IGLESIA-Y-LA-SOCIE

    ResponderEliminar
  6. Gracias por dejar tu comentario Rodolfo..., muy interesante.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...