lunes, 15 de abril de 2019

JESÚS FUE CRUCIFICADO ¿A QUÉ HORA?



Marcos 15:25 y Juan 19:14 dan horarios contradictorios 

¿No prueba la discrepancia que la Biblia no es confiable?



Son of God
(Cristopher Spencer 2014)



¿Cómo puede ser posible que a Cristo lo hayan condenado después de su muerte? 

Una lectura atenta de las Escrituras y un poco de conocimiento del trasfondo bíblico, puede dar una solución al problema


_______











Por 



Marc Pesaresi




La Biblia infiere contradicciones irresolubles, afirman algunos. En efecto, Marcos dice que a Jesús lo crucificaron a las nueve de la mañana (hora tercera) pero Juan indica que Pilato lo entregó cerca del mediodía (hora sexta) para ser llevado al Gólgota. Lo mismo sucede con el día de la crucifixión. ¿Sucedió el 14 o el 15 de Nisán? Si la Biblia es Palabra de Dios ¿cómo se explican estas contradicciones? Nunca puedo ser la muerte antes que la crucifixión y no puede haber dos días para crucificar.  ¡Qué dilema!

En realidad, la contradicción no es tal afirman no pocos; hasta algunos ateos aceptan que no hay tal cosa con respecto a las horas de la crucifixión; sino que la explicación viene en un formato sencillo de entender si se tienen ganas de investigar y aprender. (En mi humilde opinión, no es tan sencillo como se infiere).

Marcos narra dentro de los horarios establecidos por el calendario hebreo mientras que Juan, que vivió casi toda su vida en Asia Menor -actual Turquía- se regía por el calendario oficial del Imperio Romano.

Por lo tanto, una reconstrucción posible de los hechos sería: 
Pilato entregó a Jesús, a los que procuraban su muerte, a las seis de la mañana y estos lo crucificaron a las nueve, hora Romana. Todos los eventos de lo que hoy conocemos como Vía Crucis sucedieron en la mañana. Es por esa razón, que la Nueva Biblia Latinoamericana de Hoy y otras versiones, introducen la aclaración.
De acuerdo pero ¿qué de la siguiente objeción? "Existe una diferencia de un día entre los Sinópicos y Juan" con respecto a la crucifixiónSegún Juan, Jesús murió el 14 de Nisán mientras que el resto de los evangelios lo ubican en el día 15. Si la Escritura no tiene errores ¿cómo se explica esta discrepancia?

Bien: Según Sir Robert Anderson (el cristiano que investigó los crímenes de "Jack el Destripador" y que además, escribió varios libros lo que le valió ser llamado "el teólogo del Servicio Secreto" inglés) algunos interpretan que Jesús fue crucificado en la tarde en que se sacrificaba el cordero pascual teniendo lugar la Santa Cena un día antes. (Citado por el Nuevo Diccionario Bíblico Ilustrado; Editorial Clie; página. 590; 1985). Esta interpretación se basa en la aparente discrepancia que aparece en el relato bíblico al compararse los relatos de Mateo, Marcos y Lucas con Juan.

Para Sir Anderson el problema se debe a una "interpretación muy restringida" del significado de la expresión "comer la Pascua" en Juan 18:28. "La única cuestión pendiente -dice Sir Anderson - es el que la participación de los sacrificios de panes de la fiesta (de los panes sin levadura que duraban siete días) pudiera o no designarse con el térmico de "comer la Pascua"".

En este punto, la misma Ley de Moisés proporciona luz: "Sacrificarás la Pascua a Jehová tu Dios, de las ovejas y de las vacas...; No comerás con ella pan con levadura; siete días comerás con ella pan sin levadura" (Sir Anderson, Robert: "El príncipe que ha de venir"; Portavoz Evangélico; Barcelona; página. 131).

Concluye Sir Anderson que "Jesús no murió en el día que se sacrificaba el cordero pascual, sino el siguiente" como lo registran los Sinópticos (que se pueden ver juntos). "Solo una errada interpretación del lenguaje usado por Juan -afirma el NDBI de Clie- ha permitido llegar a una hipótesis tan ajena al relato evangélico" o sea, a dudar de la veracidad de la Biblia como Palabra de Dios.

Interesante lo que afirma García Villa en el Torreón:

"Si se toma en cuenta que el 15 de nisán era la fecha en que se celebraba el día santísimo de la pascua judía, es decir, la festividad más solemne en todo el calendario hebreo, significa entonces que para los sinópticos la muerte de Cristo ocurrió exactamente el día de la pascua y para el evangelista San Juan tuvo lugar la víspera de la gran fiesta, o día de la "parasceve" (la preparación), como llamaban al día anterior al de la pascua.

Conforme a los sinópticos, Jesús celebró la última cena la noche inmediata anterior al día de su muerte. Para nuestro modo de computar los días ocurrió el jueves, pero de acuerdo al cómputo hebreo que establecía el inicio de un nuevo día con la caída del sol, fue el viernes 15 de nisán. Por ello, la última cena que Jesús tuvo con sus discípulos fue el banquete pascual, banquete en el que se comían los corderos que eran inmolados en el Templo de Jerusalén a partir de las dos de la tarde del día anterior, es decir, el 14 de nisán.

Por su parte, para el evangelista San Juan la última cena no fue una cena pascual, sino sólo un banquete de despedida. Por lo tanto, la cena de Jesús habría sido el 13 de nisán. Ello con base en que el autor del cuatro evangelio, al referirse al día de la muerte de Cristo, dice que "era la parasceve" (o preparación) de la pascua" (Jn. 19, 14), expresión que no puede significar otra cosa que la víspera de la pascua.

Con esa afirmación coincide la actitud de los sumos sacerdotes, que se negaron a entrar al pretorio de Pilatos para no contaminarse y "poder comer la pascua" (Jn. 18, 28), de donde se desprende que aún no la habían comido. En el mismo sentido armoniza la idea de algunos discípulos en cuanto a que Judas, como encargado que era de administrar la bolsa (es decir, el dinero del grupo de los apóstoles de Cristo), abandona la última cena para ir a comprar lo necesario para la fiesta (Jn. 13, 29), o sea, la pascua, lo que hace pensar que ésta no había comenzado.

Como es de suponer, ha habido numerosos intentos para hacer concordar las dos versiones, de tal manera que se pueda salvar la exactitud tanto del relato de San Juan como el de los sinópticos. Sin embargo, numerosos investigadores sostienen que ante las dos versiones ha de preferirse la de San Juan, pues resulta absolutamente improbable que el proceso y ejecución de Jesús hubieran tenido lugar precisamente el día de la máxima festividad de los judíos. Aun suponiendo que todo esto les importara poco a los romanos, habrían surgido enormes dificultades por la parte judía. Así pues, la crucifixión de Jesús ocurrió el viernes 14 de nisán, no el 15, a la misma hora que en el Templo de Jerusalén se llevaba a cabo la degollación ritual"(Click AQUÍ). Uno se pregunta ¿por qué Dios ha permitido esta dificultad? Tiene que haber alguna explicación. Tal vez Dios no permitió nada. Quizás nosotros interpretamos mal.

Giovanni Papini (1881-1956) un ateo converso al catolicismo, en su ensayo "Historia de Cristo" de 1921, dice: "PARASCEVE. Palabra griega que significa preparación. Los judíos llamaban así al viernes de cada semana porque en ese día preparaban lo necesario para comer y beber el sábado, día de descanso. Parece, sin embargo, que no fue intención de los legisladores judíos prohibir a su pueblo aquellos trabajos necesarios para la propia subsistencia, como ser proveerse de qué alimentarse; pero ésta era una de las observaciones supersticiosas que Jesús les echó en cara en el Evangelio. (M;it., 12, 5 sig.)- Dícese en el Evangelio de San Juan que el día en que Cristo fue crucificado fue el "Parasceve" de Pascua. Esto no quiere decir que entonces se preparara el cordero pascual para comerlo, pues había sido comido el día anterior; sino que era la preparación para el sábado, que caía en la fiesta de Pascua y que se llamaba el gran sábado, debido a la solemnidad de la pascua. En nuestros amores litúrgicos, el viernes santo se llama feria sexta in "páraseme", y es la preparación para celebrar, en la noche del día siguiente, el gran misterio de la resurrección de Cristo". (Papini, Giovanni; "Historia de Cristo"; Editorial Diana S. A.; México; 5ta Edición; 1962; Pág. 472).

En conclusión, lo más apropiado es considerar que Jesús fue crucificado el 14 de Nisán. Aún así, para algunos estudiosos bíblicos como el sacerdote católico César Augusto Franco Martínez, los datos disponibles en las Escrituras no permiten un esclarecimiento óptimo de la cuestión. (Ver Franco Martínez, César Augusto: "La pasión de Jesús según San Juan. Escenas con cuestiones disputadas"; Ediciones Encuentro S. A.; Madrid; España; 2005;   Página. 224).

Nota

La Biblia afirma que Cristo es el único cordero que quita el pecado del mundo. (“He aquí el Cordero de Dios, que quita el pecado del mundo” Juan 1:29) Es más que llamativo que Jesús fuera torturado hasta morir, al mediodía, que es el horario en que los sacerdotes del templo, sacrificaban los corderos destinados a la cena de Pascua. Ahora bien: el cristiano no tiene que desesperar o desanimarse por encontrar presuntas contradicciones en las Escrituras. Siempre alguien tiene una respuesta que nos de paz intelectual. Solo hay que buscarla pidiendo a Dios primero, la ayuda necesaria y conveniente. 



Adenda

Un lector acotaba:


Anónimo, 25 de noviembre de 2016, 17:32
Mas que una posible diferencia de horas, existe una diferencia en cuanto al día entre los sinópticos y Juan. Según Juan fue un 14 de Nisán el día de su muerte, en cambio, según los sinópticos fue el 15.

¿Qué respondemos a este interrogante? Hemos encontrado algunas propuestas que subimos para que el lector pueda leer e investigar por si mismo. Para Evangélicos en Patagonia fue el 14 de Nisán.

Protestante Digital
La nota trata sobre las presuntas contradicciones sobre la muerte de Jesús
Para acceder, click AQUÍ 

Religión en Libertad
Excelente argumento a favor del 14 de Nisán
Para acceder, click AQUÍ

La fecha de la Crucifixión
Completo estudio sobre la muerte y resurrección de Cristo
Para acceder, click AQUÍ

___________



NVI Biblia Nueva Versión Internacional



RV 1969 Biblia Reina Valera 1960


____________

Citas bíblicas


Marcos 15:25


Eran las nueve de la mañana cuando lo crucificaron. (Marcos 15:25 - NVI)



Era la hora tercera (nueve de la mañana) cuando le crucificaron. (Marcos 15:25 - RV 1960)



Era la hora tercera (9 a.m.) cuando lo crucificaron. (Marcos 15:25 - Nueva Biblia Latinoamericana de Hoy)


Juan 19:14

Era el día de la preparación para la Pascua, cerca del mediodía. —Aquí tienen a su rey —dijo Pilato a los judíos (Juan 19:14 - NVI) (Cerca del mediodía no es el mediodía, sino un horario aproximado).

Era la preparación de la pascua, y como la hora sexta. Entonces dijo a los judíos ¡He aquí vuestro Rey! (Juan 19:14 - RV 1960)

Y era el día de la preparación para la Pascua; eran como las seis de la mañana (hora Romana). Y Pilato dijo a los judíos: “Aquí está su Rey.” (Juan 19:14 - Nueva Biblia Latinoamericana de Hoy)



Obras consultadas

Vila - Escuaín: Nuevo Diccionario Bíblico Ilustrado; Editorial Clie; Barcelona; España; 1985.

McDowell, Josh; Stewart, Don: Respuestas a Preguntas difíciles; Editorial Vida; Miami; Florida; Estados Unidos; 1985; Traducción al castellano por Jorge Arbeláez Giraldo.



viernes, 12 de abril de 2019

SALTA Y FEUDALISMO MODERNO-LA QUEMA DE BIBLIAS CATÓLICAS


Un  "patrón" ganadero confundió una versión católica 
por otra de los  Testigos de Jehová y al suponerla  hereje,
decidió  quemar  todas las biblias que encontró en su propiedad, 
en una pira


(1918-2012) 
fue un médico y antropólogo argentino 
quien realizó numerosas excavaciones arqueológicas 
en el país y en el extranjero.
En uno de sus libros narra un hecho curioso de quema de Biblias
En una provincia Argentina.

____________________

Auto de fe en el siglo 20

En su libro Tiestos Dispersos (1) menciona un curioso Auto de Fe que ocurrido en Ampascachi, provincia de Salta, noroeste de Argentina. El escribió:

"Sucedió que Yi, mi mujer, era sumamente creyente y militante, tratando constantemente de difundir la Palabra de Dios de acuerdo con sus convicciones de Testigo de Jehová. Mi agnosticismo no me impedía respetar profundamente sus creencias y admirarme de su fe sincera y constante. Cuando pasamos por Córdoba, en viaje a Salta, se propuso conseguir algunas biblias para repartir donde fuera oportuno, quizás en el sitio donde íbamos. No consiguió biblias editadas por los Testigos de Jehová, pero una amiga le proveyó de una buena cantidad de biblias católicas. Así fue como en la larga estadía de nuestras excavaciones en Las Pirguas se puso en contacto con los criollos de la zona predicandoles largamente y haciéndoles leer la biblia cuyos ejemplares les dejó. Al poco tiempo después de nuestro regreso a La Plata, recibí una carta donde el dueño de la estancia me enrostraba de la manera más agria y violenta el haber distribuído las biblias. Se declaraba católico ferviente, de lo que sin embargo no le impidió manifestar su indignación quemando en una pira las biblias repartidas. Un verdadero auto de fe en pleno siglo XX. Respetuosamente le hicimos notar que las biblias incineradas era biblias católicas, es decir, el libro sagrado de sus propias creencias"

 ¿Cuál es el límite de la ignorancia? 


Quién ordenó incinerar estas biblias no lo hizo por amor a Jesús, todo lo contrario, sino obedeciendo el mandato de su odio religioso  hacia todos los que creen o piensan diferente. Curiosa reacción, si lo pensamos fino, en contra de la obra de una mujer cuya fe -la de los Testigos de Jehová- es considerada por algunos comentaristas como una fe fundamentalista y diabólica. El "patrón" replicó lo que le repugnaba y criticaba.

Tiestos Dispersos
Voluntad y azar en la vida de un arqueólogo
Emecé editores S. A. ; Buenos Aires; Argentina; 2000


 
Servidumbre y pernada 

 La triste vida de las mujeres en algunos de los feudos salteños 

Según Rex González este lamentable episodio en su vida personal, sucedió en el "feudo de Ampascachi" que por entonces "estaba en manos de la familia del magnate alemán del acero Krupp" de unas 120.000 hectáreas de superficie. Refiere además que era común encontrar "rasgos feudales" en esos territorios donde la patronal determinaba la vida social y económica de los trabajadores del lugar. "Cada gran estancia -del grupo Krupp- tiene dentro de su territorio medio centenar o más de familias que cultivan el suelo con pequeños sembrados o cabezas de ganado, pero sirven básicamente de peones, con un magro salario que apenas les permite subsistir" escribió Rex González. 

Y agrega una delicada observación acerca del trato dispensado por los terratenientes a las mujeres de los peones. 

"Ademas, esas mismas familias afincadas en el feudo son las que proveen de servicio doméstico a los patrones, trabajando en "la estancia" las mujeres como sirvientas, los hombres atendiendo las acequias, arreglando la casa y el jardín. En el caso de las mujeres es casi obligatorio que permanezcan solteras a fin de que no interrumpan su trabajo de sirvientas". Y finaliza el relato notificando que "aun en épocas de invierno, cuando la familia principal estaba ausente, había tres o cuatro sirvientas al servicio del capataz  a quien servían como los señores a fin de que no "perdieran el hábito de saber servir". Para completar el cuadro medieval, en Salta recogimos la versión de que, en una época, los jóvenes y amigos de las familia dueña de unos de los latifundios organizaban "fiestas" más o menos orgiásticas en las que previamente se reunía a las jovencitas más atractivas, hijas de las familias de los peones de "la estancia". Era simplemente la perduración del derecho de pernada medieval".
¿Cuándo sucedieron estos hechos? 

Rex González no da fecha. Pero, por la narrativa de su libro, fue un poco antes de la llegada del régimen militar del Proceso de Reorganización Nacional,  en el año 1976. Este golpe militar sumió a la Argentina en una larga noche de violencias, torturas y crímenes contra la humanidad cuyas acciones autoritarias sufrió, incluso, el mismo. De modo que; pienso;  para una mente educada como la de este  científico, el hecho de quemar biblias distribuidas por su esposa, debió ser algo más que un episodio sin trascendencia. Sin duda lo dejó perplejo.

Rex González se dedicó al estudio de  pueblos preincaicos en el territorio sudamericano. Gran parte de su labor se desarrolló en excavaciones en la Provincia de Catamarca donde identificó y bautizó como tal, a la Cultura de la Aguada, la que consideró como  "la más andina de las culturas del NOA" y vinculada a Tiwanaku. Trabajo en otras provincias argentinas y también en el extranjero.

Fue director de museos y lideró importantes trabajos de campo. Impulsó además; entre muchas otras obras; la fundación de un Museo del Maíz en su ciudad natal de Pergamino con el fin de difundir los estudios sobre el maíz, como un homenaje permanente al aporte alimentario dado por pueblos precolombinos al mundo entero. Recibió numerosos premios y homenajes.


Marc Pesaresi

Nota

1. Rex González, Alberto; "Tiestos Dispersos. Voluntad y azar en la vida de un arqueólogo"; Emecé editores S. A. ; Buenos Aires; Argentina; 2000; Capítulo 20 "Cavernas y cavernícolas", p.p. 218,219.-

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...