lunes, 31 de julio de 2017

¿SE DETUVIERON EL SOL Y LA LUNA SOBRE GABAÓN?





 Actualizado
Julio 2017
con el aporte de
Fernando J. Walsh 
profesor de Matemática, Física y Cosmografía


Sol y Luna inmóviles en el cielo

La biblia “El libro del Pueblo de Dios” relata en Josué 10:11-14 lo siguiente: “Mientras huían delante de Israel –precisamente cuando estaban en la bajada de Bet Jorón- el Señor arrojó sobre ellos desde el cielo, hasta la altura de Azecá, unas piedras tan grandes que les provocaban la muerte. Fueron más los que murieron a causa del granizo que los que mató Israel al filo de espada. Aquella vez, cuando el Señor puso a los amorreos en manos de los israelitas, Josué se dirigió al Señor y exclamó, en presencia de Israel: “Detente, sol, en Gabaón, y tu, luna, en el valle de Aialón” Y el sol se detuvo, y la luna permaneció inmóvil, hasta que el pueblo se vengó de sus enemigos. ¿No está escrito en el libro del Justo? El sol se mantuvo inmóvil en medio del cielo y dejó de correr hacia el poniente casi un día entero. Jamás hubo otro día, ni antes ni después, en que el Señor obedeciera a la voz de un hombre. Realmente, el Señor, combatía a favor de Israel”.

Este episodio en la historia de Israel sucedió, según la Biblia, durante la conquista de la Tierra Prometida por parte del ejército de Israel bajo el mando del sucesor de Moisés, un varón valiente llamado Josué. Consigna la Escritura que nunca más, después de este hecho, Dios acepto que un hombre le diera órdenes. 


Contexto Geográfico, político y militar

En el transcurso de la campaña militar por la conquista de la tierra prometida, cinco reyes Amorreos se coaligaron contra la ciudad de Gabaón quién había hecho pacto de servidumbre con los hebreos. Fiel a lo pactado, Josué defendió la ciudad aliada del ataque enemigo venciendo a las tropas de la coalición. Fue durante uno de estos combates que sucedió el episodio del Sol y la Luna inmóviles en lo alto del cielo.(Debajo un mapa con el lugar de los hechos).

Jib, El Jib 
(Gabaón) en la actualidad
Google maps

Está claro por qué Josué le solicitó a Dios que el día continuara. La batalla se prolongaba en persecución y  alcanzado el mediodía, los Hebreos se dieron cuenta que precisarían mucho más tiempo que el proporcionado por el periodo diurno si querían alcanzar una victoria completa.

Como el relato bíblico habla que tanto la Luna como el Sol se detuvieron  y tomando en cuenta que el satélite de la tierra estaba "sobre" el valle de Ayalón al oeste de Gabaón (Jib), inferimos del relato que tanto la Tierra como la Luna  debieron dejar de rotar. (La Tierra completa su giro en torno al Sol en un año, mientras que gira en su eje sufriendo un bamboleo o presiación. Entre tanto, la Luna rota alrededor de la Tierra 13 veces durante los 12 meses). En cuanto al Sol, como este rota mucho más lento en torno al núcleo galáctico, quizás no se detuvo. No hay modo de saberlo por el momento. Ahora bien: la Biblia dice que el Sol se detuvo  en "medio" del cielo o sea, al mediodía. ¿Cómo puede verse la Luna a esa hora?

Conviene aclarar que es "mediodía" en términos astronómicos

Es cuando el Sol pasa por el meridiano celeste que relaciona al polo norte con el sur celeste y cruza por su cenit y el nadir, que es cuando alcanza su máxima altura. En estos momentos, la Luna se puede ver en primer día que se encuentra en su fase "creciente". En síntesis, los astrónomos saben que la Luna se puede ver al mediodía, sin que esta o el Sol, dejen de rotar.

Para quienes no entienden esta explicación, a tomárselo con calma. La Luna es famosa precisamente, por la  tremenda complejidad de su movimiento que, para entender como rota, requiere una gran capacitación astronómica y matemática sobre todo. (Ver la siguiente página para mayor información).

Autor 
Divad
Fuente 
Wikimedia Commons

Entre tanto, en la Biblia, el relato asombroso

Imagine el lector, tres astros dejando de rotar sus tres movimientos básicos: sobre su propio eje, en conjunto con el resto de los planetas y satélites, en torno al Sol y este a su vez, en su traslado alrededor del núcleo galáctico y la luna alrededor de la Tierra. Sin duda que todo el sistema solar debió ser afectado por una parálisis semejante.¿Cómo es que no hay relatos paralelos de este increíble acontecimiento, en otros pueblos que ya sabían escribir?

Valle de Ayalón (ubicación aproximada) y Jib (Antigua Gabaón)
Foto
Google Earth

Pedrada divina

En el transcurso de  la persecución del enemigo, este sufrió una tremenda granizada entre Azeca y Maquedá que lo diezmó por completo pero que no pareció afectar a los hebreos. Quienes no creen que el granizo pueda lastimar, basta mirar la fotografía que muestra pelotas de hielo de gran  tamaño, en Mendoza el 25 de Noviembre de 2008.

Si una pedrada de hielo duro -los hay de mayor tamaño- 
como esta encuentra a gente al descubierto, el daño que le provocará puede ser mortal.
Foto


Algunos intentos por explicar el fenómeno

A la par de los muchos que descreen de este relato catalogando su información de puras fantasías; predomina la idea entre los escépticos  que el relato no es sino, un audaz recurso literario para resaltar la victoria hebrea; otros sin embargo, se han tomado el trabajo de elaborar explicaciones argumentando -por ejemplo- que fue un eclipse o una conjunción astrológica. A continuación, un aporte sobre diferentes teorías de lo que pudo suceder en los días de la conquista hebrea de Palestina, un evento cuya narrativa nos hace suponer que nos encontramos frente a uno de los más grandes misterios de las Escrituras.

La Teoría Literaria: Me notificó una lectora del blog, Selva, de la existencia de una opinión diferente sobre este asunto tan particular. Según el ex sacerdote y teólogo Ariel Álvarez Valdés, es muy probable que, el relato no sea sino una invención literaria de tipo épico -que me corrija alguien si equivoco la interpretación- como los que nos legaron los europeos al estilo La Canción de Rolando, el Mío Cid, etc. En síntesis, los eventos no habrían ocurrido necesariamente como se los describe sino que, re elaborado el texto bíblico en tiempos del rey Josías -gran reformador religioso hebreo- pasó a las escrituras hebreas como un relato literario.

La teoría astrológica sugiere que el líder hebreo habría considerado beneficiosa una conjunción planetaria. Pero parece muy dudoso que Josué apelara a recursos astrológicos, a sabiendas que podía consultar a Dios en todo momento, cuando lo quisiera. Recordemos que llevaba el pueblo hebreo el Arca del Pacto, nada menos, objeto que garantiza presencia, asistencia y comunicación directa con Dios a toda hora.

La teoría del eclipse se sustenta precisamente, en dos eclipses, uno de Sol que habría acontecido el 6 de enero de 1470 a C  y otro lunar que se vió un poco antes del amanecer en dirección al valle de Ayalón, el 22 de diciembre de 1471 a C con una magnitud de 1,28.  Pero el relato no parece describir un eclipse sino un fenómeno desconocido que implicó la detención literal de los dos astros por casi un día.

La teoría literal es interesante pero mucho me temo que no resiste por falta de evidencias colaterales. Es la que usó el santo oficio para "desmentir" a Galileo Galilei que la Tierra no se movía en torno al Sol. En efecto, los curas argumentaban que el texto "demostraba" que el Sol y la Luna se movían en torno a la Tierra y no al revés. El cristiano piadoso puede adherir con fe a esta teoría pero recordando que, en el academicismo se exige, evidencia para aceptar un argumento. Si se pudiera encontrar un texto, una referencia, que notificara por fuera del relato bíblico que este fenómeno sucedió, sin duda que la explicación literal se impondría.

La teoría atmosférica sugiere que el evento no fue sino, un temporal que ocultó la luz del sol pero no la de la Luna. Dado que se habla de granizo, se infiere que hubo una tormenta. El ejército de Josué, que atacaba por el este, al notar el estrago que producía la lluvia de hielo en piedras oró para que el Sol no  apareciera (para que no terminara la tormenta). Una granizada de larga duración jamás ha sido vista ni reportada. Sin embargo, algo extraordinario ocurrió ese día, tanto, que fue incluido en un libro llamado del Justo para memoria en posteridad.

La Teoría de Fernando J. Walsh, profesor de Matemática, Física y Cosmografía a nivel secundario y terciario y quien, además, es autor de libros y conferencista bíblico. Walsh es cristiano evangélico y pertenece a la Unión Evangélica de Argentina, denominación protestante nacional en la que, hace ya más de treinta años, tuve la bendición de creer en el Señor Jesucristo para aceptarlo como Salvador de mi vida.

Walsh desempeña sus tareas docentes en la ciudad de Madariaga, provincia de Buenos Aires y es autor del libro "El señor de los dos Libros". Sin más presentación, remito el post que me enviara y que ahora subo para consideración de todos los que procuran indagar en las verdades de la Biblia. Dice Walsh:
Sin duda, el texto que transcribimos a continuación es uno de los pasajes bíblicos sobre los que más se ha discutido en la historia: usado hasta el día de hoy por sabios y teólogos para proclamar una tierra inmóvil en el centro del universo o para cuestionar la veracidad de la Biblia, o para proponer diferentes modelos de interpretación exegética cuando hay supuestos conflictos entre la biblia, la historia y la ciencia, sigue siendo un texto de profundos debates científicos y teológicos.
Procuraremos brevemente mostrar cómo el relato bíblico ha sido capaz de resistir todos los embates y salir incólume de la guerra desatada contra él durante casi 3000 años. Y defenderemos la postura de que fue la tierra la que desaceleró su rotación, aunque bien podría haber otras alternativas plausibles. En la versión Reina Valera 1960 leemos:
Josué 10: 12-13
Entonces Josué habló a Jehová el día en que Jehová entregó al amorreo delante de los hijos de Israel, y dijo en presencia de los israelitas: Sol, detente en Gabaón; Y tú, luna, en el valle de Ajalón. Y el sol se detuvo y la luna se paró, hasta que la gente se hubo vengado de sus enemigos. ¿No está escrito esto en el libro de Jaser? Y el sol se paró en medio del cielo, y no se apresuró a ponerse casi un día entero.
Este texto fue usado por la inquisición para obligar al italiano Galileo Galilei (1564-1642) a retractarse (1633) de sus postulados heliocéntricos (paradójicamente desarrollados por el sacerdote polaco Nicolás Copérnico, 1473-1543), que afirmaban entre otras cosas que el Sol está quieto en el centro del universo y que la tierra gira alrededor de él y gira sobre sí misma. Se afirma que Galileo dijo al retirarse, luego de retractarse, “eppur si muove”. Y esta historia ha sido largamente usada (y muy mal usada) como ejemplo de la guerra entre la “ciencia progresista” contra la “religión oscurantista”.
En una famosa y extensa carta[i] escrita por Galileo (1615) a su “protectora” Cristina de Lorena (Gran Duquesa de Toscana), éste hace una encendida defensa de su teoría, procurando demostrar que la misma no contradice para nada las Escrituras, las que él conocía profundamente y en las que creía fervientemente (leerla completa nos confirmará tal afirmación).
Galileo demuestra en la carta gran erudición teológica, mayor a la de sus rivales. Citando a San Agustín, Tertuliano, San Jerónimo, etc., desarrolla esta idea: que la intención del Espíritu Santo es enseñarnos cómo se va al cielo, y no cómo va el cielo” (como funciona el cielo) Y que no debe haber contradicción entre la Biblia y la ciencia“.
La Sagrada Escritura y la naturaleza proceden igualmente del Verbo divino, aquélla como dictado del Espíritu Santo, y ésta como la ejecutora perfectamente fiel de las órdenes de Dios”
En resumen, él propone dos posibles situaciones:
1ª) Que Dios habló de acuerdo a la capacidad y conocimiento de las personas de la época en que fueron escritas (y aún de su propia época). Al decir “el sol se detuvo” estaría diciendo lo que las personas perciben con sus sentidos, aunque la realidad física sea diferente, esto es, que es la Tierra la que se ha detenido en su movimiento de rotación sobre su eje.
2ª) Más osada que la anterior, dice que:
"El pasaje referente a Josué puede comprenderse sin alterar la significación directa de las palabras”afirmando que con el tiempo se llegará a una comprensión más profunda que zanjará las diferencias; en esta dirección propone que el sol se mueve, pero no trasladándose alrededor de la tierra, sino sobre su propio centro de gravedad, dando un giro completo en cerca de 30 días (hoy se sabe que son cerca de 27).
Este movimiento sería responsable del gran impulso que otorga al resto del universo, haciéndolo girar alrededor del sol. Si esto fuera así, Galileo postula que verdaderamente el sol pudo haber sido detenido por Dios, y que esa detención provocaría el cese de todos los otros movimientos, incluido el de rotación de la tierra, conciliando de esta manera su teoría científica con el relato literal del texto.
Como hoy sabemos, Galileo estaba en parte equivocado: los movimientos de los planetas no dependen de la rotación solar, sino del tironeo gravitatorio entre éste y aquellos, gobernados por la famosa ley de gravitación universal descubierta por el inglés Isaac Newton (1643-1727). Así que desde Galileo hasta principios del siglo XX el Sol siguió estando quieto en el centro del universo y todo lo demás girando alrededor.
Y nuestro pasaje bíblico siguió tironeado, por un lado, por los ateos (y otros exponentes críticos) para demostrar error en la Biblia, y por el otro, por cristianos que congeniaban con la primera idea de Galileo, para asegurar que lo importante no es lo literal, sino el significado: ¿cómo iba a decir Dios “y la tierra se detuvo”? ¿quién lo iba a entender?
Pero Galileo no estaba tan equivocado, porque había otro error en su cosmovisión, lo que finalmente demostraría que tenía razón al decir que el avance del conocimiento zanjaría el problema: ¡El Sol también se traslada!
Hasta principios del siglo XX, las transformaciones galileanas (que permiten describir un movimiento en función de diferentes sistemas de referencia, elegidos según convenga, ya que todo movimiento, “salvo el del Sol”, es relativo) podían usarse para todo lo que se moviera; reitero: menos para el Sol. Él sí estaba absolutamente quieto.  Era una locura hablar de movimiento del sol, salvo que se le agregue la palabra “aparente”.
Pero desde que Lemaître y Hubble lo postularon (y luego se confirmara), el universo está en expansión. Ya no hay nada fijo. Todo se mueve. ¡El sol se mueve! El sistema solar gira alrededor del centro de la vía láctea, la cual también se mueve. No hay ningún sistema de referencia preferencial sobre otro; ahora todo objeto puede ser usado como sistema de referencia: El Sol, la Tierra, la Luna, un tren o una persona cayendo en paracaídas, etc.
Cuando se usa a la Tierra como sistema de referencia astronómico, se habla de coordenadas geocéntricas (latitud y longitud o ascensión recta y declinación)
Intentemos ahora acercarnos nuevamente al texto bíblico, con esta nueva cosmovisión: “Sol detente en Gabaón”. No sé qué cosmovisión tenía Josué. Pero él da una orden de que el Sol se detenga en Gabaón. Quizás el piense que es el Sol el que se mueve y la tierra está quieta. Tiene razón. Así se piensa ahora. Al sistema de referencia (la tierra) se lo considera quieto. Al objeto (el sol) que cambia sus coordenadas al transcurrir el tiempo, respecto de un sistema de referencia, se lo considera en movimiento.
Quizás el crea que la tierra está “absolutamente” quieta: sería un error. Pero a Josué eso no le importaba. Lo que quería era que el Sol se detenga en ciertas coordenadas geocéntricas, por eso dice “Gabaón” (tampoco dice “detente en el cielo”, dice “en Gabaón”, un lugar en la tierra; una coordenada terrestre).
El único cuestionamiento que se puede hacer es que él parece hablarle al Sol. Si usted piensa como yo, que debe haber sido el movimiento de rotación de la tierra el que se detuvo ¿por qué le habla al sol? ¿no debería hablarle a la tierra? “Tierra, detente, para que el sol se quede quieto en el cielo”. Observamos que en ambas situaciones le está hablando a cosas inanimadas. Ni el sol ni la tierra tienen oídos. Es un lenguaje simbólico, figurado. Yo creo que le habla a la naturaleza y le habla a Dios (vs. 12). Dios, que el Sol se detenga en Gabaón, implique eso lo que quiera que implique.
Usted dirá “pero al final ¿quién se detuvo? ¿la tierra o el sol?” Ya lo he dicho: se detuvo el sol respecto de la tierra, aunque para que eso suceda debe detenerse la tierra en su rotación, ambas descripciones son científicamente correctas “hoy”.
¿Y por qué choca tanto a nuestra mente la frase “el sol se detuvo”? Porque se nos ha metido en el cerebro la idea de un Sol quieto y todo girando alrededor de él. Si podemos hacer una reconstrucción mental y entender que todos los movimientos son relativos a un sistema de referencia arbitrario que nos permita una descripción sencilla de lo que sucede, comprenderemos por qué los modelos geocéntrico, heliocéntrico y universo en expansión, son modelos que sirven para describir y estudiar movimientos relativos. 
Así como la cosmovisión geocéntrica fue una bendición, por un lado, pero una atadura al conocimiento, por el otro, el heliocentrismo también lo ha sido. Un sol quieto se nos metió en el cerebro. La posibilidad de que el sol se mueva lo metió en el gran mundo de cosas que pueden ser descritas como moviéndose en relación a otras cosas. “El sol se detuvo” es ahora nuevamente una descripción literal de lo que pasó. Pero eso no significa ni que la tierra sea plana ni que esté quieta en el centro del mundo.
Este es el mejor ejemplo de como una contradicción entre la ciencia y la biblia solo surge cuando hay una mala interpretación bíblica o una mala interpretación de los fenómenos naturales. O un desconocimiento parcial.
No he tocado el tema de cómo fue el milagro; los milagros no se explican, son milagros. Pero entender cómo pudo suceder sin que se produzca un cataclismo universal puede traer luz para los que les cueste digerir la historia. Hay diferentes interpretaciones y Marc lo ha explicado muy bien (“¿Se detuvieron el Sol y la Luna en Gabaón?”). Solo puedo agregar que mi postura es que Dios desaceleró el movimiento de rotación (no lo detuvo bruscamente). Esa es la idea cuando dice que el sol no se apresuró a ponerse. El pasaje no da a entender que el Sol se quedó quieto absolutamente, sino hoy todavía estaría allí
Cuando miramos al Sol y decimos “allí está” nadie nos critica; sin embargo, el diámetro del sol es de medio grado y la luz tarda unos ocho minutos en llegar a la tierra, tiempo en el cual el sol avanzó 2 grados, por lo que el sol “verdaderamente no está allí”, está 1,5 grados más al oeste de lo que lo vemos. En forma semejante, si el sol disminuyó su movimiento (aparente[ii]) por ejemplo, a la mitad de velocidad, para un observador parecería que el sol está como “quieto”; y como miles de veces se ha dicho, la Biblia no es una enciclopedia de astronomía, ni usa el lenguaje científico de la actualidad, pero no tiene errores astronómicos.
Por otro lado, el movimiento de rotación de la Luna alrededor de la tierra es bastante lento. Unos 12 grados por día, completando los 360 grados en unos 29 días (mes lunar). Se mueve aparentemente rápido porque la tierra está rotando; pero si la rotación de la tierra se frena, la Luna va a quedar prácticamente quieta varias horas.
¿No hay fuentes extra bíblicas que confirman el relato? Hay distintas posibilidades, sin descartar que la misma biblia es suficiente por sí misma para soportar cualquier escrutinio. Josué vivió aparentemente cerca del 1200 a. C. En esa época no estaba tan desarrollada la astronomía ni los recuentos históricos como se cree. Sin embargo, hay varios relatos que describen una situación similar en diversas culturas.
En Perú (Incas) y en México[iii] (Aztecas) hay historias o leyendas de un día en el que el sol se retrasó varias horas en salir. El mito griego de Faetón (hijo de Apolo), que interrumpe el curso del sol por un día; En Nueva Zelanda, el mito de Mauri que frenó al sol (por supuesto, acá se cuenta que desde entonces el Sol anduvo más despacio; eso no invalida el hecho que hay relatos y leyendas relacionadas con algo que presumiblemente pasó).
Herodoto[iv] cuenta que los egipcios y sus sacerdotes le dijeron: “el sol invirtió cuatro veces su carrera natural” sin que se produjeran catástrofes. En China hay un relato del emperador Yao sobre el sol deteniéndose. No puedo garantizar que estos relatos sean fidedignos, pero creo que es erróneo pensar que hay documentos confiables de todo lo que sucedió en esa época.
Conclusión: si Galileo viviera nos diría que tenía razón en cuatro cosas, la tierra se mueve, el sol rota sobre sí mismo, la biblia no contradice a la ciencia y que el futuro zanjará tal disputa. Lástima que tuvo que retractarse. Y nosotros le diríamos acerca del Sol “eppur si muove”. La Biblia resiste a toda cosmovisión, porque “la palabra del Dios nuestro permanece para siempre” (Is. 40:8)

La ciencia y los escépticos demandan pruebas

Luego de leer al  Profesor Walsh, se me ocurre definitiva su respuesta y ha llegado en un momento oportuno al menos para mi intelecto. En lo que respecta a este pasaje, tengo paz. No necesito buscar más. Roguemos para que Dios continúe dando hombres y mujeres de sabiduría a su pueblo.

Algunos hermanos recuerdan que Dios es Todopoderoso y que las cosas imposibles para los hombres, para él  no lo son. Estoy de acuerdo. Pero tampoco obra ilógicamente. Detener al planeta implica consecuencias geológicas que otros pueblos debieron notar. No se trata que Dios no pueda. Como poder, puede. El problema no es el poder de Dios sino las consecuencias de un obrar semejante que no vemos en los registros de pueblos vecinos.

Si bien la granizada de tamaño grande existe, que la Tierra se detenga implica algunas preguntas que hay que responder. ¿Qué de la energía cinética? Si el planeta frena de golpe ¿no se notarían los efectos en sus masas líquidas y en la misma atmósfera? Si la detención fuera de algunas horas ¿no se produciría una noche más extensa en la otra parte del globo que hubiera quedado registrada en las memorias de las civilizaciones que dominaban la escritura? Nos quedan un montón de preguntas sin respuestas.

Ojalá algún científico cristiano algún día decida encarar este apasionante misterio al menos, para indagar un poco más en este asunto divino. Quizás en el futuro, se encuentren archivos que nos den más luz. Por el momento, este pasaje bien que podría ser considerado un misterio sin resolver. O el relato es un invento literario o fue un hecho real. Usted decide.

¿Qué del presunto día perdido que habría encontrado la Nasa?

Hace tiempo que circulan en las iglesias, foros y blogs cristianos, referidos a este episodio, que la Nasa habría descubierto, no solo el día perdido que implicó la detención del Sol y la Luna durante la batalla de entre hebreos y cananeos, sino también los 40 minutos (10º) que retrocedió el Sol y que se narra en 2 Reyes 20. La web Apologetics Press ha publicado una excelente investigación de Bert Thompson Ph.D., sobre quien o quienes propagaron esta mentira que transcribo en parte:
La versión moderna de la historia sugiere que los científicos de la NASA del Centro Espacial de Vuelo de Goddard en Greenbelt, Maryland, estuvieron usando computadoras sofisticadas para trazar las posiciones del Sol, la Luna y otros planetas 100, y 1000, años en el futuro para calcular las trayectorias espaciales. Repentinamente las computadoras pararon. Como resultado, las computadoras habían descubierto un “día perdido” en el tiempo. Los técnicos no supieron cómo arreglar el problema. Pero uno de los científicos presentes había asistido a la escuela dominical cuando era niño, y recordó una historia en la cual Dios hizo que el Sol se parara por alrededor de un día. Cuando él sugirió esto como una posible solución, los otros científicos le ridiculizaron. Sin embargo, el científico abrió la Biblia en Josué 10 y leyó la historia. El técnico entonces introdujo la nueva información en las computadoras (teniendo en cuenta cuidadosamente el “día perdido” de Josué), y las máquinas una vez más zumbaron juntas perfectamente—casi. 
Las computadoras repentinamente pararon otra vez porque estas no habían descubierto un día completo; algo todavía faltaba. Aparentemente (así continúa la historia) las computadoras solamente encontraron 23 horas y 20 minutos. En otras palabras, 40 minutos todavía faltaban. Pero el científico que fue a la escuela dominical sugirió la respuesta a este enigma. Él recordó 2 Reyes 20, lo cual indica que el Rey Ezequías, habiendo recibido promesa del aplazamiento de su muerte inminente, había requerido una señal del Cielo. Dios entonces hizo que el Sol se moviera hacia atrás diez grados—¡o exactamente 40 minutos! Esta información fue introducida en las computadoras, y estas una vez más trabajaron perfectamente.Este cuento llegó a circular extensamente a finales de la década de 1960 y a comienzos de la década de 1970 como resultado de los esfuerzos de Harold Hill, entonces-presidente de la Compañía de Motores de Curtis en Halethorpe (Baltimore), Maryland. En su libro de 1974, How to Live Like a King’s Kid (Cómo Vivir Como un Hijo del Rey), el señor Hill dedicó un capítulo entero a la historia (pp. 65-77) y explicó cómo esto llegó a extenderse tanto. Él declaró que en ocasiones él hablaba a estudiantes de secundaria y universidad concerniente a los temas de la Biblia/Ciencia, y que la historia del “día perdido” de la NASA era una que él “a menudo contaba” (pp. 65-66).  De alguna manera (incluso el señor Hill nunca supo cómo), Mary Kathryn Bryan, una columnista del diario Evening World de Spencer, Indiana, recibió un relato escrito de la historia del señor Hill y lo publicó en su columna. Después, Hill anotó, “Varios servicios noticieros recogieron la historia y esta apareció en cientos de lugares” (p. 69, énfasis en original). Sin duda se le proporcionó al relato una cierta cantidad de credibilidad inherente cuando el señor Hill sugirió concerniente al programa espacial en Goddard: “Yo estuve involucrado desde el comienzo, a través de arreglos contractuales con mi compañía” (1974, p. 65). [Sin embargo, la conexión del señor Hill con la NASA era de poca importancia; su compañía tenía un contrato para hacer una revisión de los generadores eléctricos de la agencia del gobierno. Él nunca estuvo conectado en ninguna manera con operaciones de misión o planificación]. Todos los esfuerzos por confirmar el origen de la historia han fallado. Después que apareció un artículo acerca de esta en la revista Bible-Science Newsletter de abril de 1970, varios lectores escribieron al señor Hill. Un artículo posterior de la Bible-Science Newsletter de julio de 1989 hizo mención al hecho que después del artículo de 1970, algunos lectores finalmente recibieron una carta del señor Hill en la cual él declaraba que él no había originado el cuento. En su libro de 1974, él reconoció que no había sido testigo del incidente en la NASA personalmente, y dijo que no podía recordar dónde primero lo había oído, pero insistió que “mi incapacidad de suministrar documentación del incidente del ‘día perdido’ de ninguna manera resta valor a su autenticidad” (p. 71). 

Un artículo de la edición de julio de 1989 de la Bible-Science Newsletter reportó que

el Dr. Bolton Davidheiser escribió a la oficina de la NASA en Greenbelt, Maryland, donde se supone que todo esto había pasado. Ellos respondieron que no sabían nada del señor Harold Hill y no podían corroborar la referencia del “día perdido”... El párrafo conclusivo de la carta de la NASA dice: “Aunque nosotros usamos las posiciones planetarias como necesarias en la determinación de las órbitas espaciales en nuestras computadoras, yo no he descubierto que algún ‘astronauta y científico espacial en Greenbelt’ haya estado involucrado en la historia del ‘día perdido’ atribuida al señor Hill” (Bartz, 1989, p. 12).

El origen de la historia en el mejor de los casos es sospechoso (y en el peor de los casos falso). Los hechos, donde puedan verificarse, son incorrectos. Y aquellos supuestamente involucrados en el hallazgo del “día perdido” de Josué admiten no saber nada acerca de tal evento. Adicionalmente, cualquiera que clame que las computadoras de alguna manera pudieran “encontrar” un día perdido falla en entender cómo funcionan las computadoras. Como Paul Bartz ha comentado:

Las computadoras no son máquinas mágicas que pueden averiguar cosas que están escondidas de la gente normal. Aunque son tan maravillosas, están limitadas por el conocimiento que nosotros les damos. Las computadoras dependen de nosotros para su conocimiento. Aunque una computadora pudiera ser usada para producir un calendario desde hoy hasta el pasado distante, lo cual no es una práctica inusual, una computadora no pudiera decirnos si algún tiempo estuvo ausente o no. De hecho, la computadora tuviera que ser programada con toda clase de ajustes para dar cuenta por varios cambios en el calendario occidental durante los pocos años pasados. En pocas palabras, la historia es técnicamente imposible, sin importar cuán sofisticada sea su computadora (1989, p. 12).

La única conclusión que podemos sacar, con respecto a los hechos disponibles, es que la historia es falsa y no debería ser circulada. Nosotros perjudicamos la Palabra de Dios cuando intentamos “defenderla” con historias tales como estas que, con un poco de sentido común y una pequeña cantidad de investigación, pueden ser probadas como no teniendo fundación factual en absoluto. (Ver APOLOGETICS PRESS)
Astucia maquiavélica

En la actualidad, Gabaón (antigua capital de los Heveos) o ciudad de la colina en idioma hebreo, se denomina El Jib o Jib y es una zona densamente poblada a unos 10 kilómetros al noroeste de de Jerusalén. Cuando los israelitas al mando de Josué invadieron la región después de destruir Jericó y Hai, los habitantes de Gabaón o ciudad de la colina, planearon su supervivencia a base de un engaño.

Se presentaron en Gilgal delante del líder hebreo afirmando provenir desde muy lejos atraídos por la fama de Jehová, argumentando pobreza al vestir poco menos que harapos y portado carga de vino viejo en burros cansinos además de tener provisiones de pan duro.

Jib en la actualidad
Foto
gentileza
Wikimedia Commons

Josué se conmovió de la pobreza de estas gentes e ignorando que eran habitantes de una ciudad destinada a la destrucción, sin consultar a Dios (aún sospechando que podían estar mintiéndole), les concedió paz y alimentos.

Días más tarde, cuando supo que había sido timado, reaccionó con ira y como no podía asesinar con quienes había pactado la paz,  los condenó a buscar leña y agua para el altar de Dios  bajo un régimen laboral casi parecido a la esclavitud. Cuando los vecinos de los Gabaonitas se enteraron del pacto que habían hecho estos con Israel, encolerizaron y el rey Adonisedec de Jebús; la posterior Jerusalén; invitó a otros reyes amorreos ( Hohán de Hebrón, Pirán de Jarmut,  Jafía de Laquis y Debir de Eglón) para ir a reclamar con las armas en las manos.

Aterrados de nuevo los de Gabaón; eran un pueblo astuto pero cobarde para la guerra; llamaron en auxilio a sus nuevos aliados y a Josué no le quedó otra que ir a pelear, eso sí, esta vez consultó a Dios (no fuera que los Gabaonitas le tuvieran reservada otra sorpresa) quien le dio el visto bueno y ya, con la certeza de una victoria completa, salió con todas sus tropas a enfrentar a los enemigos. La batalla fue complicada en su desarrollo por la ferocidad de los enemigos y  por las anomalías meteorológicas y astronómicas arriba mencionadas,

Una vez que los reyes amorreos entendieron que estaban derrotados, emprendieron la huida y en su persecución salieron los israelitas. Josué los persiguió hacia el oeste sudoeste por la bajada de Bet - horón procurando eliminar el mayor número posible de tropas de la coalición. Finalmente, los reyes enemigos atrapados dentro de una cueva,  fueron ajusticiados como era costumbre en aquellos días.


¿Qué sucedería si la Tierra dejara de girar?

Epílogo

No existe explicación científica para este evento. El creyente deberá apelar a la fe en el relato bíblico si desea aceptar la veracidad del mismo y el que no, puede elegir el escepticismo. Ambos caminos por el momento, son posibles dependiendo si creo o no en Dios. 

(c) Marc Pesaresi

sábado, 29 de julio de 2017

LAS DISCREPANCIAS en la BIBLIA





No pocas personas tienen dificultades extremas en entender como un Dios de amor (1 Juan 4:8) como Jehová, ordena la muerte de miles de personas muchas de ellas niños. (1 Samuel 15: 2,3) Pareciera que estas acciones de ningún modo pudieron ser relatadas bajo la inspiración divina, sino como producto de una iluminación personal del autor de la narrativa bíblica.

Ciertamente en las escrituras existen discrepancias y solo se las puede explicar, después de un exhaustivo examen, a veces recurriendo a información extrabíblica. Para los protestantes de la ortodoxia, el problema no implica la no inspiración divina de las escrituras sino más bien, un desafío para el creyente quien, frente a la dificultad, deberá dar lo mejor de si para solucionar el enigma.

Sin embargo, por fuera de los cristianos, existe muchas personas también de buena voluntad (otras no) quienes, al notar estos pasajes en apariencia dudosos pero explicables para el creyente, son precisamente para los que no creen evidencias de inexistencia en la Biblia, de una inspiración de carácter sobrenatural.

Origen de las discrepancias

Neander dijo acertadamente sobre estas dificultades: “Dios se revela en su palabra, como lo hace en sus obras. En ambos ámbitos lo vemos como un Dios que se revela a si mismo y que a sí mismo se oculta, dándose a conocer sólo a aquellos que en verdad le buscan; en ambos hallamos estimulantes para la fe y ocasiones para la incredulidad; en ambos hallamos contradicciones cuya más elevada armonía nos está escondida, excepto para aquél que aplica reverentemente toda su mente: en ambos ámbitos, en resumen, hay una ley de revelación, que el corazón del hombre sea probado al recibirla; y que en la vida espiritual, lo mismo que en la física, el hombre ha de comer su pana con el sudor de su frente”. (en Vida de Cristo citado por Haley - Escuaín: Diccionario de dificultades y aparentes contradicciones bíblicas; Ed. Clie; Terrassa; España; 1988; P. 13).

Neander nos dice que, en efecto, hay contradicciones que de pronto son explicadas por el creyente, más el incrédulo no le alcanza para aplacar la sed de sus dudas. En su opinión, tal vez Dios haya querido que existan las mismas a fin de estimular el trabajo diario de estudiar las Escrituras para no hacer monótono la tarea de aprender las cosas de Dios.

Orígenes en el siglo II de nuestra era, luchó con las dificultades en el terreno del desacuerdo histórico y llego a afirmar que o se aferraba alguien a algún pasaje dándolo por cierto o bien, se desistía de la tarea y se los consideraba a todos falsos. Por el contrario, Crisóstomo declaró que consideraba a las discrepancias como tales cuando estaba probada su independencia del autor. Parece ser que este padre de la iglesia quiso decir con esto, que si el pasaje en cuestión estaba disociado del resto del contexto ahí si era una discrepancia.

Fue tal vez Agustín de Hipona el primero en iniciar la dura tarea de armonizar las discrepancias y muchas las explicó con gran acierto. Para entonces, la iglesia sufría permanente embates intelectuales sobre este problema de los seguidores de los opositores Celso (Siglo II d. C.) y Porfirio (231-301 d. C.), ambos sagaces incrédulos quienes, valiéndose de su esmerada educación, no solo criticaron sino que también formaron verdaderos grupos de críticos.

Las discrepancias continuaron dando quebraderos de cabeza a los cristianos hasta que, de a poco, se fueron armonizando. Sin embargo, aún hoy en día, muchas personas que se enfrentan a este dilema no encuentran ayuda conveniente y otras, ya completamente decididas a oponerse al cristianismo, cada tanto las desempolvan para mostrar que el cristiano basa su vida piadosa (o al menos trata) en un libro de aparentes fábulas y mitos.

 MIAPIC
Ministerio de Apologética e Investigación Cristiana
Posee muchas respuestas a presuntas discrepancias en los relatos bíblicos
Para acceder, click AQUÍ

La gente del Seminario Reina Valera -cuya página recomiendo aunque no concuerde con todo lo que afirma- establece algunas dificultades que el estudiante bíblico puede encontrar, algunas de ellas son:

Distancia entre los hechos narrados y la composición de los libros bíblicos o de sus fuentes. En ocasiones puede tratarse de cientos de años, lo cual debilita mucho su valor histórico, aunque no lo anule por completo. Los esquematismos del relato bíblico nos hacen ver por parte de sus autores un deseo de ideologizar la historia al servicio de determinadas finalidades. Pero esto no constituye en sí, una discrepancia. Es claro que Dios "ideologiza" su revelación porque tiene un propósito para el hombre. La Biblia no es un libro de relatos libres sino una literatura con un fin específico, por lo tanto, tiene tendencia.

Idealización de los orígenes como edad de oro que se ha ido degradando. Edades humanas cada vez más cortas. Múltiplos de 40. 26 años de generaciones entre la creación y el éxodo. Conducción divina de los asuntos humanos. Despliegue de poder sobrenatural en continua ruptura con las mediaciones naturales. Presentación de árboles genealógicos de personajes, de las tribus ya constituidas que no pueden descender de unas personas situadas tan próximamente en el tiempo. Estructuras genealógicas artificiosas en torno al número 12.

Que Dios tiene poder para romper las "mediaciones naturales" nadie duda a menos que sea incrédulo. No se puede ser cristiano y poner en duda el poder de Dios. En cuanto a prole humana, en días donde los hombres tomaban muchas mujeres, es sorprendente la cantidad de descendientes que se logran en poco tiempo. Incluso una sola mujer podía tranquilamente, dar a luz diez hijos y más también. Por supuesto, muchas morían en la vorágine de maternidad a la que se veían sometidas.

Finalidad moralizante que lleva a juzgar y presentar a las distintas personas y sucesos sólo desde el punto de vista de su mayor o menor fidelidad a la ideología imperante. El libro de los Jueces, por ejemplo, hace desde el principio una declaración de intenciones sobre la moraleja que quiere ofrecer en todas sus narraciones (Jc 2,11-23; 3,7-17). Presentan el tiempo de los patriarcas y de Josué como normativo y para ello proyectan a esta época remota la existencia de las 12 tribus monoteístas, la legislación anticipada de Moisés.

Israel aparece ya plenamente asentado en la época de Josué. Se proyectan a esa época los límites de las tribus. Israel ideada e ideal. Yo no veo discrepancias en este punto, ya que el fin de la Biblia es precisamente, representar ciertos aspectos de las vidas de las personas y no crear un registro de conductas.

Anacronismos: Presentar camellos en una época en que el camello aún no estaba domesticado. Hablar de los filisteos, como el rey Abimelej, antes de su asentamiento en Canaán. Referirse en los relatos patriarcales a ciudades como Berseba o Guerar que nos consta que no existían antes del siglo XII. Hablar en la historia de José de caravanas de bálsamo y mirra que son productos que sólo serán comercializados mucho después, en época asiria (El autor de este artículo si bien cita esta referencia, recuerda que existe réplica a esta afirmación sobre la inexistencia de los camellos en la antigüedad, en el artículo El Ateísmo y algunas de sus Objeciones, que el lector podrá aceptar o no).

En cuanto a la inexistencia de ciudades, convengamos que el término ciudad es exagerado. Eran simples poblados amurallados y no ciudades como las que hoy conocemos. Es obvio que no se va a encontrar una metrópolis como Buenos Aires que tiene 15 millones de almas, en estratos geológicos de los días de Abraham. 

Improbabilidades generales: Jacob tenía 70 años cuando fue a Labán buscando una mujer. 600.000 hebreos salieron de Egipto. Junto con sus acompañantes formaría una masa de más de 2 millones lo que supone una logística imposible. (Este es sin duda, el escollo más difícil para el estudiante bíblico). ¿La gente vivía más o menos en los días de los patriarcas? Sin duda que menos. Podemos estar aquí frente a errores de transcripción de números. Sin duda, dos millones de personas movilizadas necesitan de una logística impresionante como para no dejar evidencia de una marcha épica. Este es un tema de acaloradas discusiones entre quienes dicen que el Éxodo no existió y los que afirman lo contrario.

Contradicciones: Una misma ciudad como Hebrón, se supone conquistada por diferentes personas: Josué, los calebitas, Judá… Un patriarca hace pasar a su esposa por hermana en dos ocasiones distintas (Abrahán dos veces y una Isaac. (Gn 12,10; 20; 26). Dos veces se nos habla de un juez tiene dos hijos perversos (Elí y Samuel. Elí (Jofni y Pinjás: 1 Sm 2,12) y Samuel (Joel y Abías: 1Sm 8,1-2). La discrepancia se da en un terreno donde falta mucha información complementaria.

No sabemos si fueron las mismas personas llamadas de diferentes modos (a Cristo se lo llama Rabí, Mesías, Jesús, Hijo de Hombre, etc). En cuanto a hacer pasar por hermana a una esposa era lo más común en los días patriarcales. No era mal visto el matrimonio entre hermanos todo lo contrario, otorgaba cierto estatus principesco. Las principales monarquías egipcias tuvieron matrimonios entre hermanos. En cuanto a Hebrón, en días de violencia sin fin, que una ciudad sea conquistada varias veces no parece una contradicción sino la norma.

Conflictos Con los datos de la arqueología: Algunas de las ciudades que fueron destruidas por Josué según el relato bíblico (Jericó, Ai…) no estaban amuralladas en aquella época y deberían ser grandes entonces montones de ruinas. Los arqueólogos han desenterrado muchos de los tells de ruinas de ciudades bíblicas de esta época y no siempre han confirmado la evidencia de una conquista y una destrucción.

En este caso, las discrepancias se dan en un contexto donde se contrasta la información bíblica con la arqueológica disponible. Pero en el terreno científico, lo que hoy es certeza, mañana es duda y luego, es posible que sea información inservible puesto que siempre se renuevan los datos aportados por nuevas excavaciones. Siempre existe margen de equivocación ya que la arqueología no es una ciencia exacta. Quien diga lo contrario, miente.

Algunas causas o fuentes de las discrepancias

1. Algunas son por causa de una diferencia de fechas. Haley y Escuain citan a cierto incrédulo que tomo Gn. 1:31 y lo contrasto con Gn. 6:6 a fin de mostrar la discrepancia entre lo creado por Dios que era bueno y que esa misma creación le provocó “dolor de corazón”. La pregunta se sobreentiende: Si todo era bueno ¿para que arrepentirse más tarde? La discrepancia se resuelve entendiendo que entre el primer pasaje y el segundo hay un gran intervalo donde ciertamente, malas cosas sucedieron y que lo dicho en segundo término se refería a la progresiva corrupción humana y no a toda la obra creativa en genera.

2. Otras provienen de citas contrarias entre si. Por ejemplo, cuando se lee “ciertamente morirás” Gn. 2:17 y “no morirás” Gn. 3:4 evidentemente la contradicción se esta dando porque Dios ha querido que aún las palabras de sus enemigos queden registradas. Y al respecto, quiero hacer un hincapié aquí. En el Antiguo Egipto (como en otros pueblos de esos tiempos) jamás se registraban los dichos de los enemigos o las derrotas; nunca eran informados los pueblos sencillos de los problemas graves, siempre se daba información positiva que exaltaba la divinidad del monarca. Por el contrario, las escrituras rompen con esa tradición típicamente humana y queda registrado en sus páginas no solo victorias sino también derrotas y discursos contrarios no solo a los hebreos o cristianos sino también a Dios.

3. Existen también las diferencias de perspectivas o de objeto. Concretamente, sabemos que si se produce un choque entre automóviles en una esquina cualquiera y hay cinco testigos de la colisión, la policía tendrá del evento cinco probables testimonios verídicos pero todos dichos diferentes según el punto de vista del declarante.-* Lo mismo sucede en las escrituras. A veces cuando interpretamos corremos el riesgo de hacer partícipes a Dios o a los escritores por las malas cosas que relatan.

4. Otras de carácter histórico, pueden explicarse si se tiene en cuenta los diferentes principios y métodos de clasificación de los hechos. Los evangelios, si bien son sinópticos, muestran registros diferentes que se complementan entre si, dando de este modo una mayor riqueza de información. A veces sin darnos cuenta, creemos que inerrancia de las escrituras es que todos los pasajes sean concordantes olvidándonos que Dios ha querido darnos diversas clasificaciones de eventos a fin de enriquecer no solo el texto sino además la información.

5. No pocas nos vienen de diversos métodos de cálculos, el más encontrado, el cómputo del tiempo. Algunos dan un tiempo que no concuerda con otros registros. Ahora bien, se tiene que tener en cuenta que en esto se produce un efecto análogo a cuando leemos en la escala Celsius100 y en la de mercurio 212 grados. Ambos registros parecen discordantes pero están diciendo lo mismo con diferentes modos de registrar. Existen más causa probables que por razones de espacio no se puede aquí mencionar

¿Cuál sería el propósito de las discrepancias?

Sin duda que sirven para estimular la curiosidad humana, tanto del creyente como del que no. Después de todo su autor sabe muy bien con quien trata. El hombre es su creación y para él elaboró un libro que no es cualquiera. El sabe que las cosas difíciles atraen el interés hasta tal punto que los mismos críticos no tienen otra opción que ir a las escrituras. Es el propósito de Dios, que leamos aun cuando no creemos.

El arzobispo Whately ha llegado a sospechar que las discrepancias parecen obedecer un sentido oculto de enseñar mediante la búsqueda exhaustiva de información y de discusión. En otras palabras, parece ser que estas dificultades obligan a los hombres a sentarse unos frente a otros y discutir sobre la Biblia con el fin de obtener mayores y mejores resultados.

Simultáneamente, las mismas discrepancias parecen desmentir que haya habido confabulación entre los escritores sagrados. Haley y Escuain advierte que en los tribunales cuando se presenta testimonio de los deponentes contra alguien o a favor de alguien, si lo dicho o escrito concuerda en cada sílaba se toma como evidencia de conspiración.

Conclusión

Existe consenso entre los protestantes en ver a las discrepancias como un método eficaz de estudio bíblico que implica discusión y reexaminación de los textos. Este acuerdo no basta a los críticos quienes ven en las mismas evidencia de no intervención divina. Sin embargo, la parte opositora debería tomar nota que si los cristianos ciertamente pueden elaborar respuestas a las críticas, eso se debe no a la violación de los textos sino a la búsqueda incesante de pruebas a favor de la inerrancia. Después de todo, los cristianos si han tomado nota de los dichos críticos de lo contrario no se estarían considerando las dificultades como en verdad se lo hace.

Para acceder a la Segunda Parte
Click AQUÍ

________________
Obras consultadas

Nuevo Diccionario Bíblico Ilustrado; Editorial Clie; Terrassa; Barcelona; España.-

Lockyer, Herbert: Enciclopedia de Doctrinas Bíblicas; Editorial Logoi; Miami; Florida; USA; 1979.-

Haley, John W.; Escuain, Santiago: Diccionario de Dificultades y aparentes contradicciones bíblicas; Editorial Clie; Terrassa; Barcelona; España; 1988.-

viernes, 28 de julio de 2017

FERNEY YESID RODRÍGUEZ - PARA EL ATEO COLOMBIANO NO HAY EVIDENCIAS BÍBLICAS DE LA MALDAD DEL DIABLO



 CONTRADICTORIO

UN ATEO PARA QUIÉN EL DIABLO NO ES TAN MALO Y PERVERSO


 Ferney Yesid Rodríguez
Foto
Gentileza
RDFRS
___________

Por
Marc Pesaresi  


Rodríguez ha escrito en un artículo titulado La Segunda venida de Cristo. El gran Engaño (1) lo siguiente: “Muchos teólogos y casi todos los fieles religiosos coinciden en afirmar que Satanás es el causante de todo lo malo en este universo, de las enfermedades y la muerte, sin embargo ¿es bíblicamente Satanás dueño de tales atribuciones? La referencia bíblica de tales afirmaciones, no existe o es, desde un punto de vista lógico, absurda. El supuesto origen de toda la maldad atribuido a Satanás se encuentra redactado en Génesis, capitulo 3”. 

Luego de invitar a leer dicho capítulo, dice:” ¿En algún momento de este pasaje se menciona que esta serpiente sea el propio Satán? ¿Alguna vez se dijo que no se trata de un animal? ¿Satán se desplaza arrastrándose y se alimenta de polvo? ¿Quién fue el que aplicó las medidas correctivas? ¿A quién se iba a perjudicar colocando tan cerca al pecado y al potencial pecador, uno del otro? ¿Quién cometió tal descuido? ¿Quién se encolerizó  y así enfrentó este inocente hecho?”. 

Deduce a continuación, que es imposible que sea satán el causante de la maldad en el mundo, puesto que la única referencia que tenemos acerca de que era la serpiente que engaño Eva  es Apocalipsis 19:9 y este solo pasaje evidencia insuficiente en su contra. Reniega que el diablo sea causante de todo mal declarando: “Estimable lector, créame que, sinceramente, he buscado por toda la Biblia más actos perversos y crueles por parte del maligno sin haber encontrado algún otro más” (Se refiere a Job 2:7). 

Y remata, como todo nuevo ateo, con las palabras de siempre:” Ni Jehová es tan amoroso como generalmente se cree, ni mucho menos Satanás es tan malo y perverso. Desde una postura racional, la propia Biblia refleja al Diablo más como un enemigo de Jehová que como el ser que las religiones judeocristianas han hecho creer a su fieles a través de la historia”.

Jesús identificó al  diablo como la serpiente antigua

Todos los estudiantes de la Biblia medianamente capacitados saben porque al diablo se le dice serpiente. Pero, por si acaso alguno está falto de conocimiento, repasemos la materia. Si bien es cierto que Apocalipsis 12:9 identifica al diablo con “la serpiente antigua” no es menos cierto también que el mismo mensaje se reitera en Apocalipsis 20:2. De modo que no se entiende porque Rodríguez pone en duda tal revelación siendo que el libro de Apocalipsis fue escrito por el apóstol Juan por orden y directa de Jesucristo. Teniendo en cuenta que Rodríguez fue en su juventud católico, luego presunto evangélico y posteriormente adventista no puede ignorar que el mismo Jesucristo es quien identifica a la serpiente antigua con el mismo diablo. 

Tal como dice la introducción “La revelación de Jesucristo, que Dios le dio, para manifestar a sus siervos las cosas que deben suceder pronto; y la declaró por medio de su ángel a su siervo Juan” (Apocalipsis 1:1). El mismo Jesucristo explica que la serpiente antigua es el diablo ¿y cuál era la serpiente antigua que conocían los hebreos? Exacto, la serpiente que había hecho caer en desobediencia a la primera pareja humana. 


Origen del diablo según la Biblia
¿Qué tanto leyó las Escrituras Ferney?

El diablo fue creado originalmente con otros seres, principados y potestades, según se infiere de la lectura de Job 38:6, Colosenses 1:15-18. Sin embargo, la iglesia primitiva detecto en las Escrituras dos pasajes que, interpretaron, se refieren al diablo y su caída. La primera referencia se encuentra en Ezequiel 28:11-19 y la segunda en Isaías 14:12-14. 

La Biblia lo presenta como un ser real y no metafórico como piensan algunos. ( 1 Crónicas 21:1, Job 1: 6-12 y 2:1-7, Salmo 109:6, Zacarías 3:1,2, 1 Pedro 5:8,9, Apocalipsis 12:7-12).

La  Biblia dice que Cristo se enfrentó al diablo en forma real. (Mateo 4:1-11, Lucas 10:18 y 13:16, Hechos 10:18, 1 Juan 3:8).

La Biblia dice que los apóstoles pensaban y obraban enfrentándose al diablo como un ser real y maligno, advirtiendo sobre la peligrosidad de esta criatura. (Efesios 4:27 y 6:10-18, 1 Tesalonicenses 2:18, 1 Pedro 5:8,9 y Santiago 4:7).

Cada descripción sobre el diablo que aparece en las Escrituras, lo definen como una entidad real, con carácter y propósito; viva y de increíble maldad. Que opera en mentes  y corazones buscando un solo propósito: destruir la obra de Dios y al hombre particularmente, por ser este, la obra cumbre de la Deidad.

La Biblia se refiere al diablo como: Lucifer o Lucero (Isaías 14:12-14diablo y satanás (Apocalipsis 12:9), Beelzebub (Mateo 10:25 y 12:24), Belial  (2 Corintios 6:15), adversario (1 Pedro 5:8,9) dragón (Apocalipsis 12:3-12), serpiente (2 Corintios11:3), dios de este mundo (Juan 12:31), acusador de los hermanos (Apocalipsis 12:10), enemigo (Mateo 13:39), tentador (Mateo 4:3), el Malo (Mateo 13:19-38), cazador (Salmo 91:3), lobo (Juan 10:12), destructor (Juan 10:10), león rugiente (1 Pedro 5:8,9), ladrón (Juan 10:10), padre de mentiras (Juan 8:44), homicida (Juan 8: 44), sembrador de cizaña (Mateo 13:39). Hay más ejemplos pero con estos suficientes. (5)

Aún así, Ferney Yesid Rodríguez no encuentra suficiente maldad en su Biblia adventista para definir al diablo como muy malo. Él quiere ver al diablo en acción para, por fin, tener certeza sin sombras de dudas, que este ser es realmente malvado. (6) Tal parece que tanta maldad en el mundo, según Ferney, es culpa de Dios y no del diablo. Hay suficiente "diablo" en acción en toda la superficie de la Tierra pero aún así, no hay evidencia suficiente en su opinión. 

Ferney debería recordar las palabras del Comandante de las Fuerzas de la ONU en Ruanda, en 1994, a quien le tocó presenciar la espantosa 
carnicería donde perdieron la vida más de 800.000 mil personas. Romeo Dallaire escribió: "Muchos me preguntaron al regresar de Ruanda si aún creía en Dios. Yo se que hay un Dios porque en Ruanda le di la mano al diablo. Lo he visto, lo he olido y lo  he tocado. Sé que el diablo existe y por lo tanto, sé que hay un Dios".

La serpiente asociada a las religiones mesopotámicas y cananeas

La serpiente fue objeto de culto sagrado en el pasado y aún lo es en el presente. En algunas culturas mesopotámicas el mal es anterior al hombre. En el panteón de dioses sumerios aparece la figura la diosa serpiente o dragón hembra Tiamat –diosa del caos y la creación-  quien, en compañía de sus dragones, es vencida por el dios Marduk. Todo esto sucedió, según la cosmología de algunos pueblos mesopotámicos, antes de la creación del hombre. (La Biblia hace silencio respecto a este punto. Si bien han surgido hipótesis controversiales sobre este asunto, por ejemplo, la teoría de la Brecha)

El explorador de culturas antiguas Yuri Leveratto se hace eco de la asociación de la serpiente con lo religioso en su artículo El simbolismo de la serpiente en los cultos de los Cananeos y en el Génesis de los Hebreos. Leveratto dice
“La historia de los judíos se remonta tradicionalmente a Abraham, quien vivía en Ur, en Mesopotamia, alrededor del siglo XIX a.C. Alrededor del siglo XVIII a.C., los hebreos emigraron a Egipto luego de una fuerte carestía. Después de varios siglos de vida próspera, la etnia de los hebreos fue perseguida y, bajo el mando de Moisés (siglo XIII a.C.), se asentó nuevamente en Palestina. Luego de un período de aproximadamente 200 años, durante el cual fue liderada por un grupo de Jueces, empezó el período clásico de su Historia, con los reinos de Saúl, David y Salomón.

Es reconocido por la mayoría de los historiadores y epigrafistas que la Biblia empezó a ser escrita alrededor del siglo X a.C., con la excepción del Génesis, que pudo haber sido escrito un siglo antes (siglo XIII a.C.) Es interesante analizar por qué en el Génesis fue utilizado el símbolo de la serpiente como enemiga de Dios, o sea, como entidad tentadora, asociada por muchos a "Satanás", o bien, " a un ángel que se rebeló al Creador y quiere llegar al Conocimiento".

¿Por qué "Satanás" fue simbolizado justamente por la serpiente en el Génesis y no por otro animal? Parece que los llamados escritores yahvistas, o sea adoradores de YHWH, entendido como "Absoluto creador del Cielo y de la Tierra", procedieron a elegir a la serpiente como símbolo del mal, es decir, como símbolo del "antagonista de Dios".

Los dos animales sagrados de la cultura sirio-cananea eran el toro y la serpiente. A la serpiente, particularmente, se la tenía bajo un concepto positivo: como símbolo de la vida (su piel se regenera indefinidamente). Vive en las grietas y por esto evoca el concepto de útero, o bien, de generación de la vida. La serpiente está asociada desde tiempos antiquísimos a la Luna, ya que también ella renace deshaciéndose de su sombra (de luna creciente a luna llena). En suma, la serpiente era vista como símbolo de sabiduría, ya que vive en el inframundo y prevé el futuro”.
Francois Castel opina de modo parecido (3): 
“La serpiente ocupaba un gran espacio en las mitologías y muchas veces un lugar ambiguo. La serpiente es un animal portador de la muerte, como atestigua su veneno; pero al mismo tiempo aparece como el animal que no deja de regenerarse continuamente, por lo que está ligada  la idea dela resurrección. Y así, en Egipto la tiara del faraón está adornada de una serpiente, signo de omnipotencia y signo también de la divinidad del faraón”. Luego dice: “La serpiente está ligada al culto lunar, al culto de la fecundidad. Anat, la diosa paredra (de sentarse cerca aclaración mía) de Baal”. 

Añade: “Baal y Anat fueron adorados en Israel porque prometían la lluvia de primavera, las cosechas abundantes, la fecundidad de los ganados. Toda la historia de Israel en Canaán estuvo marcada por la lucha entre Yavé y Baal”. En este contexto, finaliza Castel diciendo: “La serpiente no sería más que la figura de esos dioses mentirosos que habían traído los extranjeros y que apartan al hombre de su alianza con el único Señor”.
Resumiendo, Jesús identificó al diablo como la serpiente antigua en base a que todo lo que se opone a Dios, está inspirado en las maquinaciones de su enemigo y esto viene de los pasajes del Antiguo Testamento que declaran:
Yo Jehová; este es mi nombre;  y a otro no daré mi gloria, ni mi alabanza a esculturas (Isaías 42:8). Vosostros sois mis testigos, dice Jehová, y mi siervo que yo escogí para que me conozcaís y creáis, y entendáis que yo mismo soy; antes de mi no fue formado dios, ni lo será después de mi. (Isaías 43:10). Yo soy Jehová, y ninguno más hay; no hay Dios fuera de mí (Isaías 45:5). Así dice Jehová, Rey de Israel, y su Redentor, Jehová de los  ejércitos; yo soy el pimero y yo soy el postrero y fuera de mi no hay Dios. (Isaías 44:6).
Frente a estas solemnes declaraciones, el diablo se opone como dios de este mundo cegando el entendimiento de las personas (2 Corintios 4:4). Es él quien inspira la falsa adoración de dioses en los reinos de mentes y corazones extendido a lo largo y ancho del mundo. No por algo el mismo diablo, tentando a Cristo, le dijo que si se postraba y lo adoraba, le entregaría toda la gloria del mundo que, en su opinión, hasta ese momento le pertenecían (Lucas 4: 5-8). Ahora: resulta interesante que un ateo que no cree en Dios, se la pase predicando teología "trucha" (de mala calidad en lunfardo argentino) en su propósito de apartar a los creyentes. Quizás logre éxito en los que están flojos pero en los firmes, que procuran no caer, soy escéptico. (2)

Algunas respuestas a las preguntas de Rodríguez

A ¿En algún momento de este pasaje se menciona que esta serpiente sea el propio Satán? 

R. No hace falta que el pasaje de Génesis mencione que la serpiente fue el diablo. Lo dijo Cristo en su revelación de Apocalipsis. Para los cristianos, si lo dice Jesús, es verdad. Por otra parte, Cristo identificó a la serpiente como el diablo de un modo que los primeros cristianos, la mayoría hebreos, pudieran asociar mejor la idea del mal ya que estaban acostumbrados a la iconografía y testimonios sobre deidades simbolizadas con serpientes. Y toda deidad pagana, hemos visto, es declarada falsa y mentirosa. En este contexto, para una mente hebrea era más fácil declarar que el diablo era como una serpiente que como un oso. Animal por cierto feroz, pero poco relacionado con religiosidades. Aún así, en 1 Pedro 5:8 se lo identifica como león rugiente, metáfora que indica que anda siempre presto merodeando a ver a quien se devora.

B ¿Alguna vez se dijo que no se trata de un animal? 

R. Sabemos que la serpiente  simboliza al diablo por los conceptos que ya se explicaron más arriba. Por su paciencia,  sus madrigueras en huecos y lugares difíciles de encontrar, porque suele reptar con sigilo y aprovechar la astucia y la emboscada para cazar  y proporcionarse alimentos, porque cuando le sale al encuentro al hombre provoca temor, es la figura ideal para representar al diablo. Ahora, si el diablo se presento personalmente para tentar a Eva o bien, tomo posesión de una serpiente y habló a través de ella como lo hiciera el ángel de Jehova siglos después mediante un asna; o la historia es una metáfora, no sabemos. En mi opinión el diablo se presentó personalmente pero el relato lo refiere como serpiente para comprensión de los lectores. No sería la primera vez que una entidad es nombrada como un animal. 

C. ¿Satán se desplaza arrastrándose y se alimenta de polvo? 

R. Se trata de un recurso literario para ilustrar un evento real. El "arrastrarse y comer polvo" es un modo de ejemplificar lo bajo que cayó un ser, que otrora, era de entre los más poderosos de los querubines creados por Dios. (Los cristianos evangélicos decimos que el diablo "se sirvió" de este animal con un prosito de maldad). Para un querubín orgulloso, no debe existir peor humillación que ser comparado con un animal que vive arrastrándose por la tierra, empolvando su hocico permanentemente.

Además, como dice Carolina Alfaro, colaboradora de Evangélicos en Patagonia, hay un fuerte simbolismo entre el polvo que come la serpiente y el polvo del que proviene el hombre. En efecto, el hombre, según la Biblia, fue creado del polvo o sea, de los minerales de la misma Tierra. En este sentido, satán se arrastra devorando "polvo" es decir, las almas de las personas. Se trata de una metáfora. (El ateo Carl Sagan iba un poco más lejos de la Tierra y solía referirse a la creación del hombre como producto del "polvo de las estrellas" queriendo decir con esto, que todo los minerales que conforman al planeta fueron originados por las actividades estelares). Pero ¿cómo es que un ateo tan inteligente como Ferney ignora estas cosas? 

D. ¿Quién fue el que aplicó las medidas correctivas? 

R. Imposible responder. La pregunta no se entiende. Habría que reformularla para aclarar el sentido.

E.¿A quién se iba a perjudicar colocando tan cerca al pecado y al potencial pecador, uno del otro?

R. No hubo intencion de perjudicar a la primera pareja humana de parte de Dios. Ellos tenían órdenes y no las cumplieron. No eran del todo inocentes. Ejemplifico: si Rodríguez es mi empleado y yo le doy un reglamento y no cumple sino que hace lo que se le ocurre, no es mi culpa las consecuencias si el subalterno ignora las directivas. Dios le había advertido clarísimo sobre las consecuencias por no cumplir lo mandado.(Sobre este asunto recomiendo ver el video de Alvin Plantinga, filósofo cristiano, clikando aquí).

F. ¿Quién cometió tal descuido? ¿Quién se encolerizó  y así enfrentó este inocente hecho?

R. Las preguntas están muy mal formuladas.  

Conclusión

No hay que suspirar ahogando encono frente a Ferney. ¿Acaso no es la mejor estrategia del enemigo de Dios negar que existe? Lógicamente sus "hijos" harán lo mismo. No encontrarán "evidencia" de existencia diabólica aún cuando trabajen para él. El colombiano es víctima de su odio a Dios y de su desprecio por todo el cristianismo. Ferney ha rechazado una y otra vez todo intento de hermanos por orar por su vida, su alma, su futuro espiritual. El ha rechazado a Dios como si fuera el Creador un ser de fantasía de ciencia ficción. 

Un ateo no tiene necesidad de refutar cristianismo a menos que lo motive algún objetivo: A Ferney lo empuja su deseo de destruir las religiones porque asume que el ateísmo es lo mejor de lo mejor y en esto se cuela el mosquito y se traga el camello pasando por alto toda la maldad que sembró en el mundo el ateísmo asociado con ideologías políticas como el marxismo, por ejemplo. ¿Por qué Ferney no habla críticamente de Mao, por ejemplo, despreciable líder  ateo responsable de las muertes de millones de personas o del crimen de Murray, la verborrágica líder atea norteamericana asesinada  por otros ateos?

Ferney no cree en Dios menos en el diablo. Si se dedica a escribir sobre este asunto, no es por interés teológico: lo hace con el deseo de confundir al cristiano y abrir puertas en las creencias. Su mayor sueño es destruir la fe de las personas, su propósito, acabar con los cristianos. Es un cristianofóbico que se disfraza de ateo tolerante y "esclarecedor" de temas religiosos.  

Se presenta como un hombre racional capaz de disipar la oscuridad sobrenatural de la mente del creyente. Pero es un error suponer que un creyente no usa la razón. Eso es mito del Nuevo Ateísmo. Se puede ser creyente y científico, astronauta, lo que se quiera y para cualquier actividad en este mundo, se precisa de la razón. 

La mejor evidencia que el diablo opera en contra de Dios la podemos ver en el episodio de la tentación de Jesús. Personalmente enfrentó a la 2 persona de la Trinidad aprovechando que estaba con forma de hombre y por lo tanto, muy debilitado. Aún así, Cristo tuvo fuerzas más que suficientes para rechazarlo y recordarle deberes y obligaciones. 

Es increíble que Ferney diga que en las Escrituras no haya abundancia de referencias al diablo en acción. En este punto uno se queda pensando: ¿qué tan racional puede llegar a ser un ateo cuya mente oscurecida por el deseo de ver perder la fe del cristiano, no logra ver lo que otros -a quienes desprecia- sí pueden ver con la ayuda del Espíritu Santo?  
___________

1. El artículo es extenso por lo tanto, iré replicando y refutando a intervalos.

2. Algunos de los dioses falsos mencionados en la Biblia son, según cita MIAPIC: Adramelec y Anamelec (2 R 17:31), Asera (1 R 15:13; 18:19), Astoret (1 R 11:5, 33), Baal (Jue 2:13; 1 R 16:31), Baal-zebub (2 R 1:1-16), en el NT se conoce como Beelzebú (Lc 11:19-23), Dagón (Jue 16:23-30), Moloc (Lv 18:21; 20:1-5), Tamuz (Ez 8:14), la reina del cielo (Jer 7:18; 44:17).

3. Castel; Francois: Comienzos: Los once primeros capítulos del Génesis; Editorial Verbo Divino; Navarra; España; 1987.

4. Pieters; Simon: Diabolus. Las mil caras del diablo a lo largo de la historia; Editorial Zenith; Ediciones Minotauro; Barcelona; España; 2006.

5. Lockyer, Herbert: Enciclopedia de Doctrinas Bíblicas: Un estudio y análisis de las doctrinas cristianas; Editorial  Logoi; Miami; Florida; USA; 1979; Materia: La doctrina de Satanás y los demonios; P 199. 

6. Ejemplos adicionales sobre la maldad del diablo operando en contra de Dios y sus hijos se pueden leer en: 1 Crónicas 21:1 y también en Lucas 22:3.


 

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...