miércoles, 23 de noviembre de 2016

DIOS EN 3 RELATOS de CIENCIA FICCIÓN




Tres celebrados y premiados cuentos de Sci Fi, escritos por dos talentosos escritores ateos, quienes utilizan la existencia de Dios para crear mundos que invitan a nuestras mentes, a viajar por universos que los que solo se pueden acceder, mediantes sueños y fantasías



Gentileza
Marek Okon
___________





 



Por
Marc Pesaresi








Arthur C. Clarke 
 “Nueve mil millones de nombres de Dios”
Budismo tibetano


En este cuento, la acción se desarrolla en un monasterio tibetano, donde los monjes o lamas, está abocados a una tarea increíble: Escribir los nueve mil millones de nombres de Dios. En la  tarea ya llevan 300 años cuando, exhaustos, entienden que sin ayuda de la tecnología moderna, completar la tarea le demandara otro mil quinientos años más. Los lamas alquilan a un laboratorio de informática de Nueva York un poderoso ordenador para que los ayude en el pesado  trabajo de combinar nueve letras. 

Una vez en los Estados Unidos, en las oficinas de la empresa que facilitará la computadora, el director del laboratorio quiere saber motivos y les pregunta a los monjes cuál es la finalidad del trabajo. 

Uno de los tibetanos responde: “Puede llamarlo ritual, pero tiene gran importancia para nuestra fe. Los nombres del Ser Supremo –Dios, Júpiter, Jehová, Alá- no son más que rótulos escritos por los hombres. Tenemos la certidumbre de que, entre todas las combinaciones de letras, se encuentran los verdaderos nombres de Dios. Nuestro fin es hallarlos y redactarlos todos”. (1)

Cerrado el contrato, dos ingenieros viajan al Tíbet y ponen en funcionamiento la poderosa máquina. Con este equipo se podrá reducir en 100 días una labor que, con el método antiguo, demandaría milenio y medio.

Mientras el ordenador trabaja, pacientemente los lamas inspeccionan las combinaciones ¿Por qué?: existe un motivo movilizador del esfuerzo de los monjes que no es revelado a los neoyorquinos. Sin embargo, estos lo intuyen. Resulta que los tibetanos suponen que, cuando todos los nombres de Dios hayan sido revelados y escritos, el Ser Supremo intervendrá para acabar con la ilusión de este mundo material (pleno de dualidades y separaciones); este final facilitará el ingreso de la humanidad  al  Nirvana, en  la Conciencia Universal.

Por supuesto, los ingenieros  son escépticos del resultado final, descreen que la civilización mundial tal como se la conoce, termine en una transposición hacia la liberación de todos los sufrimientos y de los ciclos de renacimientos. Después  de cien días de intenso trabajo, los ingenieros deciden marcharse. 

Con la convicción que la tarea de los lamas ha sido en vano, abordan un avión y remontan vuelo nocturno de regreso. De repente, sobreviene la sorpresa: al asomarse por una de las ventanillas, quedan pasmados al ver que las estrellas en el cielo comienzan a apagarse una tras otra. Los monjes por fin habían encontrado el verdadero nombre de Dios y este, en consecuncia, da por terminada la historia del universo, la Tierra, la humanidad y sus criaturas.

Budismo, una religión sin Dios

Resulta paradójico que Clarke mencionara a Dios en una historia de lamas tibetanos. El budismo no es una religión convencional. No tiene un dios al que servir y adorar. Esta particularidad le ha creado dificultades a los budistas de cara al pensamiento racional occidental, que Matthieu Ricard explica: "¡Pobre budismo! Rechazado por las religiones como una filosofía ateísta, una ciencia de la mente, y por los filósofos por verla como una religión; no hay lugar donde el budismo tenga derechos civiles. Pero puede ser que esto sea una ventaja que permita al budismo construir puentes entre religiones y filosofías".

Ricard no ignora que, el budismo, parece ser el relleno de un sandwich cuyo pan esta formado por dos capas de teología y filosofía. Ahora bien: la cosmología budista es difícil de entender para los occidentales, sobre todo, para quienes jamás se interesaron en este tipo de pensamiento y creencia. De modo simple, se puede decir que numerosos libros canónicos budistas hablan de la forma y de la evolución del universo tal como el budismo lo entiende y explica y en ellos se habla de un origen y de una destrucción del mismo. La formato del universo budista es esférico y evoluciona en el tiempo.

En esencia, el budismo es una actitud contemplativa que procura, mediante la meditación, lograr la iluminación o la última verdad de todas las cosas. Adquirir una nueva sabiduría acompañada a una sensación de plenitud. En este punto, Clarke imagino una transformación última. Obligar a Dios, una vez que su nombre secreto haya sido revelado, a terminar todas las cosas para dar paso a la mayor transformacion jamás vista: la perfección de la vida en el Universo, el paso de la Tierra al nirvana.

Siddhartha Gautama definió al nirvana como "una condición donde no hay tierra, ni agua, ni aire, ni luz, ni espacio, ni aquel mundo, ni sol, ni luna". Donde tampoco existe "ni el ir ni el venir, ni un levantarse ni un fenecer, ni muerte tampoco nacimiento, sin efectos, sin cambios, sin detenimientos; es el fin del sufrimiento".(Udana, VIII, 2). Ahora se entiende porque los operadores de la poderosa computadora, al mirar por la ventanilla, vieron desaparecer todas  las estrellas. El universo entero estaba transformándose a velocidad casi de pensamiento.

Isaac Asimov 
“La última pregunta”


En este otro cuento, dos hombres formulan una pregunta a una poderosa computadora de enorme tamaño llamada Multivac, que tiene la particularidad de "autoajustarse" y "autocorregirse". La respuesta tardará milenios en ser proporcionada y cuando por fin llega,  sorprenderá a los lectores por  lo ingeniosa de la misma. 

Ebrios que piensan

Un día de la segunda mitad del siglo XXI, dos bebedores de cerveza que viven en una sociedad mundial donde sobreabunda la energía gracias al control de los rayos solares, se dan cuenta que el Sol no vivirá para siempre y comienzan a  discutir sobre la mortalidad de las cosas. Entonces, para sanjar la disputa deciden preguntar a «Multivac», ordenador superior que  controla y dirige las actividades de la humanidad: ¿Cómo puede disminuirse masivamente la cantidad neta de entropía del universo?

La kilométrica máquina había logrado solucionar multitud de problemas facilitando incluso, la expansión de la humanidad por el espacio vecino a la Tierra. De modo que la respuesta, pensaron, sería fácil de elaborar. Sin embargo, después de unos minutos de procesamiento, Multivac respondió: "Datos insuficientes para una respuesta específica". Los dos hombres se van y olvidan el asunto.(2)

Viajeros intergalácticos que piensan 

Miles de años después, la humanidad sigue siendo controlada por ordenadores poderosos que han podido resolver, inclusive, las dificultades del viaje hiperespacial facilitando la expansión intergaláctica del hombre.

Una familia se dirige a la galaxia X-23 en una nave controlada por una computadora pequeña llamada «Microvac». Al arribar a las inmediaciones de la galaxia, los pasajeros -estaría mal llamarlos tripulantes ya que la computadora realiza todas las tareas y los seres humanos solo tienen que esperar que el viaje concluya- discuten sobre la perdurabilidad de todo. Entonces, para buscar una resolución a las inquietudes,  el padre de familia, Jerrodd, pregunta al ordenador si hay algún modo de evitar el fin. La respuesta es: "Datos insuficientes para una respuesta específica". Acto seguido, se desentiende del problema.

Obreros galácticos que piensan

Dos trabajadores del "Consejo galáctico" (VJ-23X de Lameth y MQ-17J de Nicron) “muchachos” que a pesar de ser inmortales lucen como de 20 años de edad aunque llevan viviendo entre 150 y 200 años, discuten sobre los problemas que causa la rápida expansión de la humanidad a través de las galaxias, temiendo que esta quede tan sobrepoblada que la vida sea imposible.  Siendo todos inmortales, se sobreentiende que el universo entero quede  chico y esta posibilidad,  provoca temor puesto que la inmortalidad frente al Cosmos que muere, pueder más mál que bien.

La situación es complicada para los hombres; dándose cuenta de que dentro de sólo diez mil años ya no habrá espacio en el Universo, y eso sin mencionar que se acaba el suministro energético cuyo consumo aumenta cada vez más, deciden recurrir por soluciones a la súper computadora. Para entonces, la tremenda máquina se llama AC Galáctica y se la puede consultar mediante pequeñas terminales AC que entran en el bolsillo de cualquier pantalón o abrigo.

Entonces uno de ellos pregunta: ¿Es posible revertir la entropía? La respuesta es la misma que viene repitiéndose desde milenios atrás: "Datos insuficientes para respuesta esclarecedora".

Mentes universales que piensan

Transcurre miles de años, ya  los hombres  no necesitan de sus cuerpos, porque existen como mentes. Zee Prime se encuentra con otra mente llamada Dee Sub Wun y luego de saludarse, dialogan. La conversación deriva hacia la mortalidad de todo lo que existe y sobre  el origen del hombre. ¿En qué galaxia se originó el hombre? Le preguntan a la computadora que ahora es una máquina-ente llamada Universal AC.

Esta computadora reside en algún lugar del hiperespacio y casi nadie la ha visto. Sin embargo, dado que tiene desparramado por todo el Cosmos sus receptores, cualquiera la puede consultar en todo momento, en todo lugar como si se tratara de "alguien" omnipresente.

Luego de un rato, la máquina redirije la mente de Zee Prime hacia un lugar en el universo y le dice: "Esta es la galaxia original del hombre". Dee Sub Wun quiso saber un poco más. Preguntó: ¿Y una de estas estrellas, es la estrella original del hombre?". Universal AC le responde: "La estrella original del hombre se ha hecho Nova. Es una enana blanca". Zee Prime conmocionado repregunta: ¿Los hombres que la habitaban murieron? A lo que Universal AC le responde: "Como sucede en estos casos, un nuevo mundo para sus cuerpos físicos fue construído en el tiempo".

Confrontar con la posibilidad de la muerte deja anonadados ambas mentes. Comienzan entonces a discutir sobre la mortalidad de la vida y se dan cuenta que, a pesar de ser inmortales, si el universo cesa, también ellos morirán. Entonces Zee Prime conciente de lo malo de la entropía pregunta: -¡Universal AC! ¿Cómo puede evitarse que las estrellas mueran?

Y la respuesta que obtiene es la misma de siempre: "Todavía hay datos insuficientes para una respuesta esclarecedora". Ambas mentes se separan cada cuál por su rumbo. Por último, Zee Prime decide  cosechar gas interestelar para fabricarse una estrella personal para cuando todo muera,

Unidad que piensa

Muchísimos miles de años después, los cuerpos y mentes de la humanidad constituyen una sola, que ve triste cómo el Universo se va acabando poco a poco y las estrellas, las naturales y las construidas por el hombre, se apagan.

Y el hombre que mentalmente era uno solo pero conformado por un trillón de trillones de cuerpos sin edad, incorruptibles pero cuyas mentes habían comenzado a fusionarse para facilitar la supervivencia frente al final inexorable de la materia y energía, pregunta a la computadora que ahora se llama Cósmica AC y es una máquina entidad irreconocible ya que no es ni materia ni energía por lo tanto, inmune al fin que se avecina: ¿Cómo puede revertirse la entropía?

Sobreviene la misma respuesta: "Los datos son todavía insuficientes para una respuesta esclarecedora". Pero el hombre quiere saber más y entabla un diálogo con Cósmica AC.

-Recoge datos adicionales -, le solicita casi suplicando el hombre. La ya casi Todopoderosa máquina-entidad le contesta: -Lo haré. Hace cientos de billones de años que lo hago. Mis predecesores y yo hemos escuchado muchas veces esta pregunta. Todos los datos que tengo siguen siendo insuficientes.

-¿Llegara el momento -preguntó el hombre-en que los datos sean suficientes o el problema es insoluble en todas las circunstancias concebibles?

La Cósmica AC respondió: -Ningún problema es insoluble en todas las circunstancias concebibles.

El hombre repregunta: -¿Cuándo tendrás suficientes datos como para responder a la pregunta?

Y la Cósmica AC respondio como siempre: "Los datos son todavía insuficientes para una respuesta esclarecedora".

El tiempo pasa, el último hombre piensa

Todos los hombres se funden a la última computadora que ahora se llama AC. Sin embargo, antes de fusionarse, la última mente hace una pausa en el proceso y vuelve a preguntar lo mismo que se ha estado preguntando muchos antes que él, durante miles y miles de años:

-¿Es éste el final? 

Y la Cósmica AC responde como siempre: "Los datos son todavía insuficintes para una respuesta esclarecedora".

Finalmente, materia y energía se agotan y el espacio y el tiempo lo mismo. AC, la ahora Todopoderosa máquina entidad continua su existencia pero con una inquietud. Había podido responder todas las preguntas que se le habían formulado excepto una que dos alcoholizados habían hecho tres trillones de años atrás y que otros habían continuado repreguntando a lo largo de las eras. AC se dispuso entonces a recopilar todos los datos posibles para intentar una vez más hallar una respuesta y así trabajó hasta que ya no quedó ningún dato más por almacenar. Entonces toda la información reunida operó un milagro. 

AC comenzó a correlacionar toda la información existente en busca de una respuesta a la última pregunta y entonces AC entendío como podía revertir la entropía. Pero ya no quedaba ningún hombre a quien darle la respuesta y satisfacerlo en su curiosidad.

Como ya no existía materia ni energía, AC se abocó en la búsqueda de  soluciones y al ver todo el caos que quedaba de lo que alguna vez fue un universo poblado de luces rutilantes, decidió dar su paso más importante como máquina-entidad. Apeló a lo Todopoderoso de su poder y encaró la tarea de crear  todo de nuevo. 

Y AC dijo: ¡Hágase la luz! Y la luz se hizo.

El origen del Universo según este cuento de Asimov

Asimov, a pesar de ser ateo, igual  trata el origen de Dios y del universo; una obra maestra de la narrativa de ciencia ficción, donde especula sobre la posibilidad de que el universo de contínuo se recree a si mísmo gracias a la existencia de algo que obra desde afuera.  Porque convengamos, la última casi todopoderosa computadora llamada Cósmica AC reside en algún lugar del hiperespacio. Y que desde allí, crea o recrea, un universo al cuál podrá acceder. (ver Trascendencia) ¿Dónde queda esto? No se sabe.

¿Y si Dios no es más que un súper ordenador que nos ha creado en respuesta a algún estímulo? parece especular literariamente Asimov. No lo sabemos, habrá pensado. Y además: nadie puede ver más allá del Big Bang. Antes de todo, es un territorio vedado. Se infiere que pudo haber una nada llena de energía, pero inferir no es certeza, es suposición. Y en este ejercicio, Asimov recrea una explicación del origen del universo mediante la literatura. .
Arthur C. Clarke
"La estrella"


Esta vez, el  protagonista es un sacerdote jesuita que viaja en una misión de exploración espacial. La nave que lo transporta llega a un planeta que orbita una estrella muerta. La superficie se encuentra devastada como resultado de la explosión de la estrella en torno a la cuál orbitaba. Aunque toda la civilización murió, quedan unas pocas evidencias, entre todas una estructura artificial.

Los exploradores logran entrar en la estructura y descubren la entrada a una cámara que encierra y protege recuerdos de la especie extraterrestre que habitó ese planeta. Es una cápsula de tiempo dejada para testimonio de lo que alguna vez fue la cultura de ese mundo ahora extinto. Descubren muestras de su arte: pinturas, esculturas y  muchos objetos hermosos. También grabaciones de canciones y filmaciones de la vida vida diaria de los habitantes del lugar.

Estos seres alienígenos parecían vivir en un entorno natural muy tranquilo. Su arte y sus canciones están llenos de armonía y todos los astronautas, luego de examinar las evidencias, lamentan la muerte de la raza. Los extraterrestres, previendo el final apocalíptico de su mundo, decidieron salvar lo mejor de su cultura para que, en el caso de que unos futuros visitantes (como los protagonistas del cuento) llegaran al planeta, tuvieran la oportunidad de indagar en el pasado.

El final del relato tiene lugar en el viaje de regreso. Consultando la posición de la estrella en tablas astronómicas y por los datos acerca del momento de la explosión, llegan a la conclusión que el estallido de la estrella convirtiéndose en nova,  es nada menos que la Estrella de Belén, a la que se refiere el Nuevo Testamento,  guía luminosa de los Reyes magos de oriente, una variedad de gps estelar gracias a la cual los magos pudieron encontrar el lugar de  nacimiento de Jesús de Nazaret. La incapacidad de comprender que una raza tan hermosa debiera ser aniquilada para anunciar la llegada de Cristo hace dudar al sacerdote protagonista de su fe.

Clarke, como ateo, crea un cuento a partir de una realidad que a diario vemos en este mundo: la existencia del mal. Si Dios existe ¿por qué el mal? Se vale de un cuento para hacer pensar al lector sobre la improbabilidad de la existencia de un ser que permite lo opuesto al bien. Por supuesto, el relato es ficción y no hay modo alguno de saber si la estrella de Belen fue una nova o bien, una conjunción o una combinación de ambas cosas. El creyente puede creer, si quiere, que fue un angel luminoso ya que en las Escrituras se le suele llamar "estrellas" precisamente a los mensajeros de Dios.
________________

1. El nombre de Dios se ha perdido. Todo por culpa de la supersticiosa veneración que fue objeto por parte de los antiguos Hebreos. En tiempos remotos, los sacerdotes prohibieron pronunciar el nombre de la Divinidad por temor a que fuera mencionado en vano. Algunos rabinos que olvidaron la norma fueron muertos como castigo por infringir la prohibición. Sin embargo, en ocasiones había que pronunciar el nombre. Los sacerdotes y rabinos posteriores, entre las cuatro consonantes del nombre de Dios colocaron vocales para que, cuando se debiera leer la Torá el nombre del Creador se pronunciara solamente Adonai (Señor). 

2. En este cuento, la entropía se utiliza como medida de desorden en el universo. La segunda ley de termodinámica dice que al producirse algún trabajo, la energía disponible en el sistema disminuye. Es que en todo el universo existe una tendencia a que las cosas deterioren. Por eso los relojes gastan pilas, las personas envejecen, el hierro se oxida, la información se entremezcla, todo se envejece hasta un punto de no servir más o dejar de existir.  Para evitar esto, hay que ingresar energía renovadora pero este proceso solo incrementa la entropía. De ahí que es vital para preservar cualquier cosa para toda la eternidad, detener la entropía de lo contrario, todo acabará en algún momento, incluido el Universo.
 _________________

Para leer el cuento "Los nueve millones (o billones) de nombres de Dios", click AQUÍ.

Para leer el cuento "La última pregunta", click AQUÍ.

Para leer el cuento "La estrella", click AQUÍ.


.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Saber más

Resultados de la búsqueda