jueves, 26 de noviembre de 2015

PENTECOSTALES - ASÍ NACIERON Y SE EXPANDIERON POR TODA LA TIERRA

Escribir la crónica de la expansión evangélica pentecostal excede el espacio de un post.
Dado la complejidad del tema, decidí resumir el surgimiento pentecostal,
Enfocándome solo en Estados Unidos y su posterior llegada a Chile.


A pesar que la obra espiritual que realizan cambian vidas para bien,
Que son millones y están en todas partes,
Dando testimonio a favor del Señor Jesús, 
No faltan quienes los acusan de ruidosos, 
De pasiones desbordadas:
Raros, pocos entendidos en las Escrituras;
Efusivos, que hablan lenguas sin traductor,
Que repiten glosolalia aprendida de memoria,
Que se autodenominan apóstoles y profetas;
Que son amadores del dinero.
Son muchos los agravios que han recibido los Pentecostales,
A lo largo y ancho de su historia.
Sin embargo, ahí están, adorando y predicando,
Como ellos creen que es el modo correcto, 
Haciendo caso omiso a las críticas que llueven,
Prosperando en su fe bajo la mirada de Dios

___________________

En el pasado...
¿Hubo pentecostales?
Tal como los conocemos en la actualidad no.
Pero si hubo grupos con características pentecostales.

Los pentecostales son de reciente aparición en el evangelismo mundial. Aunque a algunos de ellos guste remontar su origen al siglo I d C, lo cierto es que comenzaron a evangelizar hacia principios del siglo 20. Ahora bien, toda nueva actividad tiene previamente, un trasfondo que nutre y da forma. Hubo colectivos cristianos que tuvieron conducta "pentecostal" y se puede trazar la historia de las expresiones místicas cristianas exultantes, sintéticamente, de la siguiente manera:

En los primeros siglos del cristianismo, existieron grupos de cristianos o con doctrinas cristianas quienes desarrollaron modos de adoración exaltados. Sin adentrarme en la polémica sobre si son bíblicos o no (es mi opinión que todo lo que se basa en la Biblia es bíblico lo cual no es sinónimo de correcto entendiendo por bíblico aquellas expresiones religiosas que utilizan las Escrituras con exégesis propias) puedo afirmar que en algunas prácticas como la imposición de mano y glosolalia o hablar en lenguas, estaban presentes entre los cristianos de los primeros días.

Así, por ejemplo, en la casa de Cornelio (Hechos 10:46) y según el relato de las Escrituras, se registran hechos que bien se pueden considerar “pentecostales”. Ni bien el apóstol Pedro comenzó a testificar a Cristo, el Espíritu Santo vino sobre los oyentes y estos hablaron en lenguas producto del éxtasis en que se encontraron de repente.

Sin embargo, no todas las comunidades cristianas tuvieron como norma, este tipo de conducta, sino que muchas se comportaron de modo diferente. Conforme avanzaban los tiempos, ya en los siglos II y III, la usanza se mantenía en algunas iglesias según testifican Irineo de Lyon y Tertuliano, este último, converso a las heréticas doctrinas de Montano, un profeta bastante controversial de Asia Menor al cual yo dudo, en catalogarlo cristiano.

Para el siglo II, según refieren Pacomio y el mismo Agustín de Hipona, había grupos marginales con este tipo de predicaciones. De hecho, Agustín dijo: “Hacemos todavía lo que los apóstoles hicieron cuando impusieron las manos sobre los samaritanos, invocando sobre ellos el Espíritu Santo. Mediante la imposición de manos se espera que los creyentes hablen nuevas lenguas”. Este texto es importante. No hace referencia a la necesidad de contar con intérpretes para traducir lo que otros declaraban tal como lo manda la Escrituras.

Cuando la iglesia quedó bajo la tutela papal, las prácticas exageradas fueron reducidas para favorecer la misa sacerdotal y, con la llegada de la represión, nadie quería sufrir martirio por herejía de modo que la práctica fue perdiendo fuerza. Sin embargo, tal parece que se mantuvo en el tiempo porque no pocos perseguidores de Albigenses y Valdenses testimoniaron que estas personas, a las que ellos llamaron herejes, al adorar entraban en trance místico donde hablaban lenguas extrañas, por “inspiración del demonio”.

La Reforma Protestante
Y la llegada de nuevos modos de predicar.
Siguen surgiendo apasionados modos de adorar.

Con la llegada de la reforma que lideró en parte Lutero, las iglesias que adhirieron a las nuevas prédicas, quedaron fuera del sistema represivo del Vaticano que velaba por el desarrollo doctrinario y cultural, de modo que no tardaron en aparecen nuevas expresiones basadas más que nada, en sentimentalismo excesivo. Se dice que los hugonotes tenían una espiritualidad parecida a los pentecostales.

Sin embargo, debieron ser grupos marginales entre ellos porque, estos protestantes franceses, tenían como base de sus interpretaciones, la doctrina calvinista. Sin embargo, he observado que algunos defensores del pentecostalismo declaran que estas personas, muy perseguidas en su momento por el catolicismo francés, tenían prácticas pentecostales.

Fue a principios del siglo pasado que el Pentecostalismo tuvo su oportunidad y no la desaprovechó. Menos de cien años más tarde, no solo eran millones sino que se habían expandido por toda la Tierra. En los años 60, Henry Van Dusen por entonces presidente del Seminario Teológico Unión de Estados Unidos profetizó que, el siglo XX, sería recordado como la centuria del pentecostalismo. No se equivocó. Ya estamos en la segunda década del siglo XXI y los hermanos pentecostales dan muestras de estar cada día, con más bríos que nunca en las cosas del Señor.

Los precursores en el siglo 19

Esta locura de amor por Dios comenzó en la ciudad de Topeka, Kansas, a fines del siglo XIX. Por entonces el liberalismo venía minando la credibilidad de la Biblia como fuente de toda razón y justicia y existía un desánimo generalizado acerca de las promesas divinas. Tal es así, que la mayoría de grupos religiosos controversiales como los mormones y Testigos de Jehová entre otros, surgieron precisamente, dentro de un ambiente protestante desencantado con las iglesias tradicionales. Había mucho debate, numerosas opiniones, profusas proposiciones, demasiadas divisiones pero poco amor por el Señor.

En Eudora, Kansas vivía el predicador metodista Charles Parham quien había dado su primer sermón a los 15 años de edad. De espíritu amplio, se granjeó problemas cuando asumió la postura que ninguna denominación era la “verdadera” y que solo Cristo salva. Con los años contrajo matrimonio con una hermana en la fe llamada Sarah Thislewaite.

Charles Parham
1873-1929
Foto
Gentileza
Un día, su primer hijo sufrió una enfermedad. Los médicos consultados lo declararon desahuciado. Parham, lejos de amilanarse, comenzó a orar y Dios oyó. El joven sanó. Desde entonces, agradecido, dedicó parte de sus servicios a la oración ferviente para sanidad. Posteriormente, abandonó Eudora para dirigirse a Topeka donde abrió un refugio para necesitados llamado Bethel. Alentado por las respuestas milagrosas de Dios, Parham hizo esfuerzos hasta que consiguió instalar un instituto de capacitación bíblica al que llamó “Stone’s Folly”.

Entre los alumnos había una mujer llamada Agnes Ozman. Ella había estado estudiando el libro de Hechos y quedó intrigada con los pasajes donde se narra que, durante cada bautismo, el Espíritu Santo llegaba con profusión de milagros. Decidió que quería la experiencia y se lo comunicó a Parham. El pastor comenzó a orar y recibió no solo Agnes sino él y casi toda la congregación, el bautismo de fuego. (Quienes hemos experimentado esta experiencia podemos afirmar que se siente como un calor abrasador en el pecho, como un fuego impregnado de amor, que no quema sino que transfiere calor y una paz maravillosa).

Agnes Ozman
Quiso recibir el Espíritu Santo tal como aparecía en las Escrituras.
Orando con fe,
Recibió el fuego del cielo
Foto
Gentileza
Wikimedia Commons

Con Parham se encontraba también un negro llamado William Seymour a quién el Señor le tenía reservada una obra especial. De carácter humilde pero emprendedor, recibió un día lo que más tarde se llamaría el bautismo del Espíritu Santo. Conmovido por la experiencia, decidió llevarla a California, lugar donde tenía que marchar por razones personales. Parham lo despidió y dejó que marchara hacia su destino.

William Seymour
Piadoso cristiano, precursor del pentecostalismo en la costa oeste de Estados Unidos
Foto
Gentileza
Flower Pentecostal Heritage Center
(Excelente website acerca de la historia del Pentecostalismo. Visítela)

En Los Ángeles no le fue bien al principio. En una iglesia predicó sobre el bautismo del Espíritu pero la pastora Julia Hutchins se ofendió por la gritería "irreverente" de Seymour y le prohibió regresar. Le pareció sumamente herético lo que el negro predicaba. Se dice que William se presentó a la iglesia ubicada en la esquina de la Calle Novena con Avenida Santa Fe pero encontró que la mujer le había bloqueado el paso metiendo candado a las puertas.

De modo que no tuvo otra opción que qué continuar en casas particulares. Una de estas pertencía a Richard y Ruth Asberry situada en el 214 de North Bonnie Brae. Allí, el 9 de abril de 1906, mientras predicaba “cayó el fuego” del Espíritu y la gente que asistía tuvo experiencias maravillosas. Cuando salieron de allí, esparcieron las buenas nuevas de modo que, a las pocas semanas, había tropel  y la casa quedo chica. 

 214 de North North Bonnie Brae
Donde Seymour tuvo que predicar,
Luego de que la pastora Julia Hutchins 
Lo echara de su comuidad
Foto
Gentileza
Wikimedia Commons

Pentecostales de los primeros tiempos
En el centro, el pastor Seymour.
Se observa la imparcialidad racial tal como corresponde a buenos cristianos.
Excelente fotografía histórica
Gentileza
Flower Pentecostal Heritage Center

Seymour y sus colaboradores decidieron mudarse a un viejo templo que había sido convertido en cochera para carros y caballos en la calle Azusa. En este galpón con olor a bosta de caballos, que los hermanos limpiaron y el Dios santificó, comenzó la etapa moderna del pentecostalismo que se mantiene activo y creciendo, hasta el día de la fecha.

El templo de la calle Azusa
Antes que llegara Seymour
Foto
Gentileza
Wikimedia Commons

El templo de la Calle Azusa
Ocupado por los primeros pentecostales.
Nótese el cartel pintado en la pared.
Foto
Gentileza
Wikimedia Commons

En el templo de la calle Azusa, el pastor Seymour desarrolló su ministerio y demostró que por algo Cristo lo había llamado a servir. En tres años fueron tantas las bendiciones que la iglesia se hizo muy fuerte. Pronto la fama de gente que recibía fuego del Espíritu Santo se derramó por toda la ciudad y acudieron muchos curiosos y hombres de prensa. Sin embargo, tuvieron muchas críticas adversas, tantas, que algunas llegaron a ser muy serias. Por ejemplo, Los Ángeles Daily Time publicó un duro comentario adverso donde los acusaba de ser una "Babel de lenguas extrañas".

 Los Angeles Daily Times
Criticando a los pentecostales de la Calle Azusa
Foto
Gentileza
Wikimedia Commons

Este mismo diario, según informa The Charismatic Century: The Enduring Impactof the Azusa Street Revival, publicó un comentario adverso que decía:
"Las reuniones se celebran en una choza tambaleante en la calle Azusa, y los partidarios de la doctrina extraña practican los ritos más fanáticos, predican las teorías más salvajes y trabajan ellos mismos en un estado de excitación loca en su celo peculiar. Gente de color y unos cuantos blancos componen la congregación, y la noche se hace horrorosa en el barrio por los aullidos de los fieles, quienes pasan horas balanceándose hacia adelante y hacia atrás en una exasperante actitud de oración y súplica. Ellos dicen tener el "don de lenguas" y ser capaces de entender la vociferación". 
El Dr. Louis F. Morgan recuerda, en su artículo History of the Azusa Street Revival que otro periodista, atraido por la novedad de gente que decía adorar a Dios  hablando lenguas extrañas en un griterío que asustaba, escribió:

“Deplorable mezcla de razas...; ellos lloran y hacen ruidos aullando todo el día y toda la noche. Corren, saltan, se agitan por todas partes, gritan al tope de su voz, giran en círculos, caen sacudiéndose en el piso cubierto de aserrín, pateando y rodando en todos lados. Algunos de ellos se desmayan y no se mueven por horas como si estuvieran muertos. Estas personas parecen estar locas, mentalmente trastornadas o bajo un hechizo. Afirman ser llenas del Espíritu. Tienen un tuerto, analfabeto,un negro, como su predicador quien se queda arrodillado la mayor parte del tiempo con su cabeza escondida entre las cajas de leche de madera. Él no habla mucho pero a veces puede oírse gritando, 'Arrepentíos', y él supone que se está ejecutando la cosa. Reiteradamente cantan la misma canción, 'El Consolador ha llegado”.
Sin embargo, el tradicionalismo no aceptaba los resultados de la obra encarada para el Señor por Seymour. Narra la crónica de esos días, que William Durham visitó el lugar motivado por su escepticismo. Pero el Señor también tenía planes para él. Salió de la reunión no solo convertido sino convencido que en verdad, Cristo sana y salva.

Un detalle importante. Seymour no se contentó con predicar solamente en Azusa. Creyó conveniente llevar la novedad del avivamiento del Espíritu Santo a otras latitudes. Atinadamente, envió a muchos por varias naciones. Solo en octubre de 1906 salieron desde Los Ángeles 38 misioneros. Algunos viajaron a China, otros a África, no pocos a Europa y el resto por las tres Américas. Al finalizar ese año, el pentecostalismo se desparramaba a gran velocidad por todas partes.

Pentecostales en Chile

Durham, de regreso a Chicago, abrió su propio local donde comenzó a esparcir la palabra según el modo en que se hacía en la calle Azusa. Tuvo éxito. Numerosos pastores lo visitaron y recibieron el bautismo del Espíritu. Algunos llevaron la novedad a Canadá donde varios inmigrantes italianos se convirtieron. Gran obra hizo Luiggi Francesconi o Francescon entre los peninsulares. Por entonces Argentina vivía su gran inmigración y algunos de estas personas, de regreso a Italia, testificaron y así el mensaje, arribó a Sudamérica.  Entre tanto, W. C. Hoover, un misionero metodista que arribó a Chile en 1889 llevó a esa nación la prédica según el modo pentecostal. (Para saber más de su historia personal y como el pentecostalismo chileno dio comienzo hacia 1909; dos años después de lo sucedido en la calle Azusa, click aquí). (1)

 Familia Hoover
Foto
Gentileza

 Los hermanos del Seminario Hoover han referenciado como se produjo el aviviamiento pentecostal en Chile. Ellos dicen:

"En 1906, hubo un gran terremoto en Valparaíso, la ciudad fue parcialmente destruida El templo de la iglesia también se derrumbó. Lo que era una tragedia para la congregación, porque habían quedado sin templo para reunirse, se transformó en una gran bendición. Esto sirvió para descubrir el gran método de éste prominente Pastor.

El repartió a los hermanos en grupos de hogar por los diferentes lugares y cerros de la ciudad. A estos lugares llamó locales. En cada uno de ellos, dejó un encargado, que generalmente era a su vez, miembro de la junta oficial, o sea, ayudantes del pastor. Por la falta de predicadores, comenzaron a serlo los laicos, que después fueron los futuros pastores a través de Chile como Manuel García, Domingo Taucán, Ceferino Arancibia, Carlos Gómez, Daniel Venegas, José Flores, Guillermo Castillo, Vicente Mendoza y Ramón Yáñez.

En 1908 comienza la reconstrucción del nuevo templo, el más grande de la época. Willis C. Hoover aprovechando sus dotes de arquitecto, construye una nueva iglesia con capacidad de 1500 miembros, esto nos indica la gran visión y proyección que él tenía. Algunos decían: ¿Cómo se le ocurría hacer un templo tan grande que nunca podría llenar? Esto que para muchos era una locura, ya que en ese tiempo no existían congregaciones tan numerosas, de hecho, la Iglesia Metodista de Valparaíso no superaba las 100 personas, llegó a ser una gran realidad, cuando Dios llenó el nuevo templo después del Avivamiento Pentecostal de 1909.

La terminación del nuevo templo de Valparaíso, en 1908, les trajo gran alegría y alivio ya que estaban cansados de no estar juntos por tanto tiempo. La ocasión del reencuentro entre los diferentes grupos fue la noche de ano nuevo. Seguiremos hablando de esto en el próximo punto.

El 31 de Diciembre de 1908 se reunieron por primera vez en el nuevo templo, en ésta ocasión, para esperar el nuevo año. Esa noche fue tan especial, que fue el inicio de una semana completa de oración. Cada noche alrededor de 100 hermanos se reunían a orar. Las plegarias no eran comunes, ellos lo hacían con gran fervor y fe, esto le agradó a Willis C. Hoover, reconociendo con esto la confirmación del Señor. Por ello, se amplió la oración por otra semana más. Pronto el Señor se hizo presente y le habló a un hermano dándole un mensaje al pastor: "Llama a los hermanos mas espirituales y que oren todos los días, porque voy a bautizarles con lenguas de fuego”.

Willis C. Hoover acató la orden, sintió que era del Señor y comenzaron a reunirse cinco feligreses a orar todos los días a las cinco de la tarde encabezados por Mr. Hoover los otros eran: Carlos Gómez, Guillermo Castillo, Rosa Escobar, Ramón Yáñez.

En la conferencia realizada en la ciudad de Temuco, en Febrero de 1909, su yerno Carlos Gómez fue nombrado Pastor y trasladado a Temuco, le reemplazó Guillermo Castillo como ayudante del pastor Hoover. En Valparaíso seguían las oraciones. A su regreso de las conferencias, Willis C. Hoover tuvo una reunión de oficiales en la cual determinaron arrepentirse de todo corazón, para que, Dios derramara de su Espíritu.

Acordaron hacer vigilias, empezando ellos mismos, luego citaron a toda la congregación asistiendo treinta hermanos comprometidos con la causa de ser bautizados con el poder del Espíritu Santo, pero no tuvieron resultados, cuando estaban terminando, se levantaron de la oración para cantar el último himno, el pastor comenzó a llorar con frenesí y su cuerpo empezó a tiritar por un tiempo indeterminado, pronto se levantó para seguir dirigiendo la última alabanza, y nuevamente no se pudo terminar porque, el Espíritu Santo les tomo en risa incontenible por largos minutos. Siguieron por siete semanas más de vigilias todos los sábados, hasta semana santa. Después, acordaron reunirse los domingos a las siete y media de la mañana.

Esto les demandó gran esfuerzo, sin obtener un pronto resultado de parte del Señor. Willis C. Hoover razonaba así: "Estamos empeñados en buscar el bautismo del Espíritu Santo y no hemos de perdonar sacrificio; si los medios ordinarios no bastan, usaremos medios extraordinarios".

El Espíritu Santo, descendió con mucha fuerza de manera progresiva durante varios meses. El mover del Espíritu Santo, les instaba a confesar sus pecados, a reconciliarse entre los hermanos, y aún más, algunos viajaban largas distancias para arreglar asuntos pendientes que los tenían intranquilos. Otros optaban por hacer ayunos grupales, que los mantuvieran cerca de Dios. Como resultado muchos fueron transformados. Desde la Semana Santa de ese año empezó un gran mover del Espíritu. Había manifestación de risa, lágrimas y llanto, visiones, temblor, etc. Era tal el impacto en la gente, que muchos llegaban por la novedad, y caían bajo convicción de pecado y perdían perdón a Dios.

La asistencia de la Iglesia crecía de manera fenomenal. Por ejemplo la Escuela Dominical tuvo por término medio de asistencia en julio 363 personas, en agosto 425 personas, y en septiembre 527 personas. En el mismo mes de septiembre, a fin de ese mes celebraron la Santa Cena con una concurrencia de más de 800 personas.

Pero no todo era bueno, también se levanto oposición. Había dos posturas, unos comenzaban a tener hambre para buscarlo y otros reaccionaban con resistencia, mas esto no les amedrentó sino que al contrario les dio mayor ánimo para seguir buscando de su poder. Más no podemos desconocer que hubo errores o excesos.

Años después, Willis C. Hoover reconoció algunos errores. El hizo suya la oración de Juan Wesley "Señor, danos otro avivamiento como aquel que nos diste, si fuera posible, sin los errores, y las extravagancias que lo acompañaban; pero en todo caso danos el avivamiento".

Si bien en el plano espiritual la iglesia de Valparaíso gozaba de un gran mover. También se levantaron personas que no les gustaba lo que estaba pasando en la congregación. Rumores y desprestigio hacia la persona del misionero Willis C. Hoover no se hicieron esperar. Cartas llegaron a las autoridades metodistas alegando por la conducta de Hoover. Estas decían que las reuniones son un desprestigio para los metodistas y perjudicial para la obra de Dios.

Las criticas se acrecentaron cuando el permitió hablar a una mujer llamada le hermana Elena, quién hablaba en lenguas y profetizaba. En la ocasión que esto ocurrió en Valparaíso, la intervención de la hermana Elena finalizó, pidiéndole al pastor Hoover que se arrodillará, y ella orando por él.

Cuando la hermana Elena viajó para dirigirse a la primera y segunda iglesia Metodista de de Santiago, en ambas ocasiones le fue prohibido hablar por los pastores de las dos iglesias. Ellos ya habían sido advertidos de la presencia de la hermana Elena y habían tomado los resguardos necesarios para tener custodia policial. Esto ocurrió el domingo 12 de septiembre de 1909. Lamentablemente ésta fecha ha quedado como legado del avivamiento Pentecostal en Chile. Es la fecha de la división.

A los hermanos que no les gustó la medida de impedir a la hermana hablar, se retiraron de la iglesia, y conformaron la Iglesia Metodista Nacional, que al año siguiente, cuando se les unió Willis C. Hoover, se transformó en la Iglesia Metodista Pentecostal".

Quien esto escribe recuerda que, en su adolescencia eran pocos los protestantes en la Patagonia excepto en la colonia galesa de Chubut y la cordillera de los andes. Luego del terremoto en Valdivia en 1960 y  principios de los años 70 se registró una masiva inmigración de chilenos muchos de los cuales, trajeron el pentecostalismo que, entremezclandose con lo el ya había en el sur argentino, dieron inicio a la gran obra que llevó a transformar a esta parte de Argentina, en la tierra con más evangélicos del país. Ha sido tan grande el éxito de los pentecostales, que gracias a ellos en Chile, los evangélicos gozan hoy día del status de iglesia oficial junto al catolicismo y los presidentes celebran el Te Deum en las fiestas patrias  en un templo de nuestra fe.

Pentecostales en el Siglo XXI

Según Eldwin Villafañe, en su libro "Introducción al Pentecostalismo", en el siglo 21 los Pentecostales han crecido tanto que son “un movimiento religioso complejo y multifacético”. Haciendo propia una definicion de Kilian McDonnel, dice que los pentecostales son “aquellos cristianos que ponen el acento en el poder y la presencia del Espíritu Santo, y los dones del Espíritu, orientados hacia la proclamación de que Cristo Jesús es Señor para la gloria de Dios Padre”; por esta razon,el contraste principal entre los pentecostales y otros cristianos “es el distintivo énfasis en la persona, la obra y los dones del Espíritu”. Villafane posteriormente se inspira en los trabajos del historiador del pentecostalismo Vinson Synan con la finalidad de agruparlos en cinco grandes familias: 

1. Movimientos pentecostales clásicos, cuyor orígenes se remontan a las enseñanzas de Charles F. Parham (Topeka, 1901) y William J. Seymour (Azusa Street, Los Ángeles, 1906); “aquí se deben incluir otras iglesias que son producto del comienzo policéntrico del pentecostalismo global”. 

2. Protestantes históricos carismáticos (nopentecostales), “este grupo representa al movimiento carismático dentro de las denominaciones tradicionales que comenzó alrededor de 1960”. 

3. Los católicos carismáticos, son los de la renovación carismática que se han apropiado de buena parte de expresiones cúlticas pentecostales. 

4. Los grupos independientes, iniciados por personajes carismáticos que no se articulan con el pentecostalismo clásico sino que dan origen a lo que tiempo después será una nueva denominación. 

5. Grupos autóctonos del Tercer Mundo, son “los movimientos pentecostales de mayor crecimiento en el mundo”, sin relación con juntas misioneras occidentales, y “practican formas de teología y adoración pentecostales no ortodoxas”.


Para saber más sobre la expansión evangélica pentecostal por el mundo,
Recomiendo la lectura de este libro.
Un resúmen se puede encontrar disponible en Google Books
Para acceder, click AQUÍ
(C) Marc Pesaresi

1. No he podido establecer si Hoover tuvo influencias de los pentecostales norteamericanos de Azusa o su experiencia fue parecida pero sin conexión alguna con lo que sucedía en Estados Unidos. Parece poco probable que, dos años después del inicio de las prédicas pentecostales de Seymour, ya en Chile ocurriera un avivamiento parecido, aunque debemos reconocer que los misioneros de Seymour fueron rápidos a la hora de predicar en el avivamiento y viajaron mucho por el extranjero. Esta gente no requería capacitación en institutos bíblicos y estudios adicionales que les demandaba años. Simplemente recibían el bautismo del Espíritu y ya se consideraban aptos para cualquier evento que Dios les ordenara.  El ministerio liderado por Seymour con el tiempo decayó hasta reducirse a un pequeño grupo de hermanos.

lunes, 16 de noviembre de 2015

30 AÑOS CRISTIANO NACIDO DE NUEVO




30 años no son nada 
¿o sí? 
Para Dios es poco tiempo pero para un mortal..., claro que es mucho. 
Un 15 de noviembre de 1985 acepté a Cristo como Salvador y nací a una nueva vida en Cristo

El pastor de origen chileno Nelson Ortiz y el misionero norteamericano Holmes abrieron sus Biblias en la pequeña sala de estar de la casa pastoral del Templo Cristiano, perteneciente a la Unión Evangélica Argentina, en San Antonio Oeste, provincia de Río Negro y leyeron tres versículos: Juan 3:16, 1 Pedro 2:2 y Apocalipsis 3:20. Luego, el misionero Holmes con fuerte acento extranjero, me preguntó mirándome a los ojos: -¿Quieres aceptar a Cristo como Señor y Salvador? Y yo respondí: -Sí.

Por supuesto. Hubo un proceso antes de la conversión. Esta no fue espontánea sino que requirió de un tiempo. Creo que más de un año. Siempre comento que yo navegué un tiempo breve en barcos pesqueros. En una de estas embarcaciones llamada "Don Valentín" conocí un patrón llamado Miguel "negro" Rodríguez quien, en sus ratos libres, leía profusamente las Escrituras. Cuando me tocaba hacer timón, solía encontrarlo leyendo en voz alta porciones de la Biblia. Dios iba preparando mi corazón para el momento decisivo.

A bordo del pesquero "Don Valentín"
1984

También es justo reconocer la influencia de mi madre. Ella era protestante y su padre había sido pastor evangélico. Ella no hablaba mucho de su vida cristiana porque había sufrido muchas humillaciones por no ser católica. Recordaba, por ejemplo, que le gritaban "hereje, hereje" cuando iba a la escuela y que, durante el velorio de una parienta, le fue negado el acceso porque eran "moros". Una forma despectiva de llamar a quienes eran diferentes en Argentina. Vale remarcar que esta discriminación ha dejado de existir por la gracia de Dios. Hoy, los protestantes en Argentina, gozamos de libertades nunca imaginadas.

Mi madre Susana
Gustaba salir a caminar
Amaba la literatura  y la naturaleza
Mujer trabajadora y amable y de gran corazón

Mi madre adoptiva (en efecto, soy adoptado) llevó toda su vida esta carga en su corazón. Aún así, siempre estuvo atenta a mi educación espiritual. Como buena hija de la Reforma, me enseñó a leer y escribir de modo que, al ingresar al colegio primario, no sólo leía sino que escribía bastante bien. También me inculcó amor por los libros. Tenía una enorme colección de novelas y revistas de historietas y fotonovelas.

Susana y Roberto Pesaresi
1954
Fue un matrimonio en yugo desigual
pero Dios los unió años más tarde, en una misma fe.
Nunca le pregunté a mi madre el porqué de su determinación
Fueron excelentes padres adoptivos que llevo constantemente en mi memoria
y corazón.
Vivieron 53 años de casados hasta que mi padre,
ya converso, partió a la presencia del Señor.
Ella lo siguió seis años después

Mi vida como cristiano nacido de nuevo no fue ejemplar por muchos años. Anduve más afuera de las cosas del Señor que dentro de los intereses del Reino. Cuando me convertí tenía 22 años de edad y mi familia era mixta en cuanto a lo religioso. De parte de madre, como dije antes, tenía tradición cristiana evangélica ya que mi abuelo materno  a quien nunca conocí, fue pastor. (De parte de padre, todos eran católicos. Mi padre recién se convertiría a Cristo a tres años de su fallecimiento. Puedo decir que, entró en la presencia del Señor, a último momento. Siempre había sido terco y llevó años de oración lograr que un día, pensara en lo conveniente de oír las buenas nuevas del Evangelio). El Señor me arrimaría al rebaño haciéndome pasar por una sucesión de pruebas muy duras. Entiendo que era su modo de ayudarme, disciplinando, porque al aferrarme a él en el dolor, todo convergió para mejor. Ahora no falto un día a las reuniones en el templo y no pienso dejar de servir nunca más.

En Puerto del Este
Punta Villarino - Río Negro
Argentina

Cuando tenía unos 33 años de edad, aproximadamente, el misionero norteamericano Darrell Morán -pastor de una iglesia en el barrio Parque Patagonia de Bahía Blanca donde me congregaba por entonces- me preguntó si quería servir en la iglesia del Señor Jesucristo. Mi respuesta fue una necedad que hasta el día de hoy lamento. Respondí: -No pastor, muchas gracias. No quiero problemas en mi vida. 

Si hubiera imaginado que mi vida luego de esa respuesta, tuvo más problemas que nunca, seguramente me habría refugiado en el servicio al Señor Jesús y no estar errante. Entonces pensaba, que se podía vivir con un pie en el mundo y otro dentro del Reino. Tonto error que pague caro.

¿Cómo me encuentro hoy? Convencido que, por fuera de Cristo, es imposible vivir una vida victoriosa. Son tantos los problemas, la persecución física e intelectual, los desafíos emocionales, que sin Jesús, a nada llegaríamos. He aceptado que la vida que se nos viene encima será difícil en extremo.

Hoy nada me aparta del servicio a Dios. Acabaron los tiempos de las dudas, idas y venidas. Hoy, mi futuro es hacer la voluntad de mi Creador y lo demás no es nada.Y si llega la maldad sobre mí, ya tengo un instructivo en la Biblia que seguir y una fe que me vincula al ser Todopoderoso creador de todo cuanto existe.

Estoy más que seguro que Dios nunca nos va a abandonar aunque a veces gritemos a pura queja, como Job, en el capítulo 7 del libro que lleva su nombre. Estamos para servir y sufrir y todo, sin ver ya que por fe andamos con la convicción que, al final de todo, alcanzaremos a ver a Dios. Saludos y muchas gracias por leer.


Marc Pesaresi
15 de Noviembre de 2015
San Antonio Oeste, 
provincia de Río Negro

_______________________________________


30 years as a Christian.  I did born again
30 years are nothing
Or  yes?
To God it is little time but to the mortal…... of course it is too much.
In November 15th 1985 I did accept to Christ as my Savior and I did born to a new life in Christ

The pastor from Chile named Nelson Ortiz and the missionary from North America Holmes opening their Bibles in the little living room of the Shepherding house of Christian’s Temple, belonging to the Evangelical Union of Argentina, at San Antonio Oeste, province of Rio Negro and they read three verses : John 3:16, 1st Peter 2:2 and Revelation 3:20. After that, the missionary Holmes with strong foreign accent, He asked me looking at the eyes: Do you want to accept to Christ as your Savior and Lord? I did answer: Yes.

Of course. There was a whole process before the conversion. This one it was not spontaneous but it required of time. I think, it was more than one year. I always commented that I did sail for a little period of time in fishing ships.  In one of this embarkation named “Don Valentin” I knew one chief called Miguel “negro” Rodriquez who, at his break time, he read the Scriptures profusely. When I had to take the helm, I used to found him reading aloud some parts of the the Bible. God was preparing my hearth to the decisive moment.

It is also fair to recognize the influence from my mother.  She was protestant and her father was evangelical pastor. She did not talk too much of her Christian life because she had suffered so many humiliations for not being catholic. She recalled, as example, that the people screaming at her “heretic, heretic” When she was at school and during the funeral of one relative, it was denied the access to it because they were “Moor”. It is a pejorative way to call to somebody who is different in Argentina. It is important to re-mark that this discriminations does not exist anymore, thanks to God. Today, the protestant in Argentina, We enjoy the liberty as we never thought before.

My adoptive mother (In fact, I am adopted) she did bring all her life with this load in his heart. Even so, she was always attentive to my Spiritual education. As a good daughter of the Reformation, she taught me to read and write so that, at the moment to begin the school, not only read but write so well. She also did instill in me the love for the books.  She had a big collection of novels and magazine of histories and some novels of romance or crime story illustrated with photos.

My life as a Christian, born again, it was not exemplary for long time. I was for more time out of the word of God than inside of them.  When I accepted to Christ I was 22 years old and my family it was mixed related to the religious things. From my mother side, as I mentioned before, She had Evangelical Christian traditions since my grandfather to whom I never met, he was pastor (From my father side, all of them were Catholics.  

My father became to Christ just three years before he died. I can say that he get at the presence of the Lord at the last moment. I had always been stubborn and it took years of pray to get that one day, to think of the convenient of earing the good news of the Gospel). The Lord took me to the flock through several hard tests. I understand that it was his way to help me, disciplining, because when I took refuge in him in the painful moments, everything   converges to be better.  Now I did not miss any day to the reunion at the church and I did not think to leave to serve any more.

When I was 33 years old, approximately, the North American  missionary Darrell Moran – Pastor of one of the church in the neighborhood Parque Patagonia de Bahía Blanca where I did congregate at that moment he asked me if I want to serve to the Church of the Lord Jesus Christ. My answered was a complete denial that at this moment I am sorry for it. I answered: - No  pastor, thank you so much. I don’t want problems in my life.

If I had imagine that my life after that answer, it had more troubles than ever, surely I would refugee in the Lord Service and not been wandering. So I thought that I can live with one foot inside the world and other one inside the Reign. It was a fool mistake that I pay dearly for it.

How am I right now?  I am convinced that, out of Christ, it is impossible to live a life in victory. There are so many problems, the physical pursuit and intellectual, the emotional challenges, that without Jesus, we cannot get anything. I have accepted that the life that we will face it has a lot of extreme difficulties.

Now nothing can separate me from the Lord Service. The time for doubt already finish, go and come. Now, my future is to make the will of God and the rest is nothing. And if the evil intention came over me, I already have one instruction in the Bible to follow and one faith that bind me together to the one the Almighty the one who create all that exist.

I am pretty sure that God never let us even though we scream only complains, as Job, in the chapter 7 in the book that has his name. We are to serve and to suffer everything, without seeing because we walk by faith with the conviction that, at the end, we reach to see God. Greetings and thank you so much for reading.


Traducción
Carolina Alfaro
15 de Noviembre de 2015





domingo, 15 de noviembre de 2015

MAHOMA ¿PERSONAJE HISTÓRICO O INVENTO LITERARIO?


¿Existió Mahoma o su vida no es más que un invento literario exitoso?


Se pregunta Robert Spencer, un autor norteamericano especialista en historia islámica, en su libro Did Muhammad exist? 

(¿Existió Mahoma?).

Did Muhammad Exist?

Los islamistas no andan con rodeos. Si tienen que matar a la oposición, lo hacen. Para ellos, las leyes occidentales no son mejoras sociales sino ventajas para cometer atentados en contra de los que piensan, creen y opinan diferente y en su contra. La religión musulmana, de rápido crecimiento en una Europa devastada en lo espiritual, no es garantía de tolerancia. Desde que llegó el islamismo al mundo, no ha hecho otra cosa que guerrear, matar, conquistar, oprimir y abusar. El reciente atentado contra la redacción de la revista satírica Charlie Hebdo -qué se propasó en sus mofas en contra del islamismo valiéndose del derecho a la blasfemia y la libertad de expresión -demostraría, a priori, que los musulmanes son propensos a la ira. Sin embargo ¿cuántas ironías tuvieron que soportar los hijos de Alah de parte de gente atea y agnóstica antes de reaccionar? Si molestas un escorpión ¿cómo crees que va a reaccionar? Pero esta increíble violencia -réplica de lo que ataño ejercieron las potencias coloniales con el mundo musulmán- puede que esté siendo fomentada en nombre de un personaje inexistente. 


Por
Marc Pesaresi 



_____________

¿Y si Mahoma no existió?   

¿Se imaginan? Toda las creencias islámicas apoyadas en invenciones literarias. Parece mucho. Después de todo,  a los cristianos nos dicen lo mismo ¿verdad? ¿Cuántas veces nos han negado la existencia histórica de Jesús? Tal parece que ahora, le ha llegado el turno a los musulmanes, de tener que  lidiar con lo histórico. (Ver biografía oficial de Mahoma, click aquí).

Spencer ha escrito nueve libros críticos sobre el Islam, además de ser el administrador de un blog  donde expone sus puntos de vista sobre las implicancias políticas y militares del islamismo.

El blog de Robert Spencer

Spencer es, además, autor de otro “bestseller” antiislámico ( ver la lista del New York Times: “The Politically Incorrect Guide to Islam (and theCrusades)” donde resalta que Mahoma fue un profeta de la guerra; que el Corán es un libro escrito para incentivar matanzas de opositores y que el Islam es la religión que incita a la violencia armada más peligrosa en el mundo.

Para Spencer, el Islam no es más que un culto sangriento que necesita del derramamiento de sangre de contrarios y afines, sacrificios que lo aproximan a otras religiones del pasado y la ubican muy lejos de la tolerancia y del amor por el prójimo.

Robert Spencer
¿Será condenado a muerte por el radicalismo islámico?
Esperemos que no.
Por el momento, se le ha impedido ingresar a Gran Bretaña
Reino que se predice,
Será mayoritariamente musulmán, hacia el 2050
Foto
Gentileza
Wikimedia Commons

Por sus trabajos, Spencer se esta labrando fama de islamofóbico. Sin embargo, no todos piensan lo mismo y ponderan su valentía. Por ejemplo, Horacio Vázquez-Rial, en su defensa dice: 
Tal vez haya que plegarse a la idea de que hay personas de fe musulmana que son tolerantes, y que la tolerancia es inherente al Islam, pero habría que hacerlo renunciando a la evidencia textual del Corán, a la biografía de Mahoma, a la prédica incansable de mil quinientos años, a la realidad de que, aun en Gran Bretaña, mueren asesinadas por motivos de "honor" doce mujeres cada año, de una de las cuales hablan en la tele en el momento mismo en que redacto estas líneas: una kurda, cansada de los malos tratos, que se separó de su marido y se enamoró de un "infiel", y cuya familia contrató a un sicario, que la estranguló y la enterró en un jardín para lavar la honra de la familia. Tal vez no se deba decir, pero aunque no lo digas aparecerás en las listas de islamofóbicos”. 
En síntesis, independientemente si en el Islam existe o no la tolerancia hacia el diferente, esta misericordia se encuentra disminuída por la violencia del radicalismo y la cristianofobia. 

¿Existió Mahoma? 

 Muerte de Mahoma 
En el Siyer-i Nebi de 1596
Imagen
Gentileza
Wikimedia Commons

A continuación un breve listado de dudas que llevan a Spencer a deducir que Mahoma nunca existió.

Duda 1: ¿Por qué no existen documentos que se pudieran datar inmediatamente después de la muerte del profeta?  no aparece ningún elemento de la muerte de Mahoma en el 632 hasta más de un siglo después de esa fecha”. Si en verdad el profeta fue un personaje importante ¿adónde esa la evidencia de su vida, obra y muerte que se pueda datar mientras estuvo en vida o bien, al poco tiempo de morir? Algún registro debería existir pero no aparecen. 

Duda 2: Los primeros relatos escritos referentes a los que hoy se conoce como pueblos islámicos entre las gentes conquistados por los árabes no se menciona al Islam, ni a Mahoma, ni siquiera el Corán. A los conquistadores, los vencidos, los llaman "ismaelitas", "sarracenos", "muhayirun" o "hagarianos", pero nunca "musulmanes". ¿Por qué? Si en verdad los musulmanes surgieron con las actividades de Mahoma algún registro de otros pueblos debería haber para consultar. Pero no aparecen. ¿Acaso fueron destruidos en los siglos de conquista, violencia, muerte, sangre y fuego que sucedieron al profeta? No se sabe.

Duda 3: Spencer subraya luego que los conquistadores árabes comenzaran a expandirse por Medio Oriente y el Norte de Africa, en sus monedas e inscripciones no refieren  al Islam ni al Corán durante los primeros sesenta años de su conquista.  Spencer considera este tiempo muy extenso como para justificar el “silencio” de evidencias con argumentos inestabilidad política y guerras de conquistas. Las citaciones de “Muhammad” son “no específicas, y por lo menos en dos ocasiones están acompañadas por una cruz” dice Spencer. Esto le  da pie para sospechar que, lejos de ser un nombre propio, el término es más que un título honorífico de alguien pero no necesariamente el profeta.

Duda 4: Aparece la dificultad de contextualizar al Corán. El  libro fue distribuido, según afirman también fuentes canónicas, con su forma actual antes del 650 d. C. Y según Spencer “el hecho de que ni los árabes, ni los cristianos ni los judíos de la región en cuestión mencionen su existencia hasta el siglo VIII plantea ciertamente un problema de importantes dimensiones”. Lo que Spencer se pregunta es: ¿Cómo puede ser posible que ningún pueblo que sufriera las invasiones árabes o los mismos cristianos quienes temprano, entraron en conflicto con la belicosidad de los hijos del desierto, no escribieran ninguna referencia a la existencia del Corán? 

Según afirma: “no se oye hablar de Mahoma, el profeta del Islam ni del Islam mismo hasta el 690 d. C. durante el reino del califa Abd al-Malik. Monedas e inscripciones que muestran las creencias islámicas también comienzan a aparecer en este periodo”. Recién a “mitad del siglo VIII cuando la dinastía Abbaside ocupa el puesto de los Omeyas de Abd al-Malik –advierte Spencer – es cuando comienza a proliferar el material biográfico sobre Mahoma. La primera biografía completa del profeta del Islam apareció en esta era, es decir, por lo menos 125 años después de la fecha tradicional de su muerte”.

Con estas dudas tomadas como argumentos Spencer se atreve a lanzar su hipótesis: Mahoma no existió:  “La falta de detalles históricos que confirmen los hechos, el retraso con el que desarrolló el material biográfico sobre el profeta del Islam, la atmósfera de sectarismo religioso y político en la cual se desarrolló ese material, entre otras cosas, sugieren que el Mahoma de la tradición islámica no ha existido o bien, si ha existido, era sustancialmente diferente de como lo presenta la tradición”. 

¿Por qué algunos se tomarían el trabajo de inventar a Mahoma?

Ilustración del siglo XV,copia de un manuscrito de Al-Biruni 
Con una imagen de Mahoma predicando El Corán en La Meca.
El profeta nunca pudo predicar el Corán, ya que este no fue escrito,
Hasta mucho tiempo después de su muerte.
Cortesía
Wikimedia Commons

Ahora bien: para descreer de la existencia de Mahoma se tiene que responder una pregunta relevante, a saber: ¿Cuál es entonces, la importancia para los conquistadores árabes, la creación de un profeta ficticio? La respuesta tiene carácter político, dice Spencer. Dado que los imperios vecinos a los árabes tenían una “religión de Estado”, ellos no podían ser diferentes. 

No hay que subestimar la inteligencia de los moradores del desierto. Ellos se habían dado cuenta de la importancia de la religión como elemento de cohesión e identidad imperial y de la creencia en personajes relevantes. Por ejemplo, Persia tenía a Zoroastro y sus creencias zoroastriana y el Imperio Bisantino, al cristianismo con la figura central de Cristo como Señor y Salvador. Para cohesionar a las tribus árabes propensas al separatismo y la violencia intertribal, se requería de algo más, sugiere Spencer, que una simple propuesta política: había que apelar al fervor crédulo de los pueblos. Fue así que, a los pensadores árabes, que siempre existieron y han sido muy inteligentes para la guerra, se les ocurrió imitar las creencias de los vecinos. 

Crearon una religión en base a rejuntados de ideas e inventaron un personaje central o bien re potenciaron a algún profeta ya existente, como un hombre superior. Gracias a esto, dice Spencer, “El imperio árabe rápidamente llegó a controlar y unificar enormes espacios territoriales con una religión mayoritaria”, debido a que, lograron hacer creer que la guerra era no solo necesaria sino también santa.

El crecimiento político y militar carecía, según el estudioso, de “una teología política que obligara, capaz de competir con las que eran suplantadas y así consolidar la conquista.  Era necesaria una religión común, una teología política que diera una base a la unidad del imperio y asegurara la fidelidad hacia el Estado”. Un teólogo guerrero podría justificar el expansionismo agresivo del nuevo imperio, asegura Spencer y la razón parece estar de su lado. 

Dar una justificación teológica a la conquista, como podía hacer el ejemplo y la enseñanza de Mahoma, habría colocado fuera de las críticas las conquistas mismas”. ¿Acaso los cristianos no fueron a la guerra contra el Islam motivados por el servicio al Señor? (Ver Guerra Justa) Cuando el hombre cree en un poder superior que lo encomienda y comanda hacia la guerra, toma fuerzas y coraje que, en situaciones políticas, tal vez no logre conseguir. 

Hacer la guerra con mística religiosa

Algo así se vio en la doctrina comunista atea de la ex URSS donde Lenin y luego Stalin, quienes conocían el fanatismo a toda prueba que podía crear en una persona la religión, no trepidaron en darle la misma mística "cristiana" al comunismo a pesar de considerarlo doctrina perniciosa. (Se me viene a la mente la famosa carta de un estudiante norteamericano “convertido” al comunismo que Billy Grahan leyó en México. Si uno compara las letras allí vertidas con algún testimonio cristiano medieval, notará que el fanatismo es exactamente el mismo).

En este sentido, Spencer ve en este proceso la razón básica por la cual el Islam es una religión profundamente política. Los intelectuales árabes, por entonces sin los impedimentos de las interpretaciones y dogmas posteriores, pudieron trabajar tranquilamente para crear las bases de la que hoy, es una de las religiones mayoritarias y más violentas del orbe. 

Spencer reflexiona que la investigación y estudio sobre la vida de Mahoma de ningún modo  tiene que limitar a la especulación académica por las amenazas que puedan provenir del radicalismo islámico sino que, lejos de amedrentarse, tiene que ser un instrumento para entender que es el Islam hoy, a fin de ayudar no solo al mismo pueblo del Islam que sufre la violencia de los intolerantes (ver caso de la niña Malala Yousafzai) sino también para ilustrar al pueblo occidental de los peligros que implica una religión “inventada” para justificar conquistas.









Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...