sábado, 31 de diciembre de 2016

DECEPCIÓN




VIVIR CON LA FE MALTRATADA

Por
Marc Pesaresi


-Marc, Dios no trata a todos de igual modo. 
Por ejemplo, no trató a Pedro del mismo modo que a Juan. 
Tampoco fue igualitario su tratamiento con Pablo, Santiago y Esteban. 
Dios trata con cada uno de nosotros, de modos diferentes.

Paulo Arieu "El Teologillo"



¡Señor! 
¡Voy a quejarme hasta que mi garganta quede muda!
Y nada ni nadie  impedirá mi reclamo
¿Por qué?
Porque tengo un dolor tan grande, pero tan grande, 
que me hundo en la tierra.
Estoy harto de sufrir, cansado de la aflicción
Me da asco vivir así, como vivo
y repugna mi conciencia tanta maldad
Todos dicen:-Deja la carga a los pies de Cristo. 
Yo pregunto:-¿cómo se hace eso?
Todos hablan de lo que debo hacer
pero quien siente la angustia partiéndome el pecho soy yo.
¿Adónde está Dios cuando más lo necesito?

¡Sé mi Padre amoroso!
dame un abrazo
que me haga sentir tu amor
es todo lo que te pido
de rodillas y por favor


La decepción es un sentimiento de insatisfacción que surge cuando no se cumplen las expectativas sobre un deseo o una persona. Se forma en unir dos emociones primarias, la sorpresa y la pena. La decepción, si perdura, es un desencadenante para la frustración y más adelante, la depresión.1 La decepción es una fuente de estrés psicológico que puede conducir a perder la fe.




»Antes, cuando yo llamaba a Dios,
él siempre me respondía;
en cambio, ahora,
hasta mis amigos se burlan de mí;
no soy culpable de nada,
pero todos se burlan de mí.
¡Qué fácil es criticar al que sufre,
cuando no se tienen problemas!
Los ladrones creen
que ya dominaron a Dios,
y por eso viven tranquilos.
Job 12: 4-6
(Traducción al lenguaje actual)

 
¿No sientes a veces que a Dios se le va la mano con permitir pruebas en tu vida? 

Años de una prueba tras otra,  donde las pérdidas se acumulan como pesadas cargas, sobre nuestros sentimientos, maltratan nuestra fe. En estas circunstancias, los cristianos reaccionan de diversas maneras: una hermanita salvadoreña que soporta pruebas muy duras,  en el dolor, hace silencio, llora y espera en Dios. 

Otros, sanguíneos, temperamentales, elevan amargas quejas a Dios y poco les importa que alguien le recuerde que el poder de Dios se perfecciona en la debilidad. Yo soy de estos últimos.

Me deprime el mal y me saca de la armonía que tengo con mi Creador. Muchas veces me encuentro discutiendo neciamente con él por causa de la maldad y también, por culpa de mis propias debilidades e imperfecciones. 

Pero ¿por qué tantas pruebas, dolores, angustias si somos Hijos de Dios? (En este breve artículo no trataremos el tema del mal, que ya ha sido abordado en otros posts. Hablaremos sobre si esta mal o bien quejarse por el dolor que nos agobia el cuerpo y el alma).


¿Está mal quejarse delante de Dios? 

La queja es angustia (me refiero a los que con causa se quejan) y pienso que no es delito ir delante de Dios y derramarse en lo que uno considera que soporta una injusticia. (Muchos dicen que Dios premia la aflicción en silencio, que todas las cosas para los que aman a Dios ayudan a bien (Romanos 8:28) y que, en el dolor hay que callarse y ya. Esta bien: pero no todos pueden soportar las pruebas sin abrir válvulas para liberar tensión). La Biblia enseña que, durante las pruebas, debemos sentirnos gozosos. (Santiago 1:2-4). Debo ser honesto al respecto: nunca he visto a nadie declararse con gozo porque esta sufriendo. Dice el salmista:


Delante de él expondré mi queja;
Delante de él manifestaré mi angustia.
Cuando mi espíritu se angustiaba dentro de mí, tú conociste mi senda.
En el camino en que andaba, me escondieron lazo.
Mira a mi diestra y observa, pues no hay quien me quiera conocer;
No tengo refugio, no hay quien cuide de mi vida.
Clamé a ti, oh Jehová;
Dije: Tú eres mi esperanza,
Y mi porción en la tierra de los vivientes.
Escucha mi clamor, porque estoy muy afligido.
Líbrame de los que me persiguen, porque son más fuertes que yo.
Saca mi alma de la cárcel, para que alabe tu nombre;
Me rodearán los justos,
Porque tú me serás propicio
Reina Valera 1960

El salmo es claro: se puede exponer la queja porque así lo quiere Dios. Sin embargo cuidado; la Palabra deja claro que esta queja no debe ser motivo de alejarse de Dios sino, por el contrario, obrar en sentido positivo: quejarse esta muy bien pero hay que seguir insistiendo en acercarnos más a Dios aunque todo lo que nos suceda grite "Dios no existe" o "Dios es injusto" o "Dios es cruel al permitir esto". Dios demanda que, en la prueba; cualquiera sea esta; nuestro deber es acercarnos más a su presencia así tengamos que arrastrarnos de tanta pena. 

Existe personas quiénes, frente al dolor, renegaron de Dios y se fueron al ateísmo o bien, a servir al enemigo en el lado oscuro de la vida. Cuando sufrimos, el único refugio para consolarnos, es bajo la sombra del Omnipotente. (Deuteronomio 33:27).

En lo personal,  me ha sucedido una prueba terrible hace unos meses y aún padezco las consecuencias de tanto dolor. ¿Qué haré? Toda mi carne; sentimientos, pensamientos, etc.,; declaraban que era una injusticia lo que yo padecía y aún sigo luchando pero, si me pongo bravo con Dios y me enojo ¿qué gano? Me iría peor. Prefiero seguir sufriendo  y quejándome delante de sus ojos, con la fe puesta en que algún día pasarán los días amargos, que irme al mundo a exponerme a las garras de los demonios. Cuando la decepción nos llega, algunos se marchan de regreso al mundo, pensando que es imposible que un Dios de amor pueda permitir tanta desgracia personal y con esta actitud, apagan sus dones.

La gente reacciona frente al dolor de maneras diversas y complejas. Algunos reniegan de su fe, otros desarrollan fuertes depresiones y se sumergen en un ámbito oscuro. Incluso conozco historias de cristianos quienes, no pudiendo superar el bajón anímico por diversas causas, se abandonaron tanto que acabaron suicidándose.

No hay soluciones fáciles para las angustias existenciales. Pero Dios nos dice que toda tribulación del alma es temporal: "Esta leve tribulación momentánea produce en nosotros un cada vez más excelente y eterno peso de gloria" ( 2 Corintios 4:17). Ya sé que dirán algunos: mi sufrimiento no es ni leve ni momentáneo. Concuerdo: sufro desde hace años y a veces, leyendo este versículo, caigo en un escepticismo.

Tanto dolor acumulado ¿cómo puede ser leve y momentáneo? Luego pienso en la eternidad de la vida que Dios nos obsequió en su Reino y caigo en cuenta a qué se refiere este pasaje de las Escrituras cuando lo leo en concordancia con el siguiente:

3 Y conozco al tal hombre (si en el cuerpo, o fuera del cuerpo, no lo sé; Dios lo sabe),

4 que fue arrebatado al paraíso, donde oyó palabras inefables que no le es dado al hombre expresar.

5 De tal hombre me gloriaré; pero de mí mismo en nada me gloriaré, sino en mis debilidades.

6 Sin embargo, si quisiera gloriarme, no sería insensato, porque diría la verdad; pero lo dejo, para que nadie piense de mí más de lo que en mí ve, u oye de mí.

7 Y para que la grandeza de las revelaciones no me exaltase desmedidamente, me fue dado un aguijón en mi carne, un mensajero de Satanás que me abofetee, para que no me enaltezca sobremanera;

8 respecto a lo cual tres veces he rogado al Señor, que lo quite de mí.

9 Y me ha dicho: Bástate mi gracia; porque mi poder se perfecciona en la debilidad. 

2 Corintios 12: 3-9
Versión
Reina Valera 1960

¿Qué diremos sobre los que padecen decepción? 

No hay que subestimar las tribulaciones del alma porque, aún sabiendo que Dios hace milagros de sanidad (los he visto aún en mi propia familia) también es cierto que no siempre sana a todos. Cristo sana pero no siempre. (Yo soy un ejemplo de lo que digo. Años en la dolencia y nunca recibí el alta divino para mi enfermedad). Es resúmen, los padecimientos del alma humana son de variado origen y diferente nivel de intensidad por lo tanto, las palabras de Paulo Arieu en este punto me llenan de sombras. Dios no trata a todos de igual manera. Es una realidad. El dolor de B no es el mismo que sufre C y aún así, lo viven intensamente. ¿Qué se puede hacer en situaciones de tanto estrés?

Afortunadamente, en muchísimas iglesias existe hoy más comprensión hacia los padecimientos del alma. Han implementado consejería espiritual, psicológica, etc. Aún así, no perdamos de vista que Dios sana con cinco vías al enfermo de decepción o depresión (Para mi estar decepcionado es un estado de depresión). Las cinco vías que menciono son: Ayuda psiquiátrica, psicológica, espiritual, médica clínica y amor fraternal. 

Cuando tenemos estrés, angustias, aflicción, penas, por causa de pruebas que nos atropellan, puede que nos visite la decepción y si esta logra instalarse en nosotros, demandará gran esfuerzo  superar el problema, si es que se supera. No es fácil volver a creer en Dios con la pureza original una vez que nos afectó la desconfianza. Por supuesto, no todos reaccionamos del mismo modo -insisto- y he visto gente perder todo profiriendo pocas quejas mientras que otros, por poco, se marchan de Dios y otros, directamente se declararon ateos (En mi caso me quejo amargamente a Dios pero sigo en la carrera).

Cuando la decepción llega, hay que buscar ayuda si en verdad se quiere seguir junto a Dios. Pero no cualquier ayuda. Conviene aún con esfuerzo, arrodillarse y clamar por ayuda idónea. No toda la asistencia que puede llegarnos viene de Dios. Cuidado, que es en la tormenta, cuando sobreabundan los peligros. A veces, como me sucedió a mí, apareció semejanza de "ayuda idónea" que venía de parte del enemigo de nuestra fe.

A veces soy tentado a pensar que Dios quiere que suframos. Y si fuera así ¿qué podemos hacer? Dios dice que, a quien ama disciplina y corrige y que esta severidad, lejos de rechazarla, la debemos con gozo suportar. Pero, que levante la mano al que le gusta sufrir. A menos que suframos alguna parafilia, dudo que estemos gozosos en la prueba. Yo no he visto a nadie en éxtasis por estar padeciendo. A lo mejor el lector sí, en mi caso, no.

Cuando estamos en la lucha, uno se pregunta si en verdad Dios es amor. Entonces recordamos que Cristo dijo que en el mundo tendríamos aflicción y la decepción es una aflicción. No es nada agradable andar cargando este sentimiento con respecto a Dios. Es un dolor lacerante porque disminuye la capacidad de confiar y sin confianza, se incrementa la falta de oración y sin oración, la fe se cae en picada. En estos momentos estamos en lo que un misionero inglés del ya desaparecido Instituto Bíblico Bahía Blanca solía decir: estamos en la lucha. Es cuando decidir determinará el curso de nuestras vidas a futuro. Hace unos días atrás, mi pastor Daniel Huenchul dijo algo muy importante. El mencionó que todos declaramos que subir a la Cruz fue el acto de mayor triunfo de Cristo durante su martirio. Pero no había que perder de vista que esta victoria era secundaría de otra. La batalla principal la había ganado en Getsemaní. Al decidir ir a la Cruz, cuando se determinó, el resto era cuestión de tiempo. En esa noche infernal de sudor con sangre y oración en soledad -sus discípulos se habían dormido en vez de estar orando con él para ayudarlo- Cristo venció las dudas de su cuerpo y mente humana y abandonándose al Padre, avanzó firme hacia su destino. Tal vez nosotros, en situaciones límites, tengamos que hacer lo mismo. Abandonarnos y dejar fluir.

Pero tenemos ejemplos de campeones de la fe como Job, quien luego de sufrir pérdidas que podrían conducirlo a la locura, solo atinó a bendecir al Señor y se sentó a aguantar y a quejarse también. (Ver capítulo 7 del libro de Job). Otros, en cambio, como Elías, luego de de quejarse y pedir la muerte cuando era perseguido por Jezabel, le fue quitado su ministerio y reemplazado por Eliseo. Dios atendió el cansancio físico y moral del profeta y lo llevó al cielo de modo milagroso. Dios es justo y no deja de retribuir a lo grande a quienes por él, han sufrido también en grande. Recordemos la queja de Job: 


1 La vida del hombre aquí en la tierra
es la de un soldado que cumple su servicio,

2 la de un esclavo que suspira por la sombra,
la de un peón que espera con ansias su salario.

3 Me ha tocado vivir meses enteros de desengaño,
noche tras noche de sufrimiento.

4 Me acuesto y la noche se me hace interminable;
me canso de dar vueltas hasta el alba,
y pienso: ¿Cuándo me levantaré?

5 Tengo el cuerpo lleno de gusanos y de costras,
y me supuran las heridas de la piel.

6 Mis días se acercan a su fin, sin esperanza,
con la rapidez de una lanzadera de telar.

7 Recuerda, oh Dios, que mi vida es como un suspiro,
y que nunca más tendré felicidad.

8 Nadie podrá volver a verme;
pondrás en mí tus ojos, y dejaré de existir.

9-10 Como nube que pasa y se deshace,
así es el que baja al sepulcro:
jamás regresa de allí,
sus familiares no vuelven a verlo.

11 Por eso no puedo quedarme callado.
En mi dolor y mi amargura
voy a dar rienda suelta a mis quejas.

12 ¿Soy acaso un monstruo del mar
para que así me vigiles?

13 Cuando pienso que en la cama encontraré descanso
y que el sueño aliviará mi pena,

14 me llenas de terror en mis sueños;
¡me espantas con pesadillas!

15 Sería mejor que me estrangularas;
prefiero la muerte a esta vida.

16 No puedo más. No quiero seguir viviendo.
Déjame en paz, que mi vida es como un suspiro.

17 ¿Qué es el hombre, que le das tanta importancia?
¿Por qué te preocupas por él?

18 ¿Por qué lo vigilas día tras día,
y lo pones a prueba a cada instante?

19 ¿Por qué no apartas tu vista de mí,
y me dejas siquiera tragar saliva?

20 Si peco, ¿qué perjuicio te causo,
vigilante de los hombres?
¿Por qué me tomas por blanco de tus flechas?
¿Acaso soy una carga para ti?

21 ¿No puedes perdonarme mi pecado?
¿No puedes perdonar el mal que he cometido?
Pronto estaré tendido en el polvo:
me buscarás, y ya no existiré.

Job 7:1-21
Versión
Dios Habla Hoy

¿Qué podemos hacer frente a la decepción? 


Buscando material para escribir este artículo, encontré un libro sencillo pero de escritura poderosa para socorrer a la fe maltratada por la aflicción.

Consuelo en tiempos de Prueba
Brumfield; J.C.
Una versión abreviada se puede leer en Google Books
Para acceder, click AQUÍ

Una de las páginas de
Consuelo en tiempos de Pruebas

Encontré, también, un interesante artículo en la website Got Question? org., que comparto aquí. (Para acceder a la página citada, click AQUÍ, por favor). 
Pregunta: "¿Es malo sentirse decepcionado con Dios?" 
Respuesta: Decepcionarse con Dios no necesariamente es algo malo o pecaminoso; más bien es parte de la condición humana. La palabra decepcionado significa “un sentimiento de insatisfacción cuando las esperanzas, los deseos y las expectativas de uno no se cumplen.” Cuando de alguna manera Dios no cumple con nuestras esperanzas o no llena nuestras expectativas, inevitablemente surge la decepción. Si Dios no actúa de la manera en que pensamos que Él debería, nos decepcionamos de Él y nos desilusionamos de Su desempeño. Esto puede conducir a una vacilante fe en Dios, especialmente respecto a Su soberanía y bondad.  
Cuando Dios no actúa como pensamos que debería actuar, no es porque Él sea incapaz de hacerlo. Es simplemente que Él elige no hacerlo. Mientras que esto puede parecer un hecho arbitrario o caprichoso de Su parte, la verdad es exactamente lo opuesto. Dios elige actuar o no, de acuerdo a Su perfecta y santa voluntad, a fin de lograr sus justos propósitos. Nada de lo que suceda está fuera del plan de Dios. Él tiene el control sobre cada molécula que flota en el universo, y la voluntad de Dios abarca cada acto y decisión hecha por cada persona en todo el mundo en todo momento. Él nos dice en Isaías 46:11, “…que llamo desde el oriente al ave, y de tierra lejana al varón de mi consejo. Yo hablé, y lo haré venir; lo he pensado, y también lo haré.” Aún las aves de alguna manera son parte de Su pre-ordenado plan. Aún así, hay veces en que Él elije comunicarnos Sus planes (Isaías 46:10), y otras en que no lo hace. Algunas veces entendemos lo que está haciendo; pero otras veces no (Isaías 55:9). Algo sabemos con seguridad: si le pertenecemos, cualquier cosa que Él haga será para nuestro beneficio, ya sea que lo entendamos o no (Romanos 8:28). 
La clave para evitar decepcionarnos con Dios es alinear nuestras voluntades con la Suya y someternos a Su voluntad en todas las cosas. Al hacerlo, no sólo nos evitará ser decepcionados por Dios, sino también evitará que nos quejemos y enojemos por los eventos que ocurran en nuestra vida. Los israelitas en el desierto se quejaron y cuestionaron a Dios en varias ocasiones, a pesar de haber visto el milagroso despliegue de Su poder al abrirles camino en medio del Mar Rojo, al suministrarles el maná y las codornices en el desierto, y al ver la gloria del Señor que los seguía en la forma de una columna de fuego (Éxodo 15-16Números 14:2-37). A pesar de la continua fidelidad de Dios para con Su pueblo, ellos estaban enojados y decepcionados con Dios porque Él no actuaba como ellos pensaban que debía hacerlo. En vez de someterse a Su voluntad y confiar en Él, ellos vivían en un constante estado de agitación y confusión. 
Cuando alineamos nuestras voluntades con la voluntad de Dios y cuando podemos decir con Jesús, “…pero no se haga mi voluntad, sino la tuya.” (Lucas 22:42), entonces encontramos el contentamiento del que habló Pablo en 1 Timoteo 6:6-10 y Filipenses 4:11-12. Pablo había aprendido a contentarse con cualquier cosa que Dios enviara en su camino. Él confiaba en Dios y se sometía a Su voluntad, sabiendo que un Dios santo, justo, perfecto, amoroso y misericordioso, haría que todas las cosas trabajaran juntas para su bien, porque eso es lo que Él ha prometido. Cuando vemos a Dios bajo esa luz, es imposible que nos sintamos decepcionados de Él. En vez de ello, nos sometemos gustosamente a nuestro Padre celestial, sabiendo que Su voluntad es perfecta y que todo lo que Él permite que suceda en nuestras vidas, será para nuestro propio bien y para gloria Suya.

jueves, 22 de diciembre de 2016

ENTREVISTAS con el DOLOR - VÍCTIMAS DE PSICÓPATAS INTEGRADOS





Entrevistas con el dolor

Víctima de una psicópata integrada


EenP: -Gracias por aceptar esta entrevista. Entiendo que removeré recuerdos dolorosos pero usted aceptó hablar de su experiencia. ¿Por qué?

AP: -Bueno, creo que será útil para otros saber que existen personas que se parecen a robots diseñados y programados para hacer maldades. Qué están en todas partes, que pueden ser brillantes en sus profesiones. Incluso amables, serviciales, amorosos. Sin embargo, son conductas aprendidas y reiteradas muchas veces hasta alcanzar la perfección. Un psicópata integrado es un camaleón, un maestro de la simulación.

EenP: -¿Maestro de la simulación? ¿Qué quiere decir?

AP: -Sí. Un psicópata integrado simula todo. Cuando ayuda no lo hace por altruismo sino por interés; si afirma amar a alguien, no siente en verdad amor, sino que utiliza la palabra para ablandar corazones. Todo lo que dice y hace está programado para conseguir un objetivo. El psicópata no siente nada.

EenP: -Hace tiempo que venimos conversando sobre su experiencia. Finalmente decidió ser entrevistado sin dar su nombre verdadero. Dos preguntas: -¿Por qué el anonimato? y ¿cómo conoció a la mujer que usted define como psicópata integrada?

AP: -Quiero aclarar que psicópata integrada no es un invento mío sino que, como supe luego de mi convivencia con esa mujer, se aplica a todos los psicópatas que viven en sociedad. Yo conocí a esta mujer en Facebook. Una amiga virtual me habló de ella y me advirtió que tuviera cuidado. Pero no me dijo mucho más. Por eso no me di cuenta lo peligrosa que era. Es más, según supe después, esta amiga había resistido la idea de que ella me amistara pero, la psicópata porfió y logró lo que quería.  ¿Por qué no doy nombre y apellido? A futuro quizás lo haga. Por el momento, aconsejado por mi terapeuta, es mejor no dar nombres ni apellidos. Esta mujer, que no es argentina, sigue en la región y no quiero problemas. Es peligrosa no porque sea asesina en potencia –por decirle de algún modo- sino porque tiene tendencia al conflicto. Como su psicopatía le impide ser responsable o ponerse en lugar del otro, puede ir a cualquier parte, gritar cualquier cosa en contra de alguien y salir sonriendo con satisfacción porque la adrenalina del riesgo le dio lo que quería: un “subidón”; algo que nosotros definiríamos como emoción pero que en ellos les provoca algo similar a la euforia. Aclaro que subidón o colocón no son palabras de nuestra jerga pero aprendí a utilizarlas. En argentino sería simplemente, estar como drogado.

EenP: -Aclare esto del “subidón”, la euforia. Dijo que los psicópatas no sienten ¿no es la euforia una alegría extrema? En este punto, noto una contradicción.

AP: -Un psicópata integrado es una contradicción en cuerpo humano. Me explico: una mañana apareció en mi trabajo para decirme que tenía nuevo novio, que le daba dinero, que tendría un negocio en otra ciudad, que le habían dado la radicación la oficina de migraciones, etc. Estaba exultante. Parecía temblar mientras sonreía. Yo no entendía bien porqué; ella  venía a decirme algo que me provocaba dolor y se daba cuenta que me lastimaba. Aún así, no le importaba. Era como producir maldad por el simple hecho de hacerla. Recuerdo que, mientras me contaba sus éxitos, su cara se iluminada por una sucesión de risas nerviosas. En psicología esa forma de reír tiene un nombre, pero ahora no recuerdo como se le dice. Lo cierto es que estaba sumida en lo que parecía un éxtasis. Luego me explicaron que; los psicópatas integrados; cuando consiguen provocar algo en los demás, sienten una variedad de alegría extrema que se asemeja con un “subidón” o “colocón” producto de la ingesta de drogas. Pregúntese: ¿qué clase de personas siente fluir alegría provocando dolor a los demás? Bien, los psicópatas integrados son esa clase de gente. 

EenP: -Parece, por lo que relata, que estas personas necesitan lastimar para obtener un flujo extra de adrenalina que les provoca euforia como cuando alguien se droga.

AP: -Algo así. Mire, las personas, en su inmensa mayoría, tienen planes de prosperidad. Todos soñamos con futuros mejores. Para eso estudiamos, trabajamos. Y de grandes luchamos para conseguir lo que soñamos. Para esto, necesitamos la esperanza para movilizarnos. Por lo general, somos personas empáticas y altruistas. El psicópata integrado, por el contrario, no es ni empático ni altruista; tampoco planifica futuro alguno aunque su palabrería afirme una y otra vez que sí. Vive un presente continuo y para solventar sus gastos, rebusca entre las personas, alguien que pueda suministrarle lo que necesita: dinero, sexo, medios materiales para vivir. Son parasitarios. Y cuando consiguen un éxito, sienten euforia. 

EenP: -La mayoría de las personas piensan que los psicópatas son como Hannibal Lecter, del Silencio de los Inocentes, pero no todos son criminales o asesinos ¿verdad?

AP: -Antes de conocer a esta mujer yo pensaba lo mismo. Creía que eran todos locos al estilo del asesino del hacha en la película el Resplandor. Además, no tenía ni idea que eran tantos y que podían residir tranquilamente en la casa de al lado y uno ni siquiera darse cuenta quien era o es en verdad, esa persona. Sin embargo, luego de vivir lo que viví, se que los psicópatas integrados están en todas partes. Pueden ser tu jefe, un político, un comerciante…, pueden ser cualquiera. Y lo terrible de todo es que, si deciden atacarte o sea, utilizarte como fuente de suministros, querrán seducirte y convertirte en su pareja complementaria; el daño que provocan es inmenso.

EenP: -¿Qué es una pareja complementaria?

AP: -La persona masculina o femenina que vive con el psicópata. Los une un vínculo signado por la contradicción, la controversia, el dolor, la violencia verbal, psicológica. Tan profundo es el daño que el complementario a veces adquiere características del psicópata. Cuando la relación se termina, si es que se termina, la persona complementaria nunca vuelve a ser la misma. Los psicópatas, sean hombre o mujer, tienen la particularidad de crear un aferramiento tan profundo en la mente de sus víctimas que, cuando se van, dejan un vacío enorme. En mi caso, cuando me abandonó, sentía que me partía el corazón. Nunca he llorado tanto en mi vida como en esa oportunidad. Fueron meses de infierno.

EenP: -¿Cómo se recuperó?

AP: -¿Estoy recuperado? Siempre me pregunto si en verdad lo estoy. Cuando mi terapeuta me pregunta ¿qué harías si mañana regresa? Y yo le respondo que la echaría de mi vida, ella retruca y me dice “no te hagas el superado”. ¿Sabe una cosa? Las personas comunes tenemos algo adentro llamado conciencia. Los psicópatas no. Ven a las personas como cosas, objetos, cosifican seres humanos como si estos fueran herramientas para ser utilizados en proyectos. Ahora, volviendo a la advertencia de mi terapeuta, ella dice esto porque los psicópatas integrados tienen el don de convencer. De allí el peligro si deciden regresar.

EenP: -Esta mujer ¿cree que regresará a su vida? Si lo hiciera… ¿la dejaría entrar?

AP: -Creo que no volverá a menos que yo tenga algo que a ella le interese. Confío que el Señor Jesucristo me proteja de estar otra vez con un demonio de carne y sangre. En cuanto a dejarla entrar en su vida, puedo afirmar que, su discurso inspirado en generar lástima ya no tiene fuerza en mí. Pero igual mi terapeuta me aconseja que, si regresa, debo resistir. La premisa es contacto cero en la medida de lo posible.

EenP: -Amplíe por favor…

AP: -El psicópata integrado es una persona muy seductora y, la variedad que yo conocí, lo es. Pero tienen algunas características que de entrada, nos indican que no son seres humanos normales: por ejemplo, viven quejándose de su pasado. Abusan de los malos recuerdos con un propósito; provocar lástima; y se la pasan relatando lo mal que la pasaron por culpa de los padres, un tío que los violaba, etc. Todo un discurso repetitivo por días destinado a provocar dolor, lástima, pena. En mi caso, me enviaba fotos donde se la veía llorando porque yo no aceptaba ayudarla a emigrar a Argentina. Me enviaba además, fotos de su hija durmiendo sobre la mesa, agotada decía, de vivir en un país deficiente en todo tipo de servicios a la comunidad. Cuando finalmente consiguió lo que quería, comenzó el suplicio para mí. Nada de lo que me había dicho era verdad. Fue todo manipulación psicológica para que yo le diera a ella, lo que ella necesitaba conseguir.

EenP: -Su actitud lastimosa era para reforzar…

AP: -Exacto. Para estimular la piedad, para conseguir que la víctima caiga. Ellos tienen varias fases de comportamiento definido. Cuando conocen a alguien, se toman el trabajo de analizarlo. Luego, viene la fase de captación. Finalmente el bombardeo amoroso el que, sin que la víctima se dé cuenta, irá acompañado de una erosión fuerte de la personalidad. Posteriormente viene el abandono.

EenP: -¿Usan la lástima para generar empatía? Otra vez estamos frente a una contradicción. Ellos no son empáticos…

AP: -Hay mucho de contradictorio en ellos, como dije antes. Por ejemplo, pueden mirarte a los ojos, sonreírte y decirte “vos sós el amor de mi vida, no sé qué haría si te pierdo” y al rato van a un abogado y le dicen “mi pareja me golpea, me encierra, me lastima ¿qué hago?”. O van de visita a los hogares de tus compañeros de trabajo solo para informar lo mal que los tratas.  A estas actitudes, los especialistas la llaman “erosión de personalidad”. Son contradictorios porque son mentirosos natos  y cuando mienten, como no sienten remordimientos, lo hacen a la perfección.

EenP: -¿Por qué actúan de ese modo?

AP: -No se sabe. Parece ser que ellos distinguen lo bueno de lo malo, lo incorrecto de lo incorrecto y como saben que obran para mal, se cubren. La persona que me atacó a mi hizo buenas amistades que luego, cuando requería testimonios a su favor, las tomaba como testigos. Entonces si aparece alguien gritando desesperadamente “esa persona es psicópata, alerta” nadie va a creer a la víctima.

EenP: -Cuesta aceptar que se comporten de esa manera...

AP: -Sí, pero es la verdad. El psicópata integrado es reiterativo. Tiene un patrón de conducta que no varía. En mi caso, esta mujer seducía hombres solos, enfermos, con el fin de sacarle dinero. Una vez agotado el suministro, ella se marcha detrás de alguien más. O bien, conserva la amistad de sus conquistas para luego, si van mal las cosas, regresar y procurar ayuda adicional.

EenP: - De ahora en más ¿qué piensa hacer?

AP: -Tengo mucho por hacer. Continuar mi vida, por ejemplo. Este año era ganancia para mí hasta que sucedió esto. Mi meta por ahora es recuperarme de todo este daño emocional.

EenP: -¿Qué fue de la mujer?

AP: -Actualmente tiene una pareja que es su suministro. Creo que se casó. Recuerde que los psicópatas integrados no ven a los seres humanos como personas sino cosas. Creo que para ella, su novio o marido, lo más parecido a un cajero automático. Cuando consiga de él todo lo que necesita y lleguen a un punto donde él no pueda ofrecerle nada más, seguramente lo va a reemplazar. 

EenP: -Una pregunta más y espero no ofenderlo. ¿Cómo supo que esa mujer es una psicópata y no una enferma mental?

AP: -Un psicópata integrado no es un enfermo mental. Es una persona que nace o se hace, no se sabe, con una anomalía que le impide ser empático. Una persona enferma mental es otra cosa. Los psicópatas no son locos. De hecho, nuestra jurisprudencia, no los considera enfermos mentales. Sin embargo, son locos cuerdos como alguien dijo en algún libro que leí. Ahora, ¿cómo supe que era psicópata? No supe hasta dos meses después de empezar terapia. Leyendo los chateos, reconsiderando sus actitudes,  y buscando testigos que la oyeron hablar, se pudo sospechar primero que era psicópata y luego, gracias a algunos datos que llegaron desde su país natal, se pudo definir que esta persona  tiene psicopatía. Además, si se la compara con los ítems del test para identificar psicópatas de Robert Hare, un experto de Estados Unidos, de los 20 parámetros, ella entra en todos.

EenP: -Muchas gracias por aceptar esta entrevista.

AP: -Gracias a ustedes.

Nota

Los psicópatas pueden estar ahora mismo, alabando a Dios en cualquier iglesia cristiana evangélica. Pueden parecer personas nacidas de nuevo, sin embargo, todo el comportamiento no es otra cosa que simulación, actuación. Si están en la iglesia, es porque necesitan algo de alguien. De lo contrario, no estarían allí. 

Es difícil, en primera instancia,  darse cuenta que una persona  es psicópata; quizás luego de algunos; meses cuando aparezca alguna víctima quejándose; o cuando alguien comience a notar las contradicciones entre el decir y el hacer, tal vez aparezcan indicios. Pero es poco probable. Son unos genios de la mentira y simulación. Los pastores y pastoras no deberían olvidar el siguiente detalle: el psicópata integrado es un camaleón.

Este tipo de individuos plantea además, un desafío teológico importante. ¿Pueden ser salvos? No se sabe. Dado que todo lo simulan, jamás se puede estar seguro  ya que, aceptar a Cristo, puede ser para ellos una puerta abierta hacia mejores víctimas. Para peor, la psicopatía no tiene cura.

Un psicópata integrado JAMÁS querrá asistir a terapia porque él o ella, se encuentra bien como esta. Y si son obligados por la justicia, seguramente irán para aprender como manipular más y mejor a sus víctimas. Son tan buenos en este arte que incluso, psicólogos de larga experiencia, han sido derrotados y engañados por las palabras de estas personas. Dado que son irrecuperables, podemos llegar a la conclusión que, subestimar el poder de lastimar de estos individuos, es una temeridad. 

Aun así, Cristo mismo afirmó que, lo que es imposible para los hombres, es posible para Dios. Ningún cristiano nacido de nuevo duda del poder divino pero, como vivimos en un mundo de maldad,  lo más probable que el psicópata no cambie jamás. Resistirá la gracia de Dios dado que son egocéntricos y narcisos. En la Biblia, el psicópata mejor descrito, es nada menos que Judas. Si un psicópata integrado regresa a tu vida, lo mejor que puedes hacer, es huir. Corre, en palabras de Robert Hare, uno de los mayores especialistas en este tipo de individuos.



Redes
"La mente del psicópata integrado"

Redes
Entrevista al psicólogo Robert Hare
"Protegerse del psicópata integrado"


Trastorno  Antisocial de Personalidad
1o modos de identificar a un psicópata integrado



@Evangélicos en Patagonia

viernes, 9 de diciembre de 2016

FENÓMENOS PARANORMALES EN UNA IGLESIA ¿CRISTIANA PENTECOSTAL?


Un domingo, tiempo atrás, me invitaron a una reunión hogareña de un culto que parecía pentecostal. El líder de la iglesia era de nacionalidad chilena. Era uno de esos, lo supe luego, que dan  tres glorias a Dios y tres aleluyas. Lo que observé me dejo muy preocupado. No había nada de cristiano y pentecostal en esa reunión.
Por
Paulo Arieu
"El Teologillo"

El pastor se explayó largo rato sobre trivialidades y muy poco del pasaje bíblico del libro de hechos que había elegido para fundamentar el sermón. Al rato de estar allí, cuando comenzó el "culto en serio" tuve una rara sensación de que yo no era parte de esa movimiento. En efecto, yo fui pentecostal pero ya no. De repente, quedé inmerso en una cantidad asombrosa de fenómenos extraños que le sucedían a los fieles. 
Me daba la impresión, que tales sucesos se relacionaban más con fenómenos paranormales que "tomaduras o golpes" del Espíritu Santo. Pude ver “saltos en el espíritu”, "paseos en éxtasis",  "danzas"; incluso el predicador tuvo visiones sobre mí que me llegaron a turbar:  dijo que podía ver lenguas de fuego sobre mi cabeza. Por supuesto, yo no sentía ningún calor (en el supuesto que las presuntas llamas divinas fueran calientes) pero sí experimentaba un profundo sobrecogimiento. Porque todo esta parafernalia de comportamientos extraños se lo atribuía a la llenura del Espíritu Santo. Que lamentable.
El pastor tocaba a las personas con la mano - al estilo pentecostal- y estos empezaban a comportarse con un frenesí digno de las reuniones de vudú haitiano. Todo esto, por supuesto, con los ojos cerrados y hablando en lenguas y "danzando" mucho.
Ahora que lo pienso, sentía una profunda conmiseración por las personas allí reunidas. Estas gentes verdaderamente tienen hambre de Dios. De lo contrario, no estarían allí. Lamentablemente, la ignorancia en cuanto al contenido de la Biblia, esta llevando a miles a involucrarse con grupos que, si bien parecen pentecostales, no lo son. Estas personas decentes eran víctimas de un líder carismático para nada versado en las Escrituras pero si muy hábil en manipular los sentimientos y emociones.
Observé también, que el líder del grupo tuvo algunas diferencias de opinión con algunos miembros de su familia quienes, cristianos provenientes de iglesias con prédicas más racionales, le llamaron la atención. Sin embargo, lejos de aceptar que podía estar errado en cuanto a conocimientos de las Escrituras, prédicas y actitudes, el tuvo la convicción suficiente como para refutar a su propia sangre declarando que, si bien la iglesia era del Señor (no especificó a cuál señor adoraba y servía) él, como "pastor" podía organizarla como se le diera la gana. ya que el Espíritu lo guiaba en todo cuanto obraba. 
Pero quizás lo más chocante que me toco observar fue que, en una caja, alguien llevaba un libro del astrólogo argentino Horangel. Ignoro el porqué ese libro estaba allí pero su presencia me afectó más. Entre tanto, el frenesí místico continuaba, la gente danzaba, gritaba, lloraba, reía, se revolcaba, paseaba...; me quedé en un rincón pensativo sin obviar preguntarme: ¿Qué podría llegar a pensar un nuevo creyente que se acerca a oír la Palabra de Dios y se encuentra que, en vez de Biblia, le dan un show de descargas emocionales acompañados con manifestaciones paranormales?
Sed llenos de Espíritu Santo
La palabra griega traducida “sed llenos” es “pleroo”, esta en forma presente imperativa y se refiere a estar completamente saturados hasta lo máximo de algo. Esta palabra da la idea de ser completamente controlados (guiados) por el Espíritu Santo. La palabra “pletho”, que se relaciona y  utilizada en Hechos 2:2 está en  pasivo indicativo y tiene que ver con el estado de “haber sido lleno”, tal como aquellos que estaban en el aposento alto el día de Pentecostés. Entiendo entonces, que ser llenos, no significa que el Espíritu llegue sino que, ya dentro de nuestro cuerpo, se manifiesta con gozo, alegría y paz. Pero no con actividad paranormal digna de un capítulo de los famosos Expedientes X.
En Efesios 5:18, el apóstol Pablo hace una comparación entre el efecto del alcohol y el efecto del Espíritu Santo. Una persona que se embriaga con vino (alcohol) será controlada en todas las áreas de su vida. La persona pierde control de sí misma y es el alcohol quién controla sus emociones y acciones. El producto de ser controlado por el alcohol es el descontrol y la contienda (disolución).
Como contraste, aquella persona que es controlada, “embriagada”, o saturada del Espíritu Santo será una persona que dejará de ser su carne y será entonces el Espíritu Santo quién controle su vida. A diferencia de los resultados que produce el alcohol, el creyente que es lleno del Espíritu será un creyente en victoria, de santidad y servirá de edificación a la obra de la iglesia. Pero la llenura de ningún modo es sobrecarga de actitudes que están lejos de la paz del creyente. No es lo mismo la alegría que provoca la manifestación gloriosa del Espíritu Santo en el creyente sincero y guiado correctamente que la producida por un caos emotivo parecido más a la desesperación que a la mansedumbre.
Para finalizar..., una reflexión
Por favor, preste atención en que grupo se mete. No es lo mismo asistir a una iglesia normal, que a un lugar donde descarrillan emociones en vez de encarrilarlas. No olvide que muchos de estos grupos religiosos son sectas y muy peligrosas. En este caso, como el que me toco soportar, era una  secta de apariencia pentecostal. Gracias por leer, Dios los bendiga con sana doctrina y buena iglesia. 
Bibliografía consultada: La llenura del Espíritu Santo. Puede acceder a la website clickando aquí.
Ricardo Paulo Javier Arieu. Nació en la República Argentina, el 8 de febrero de 1965. Cristiano evangelico, inició su vida espiritual en la 2 Iglesia Bautista de Bahía Blanca, provincia de Buenos Aires, de donde también es oriundo Marc Pesaresi, quién por entonces asistía a la iglesia de la Unión Evangélica Misionera con sede en el barrio Parque Patagonia. Arieu es egresado del Seminario Bíblico de Fe de la Argentina, institución educativa evangélica interdenominacional que forma lideres y obreros para la proclamación del evangelio. Actualmente reside con su esposa de origen dominicano, en Tampa, Florida, Estados Unidos.

miércoles, 7 de diciembre de 2016

¿ES SATANISTA EL CUERPO GOBERNANTE DE LOS TESTIGOS DE JEHOVÁ?



¿Por qué la pregunta? ¿Acaso no los vemos a la luz del día visitando casas mientras luchan por colocar la literatura a favor de Jehová? Si en verdad fueran demoníacos ¿por qué no hacen sus cosas en secreto y de noche? 

No estoy refiriéndome a los testigos que se encargan de reclutar fieles sino de sus líderes y algunos empleados de alto rango. Por supuesto: si se le pregunta a la organización quienes son los Testigos de Jehová, el Cuerpo Gobernante, a través de su Website, responderá: "Somos personas de distintos países, culturas y lenguas que tenemos los mismos objetivos. Sobre todo, queremos honrar a Jehová, el Autor de la Biblia y el Creador del universo. También nos esforzamos por imitar a Jesucristo y consideramos un gran privilegio llamarnos cristianos. Cada uno de nosotros dedica tiempo a ayudar a la gente a aprender más sobre la Biblia y el Reino de Dios. Como damos testimonio acerca de Jehová Dios y su Reino, se nos conoce como testigos de Jehová".

Ahora bien: no todo satanismo es nocturno como tampoco son todos satanistas quienes trabajan para la Torre del Vigía sino, existe la sospecha que los miembros del  Cuerpo Gobernante y algunos "privilegiados" cercanos  a este colectivo denominado "Esclavo Fiel y Discreto" sí lo son. 

¿Existe certeza de prácticas encubiertas de satanismo o solo son sospechas infundadas o calumnias de la oposición? Obviamente, ninguno de los miembros del Cuerpo Gobernante confesará públicamente “soy adorador del enemigo de Dios”. Sin embargo, a lo largo de su historia, la WatchTower ha tenido influencia ocultista en su formación doctrinal y también, ha distribuido masivamente literatura con textos e  imágenes subliminales.(1) Si una organización se autoproclama cristiana, es poco probable que distribuya imágenes con figuras diabólicas ¿verdad?.

¿No serán imágenes que provocan pareidolia?

Definamos pareidolia. La palabra pareidolia (derivada etimológicamente del griego eidolon: "figura/imagen", "junto a" o "adjunta") designa un fenómeno psicológico consistente en que un estímulo vago y aleatorio (habitualmente una imagen) es percibido erróneamente como una forma reconocible. En síntesis, es ver lo que uno quiere ver inducido por cosas que se ven. Cuando eran pequeños ¿jugaron a ver “figuras” en las nubes del cielo? Bien, lo que creíamos ver, era una  pareidolia. 

Otro ejemplo de imágenes satánicas encriptadas
El caso del pintor Bruno Amadio y sus niños llorones.

Bruno Amadio 
Alias
Angelo (Giovanni) Bragolin, Franchot Seville, J. Bragolin
o
El Pintor Maldito
Foto proporcionada por Dirk Van Weelden quien la habría tomado de un trabajo de Marta Holken

Amadio nacio en Venecia en 1911 y murió en Padua en 1981 y se lo conoce como el pintor maldito, famoso por sus 27 retratos de “niños llorones” los cuales atraen desgracias a quienes los poseen. El mito urbano, potenciado en 1985 por el diario sensacionalista británico The Sun, informaba que los cuadros de Amadio estaban malditos ya que provocaban incendios en viviendas donde se guardaba alguna copia. Añadía además, que en cada siniestro; a pesar de quemarse todo alrededor del retrato; este no se vía afectado por las llamas. Investigaciones escépticas informarían años después, que los cuadros no se quemaban porque estaban recubiertos por un barniz inífugo. 

Con el tiempo, la leyenda negra de los cuadros de Amadio se traspasó a su persona. Fue entonces que comenzó a circular la historia del origen de estos retratos. Harto Amadio  de ser un don nadie  y tener poco éxito como pintor, vendió su alma al diablo a cambio de fama. Inspirado por el enemigo de Dios pinto entonces una serie de retratos de niños llorando que fueron muy vendidos en las décadas de 1970 y 1980. 

Lo más probable es que el italiano obtuviera inspiración de ver muchos niños llorando durante los días de la Segunda Guerra Mundial que le tocó vivir. Muchos de estos cuadros, se dijo también, son retratos de niños de un orfelinato que murieron en un incendio. Sea cual sea la verdad sobre estas obras, algunas de ellas provocan pareidolias.

Si la historia es real o falsa no consta. Sin embargo, al observarse un cuadro de un de niño llorando, se puede notar una figura muy extraña que parece querer tragar su cabeza. Muchos dicen que esta imagen es pura coincidencia y para nada diabólica. Juzgue el lector apelando a su criterio.

Retrato de un niño llorando
Al girárselo 90 grados a la derecha, se puede ver como un monstruo le devora la cabeza

Un enorme monstruo parecido a un "pez" de ojos cerrados,
Parece estar engulléndose al niño

El "pez" en detalles

¿Acaso Amadio estaba de este modo “informando” al mundo que tenía tratos con el maligno? No hay modo de saberlo con certeza puesto que él jamás dijo nada al respecto. Todo lo que se dice sobre su presunto pacto diabólico, otros lo dijeron, no él.

Satanismo Watchtoweriano

Sin embargo, las pareidolias en las ilustraciones de la Watchtower están lejos de ser casuales. Son obras sofisticadas a cargo de algún equipo de artistas quienes han inundado al mundo con estos trabajos en aparente complicidad con el Cuerpo Gobernante. Observemos un ejemplo en un libro publicado por la Watch Tower Bible and Tract Society o Testigos de Jehová.

Conocimiento que lleva a Vida Eterna
1995
Página 35
"Dios entregó a Jesús el poder de curar los enfermos"

Si se coloca al texto junto a un espejo
Se observan detalles en la pintura que a primera vista,
Pueden pasar desapercibidos

Utilizándose un espejo
El niño de la parte inferior izquierda,
Aparece en compañia de un terrible demonio con cuernos

Con la misma técnica
Se puede ver a "jesús" en compañía de monstruos diabólicos

El cuadro completo
Visto contra un espejo,
Ofrece un triste espectáculo de imágenes satánicas encriptadas.
No es de extrañar que los expertos en sectas,
Consideren a la WachTower Bible and Tract Society,
Como un culto siniestro con líderes involucrados en el satanismo.

Considero tan repugnante la profusión de imagenes diabólicas publicadas por los Testigos de Jehová, que decidí subir solo algunas como muestra. Si el lector desea saber más puede ingresar en las websites a continuación

Los Testigos de Jehová
Lobos contemporáneos disfrazados de oveja
¡CUIDADO!
Para acceder, click AQUI

Imagenes subliminales de los Testigos de Jehová
Culto satánico encriptado
Para acceder, click AQUI

Website sobre la vida y obra de 
BRUNO AMADIO
Para acceder, click AQUI


Marc Pesaresi

Referencias

1. Charles T. Russell, fundador de los Testigos de Jehová, fue un apasionado piramidólogo y numerólogo. Había adoptado las ideas del astrónomo británico de orígen italiano Piazzi Smyth para quien, la gran pirámide de Gizah, era una "biblia" de piedra con muchos mensajes crípticos que descubrir e interpretar. La sociedad ha publicado un libro que fue "inspirado" por ángeles antediluvianos y consultó, para la traducción de su versión de la Biblia Nuevo Mundo, varias traducciones del ex sacerdote católico convertido en espiritista, Johannes Greber. Tampoco desdeñó presentar trabajos a los que consideró superior incluso, a la misma Biblia.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Resultados de la búsqueda