jueves, 28 de mayo de 2015

DIFICULTADES EN LOS ESTUDIOS BÍBLICOS 2 - NAZARET EXISTIÓ



PERO NO FUE UNA CIUDAD


De Nazaret  la Biblia nos informa que era la “ciudad” de Galilea (Mateo 2:23) donde moraban José y María (Lucas 2:39). Luego del regreso de Egipto, Jesús se radicó en el lugar junto a sus padres (Lucas 4:16) residiendo allí, la mayor parte de su vida. De ahí que se lo conozca más por Jesús de Nazaret que de Belén.

La fuente de María en Nazaret
Foto
Gentileza
Wikimedia Commons


¿Existió Nazaret?

Algunos ateos descreen abiertamente de la existencia de Nazaret. Para un blogero pagano, la “ciudad” nunca existió sino que es un invento de los cristianos. Ahora bien: que no fuera una “ciudad” no significa que no existiera como una aldea desparramada, sobre la superficie de algunas hectáreas.
 
Aunque Lucas 1:26 la llama «ciudad», nunca lo fue. Apenas si alcanzó el rango de aldea con casas dispersas. Algunos piensan que Nazaret adquirió su importancia gracias al cristianismo. Antes de este movimiento religioso, ni se la mencionaba siquiera. Parece ser que como aldea era tan pobre e insignificante, que el mismo  nombre de  nazarenos dado a los cristianos  del siglo I era con tinte despectivo e irónico.

A pesar de ser una aldea pobrísima, había algunos habitantes permanentes en el lugar, porque los evangelios nos dicen que a Jesús, sus vecinos lo estimaban (Lucas 2:52 y 4:16) aunque le rechazaron más tarde y con violencia,  su ministerio (Lucas 4:28-31). 

Menciones sobre Nazaret

Las primeras referencias a Nazaret, además de los evangelios (siglo I d. C.) provienen de tres historiadores cristianos: Sexto Julio Africano, quien la menciona en un escrito  alrededor del año 221 d.C; del célebre Orígenes (c. 185-254 d.C.) y por último, Eusebio, quién hace referencia del asentamiento de Nazara. (c. 275-339 d.C.)  Existe también evidencia epigráfica en la sinagoga de Cesárea Marítima sobre Nazaret cuya datación nos remonta al siglo IV d. C. y que tratan sobre eventos quizás del siglo II d.C.

No obstante, no se menciona a Nazaret en las epístolas de Pablo ¿por qué? La explicación más plausible es que Nazaret no era una ciudad tal como utilizamos el término en la actualidad, ni siquiera a como se lo empleaba en la antigüedad sino un poblado insignificante ubicado en las laderas de los montes de la Baja Galilea. Un lugar tan falto de todo, que no se menciona ni en el Antiguo Testamento, ni por Josefo, Filón o los pesudoepígrafos del AT.  

¿Adónde estaba Nazaret?

Dice Halley: "Se halla en una cuenca al lado sur de una colina, a 330 metros sobre el nivel del mar". Se ve "a lo lejos el Monte Hermón cubierto de nieve. Más cerca, a unos  kilómetros, estaba Gat-hefer, hogar antiguo de Jonás. Al sur, la llanuera de Esdraelón, escenario principal de la lucha secular de Israel por su existencia. A 15 kilómetros al oeste y a plena vista, el Monte Carmelo, en donde Elías, en su lucha contra los profetas de Baal, pidió fuego desde el cielo". 

"Al suroeste y como a la misma distancia, el paso de Armagedón". "Al sur de Nazaret y a solamente 13 kilómetros estaba Sunem, en donde Eliseo devolvió a la vida al hijo de la sunamita. Allí cerca, la fuente de Harod donde Gedeón y sus 300 habían hecho huir a los madianistas; Jezreel, en donde había tocado a la infame Jezaverl su muerte infeliz; el monte Gilboa, en donde el rey Saúl fue muerto por los filisteos; Endor, en donde la hechicera había invocado el espíritu de Samuel; y el río Cisón en donde Débora y Barac habían derrotado a los cananeos. 

Todo esto se ve desde las colinas de Nazaret". "Podemos imaginar a Jesús, subiendo a menudo las colinas y meditando profundamente sobre la historia que había sido proyectada para traerle a él al mundo".

¿Fué habitada temporalmente?

Otra teoría dice que puedo ser una aldea de obreros que moraban temporalmente en el lugar. Por ejemplo, la piedra calcárea blanca de la zona fue utilizada para la construcción de viviendas en las inmediaciones que sí sabemos con certeza, estaba muy poblado con conglomeraciones humanas importantes como Séforis, ciudad cercana donde vivían Ana y Joaquín, padres de María, madre de Jesús.

Algo para destacar: parte de las cavidades que dejaban las canteras, fueron luego ocupadas para depositar cadáveres. De modo que los alrededores de Nazaret fueron utilizados como un camposanto.

También se especula si fue hogar temporario de los recolectores de los huertos aledaños donde se cosechaban higos y aceitunas. La etimología de la palabra, muy difícil de interpretar por los especialistas, parece significar entre otras cosas “protectora”, “guardiana”. En este sentido, pudo significar “torre de vigilancia”. De todos modos, si bien pudo ser habitada por temporadas también pudo albergar alguna población permanente.

Una interesante hipótesis. 

Si el nombre refiere a un sitio de vigilancia, este pudo datar de tiempos pasados y se utilizaría para cuidar los cultivos. En esos días era común montar guardia para evitar que ladrones o vecinos inescrupulosos robaran la producción propia de higos y aceitunas. De modo que es muy probable que Nazaret fuera una aldea pequeña nacida en torno a una torre de vigilancia de cultivos. Esto explicaría en parte por qué, años más tarde, aún seguía siendo un lugar de poca importancia.

Por ejemplo, entre los años 66-73 d. C., el historiador Flavio Josefo, en el contexto de la Primera guerra judeo-romana, mencionó a Galilea del siglo I y detalló los nombres de 45 ciudades y aldeas pero nada dijo de Nazaret.  Según Josefo, las víctimas de la rebelión contra los romanos en la zona, llegaron a  15.000. Cabe preguntarse si muchos de estos fallecidos   fueron sepultados en el lugar de la actual Nazaret. Excavaciones realizadas en el lugar revelaron la  existencia de una necrópolis.

En cuanto a la posibilidad que Nazaret fuera un poblado de cosechadores temporarios, tiene en su contra, la poca evidencia arqueológica hallada hasta la fecha. En el periodo de 1996-1997 por ejemplo, Stephen Pfann —director del Departamento de Estudios Bíblicos e Historia de la University of the Holy Land— investigó algunas terrazas agrícolas en terrenos del hospital de Nazaret. Pero  fue  poca la evidencia encontrada por lo que concluyó que "Nazaret era diminuta, con dos o tres clanes viviendo en 35 casas sobre un área de 2,5 hectáreas".

En opinión de algunos, Nazaret tuvo residentes permanentes aunque pocos, que se incrementaban con la llegada de trabajadores "golondrinas" o temporarios, empleados en las cosechas. En cuanto a la probable existencia de una torre o atalaya de vigilancia, se infiere del relato de Jesús en Marcos 12:1 donde menciona a un agricultor que, en su campo de viñas, edificó una torre y arrendó la producción a otros labradores.

Sí hubo un asentamiento llamado Nazaret

De modo que Nazaret sí existió, pero no fue una ciudad ni siquiera un pueblo. Era un asentamiento precario como esos que hoy abundan en los alrededores de las grandes ciudades del mundo. Ahora se entienden mejor las despectivas palabras de Natanael. Dice la Biblia en Juan 1:45,46 “Felipe halló a Natanael, y le dijo: Hemos hallado a aquél de quien escribió Moisés en la ley, así como los profetas: a Jesús, el hijo de José, de Nazaret. Natanael le dijo: ¿De Nazaret puede salir algo de bueno?”.

© Marc Pesaresi

Bibliografía consultada

Brown; Raymond Edward: El nacimiento de Jesús: comentario a los relatos de la infancia; Ediciones Cristiandad; Madrid; España; 1982.

Halley; Henry H.; Compendio Manual de la Biblia; Editorial Moody; Estados Unidos; 1955.

miércoles, 6 de mayo de 2015

MICHEL HOUELLEBECQ - SOUMISSION - FRANCIA BAJO EL CONTROL DE UN PRESIDENTE ISLÁMICO



SOUMISSION


En 2022 los musulmanes gobiernan Francia y traen paz y prosperidad.
Le dan a las personas;despojadas de espiritualidad y ahorros por el laicismo y el capitalismo salvaje;  lo que tanto anhelan para recomenzar nuevas vidas: sentido de trascendencia más allá de esta vida y estabilidad económica.
Pero todo a cambio de un precio elevado: La sumisión de sus voluntades.

Por
Marc Pesaresi



______________


Michel Houellebecq, gracias a su novela  Soumission (Sumisión, Editorial Groupe Flammarion, 2015) y otras publicadas anteriormente, ha adquirido suficiente éxito como para exponer su existencia al peligro. Actualmente dos guardaespaldas franceses lo siguen a todas partes para protegerlo. 

¿Qué ha escrito Houellebecq que ha irritado tanto a los fanáticos de Alá? 

El trabajo literario de Houellebecq ha llegado, incluso,  ser considerado como un tema de estado por el actual gobierno francés. Soumission trata un tema candente: la islamización del continente europeo específicamente, el control de Francia hacia 2022 por un musulmán que triunfa en elecciones libres.

En principio, alguien que escribe sobre el el futuro de un país y presuntamente a favor de los islámicos, no debería temer por su vida. Sin embargo, una lectura atenta del libro nos revela que Houellebecq, lejos de apoyar al islamismo, aprovecha el auge de este en Europa para lanzar una advertencia: los musulmanes triunfan en el vacío existencial que ha dejado en la población, el laicismo y la mala economía. Su obra es un grito que pide cerrar ventanas por donde se cuela una creencia  que - de triunfar- provocaría sumisión. 


¿El fin de la libertad, la igualdad y la confraternidad?

El argumento básicamente, refiere: François, un profesor de literatura de la Universidad de París especializado en los "huysmanitas" siente que ha llegado el fin de su vida sentimental. Han pasado varios años desde su último trabajo universitario y no ha tenido nuevas oportunidades. Su novia, desencantado con él,  decide emigrar a Israel. De repente, François se atemoriza al descubrirse pensando en el suicidio.

Entre tanto, Francia ha cambiado para bien o para mal según la opinión. El Islam ha conseguido alcanzar el poder político en el país galo asumiendo el control de la nación. Quien preside, en el año 2022,  es Mohammed Ben Abbes, político carismático de un partido político ficticio: Fraternidad Musulmana. Esta facción ha ganado  las elecciones presidenciales y se hace con la gestión de la nación procurando cambiar de una vez por todas, al laicismo francés. 

Una vez en el cargo, Ben Abbes, realiza varios cambios: trabaja en la mejora de la relación de los franceses, privatiza la principal universidad de Francia, cambia algunas leyes, aplica el derecho de igualdad entre hombres y mujeres a la par que permite la poligamia además de hacer de la Unión Europea el nuevo "Imperio Romano" con Francia como eje central. 

¿En que se benefician las masas con la llegada al poder de un islamista radical? 

Millones de personas en Europa desean seguridad y prosperidad. La gente esta tan mal en el viejo continente -parece decirnos Michel- que solo basta la llegada de un mesías de la religión que sea para que la gente, a cambio de trascendencia y seguridad, le resigne incluso la misma libertad.

Houellebecq en este punto, mete el dedo en la llaga: la mayoría de los beneficios sociales en Europa han sido recortados. En los países del este, por la apertura democrática que eliminó la asistencia social estatal luego de la caída del muro de Berlín y en occidente, por las terroríficas políticas de "saneamiento" económico que llevaron a miles a sufrir miseria.

Europa parecería estar lista -sugiere la novela de Houellebecq- para aceptar cualquier liderazgo que elimine el desamparo. En síntesis, la gente esta harta de incertidumbres. En este punto no puedo evitar relacionar este asunto con las ideas protestantes milenaristas. Durante décadas se nos ha enseñado a los cristianos evangélicos que -un mundo en caos- favorece la llegada del Anticristo.

Porque, para que reluzca su intervención como portador de paz y prosperidad, precisa previamente el desorden socio económico para emerger del tumulto como un líder eficaz, capaz de satisfacer las necesidades humanas.

Sin desorden no se puede valorar la eficacia del orden. Pero ¿qué tipo de orden quiere la gente? Houellebecq está convencido que "cualquier" orden que garantice certeza y seguridad, análogo a los días previos a la Segunda Guerra Mundial y a la Segunda, cuando el caos administrativo y político europeo arrastró a las potencias a guerras devastadoras por todo el orbe. Hitler por ejemplo, fue un líder psicópata que emergió de desorden proponiendo lo contrario: un orden basado en la militarización de la sociedad germana. La inmensa mayoría de los alemanes, sumidos en la desesperación de la postguerra, no trepidó en apoyar al nuevo líder hasta incluso, hacerse matar por él.

Contexto de Soumissión

No los explica Sylvain Bourmeau: “Soumission (Sumisión)  está ambientada en 2022. Francia vive atemorizada. El país se ve agitado por misteriosos problemas. Los medios ocultan deliberadamente episodios habituales de violencia urbana. Todo se tapa, el público está a oscuras… y en pocos meses el líder de un partido musulmán de reciente creación será elegido presidente. En la noche del 5 de junio, en unas segundas elecciones generales –las primeras se anularon por fraude electoral generalizado—Mohammed Ben Abbes vence oportunamente a Marine Le Pen con el apoyo tanto de los socialistas como de la derecha.

Al día siguiente, las mujeres abandonan la vestimenta occidental. La mayoría empieza por llevar largas túnicas de algodón sobre los pantalones; animadas por las subvenciones del gobierno, dejan sus empleos en tropel. El desempleo masculino cae en picado de la noche a la mañana. En barrios que antes eran peligrosos el crimen prácticamente desaparece. Las universidades se vuelven islámicas. Los profesores no musulmanes son forzados a acogerse a la jubilación anticipada a no ser que se conviertan y se sometan al nuevo régimen.

En esta nueva sociedad, François, con la ayuda de Robert Rediger se convierte al Islam donde obtiene una segunda oportunidad en su vida: un trabajo de prestigio y con varias mujeres. El Islam, al contrario del cristianismo y del laicismo ateo, ha logrado lo imposible: dar satisfacción a millones de europeos".

La novela mezcla ficción con la realidad aun así, Houellebecq es lo suficientemente antipático como para despertar iras. Y es que en cierto modo, sus declaraciones previas a la publicación de Soumission lo ha llevado a la cúspide de la polémica. No ha trepidado en afirmar que la islamofobia no es un tipo de racismo y que está en la vereda opuesta de la Francia del Islam.

Garcés entrevista a Houellebecq

Michel Houellebecq
Foto
Gentileza 
El País

Por tal razón nos dice en escritor argentino Gonzalo Garcés quien lo ha entrevistado recientemente, después del atentado contra Charlie Hebdo el pasado 7 de enero, el Gobierno francés prefiere no arriesgarse: como otras personalidades locales, el autor de Plataforma va ahora a todas partes flanqueado por dos policías de civil. Bromea con ellos y parece cómodo con la situación. La entrevista de Garcés ha sido publicada por El País, en su segmento Babelia.

Gonzalo Garcés
Foto
Gentileza
El Nuevo Herald

Aunque no deja de resultar algo irreal entrevistarlo en esta brasserie de Saint-Germain, bebiendo vino blanco, mientras Houellebecq (Saint Pierre, Isla Reunión, 1958) habla con entusiasmo de los cuentos de Borges y sus custodios echan discretos vistazos a los edificios cercanos en busca de francotiradores.

Parece una escena de una mala película, pero es sólo uno más en la sucesión de malentendidos que han rodeado la publicación de Sumisión (Anagrama). En la actualidad, Houellebecq es tan importante en su país que el primer ministro habla de su nuevo libro como si fuera un asunto de Estado; un efecto colateral es que nadie lo toma como una novela. Se lo compara con El suicidio francés, de Éric Zemmour, o El gran reemplazo, de Renaud Camus, best sellers estridentes que machacan dos ideas obsesivas: el Occidente judeocristiano está en retirada, los bárbaros musulmanes se aprestan a tomar el poder.

No se trata de negar la dimensión social de Sumisión, que pinta una Francia al borde de la guerra civil. En esta fábula política el conflicto se resuelve con el triunfo electoral de Mohammed Ben Abbes, candidato de la imaginaria Fraternidad Musulmana, y la conversión de Francia en Estado islámico, pero el libro está lejos de presentar el hecho como un desastre. Al contrario: para el protagonista, solitario profesor experto en el escritor decadente Joris-Karl Huysmans, lo urgente es encontrar una fe. “¿Cuánto tiempo puede una sociedad subsistir sin una religión cualquiera?”, se leía ya en Las partículas elementales (1998). Ahora el adjetivo “cualquiera” resulta sugerente: si ya no es posible ser cristiano, ¿por qué no abrazar otra religión más vigorosa?
PREGUNTA. Sumisión es una sorpresa para sus lectores. Aunque la inquietud religiosa aparece en todo lo que ha escrito, es la primera vez que describe a un personaje que busca una fe y que, además, la encuentra. ¿Cómo se le ocurrió esta historia?
RESPUESTA. Jugó un papel el hecho de que mi protagonista, François, sea un profesor experto en Huysmans; en su obra, esa búsqueda que menciona juega un papel crucial. Huysmans tiene novelas enteras dedicadas a su relación con el catolicismo. Ahí tenemos el caso de una conversión religiosa relatada en la ficción. 
P. ¿Es usted creyente?
R. Tiendo a creer cuando voy a misa; pero apenas salgo, se me pasa. Así que ahora lo evito, porque el bajón es desagradable. Pero la misa en sí misma es muy convincente; es una de las cosas más perfectas que conozco. Y mejor todavía son los entierros, porque ahí se habla mucho de la supervivencia después de la muerte, y con una apariencia de convicción total. La verdad es que mi ateísmo no salió indemne de la muerte de mis padres y de mi perro Clément. 
P. Pero entonces, ¿todo es cuestión de querer creer?
R. Pues sí. Porque, en realidad, la razón no se opone a la fe de una manera tan clara. Si nos fijamos en la comunidad científica, los ateos se cuentan sobre todo entre los biólogos. Los astrónomos, en cambio, son cristianos sin mayor dificultad. Esto tiene una explicación, y es que el universo está bien organizado. Cuando se trata de seres vivos, la cosa es más dudosa. Los seres vivos no están bien organizados, y son un poco repugnantes. Un matemático no tiene mayor dificultad para creeren Dios; al contrario, trabajar con ecuaciones pega bien con la idea de un orden, y por ende un creador de orden.El islam siempre evitó pronunciarse sobre cuestiones como si la Tierra giraba alrededor del Sol. No había nada en juego en ello” 
P. De todos modos, su cristianismo es selectivo. Le interesa la vida eterna, pero no tanto, digamos, el perdón o la caridad.
R. Sí, eso me importa menos. Pero san Pablo lo dice con toda claridad: si Cristo no resucitó, nuestra fe es vana. Así que Cristo, mal que mal, vino por eso. Para prometernos que la muerte había sido vencida. La caridad, bueno, no es algo específico del cristianismo. Y en cuanto al perdón de los pecados, es algo que le importa más a los protestantes. Antes, en el catolicismo, el perdón de los pecados era algo casi automático. Ego te absolvo, y ya está. 
P. Su protagonista, François, afirma que tampoco hay oposición entre la ciencia y la fe musulmana.
R. Yo diría incluso menos. El islam siempre evitó pronunciarse acerca de cuestiones del tipo de: “¿Gira la Tierra alrededor del Sol?”. Evitó meterse en dificultades que el catolicismo, por su parte, podría haber evitado. No había nada en juego para la fe cristiana en el hecho de que la Tierra gire en torno al Sol. 
P. François tiene otro argumento a favor del islam: dice que es la única religión que acepta el mundo tal como es.
R. Es que es un muy buen argumento. Incluso los yihadistas, que no aceptan el orden político del mundo, aceptan el mundo natural tal como es. Si lees a Darwin te das cuenta de que, en el fondo, lo que lo aleja de Dios —porque Darwin no creía en Dios, aunque haya fingido lo contrario— son las consideraciones morales. Por ejemplo, en una carta analiza el ciclo de vida de no recuerdo qué parásito que vive dentro del ojo, y exclama: ¡No, un Dios de bondad no puede ser el autor de este mundo! Podemos arriesgar un teorema: cuanto más se observa a los ácaros, más disminuye la fe en Dios. En mi caso, desgraciadamente, estudié biología, así que empecé con mal pie. 
P. François busca a Dios a través de ciertas figuras femeninas. Hay dos momentos clave: primero, cuando François pierde a su amante, y después, cuando entra a la iglesia de Rocamadour y parece a punto de recuperar la fe, pero fracasa. La pérdida de su amor y la pérdida de la fe representan una misma clausura en su vida. 
R. Es muy cierto, esos son los dos momentos clave. Mas en general, te diría que la construcción de este libro es bastante simple: pongo en escena a este personaje y progresivamente le quito todo. Empiezo por lo más grave, le quito el amor. Después, y ya es menos importante, le quito a sus padres. Después, en esa escena en la iglesia de Rocamadour, le quito la posibilidad de creer en Dios. Y para terminar le quito su relación con Huysmans, que calificó como la más antigua de su vida. Porque es verdad —y yo lo sé por haber dedicado todo un libro a Lovecraft— que escribir de manera profunda acerca de un escritor significa, en la práctica, privarse de releerlo. Pasado cierto punto, no puedes más. Así que a este pobre personaje yo le quito todo, hasta que sólo le queda convertirse.
P. En su libro, una vez que el régimen islámico se instala en Francia, las mujeres adoptan el velo, dejan de trabajar y se dedican a la familia. ¿No hay en esto algo de expresión de los deseos del protagonista? Después de todo, perdió a su chica porque era demasiado independiente.
R. Sí, él personalmente no tiene motivo para solidarizarse con el régimen laico. La solución que le propone, mal que bien, funciona.
P. Como dice al final: “No tendré nada que lamentar”.
R. Esa frase puede entenderse como usted dice, pero también al revés: tendrá mucho que lamentar. Haber perdido a Myriam, para empezar. Y también haber perdido a la Virgen de Rocamadour. Aunque cueste creerlo, mi proyecto inicial era que él se convirtiera al catolicismo. Lo cual habría dado lugar a un libro bastante gracioso; mi personaje se habría convertido a un catolicismo que ha cambiado mucho desde la época de Huysmans. Un catolicismo, por decirlo de algún modo, un poco bobo.
P. ¿Y por qué no lo escribió?
R. Porque no pude. A ver: supongamos que la Virgen de Rocamadour hubiera funcionado, que François hubiera recuperado la fe. Después de eso, yo ¿cómo sigo mi libro? (ríe). En cambio, en Sumisión no hay verdaderos creyentes, ni cristianos ni musulmanes. Incluso para Ben Abbes se trata de una opción política. Esto ya estaba a mi alcance.
P. Ben Abbes aparece como un salvador, en un momento en que el sistema político ya no funciona…
R. Esa parte es real. Viví 10 años fuera de Francia, y cuando volví me impresionó el desprecio total de los franceses por sus élites dirigentes y mediáticas. Quizá el periodismo sea la única profesión más despreciada que la de los políticos. Hay que decir que la situación es relativamente alucinante. Ya en 2012, Hollande fue elegido presidente, a pesar de que Francia se había volcado a la derecha. Y ahora no es imposible —como imagino en mi libro— que Hollande sea reelegido en 2017, aunque Francia está aún más a la derecha. La estrategia del Partido Socialista, que es impulsar al Frente Nacional para excluir al centroderecha, ha llevado las cosas a un lugar insalubre. Y el hecho es que la vida en Francia se ha deteriorado. Hay muchos más pobres que antes. Hay cada vez más gente que no cree lo que dicen los medios. Y lo que te muestra que somos un país extraño es que, pese a todo, los franceses se siguen reproduciendo: salvo Irlanda, tenemos la natalidad más alta de Europa.
P. Es un argumento contra la idea del “suicidio francés”.
R. Es que no es un suicidio, es un asesinato.
P. ¿Cometido por quién?
R. Por nuestras clases dirigentes.
P. Es usted muy duro con los políticos de su país.
R. Es que se les fue la mano. El caso más impresionante que conocí fue el referéndum de 2005 sobre la Constitución europea. Los franceses votaron claramente por el no. Y semanas más tarde el Gobierno lo hizo aprobar por vía parlamentaria. Es un desprecio muy claro a la democracia. Así que la hostilidad de la gente contra los dirigentes es muy fuerte, y eso en un momento de crisis económica y desempleo alto. Y tenga en cuenta que el paro en Francia es desempleo de verdad: no hay trabajo en negro, como en España o América Latina, y tampoco hay solidaridad familiar, eso desapareció. La gente está totalmente desvalida.En Occidente la palabra masculina ha desaparecido. Lo que los varones piensan, nadie lo sabe. El varón ya no habla, la mujer sí”.
P. Hablemos del proyecto político de Ben Abbes. ¿Podría funcionar su idea de expandir la Unión Europea hacia el sur, de convertirla en una Unión Mediterránea?
R. No es ninguna tontería. Para empezar, muchos países mediterráneos lo percibirían como una garantía —aunque quizá se equivoquen— contra sus islamistas radicales. Europa del Norte pasaría a segundo plano. Pero, para ser honestos, la principal interesada en esto sería Francia. La verdad es que Francia nunca aceptó el hecho de perder el liderazgo. Por eso tenemos una relación extraña con Alemania; nos gusta flagelarnos diciendo que somos menos que ellos. Malestar que, dicho sea de paso, es una de las claves del éxito de Marine Le Pen.
P. Muchas veces ha hablado contra el patriotismo. Pero después del atentado contra Charlie Hebdo, parecería que está dispuesto a defender ciertos valores franceses. Como dicen en Rambo III: esta vez, es personal.
R. Es que es personal: han matado a alguien a quien yo quería, a Bernard Maris. Y además está la cuestión de la libertad de expresión, que me concierne. Esa libertad la hemos perdido. Cuando yo era adolescente, en los años setenta, había más cosas permitidas. En la actualidad, el debate de ideas se limita a la detección de los derrapes. Una vez que el derrape ha sido cometido, el responsable puede disculparse; a eso se limitan sus derechos.
P. Su protagonista se define como machista. ¿Cree que en esto François es representativo?
R. Lo que pasa es que en Occidente la palabra masculina ha desaparecido. Lo que los varones piensan, nadie más lo sabe. Una hipótesis horrible, pero verosímil, es que no han cambiado; sólo han aceptado cerrar la boca. El varón occidental ya no habla; la mujer sí. La vida mental masculina ahora es algo desconocido, y por eso es verosímil pensar que el varón estaría dispuesto, si se presentara el caso, a una vuelta inmediata al patriarcado.
P. ¿Sus novelas serían las últimas noticias de esa vida mental masculina?
R. Pues sí, las mujeres pueden leerlas para enterarse de lo que realmente piensan los hombres.
P. ¿Cree realmente que Europa, al perder la religión, la reemplazó con el patriotismo, y que terminará por volver a la religión?
R. Sí, aunque para mí es absurdo imaginar que el patriotismo pueda reemplazar a la religión. La cristiandad duró más de mil años; el patriotismo, un poco más de cien, desde la Revolución Francesa hasta la Primera Guerra Mundial. También podemos decir las cosas de una manera más siniestra: el patriotismo, para alcanzar la incandescencia, necesita enemigos.
P. ¿Mientras que el único enemigo de la religión es la muerte?
R. Y es un enemigo más confiable.
El lector protestante que se interese por el pensamiento de Houellebecq, puede consultar otra entrevista que le realizara Sylvain Bormeau luego del atentado a la revista Charlie Hebdo. En la misma, Houellebecq deja entrever su opinión sobre los cristianos evangélicos en Sudamérica.

Houellebecq entrevistado por Bourmeau
Para acceder, click AQUÍ


martes, 5 de mayo de 2015

MARÍA MADRE de JESÚS - UNA INTERPRETACIÓN DESDE EL PROTESTANTISMO EVANGÉLICO






En el mundo bloggero, que un lector de cara y apellido y escriba con respeto y argumento, es algo que no se puede obviar agradecer. Miles de personas, amparadas por el anonimato, dan rienda suelta a la enorme carga de prejuicios que los embarga y enferma y se van de tópico en el afán de agraviar, insultar, blasfemar. En este contexto, agradezco a Muñoz Lara su aporte y como se ha tomado el trabajo de escribir bastante para darle sustento a sus argumentos acerca de las creencias católicas en la Virgen María no queda otra que responder del mismo modo: con esfuerzo y amabilidad. (1)

Le agradezco públicamente a Muñoz Lara porque su intervención me ha dado la oportunidad para dejar en claro que, en lo que a mi respeta, la Virgen María es un personaje al que amo y valoro y admiro -no cualquiera recibe un mandato tan importante como traer al mundo nada menos que al Salvador- pero que, como protestante evangélico atesoro interpretaciones diferentes a las que creen y defienden los cristianos católicos. Por supuesto, no está en mis intenciones al escribir sobre María despertar ninguna ofensa y si en caso de hacerlo, pido disculpas por presentar nuestros puntos de vista sobre el tema los cuales, por otra parte, nacen de interpretar con el Espíritu Santo las Escrituras, Palabra de Dios.


____________________

María, la madre de Jesús

por

Marc Pesaresi

Sobre María, madre de Jesús, dice Muñoz Lara
1. Génesis 3, 15: ¿Cuál es la mujer y cual su linaje, subrayo linaje la descendencia? ¿Y por qué el señor anticipa a esta mujer?, considero que le da cierta potestad a ésta mujer, sobre "la serpiente" en este versículo. Pero también a su linaje, a su descendencia, a sus hijos. 
2. Teniendo en cuenta la anterior profecía vamos más adelante a Juan 19, 27-27, donde el Señor transfiere la maternidad de su madre a un discípulo, nosotros entendemos que en este caso nos entrega como madre a la suya, así que Él no se queda con nada de lo que es suyo, todo nos lo entrega, su vida, su palabra, su sacrificio, su divinidad, incluso su madre, ahora es nuestra, y en ese orden de ideas si rechazamos este don, estamos rechazándolo a él, ¡como es posible rechazar semejante amor! 
3. Apocalipsis 12, se describe allí a "La Mujer" y la descripción hecha allí es la de una reina, queda claro que se refiere a María por a quien da a luz: "el que rige las naciones", por otra parte en este mismo capítulo el diablo acecha "los hijos de la mujer", y teniendo en cuenta todo lo anterior, los hijos de la mujer somos nosotros, la Iglesia del Señor.

De todo esto se destaca el papel maternal de María, su existencia se predice desde el principio, además si tenemos también en cuenta que Dios mismo le llama "llena de gracia" a través del ángel, y que ella dice "me llamarán bienaventurada" (y aclaremos que lo hizo con toda humildad), pues qué otra cosa podemos decir, ella es nuestra madre, la nueva Eva, la madre de la nueva creación, y por tanto merece nuestra veneración, (no adoración), por todo esto es que es corredentora, no porque ella se sacrifique ni porque ella otorgue la salvación sino porque ella nos lleva a Jesús, él nos la dio, insisto. 
Ahora, si el problema es la cuestión de la intercesión, sería otra cosa, pero claro que intercede, como en las bodas de Caná. Y siendo la reina, y madre nuestra, ¿acaso no pedirá a Dios por nosotros, ante su hijo no abogará?
María desde la interpretación teológica católica

Para responder, consultare la obra Teología para Seglares del padre Ludovico Fanfani –reconocido teólogo católico- y el Catecismo de la Iglesia Católica además de libros y Websites protestantes. Fanfani dice en su Teología para Seglares, Tratado II, La Santísima Virgen, que hay dos tipos de errores a la hora de encarar cualquier estudio sobre María. Los Directos que impugnan la maternidad divina de María y los Indirectos que si bien aceptan la maternidad niegan otros dogmas surgidos del primero.

Aclaración: la teología evangélica moderna, en contra de las interpretaciones católicas, acepta que María fue virgen hasta dar a luz a Jesucristo pero no más allá del parto.

Fanfani también dice que se puede el seglar interesar en los asuntos de la Virgen María bajo un triple aspecto:

A. Histórico o referido a su vida terrena.
B. Dogmático o relacionado con el conocimiento nacido de revelación y fe.
C. Piadoso o de Culto, que se refiere a la devoción que se le puede profesar.

Siguiendo las interpretaciones de Tomás de Aquino a quien se le apodaba el angélico por la claridad y precisión de su pensamiento teológico, Fanfani sugiere que el mejor modo de estudiar a María es desde el punto de vista dogmático dividiendo a su vez el tema en los siguientes ítemes:

1. La divina maternidad de María.
2. Su inmaculada concepción.
3. Su perpetua virginidad.
4. Su asunción al cielo.
5. Su acción mediadora dada su cercanía como “madre de Dios”.
6. Su realeza al ser considerada libre de todo pecado.

Dei Genitrix
María ¿madre de Dios?
La interpretación protestante

Fanfani, quien no se aparta de la teología tomista, como buen católico asume que María es Madre de Dios dado que trajo al mundo a la segunda persona de la Trinidad, nuestro Señor Jesucristo. Los protestantes evangélicos advertimos en este punto, que si bien es cierto que María trajo al mundo a Emmanuel (Dios con nosotros) solo fue a una de las personas de la Trinidad  que requería un parto normal para llegar al mundo. No negamos las naturalezas divina y humana de nuestro Salvador pero si estamos atentos a un detalle no menor: para ser Madre de Dios, María debió dar a luz a toda la Trinidad cosa que no sucedió. (2)

María, llena de Gracia

Dice Miapic:
De  "las palabras usadas por el Ángel Gabriel al saludar a la virgen (Lucas 1:28) La Iglesia Católica Romana deriva” varias enseñanzas. Dos de ellas son:
1. Ella fue concebida sin pecado. 
Convenía que fuese “llena de gracia” la madre de Aquel en quien “reside toda la Plenitud de la Divinidad corporalmente” (Col 2, 9). Ella fue concebida sin pecado, por pura gracia. (Catecismo de la Iglesia Católica, par. 722).

2. Ella fue redimida desde la concepción y fue sin pecado. 
A lo largo de los siglos, la Iglesia ha tomado conciencia de que María "llena de gracia" por Dios (Lc. 1, 28) había sido redimida desde su concepción. Es lo que confiesa el dogma de la Inmaculada Concepción, proclamado en 1854 por el Papa Pío IX: ...la bienaventurada Virgen María fue preservada inmune de toda la mancha de pecado original en el primer instante de su concepción por singular gracia y privilegio de Dios omnipotente, en atención a los méritos de Jesucristo Salvador del género humano (CIC, par. 491). 
De la descendencia de Eva, Dios eligió a la Virgen María para ser la Madre de su Hijo. Ella, "llena de gracia", es "el fruto excelente de la redención" (SC 103); desde el primer instante de su concepción, fue totalmente preservada de la mancha del pecado original y permaneció pura de todo pecado personal a lo largo de toda su vida. (CIC, par. 508). 
Añade Miapic: 
“La frase “llena eres de gracia” en Griego es “plaras karitos” y solo aparece dos veces en el Nuevo Testamento, y ninguna es referida a María. 
“Y el Verbo se hizo carne y habitó entre nosotros lleno de gracia y de verdad,” (Juan 1:14). 
“Esteban, lleno de gracia y de poder, hacía grandes prodigios y señales entre el pueblo.” (Hechos 6:8). 
La primera cita es con referencia a Jesús el cual, obviamente, es lleno de gracia. Jesús es Dios hecho carne, El Señor crucificado y resucitado, quien nos limpió de nuestros pecados. La segunda cita es Esteban quien estaba lleno de gracia. Podemos afirmar con certeza que Jesús fue concebido sin pecado y nunca pecó, pero, ¿podemos concluir lo mismo con Esteban? Ciertamente no. 
La frase “lleno de gracia” no involucra necesariamente sin pecado en virtud de su uso. En el caso de Esteban, significa que él estaba “lleno del Espíritu y de sabiduría,” lleno de fe y del Espíritu Santo (Hechos 6:3,5). Pero Esteban fue un pecador”.
¿De dónde viene la traducción llena de Gracia?

La Vulgata Latina es la versión Latina de la Biblia hecha por San Jerónimo en el Siglo IV y de ella derivan todas las traducciones católicas hasta la llegada de la excelente biblia de Jerusalén la cual se tradujo, ahora sí, cotejando manuscritos antiguos en griego y hebreo. Es en esta traducción en donde encontramos la traducción al Latín de Lucas 1:28 que dice “Ave, gratia plena. Dominus tecum”. Pero esta frase es una traducción al latín de otra en griego koiné.

Dice Miapic
“Recordemos que el Nuevo Testamento fue escrito en griego, no en latín, pero la Iglesia Romana ha derivado sus doctrinas desde la traducción latina, y no del griego original”. 
En resumen, dado que la ICAR utilizó la Vulgata de Jerónimo en latín para interpretar y elaborar sus dogmas y no los manuscritos antiguos de origen griego, evidentemente se le pasó por alto el detalle.

Explica Miapic:
“¿Qué quiere decir en griego la frase “grandemente favorecida”? Esta palabra, “Kexaritomena”,  significa muy favorecida, aceptada, que recibe gracia, etc. Y no “llena de gracia” que es “plaras karitos” (Plaras = llena, y karitos = gracia).
Fanfani explica que significa el dogma de la Inmaculada Concepción escribiendo: “La noción genuina del dogma de la Inmaculada Concepción la tenemos en la misma Bula con la cual Pio IX, el día 8 de diciembre de 1854, definió este misterio” (P. 199, Tratado II, La Santísima Virgen). Para la Icar, María fue preservada por “un privilegio especial de Dios y en previsión de los méritos de nuestro Señor Jesucristo” quedando inmune del pecado original dado que era sumamente necesario que así fuera –da a entender Fanfani- que tal cosa fuera así debido a la maternidad especialísima con que fue honrada.

“A la Biblia se le puede hacer decir cualquier cosa”

Con estas palabras me refutó un escéptico algunas interpretaciones protestantes de las Escrituras. Es cierto: si uno tiene mala intención, puede recurrir al truco de citar fuera de contexto, mutilar pasajes bíblicos, pasarse por alto correlaciones, etc., para arribar a ciertas conclusiones tal como hacen JW Org. (Testigos de Jehová) con su famosa Traducción del Nuevo Mundo de las Sagradas Escrituras, versión tergiversada para favorecer el arrianismo antitrinitario en el que creen. En lo personal, asumo que los católicos interpretan de buena fe pero, no es la única interpretación que existe sobre María. El protestantismo tiene sus argumentos y también lógica a la hora de encarar tan interesante asunto.

En verdad, el argumento católico desde el punto de vista de la especulación teológica y filosófica, tiene su valor. Porque, aunque la Biblia nada diga sobre la Inmaculada Concepción, especular sobre cómo pudo Dios que es tres veces santo introducir a la Segunda Persona de la Trinidad en el mundo mediante un cuerpo humano, puede llevar a la deducción de la necesidad de una mujer libre de toda mancha de pecado. Para detener las especulaciones, se requiere precisión y en las Escrituras no existe un solo pasaje, ni siquiera en las versiones católicas, donde se nos explique con claridad de sol de mediodía, que María fue libre del pecado original.

Fanfani nos recuerda a los Protestantes que “existe diferencia entre la exención del pecado original tal como se dio en Cristo y tal como realizó en María su madre”. Dado que Cristo, por ser quien era, de ningún modo podía estar afectado por el pecado original, no es lo mismo María quién necesitaba de una “intervención” especial. Este privilegio le fue concedido, dice Fanfani, en el momento mismo de su concepción. De ahí entonces, el título del dogma la Inmaculada Concepción de María. Pero si el lector duda si fue exceptuada durante su nacimiento o antes, Fanfani recuerda que el privilegio fue dado en el momento mismo de ser creada su alma. En este punto, la especulación arraiga y nos envía a terrenos donde todo puede ser posible.

Fanfani nos explica  desde la más pura especulación teológica, afirmando que la humanidad contrae el pecado original en el momento en que el alma pura ingresa al cuerpo carnal “infeccionándose” así, con la maldición que nos llega desde los días de Adán. Pero que en María esto no sucedió por voluntad de Dios quien le dio un cuerpo libre del pecado que aflige al resto de la humanidad.

El lector tiene que enterarse que la Biblia no dice una sola palabra de lo que afirma Fanfani llegándose a estas conclusiones, por pura reflexión humana. Pero los pensamientos de los hombres no necesariamente son los de Dios de modo que, la Inmaculada Concepción puede ser una doctrina errónea.

Objeción 1.

Según Muñoz Lara, Génesis 3:15 profetiza la obra redentora de María cuando Dios le afirma a la serpiente –figura del diablo- que pondrá enemistad entre ella y la mujer. Por lo tanto, aquí habría una referencia a la Inmaculada Concepción.

Respuesta:

Los protestantes evangélicos concordamos con el catolicismo en cuanto a que Dios le advierte al diablo que una mujer le será tremendo obstáculo a futuro pero nada más.  No infiere el pasaje, ninguna Inmaculada Concepción. Tampoco da pie el pasaje, para fundamentar ninguno de los cuatro dogmas marianos

Objeción 2.

Pregunta Muñoz Lara: ¿Por qué mientras Jesús estaba en la cruz, no le pidió a alguno de sus hermanos que se encargaran de María en vez de pedírselo a Juan? Si Jesús tenía hermanos y hermanas, ¿no debió encargársela a ellos? Debido a que no lo hizo, lo más probable es que no tuviese hermanos ni hermanas.

Juan 19:26-27: “Cuando vio Jesús a su madre, y al discípulo a quien él amaba, que estaba presente, dijo a su madre: Mujer, he ahí tu hijo. Después dijo al discípulo: He ahí tu madre. Y desde aquella hora el discípulo la recibió en su casa.”

Respuesta:

La explicación es sencilla: todos sus discípulos menos uno, habían huido. Sus hermanos también además que no creían en él. La gran cantidad de seguidores que llegó a tener en Jerusalén y alrededores, estaban aturdidos y expectantes y la mayoría alejados del lugar del tormento. Pocos acompañaron al calvario a Jesús, entre ellos, Simón de Cirene y obligado ya que no estaba en su mente cargar con un instrumento de muerte. Jesús estaba prácticamente solo, conforme a las profecías.

En aquellos días, las mujeres no podían mantener un hogar sino que esta responsabilidad le cabía solo a los varones. Las viudas o mujeres solas y huérfanos eran vulnerables a toda suerte de atropellos sociales y morales precisamente porque nadie contemplaba su asistencia. María estaba acompañada en ese momento de algunas mujeres pero estas no podían hacerse cargo de su manutención. Tal como exigía la ley –porque cumpliendo la ley de Moisés hasta el final Cristo inauguró un  Nuevo Pacto- traspasó su responsabilidad a Juan.

Por esta razón la recibió en su hogar. De no ser así, no habría tenido tal obligación. Jesús sabía, por otra parte, que sus hermanos y hermanas no estaban a la altura de las circunstancias. Se requería de alguien como Juan para ayudar a una mujer doliente. ¿Por qué Juan y no Pedro? Porque Juan estaba presente, aún aterrado, él se mantuvo a los pies de la cruz firme. Pedro, entre tanto, estaba oculto debido a los acontecimientos temiendo, seguramente, que lo fueran a buscar y ajusticiar.

La Biblia sí afirma que Jesús tuvo hermanos y hermanas

Dice Miapic:
"La Biblia no declara que María mantuviera su virginidad y que no tuviera más hijos. De hecho, la Biblia parece declarar lo contrario: (Todas las referencias son de la RV 1960.) (3) 
Mateo 1:24-25 – “Y José se levantó de su sueño, e hizo lo que el ángel del Señor le mandó, y tomó a su esposa, y la mantuvo virgen (no la conoció) hasta que dio a luz a su Hijo; y llamo su nombre Jesús.”
Mateo 12:46-47 – “Mientras Él estaba hablando a las multitudes, he aquí, Su madre y hermanos estaban fuera, buscándole para hablarle. Y uno le dijo, “He aquí, tu madre y tus hermanos están esperando afuera y buscan hablarte.” 
Mateo 13:55 – “¿No es este el hijo del carpintero? ¿No se llama su madre María, y sus hermanos, Santiago y José y Simón y Judas?” 
Marcos 6:2-3 – “Y cuando el sábado había llegado, comenzó a enseñar en la sinagoga; y muchos de los oyentes estaban atónitos, y decían, ¿De dónde saca este hombre estas cosas, y que sabiduría es esta que le es dada,  y tales maravillas por sus manos son hechas? ¿No es este el carpintero, el hijo de María, y  hermano de Santiago y de José y de Judas y de Simón? ¿No están sus hermanas aquí con nosotros?” 
Juan 2:12 – “Después de esto, El bajó a Capernaum, El y su madre, y sus hermanos, y sus discípulos; y se quedaron ahí unos pocos días.” 
Hechos 1:14 – “Todos estos estaban unánimes perseveraban en la oración,  y ruegos, junto con las mujeres, y María la madre de Jesús, y con sus hermanos.” 
1 Corintios. 9:4-5 – “¿No tenemos derecho de comer y beber? ¿No tenemos derecho a traer con nosotros una hermana como esposa, como el resto de los apóstoles, y los hermanos del Señor, y Cefas?” 
Gal. 1:19 – “Mas a ninguno de los apóstoles vi excepto a Santiago, el hermano del Señor.”
Objeción 3

Dice Muñoz Lara: “. Apocalipsis 12, se describe allí a "La Mujer" y la descripción hecha allí es la de una reina”.

Respuesta:

He leído el pasaje citado en dos versiones: la Biblia de Jerusalén que merece todo respeto y Dios Habla Hoy, traducción del reconocido biblista católico argentino Armando J. Levoratti y no encuentro mención alguna identificando a María como Reina. Los católicos llegan a esta conclusión porque se menciona a la mujer con una corona. Pero debemos recordar que todos los cristianos tendremos coronas cuando estemos en el Reino de los Cielos. (Ver artículo ¿Qué son las coronas celestiales que los creyentes pueden recibir en el Cielo? clickando AQUÍ). Entonces ¿de dónde viene tal interpretación? Leemos en las Escrituras:

Jeremías 7:18: “Los hijos recogen la leña, los padres encienden el fuego y las mujeres preparan la masa para hacer tortas y ofrecerlas a la diosa que llaman Reina del Cielo. Me ofenden, además, ofreciendo vino a dioses extraños”.

Jeremías 44:17: “Al contrario, seguiremos haciendo lo que habíamos decidido hacer. Seguiremos ofreciendo incienso y ofrendas de vino a la diosa Reina del Cielo, como lo hemos hecho hasta ahora y como antes lo hicieron nuestros antepasados y nuestros reyes y jefes en las ciudades de Judá y en las calles de Jerusalén. Pues antes teníamos comida en abundancia, nos iba bien y no nos vino ninguna desgracia”. 

¿Cuál es esta Reina del Cielo?

Sin duda, se está refiriendo el autor al “Ejército del Cielo”, a las estrellas y ángeles rebeldes que inducen al hombre a crear dioses a medida.  

Dice Miapic: 
“Indudablemente que esta “reina del cielo” forma parte de lo que en la Escritura se conoce como el “ejército del cielo”; es decir, el sol y la luna y las estrellas; y obviamente María como reina del cielo y del mismo universo. Porque según la teología de Roma, ¿no habita María en el cielo y de paso en el universo el cual contiene el cielo?”La Biblia no menciona absolutamente nada de un Reinado en el Cielo de María.

Deuteronomio 4:19: “Y cuando miren al cielo y vean el sol, la luna, las estrellas y todos los astros, no caigan en la tentación de adorarlos, porque el Señor su Dios creó los astros para todos los pueblos del mundo”. 
Deuteronomio 17:3: “que hubiere ido y servido a dioses ajenos, y se hubiere inclinado a ellos, ya sea al sol, o a la luna, o a todo el ejército del cielo, lo cual yo he prohibido” (RV-60). 
Jeremías 8:2: “y los esparcirán al sol y a la luna y a todo el ejército del cielo, a quienes amaron y a quienes sirvieron, en pos de quienes anduvieron, a quienes preguntaron, y ante quienes se postraron. No serán recogidos ni enterrados; serán como estiércol sobre la faz de la tierra”(RV-60). 
Jeremías 19:13: “Las casas de Jerusalén, y las casas de los reyes de Judá, serán como el lugar de Tofet, inmundas, por todas las casas sobre cuyos tejados ofrecieron incienso a todo el ejército del cielo, y vertieron libaciones a dioses ajenos” (RV-60).
Conclusión

En las Sagradas Escrituras nada se nos dice sobre la virginidad perpetua de María, su Inmaculada Concepción y de su Reinado Celestial. Por el contrario, parece haber contradicciones entre los mismos católicos sobre que representan cada pasaje bíblico citado por Muñoz Lara.

Por ejemplo, no hay mención alguna a María en la advertencia de Dios en Génesis 3:15, tan solo que habrá enemistad entre el diablo y la mujer y todo en referencia a la llegada a futuro de un redentor. Tampoco se dice nada sobre la Inmaculada Concepción a punto tal que un mariano católico como el reputado Ludovico Fanfani debe “confesar sinceramente que un argumento en verdad decisivo no se puede sacar de de los textos citados ni de otros de la Escritura; en ella no encuentra ningún testimonio explícito en favor del dogma de la Inmaculada Concepción”. 

Fanfani no puede encontrar en las Escrituras ningún pasaje certero sobre este asunto debiendo apelar a la Tradición. (Tratado II La Santísima Virgen, P. 201). En cuanto a la presunta visión de María en Apocalipsis 12 de ningún modo puede ser la Madre de Jesús ya que, si en verdad fue preservada pura del pecado original, no la afectarían los dolores de parto. Pero en el relato se lee “estaba embarazada y gritaba de dolor porque iba a dar a luz” (Apocalipsis 12:2). Dado que el dolor de parto es consecuencia del pecado, y si en verdad María es inmaculada ¿por qué entonces se la muestra sufriendo a la hora de dar a luz? 

Esta interpretación es tan controversial que hasta el mismo Levoratti, con toda su experticia, refiere en una nota en su Nuevo Testamento Dios Habla Hoy lo siguiente: “La “Mujer” representa al Pueblo de Dios” aunque la liturgia y la tradición “aplican este texto a la Virgen María”. En síntesis, Levoratti duda entre aceptar lo que dice la Escritura y lo que afirman las interpretaciones de los hombres. Finalmente, si María fue concebida sin el estigma del pecado original ¿por qué se consideró ella misma impura y llevó una ofrenda?

Miapic publica el siguiente cuadro comparativo

El listado de Miapic tiene un acierto de importancia capital,
que va en contra de quienes dudan que María fue embarazada por obra del
Espíritu Santo.
Notese que el sacerdote debía pedir perdón por
cada madre que daba a luz pero, en este caso, no lo hace.
Tanto para católicos como protestantes, este hecho no es para obviar:
No había necesidad de interceder para perdón porque el embarazo
de María fue sobrenatural
y así lo deja saber la Escritura que también nos habla entre líneas.
En este punto
las dos ramas más importantes del cristianismo moderno,
-catolicismo y protestantismo-
se abrazan en una misma interpretación: que María dio a luz
a un ser Divino.
El católico, se me ocurre, si lo desea puede
encontrar en este detalle, un argumento más a favor de las interpretaciones
de la Icar sobre la perpetua virginidad de María mientras que los
protestantes evangélicos lo tienen a favor del argumento de la
divinidad de Jesús.

Por último, respondo algunos ítemes de Fanfani

1. La divina maternidad de María.

María, como hemos dicho, es madre de Jesús, Segunda Persona de la Trinidad. No es la Madre de Dios porque no dio a luz a la Santísma Trinidad.

2. Su inmaculada concepción.

No existe evidencia alguna en las Escrituras sobre tal asunto debiendo apelar los teólogos que la defienden a la tradición.

3. Su perpetua virginidad.

Imposible: La Biblia afirma que José la conoció en el sentido de tener relaciones habituales entre marido y esposa bendecidos por Dios.

4. Su asunción al cielo.

Todo creyente en Jesucristo, cuando muere, va a la presencia del Señor. En este caso, se asume que María como cristiana y habiendo aceptado a Jesús como Señor y Salvador fue al cielo luego de morir en la Tierra. Pero nada dice la Escritura sobre una asunción en cuerpo al cielo. Toda esta doctrina se sustenta en especulaciones teológicas y tradición.

5. Su acción mediadora dada su cercanía como “madre de Dios”.

Imposible. La Biblia es certera al afirmar que solo Jesucristo es quien intercede y media como si fuera un abogado. (Ver 1 Juan 2 clickando AQUÍ)

Dijo Pedro lleno de Espíritu Santo: "Este Jesús es la piedra reprobada por vosotros los edificadores, la cual ah venido a ser cabeza del ángulo. Y en ningún otro hay salvación; porque no hay otro nombre bajo el cielo, dado a los hombres, en que podamos ser salvos" (Hechos 4:11,12)

Y si alguno objetara declarando: la Biblia dice "bajo el cielo" no sobre, la misma Palabra refuta declarando:

"Porque de tal manera amó Dios al mundo que ha dado a su Hijo Unigénito, para que todo aquel que en él cree, no se pierda, más tenga vida eterna" (Juan 3:16).

"Porque la paga del pecado es muerte, más la dádiva de Dios es vida eterna en Cristo Jesús Señor nuestro" (Romanos 6:23)

"Si confesares con tu boca que Jesús es el Señor y creyeres en tu corazón que Dios le levantó de los muertos, serás salvo. Porque con el corazón se cree para justicia, pero con la boca se confiesa para salvación" (Romanos 10: 9-10).

"Más a todos los que lo recibieron, a los que creen en su nombre, les dio potestad de ser hechos Hijos de Dios" (Juan 1:12)

"Todo aquel que confiese que Jesús es el Hijo de Dios, Dios permanece en él y él en Dios" (1 Juan 4:15).

"Si alguno está en Cristo, nueva criatura ese; las cosas viejas pasaron; he aquí todas son hechas nuevas" (2 Corintios 5:17).

"Y atestigua lo mismo el Espíritu Santo; porqué después de haber dicho: este es el pacto que haré con ellos, después de aquellos días, dice el Señor: pondré mis leyes en sus corazones y en sus mentes las escribiré y nunca más me acordaré de sus pecados y transgresiones" (Hebreos 10: 15-17)

"He aquí, yo estoy a la puerta y llamo; si alguno oye mi voz y abre la puerta, entraré a él y cenaré con él y él conmigo" (Apocalipsis 3:20).

"Y esta es la voluntad del que me ha enviado: que todo aquel que ve al Hijo y cree en él, tenga vida eterna y yo lo resucitaré en el día postrero" (Juan 6:40).

"Yo soy la resurrección y la vida: el que cree en mí, aunque este muerto vivirá. Y todo aquel que  vive y cree en mí, no morirá eternamente" (Juan 11: 25,26).

Nada semejante a esto se dice en las Escrituras con respecto a María.

6. Su realeza al ser considerada libre de todo pecado.

Los cristianos solo tenemos un Rey de Reyes y ese se llama Jesucristo. Sin embargo, si María acepto a Cristo como Señor y Salvador, por supuesto que fue limpia de pecados. Como todo aquel que, en él cree, tiene perdón por sus faltas. Pero los protestantes en su inmensa mayoría no vemos en María lo que el catolicismo ve en ella. Son dos interpretaciones completamente distintas que, más que separar, deberían complementarse. 

Website consultada

MIAPIC
Una de las mejores páginas Webs protestantes.
Para consultar, click AQUÍ

Bibliografía consultada

Fanfani, Ludovico; Teología para Seglares; Tratado Segundo; La Santísima Virgen; Ediciones STVDIVN; Madrid; España; 1958; P.p. 183, 205.

 Notas 

1. Este intercambio de opiniones nace a raíz de un artículo que escribí sobre la conversión al catolicismo del pastor pentecostal sueco Ulf Ekman quién, luego de ministrar por años una congregación cristiana, se declaró contrario a la Reforma abandonando a los hermanos en la fe. De mi parte, durante muchos años evité involucrarme en debates sobre María puesto que hacerlo implica más calor que brisa fresca a la hora de argumentar. Sin embargo, el lector Muñoz Lara se merece una respuesta con fundamento debido más que nada, al respeto que mostró a la hora de comunicar sus creencias marianas.

2. Es interesante observar  lo complejo de esta operación. Salvar al hombre implicaba que la Segunda Persona de la Trinidad –la única que puede interactuar de modo visible con los hombres sin que estos mueran- (ver ¿Qué hacía Jesús antes de venir al mundo como Mesías?  ) debía separarse por un momento de la comunión con las otras dos personas restantes y esto realmente sucedió cuando Dios depositó en Cristo los pecados de toda la humanidad. Si Jesús fallaba, se partía la Trinidad y sobrevendría el caos.

En un momento de su agonía, cuando estaba Jesús en la Cruz, al depositar Dios sobre el  cordero que quita el pecado del mundo todas las faltas de la humanidad del pasado, presente y futuro, sintió el peso de la oscuridad en su vida y clamo: -¿Por qué me has abandonado? En ese momento tan difícil, Cristo en su naturaleza de hombre, quedó separado de la comunión con Dios. La Trinidad se jugaba el todo por el todo por amor al hombre ya que, de fracasar, la confusión sobrevendría y satanás hubiera logrado su propósito: destrozar el plan de Divino y a al mismo tiempo, a Dios mismo. Afortunadamente, el diablo solo tiene poder por un tiempo mientras que nuestro Creador es Todopoderoso.

3. Miapic amplía: 
Una lectura inicial de estos textos bíblicos parece aclarar el asunto: Jesús tenía hermanos y hermanas. Pero estas escrituras tan evidentes no quedan sin respuesta para los Teólogos Católicos. El principal argumento en contra estos textos bíblicos es el siguiente: 
En griego, la palabra para hermanos es adelphos y para hermana adelphe. Esta es usada en diferentes contextos: para niños con mismos padres (Mateo 1:2; 14:3), descendientes de parientes (Hechos 7:23, 26; Hebreos. 7:5), los Judíos como un todo (Hechos 3:17, 22), etc. Por lo tanto, el termino hermano (y hermana) puede también referirse a primos de Jesús. 
Ciertamente hay merito en este argumento. Sin embargo, diferentes contextos dan diferentes significados a las palabras. No es legítimo decir que debido a que una palabra tiene un amplio espectro de significados, usted pueda transferir cualquier parte del espectro de significados a cualquier texto que usa la palabra. En otras palabras, solo porque el término “hermano” significa “compañeros Judíos” o “primo” en un lugar, no significa que tengan el mismo significado en otro. Por tanto, cada versículo debe ser visto en el contexto para evidenciar lo que significa. 
Analicemos brevemente unos cuantos versículos en cuanto a los hermanos de Jesús.
Mateo 12:46-47, “Mientras Él hablaba a las multitudes, y he aquí su madre y sus hermanos estaban fuera, que le querían hablar. Y uno le dijo: He aquí tu madre y tus hermanos están fuera, que te quieren hablar.” 
Mateo 13:55, “¿No es éste el hijo del carpintero? ¿No se llama su madre María, y sus hermanos Jacobo y José, y Simón, y Judas?” 
En ambos versículos, si los hermanos de Jesús no son hermanos, sino sus primos, entonces ¿Quién es Su madre y quien es el hijo del carpintero? En otras palabras, la madre se refiere a María. El carpintero en Mateo 13:55, se refiere a José. Estos títulos son literales. Aun así, los teólogos Católicos se detendrán ahí y dirán, “aunque hijo del carpintero se refiere a José, y madre se refiere a María, hermanos no se refiere a hermanos, sino a “primos”. Esto no parece una declaración legítima. No puede simplemente cambiar el sentido contextual en el medio de una oración a menos que se requiera por razones obvias. 
El contexto es claro. Este versículo está hablando de José, María, y de hermanos de Jesús. El contexto completo es de relaciones familiares: padre, madre, y hermanos. 
Salmo 69, un Salmo Mesiánico 
Hay muchos argumentos en pro y en contra concerniente a los parientes de Jesús. Pero el asunto no puede ser cerrado sin examinar el Salmo 69, el que es un Salmo Mesiánico. Jesús cita el Salmo 69:4 en Juan 15:25, “Mas para que se cumpla la palabra que está escrita en su ley: Que sin causa me aborrecieron.” 
El también cita el Salmo 69:9 en Juan 2:16-17, “Y á los que vendían las palomas, dijo: Quitad de aquí esto, y no hagáis la casa de mi Padre casa de mercado. Entonces se acordaron sus discípulos que está escrito: El celo de tu casa me consumió.” 
Claramente, el Salmo 69 es un Salmo Mesiánico debido a que Jesús lo cito en referencia a si mismo dos veces. La razón de su importancia es debida a lo que está escrito entre los versos que Jesús citó. 
Para tener el contexto completo, he aquí el Salmo 69:4-9, “Se han aumentado más que los cabellos de mi cabeza los que me aborrecen sin causa; Se han fortalecido mis enemigos, los que me destruyen sin por qué: He venido pues a pagar lo que no he robado. Dios, tú sabes mi locura; Y mis delitos no te son ocultos. No sean avergonzados por mi causa los que te esperan, oh Señor Jehová de los ejércitos; No sean confusos por mí los que te buscan, oh Dios de Israel. Porque por amor de ti he sufrido afrenta; Confusión ha cubierto mi rostro. Me he vuelto un extraño a mis hermanos, y un extraño a los hijos de mi madre. Porque me consumió el celo de tu casa; Y los reproches de los que te vituperaban, cayeron sobre mí.” 
Este Salmo Mesiánico claramente muestra que Jesús tenía hermanos. En Amos 3:7 dice, “Porque no hará nada el Señor Jehová, sin que revele su secreto a sus siervos los profetas.” Dios se ha revelado abiertamente en el Nuevo Testamento y proféticamente en el Antiguo. El Salmo 69 nos muestra que Jesús tenía hermanos. 
¿Tuvo María otros hijos? 
La Biblia parece sugerir que sí. La tradición Católica dice no. 
¿En quién confiará usted? 
Por supuesto, el católico simplemente dirá que incluso esta frase “los hijos de mi madre” no es con referencia a hermanos, sino a primos u otro parentesco. Esto es una necesidad para el católico, de otra manera, la virginidad perpetua de María es amenazada y además contradice la tradición Católico Romana, una interpretación que es consistente con la tradición debe ser adoptada. 
La pregunta es, “¿Fue Jesús un extraño para Sus hermanos? Si, lo fue. Juan 7:5 dice “Ni aun sus hermanos creían en El.” Además el Salmo 69:8 dice tanto “mis hermanos” como “los hijos de mi madre.” ¿Deben ser entendidas como referencias a Sus hermanos? Difícilmente se puede negar. Los católicos son generosos  al decir que “hermanos” debe significar “primos.” Pero, si ese es el caso, entonces cuando leemos “extraño a los hijos de mi madre” podemos ver que el escritor está agregando una distinción y estrechando el rango del significado.



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Resultados de la búsqueda