viernes, 20 de julio de 2012

BEN ARI, DIPUTADO JUDÍO, DESTROZANDO EL NUEVO TESTAMENTO



Diputado israelí destroza un Nuevo Testamento cristiano


Proverbios 14:29
"El que tarda en airarse es grande de entendimiento;
Más el que es impaciente de espíritu enaltece la necedad"
__________________

"Es un libro judío, escrito por Judíos. 
Para entender mejor al judaísmo, es necesario leer el Nuevo Testamento"
Victor Kalisher
___________________
A los cristianos se nos enseña a no maldecir a los enemigos sino, por el contrario, orar para que la luz del evangelio, en la misericordia de Dios, les ilumine en algún momento mente y corazón y alcancen también ellos, la salvación. (Mateo 5:44) A los judíos se les enseña el ojo por ojo y diente por diente (Mateo 5:38), a nosotros, a poner la otra mejilla (Mateo 5:39) ¿notan la diferencia? Créanme, a veces he preferido la opción hebrea. Sobre todo, cuando me entero de injusticias que no tienen razón de ser. Da bronca tanta incomprensión, sobre todo cuanto tenemos en mente que no todos los cristianos fuimos o somos asesinos de judíos. 

Fanatismo en progreso

 Michael Ben-Ari
48 años
Político hebreo y racista
De origen iraní y afgano.
Tiene estudios superiores en Talmud,
Arqueología y es rabino.
Es el único seguidor del xenófobo
Y ultra nacionalista rabino  Mehir Kahane,
Asesinado a balazos en 1990
Ari tuvo relevancia mediática cuando en 2009
Declaró que la visita del Papa Benedicto XVI,
Sería un insulto para todos los muertos en el holocausto.
Tiene negada la entrada a Estados Unidos,
Donde se lo considera un terrorista. 
Foto
Gentileza
Wikimedia Commons
Su website personal
Aquí

El diputado Ben Ari, del partido Unión Nacional de Israel, destrozó una copia del nuevo testamento en cámara y la arrojó a la basura, ofendido por el mal que este libro representa. ¿Cómo fue que sucedió esto?

Los miembros de la Knéset (Parlamento) - entre ellos Ben Ari - recibieron por correo una copia de nueva edición del Nuevo Testamento, enviado por la Sociedad Bíblica de Israel, una organización cristiana que distribuye libros religiosos. La actitud  debió ser previamente meditada por los involucrados en el envío, precisamente por la historia que tiene el pueblo hebreo en relación con los seguidores de Jesús. Pero parece que no lo hicieron en profundidad porque el propósito fue mal entendido por los destinatarios.

El director de la organización cristiana Victor Kalisher, responsable en parte del envío, es de la idea que la nueva impresión del Nuevo Testamento en hebreo "arroja luz sobre las Santas Escrituras y ayuda a entenderlas". Pero los judíos, en gran mayoría, no desean saber parece, lo que Cristo tiene para decir y menos los ultra ortodoxos. Ellos ya tienen su fe y quieren seguir así. Punto y aparte. Aún así, los misioneros persisten lo cual no está mal. Para eso eligieron ser portadores de la Palabra de Dios.
 Victor Kalisher
The Bible Society in Israel
Foto
Gentileza

Un pasado que aún abre heridas

Desde el siglo I a la fecha,  han considerado a Jesús como un impostor (paradójicamente los musulmanes le tienen más respeto, aunque nos parezca increíble, ya que lo consideran un gran profeta), hijo de una mujer violada por un soldado llamado Ben Pantera o directamente, un blasfemo. De hecho, Cristo fue condenado a muerte porque, en presencia del Sanedrín, admitió que era Dios. (Marcos 14: 55-64(Con respecto a la historia que sugiere que Jesús fue producto de una violación o de relaciones sexuales pre matrimoniales, el erudito judío J. Klausner recuerda que el nombre del presunto soldado romano Pantera quien habría fornicado con María aparece en la refutación de Orígenes contra el escéptico Celso. El incrédulo declaraba que Jesús era un simple hombre hijo bastardo de un soldado legionario romano).

En este contexto, no se entiende que tenía en mente Kalisher cuando se le ocurrió ordenar meter Nuevos Testamentos en sobres para más tarde, enviarlos al Knéset hebreo. Le salio mal el intento de evangelizar y en vez de hacer un bien, acabó dando motivos para blasfemar y de paso, ridiculizar la Palabra. Kalisher ha defendido su actitud con el argumento que el envió de copias del Nuevo Testamento es "un nuevo proyecto" destinado a ayudar a los hebreos a conocer mejor las Escrituras. No hubo intención de "herir los sentimientos de los miembros del Knesset" y añadió con razón: " Es un libro judío, escrito por Judíos. Para entender mejor el judaísmo es necesario estudiar el Nuevo Testamento". Aún así, Tzipy Hotovely  reconociendo que la molestia es grande entre los parlamentarios, declaró  que se estudiarán medidas para que, a futuro, no se admitan más envíos religiosos no judíos al parlamento. 

 Mientras que la mayoría de los diputados prefirió ignorar el libro  o devolverlo al remitente, el legislador derechista montó en judía cólera y afirmando  que se trataba de una "provocación", lo despedazó y lo arrojó a la basura sin importarle un comino que la cámara registrara su intolerancia. "Este libro abominable materializó el asesinato de millones de judíos durante la inquisición y los autos de fe", gritó Ben Ari advirtiendo de paso y en severo tono, que el "envió del libro a los diputados es una provocación. No hay duda que este libro y todo lo que él representa pertenece al tacho de basura de la historia"

Tiene razón Ben Ari. Es una tonta provocación de parte de misioneros que se creen con experticia suficiente para ir a predicar a unas personas que de antemano saben, tiene duro corazón. No se envían Biblias por correo, se las entrega personalmente y preguntado antes, con amabilidad, si desean las personas, recibir literatura. Enviar Nuevos Testamentos a las autoridades hebreas, en sobres, no parece una decisión inteligente. En donde no tiene la razón Ben Ari, es en el modo de reaccionar. ¿Se imaginan si mañana rompemos algún texto sagrado hebreo en alguna plaza de la Patagonia al grito de ¡Malditos judíos, asesinos de Cristo!? Tremendo lío se provocaría. Sin duda nos demandarían con serias acusaciones y nos enviarían la policía y el Inadi.

Muchos hebreos no sienten deseos de saber las doctrinas del cristianismo. No por eso, dejaremos la misión. Pero algunas veces hay que ser no solo prudentes, sino astutos. A miles de judíos no les interesa la parte espiritual de los cristianos -ellos ya tienen la suya- sino la tecnología y la ayuda económica del mundo occidental para sobrevivir a los embates árabes. Por ejemplo, el estado de Israel de continuo presiona con sus lobbys pro judío a los cristianos de Washington, para involucrarlos cada vez más, en un probable conflicto con Irán. No les piden a los políticos de Estados Unidos “misioneros” para viajar a tierras persas,  sino plata y armas. ¿Alguna duda?

Rabias que provocan olvidos

Pero se le pasa por alto al iracundo ultra conservador hebreo, detalles importantes. Cristo era judío, sus discípulos también, los primeros cristianos, fueron judíos de pura cepa y no fue hasta que Pedro tuvo la visión en Cesárea, que la idea de llevar las buenas nuevas a los gentiles fue considerada viable. Aún así, fue difícil para estos judíos seguidores de Jesús aceptar que Dios quería llegar hasta los gentiles, esos bárbaros idólatras, fornicarios y borrachos, adoradores de ídolos de piedra y metales preciosos, practicantes de zoofilia y cuantas perversiones sexuales la mente humana pudiera imaginar. Hubo debates entre los primeros judíos mesiánicos sobre como tratar a los gentiles, tal es así, que el apóstol Pablo tuvo que confrontar con Pedro por causa de como este trataba a los gentiles. (Ver Gálatas 2: 11-14) Aún así, fueron al mundo “pagano” y comenzaron a testificar.

En síntesis, el Nuevo Testamento no es sino, un relato de los esfuerzos de Judíos evangelizando al mundo. Es problema de la religiosidad hebrea si quiere o no aceptar esta verdad. La historia nos dice que los primeros cristianos eran judíos y no fueron llamados cristianos, hasta mucho mas tarde, en Antioquia. De modo que en un principio, era una secta más de las tantas que tenía entonces, la religión hebrea.

Conviene recordar que los hebreos persiguieron con saña y a gusto a los primeros cristianos, con tanta crueldad, que hasta la Biblia registra la muerte del primer mártir cristiano, el joven Esteban quién murió entre los víctores de Saulo de Tarso, uno de los tantos judíos de la época que se encargaba de apresar a los cristianos. Como sería de cruel Saulo, que el mismo se llama a si mismo aborto y además, respiraba amenazas de muerte contra todos los seguidores de Jesús.

Sino hubiera sido porque el mismo Cristo se le apareció camino a Damasco, hubiera acarreado a muchos más a morir en manos de verdugos inmisericordes. Luego, con rigor a la verdad y una mano en el corazón, cuando los cristianos se hicieron del poder político gracias a Constantino el Grande, le pasaron la factura por las muertes del siglo I al pueblo hebreo, persiguiéndolos o bien, encerrándolos en ghettos horribles. Y una de las justificaciones a estas persecuciones fue, que los judíos habían asesinado a Cristo.

No entrare en este artículo a polemizar si Cristo murió por que quiso o porque los Judíos lo condenaron. Ambas cosas. Murió porque era el plan de Dios y también porque el Sanedrín lo acuso falsamente. Cristo murió porque quiso, su deber y su propósito, para dar paso al nuevo pacto de Dios con los hombres y dar inicio a la salvación de los gentiles requería precisamente, que el muriera en la Cruz. De modo que Cristo  murió por su propia voluntad. Claro, los hebreos del Sanedrín lo condenaron, obvio, pero si Jesús hubiera querido evitar la muerte, solo tenía que huir al desierto.

Es cierto también, que muchos cristianos mataron judíos. Pero también es verdad que miles de cristianos salvaron judíos de las garras de la muerte y muchos de nuestros hermanos murieron junto a los hebreos, en campos de concentración.

Claro, muchos dirán que la iglesia evangélica de Alemania se doblegó ante el poder nazi. Cierto, muchos lo hicieron y otros no. Algunos terminaron muertos en campo de concentración precisamente, por oponerse a los nazis y esto, sin tener en cuenta las miles de vidas evangélicas norteamericanas, inglesas y de otras nacionalidades que fallecieron durante el transcurso de la Segunda Guerra Mundial tanto civiles como militares, por causa de la locura nazi. De modo que, para ir finalizando, estuvieron muy mal los misioneros en enviar libros sin pedir permiso antes y pésimo Ben Ari, porque es gracias a los cristianos que hoy Israel es un estado. Sino hubiera sido por los protestantes, hoy seguirían en guettos. Y sin la ayuda occidental, tampoco hubieran podido soportar todas las guerras que tuvieron en contra de sus primos ismaelitas. En síntesis, ya estamos grandes para arrebatos tontos.


Dios ama a todos por igual

También es bueno recordar, que la actitud de Ari es un llamado de atención para muchos que colocan en sus blogs "Amo a Israel" pasando por alto que Dios ama a todos sin distinción, incluso a los Palestinos.Si bien es cierto que el origen de la salvación gentil viene de los judíos, no por eso debemos perder la imparcialidad. En síntesis, los cristianos evangélicos deberíamos ser neutrales de los problemas políticos israelíes y abocarnos en la tarea encomendada, llevar el evangelio a toda criatura pero sin tomar partido por sus causas territoriales, en la medida de lo posible, claro.

Amo a Israel
En muchos blogs aparece esta proclamación.
Me he llegado a preguntar, cuando veo estos banners,
Si los Palestinos por ejemplo, no merecen el mismo amor.
Hasta el momento no he visto muchas declaraciones evangélicas,
A favor de la espiritualidad del pueblo Palestino
Foto

Debería, en los tiempos que corren, predominar la tolerancia, pero claro, algunos el paso de los años, no les provoca entendimiento sino que el odio, les va comiendo la poca inteligencia y buen sentido que les resta y terminan agrediendo a quienes no tienen que agredir. Ben Ari, un pobre tipo, víctima de sus pasiones.

Como en los tiempos del Mesías Jesús

Los judíos de la actualidad están divididos en muchas facciones derivadas de interpretaciones particulares de las Escrituras y se combaten entre sí con saña dialéctica. Por tal razón, los misioneros cristianos en Israel tienen un trabajo muy difícil.

Los occidentales creemos que los hebreos son una masa compacta de creencias y costumbres pero la realidad es diferente. Por ejemplo, los laicos judíos en nada se parecen a los ortodoxos y estos a su vez, tienen amplias diferencias con los ultras. Estos últimos, por ejemplo, son abiertamente homofóbicos y se los ha visto pregonando la necesidad de asesinar  a los "sodomitas".

Así mismo, dentro de estas comunidades, existen profundas divergencias intelectuales, divisiones y enfrentamientos crueles. Los judíos suelen agredirse entre ellos con tanta pasión como cuando los nazis les destrozaban las marquesinas de sus negocios en la Alemania de Hitler.

Los jaredíes no vacilan en apedrear laicos y estos tampoco en darles su merecido a los ultras. Un dato curioso. En la sociedad laica judía, los ultra ortodoxos son mal vistos. Como los varones se dedican exclusivamente al estudio de las escrituras, no trabajan o bien, trabajan poco. No aceptan realizar el servicio militar obligatorio y sus mujeres son las quienes llevan adelante los trabajos diarios y la manutención del hogar.

Como  si fuera poco, tienen un promedio de 10 hijos por familia, lo que incrementa su número con mayor velocidad que el resto de la sociedad. Dado que no trabajan como corresponde, sino que viven a expensas del sudor de sus mujeres, el estado les subvenciona y este dinero que proviene del pago de altos impuestos, genera discordias sin fin con el gobierno y el resto de los judíos. Ellos justifican su vagancia, en que deben estudiar por años las escrituras y son la reserva moral y de justicia de Israel.

No todos los hebreos son irascibles como Ben Ari

De inmediato muchos se dieron cuenta de la necedad del ultra ortodoxo y lo salieron a increpar por su actitud. Por ejemplo, el diputado Ilan Gilon, del partido Meretz, condenó la actitud de Ben Ari, señalando que "es vergonzoso como alguien así pueda ser miembro de la Knéset". "Debería compararse sus actitudes con la de los diputados extremistas en el exterior que destrozan la Biblia (Torá). Todos deberíamos protestar si eso sucede".

Entre tanto, el portavoz del Gobierno, Mark Regev, señaló "Deploramos completamente esa conducta y la condenamos directamente. Sus actos están completamente en contra de nuestros valores y nuestras tradiciones. Israel es una sociedad tolerante; pero tenemos tolerancia cero para tales actos odiosos y despreciables", afirmó.

Entre tanto, en un comunicado posterior a los hechos, Ben Ari no se ha arrepentido de haber destrozado el Nuevo Testamento hebreo sino que, en su parecer, obró de acuerdo a sus principios. La defensa de la memoria del pueblo hebreo. (1)

(1) Nota

Texto donde Ben Ari no se arrepiente sino que, continúa alegando que actuó correctamente aquí.

MK Michael Ben-Ari (Ichud Leumi) is not sorry for ripping a copy of theChristian Bible that was sent to his office. Ben-Ari released a statement Wednesday saying he stands by his act.

He criticized Knesset speaker Reuven Rivlin for criticizing him. Rivlin was quiet when the Christian Bible was sent to MKs, he noted.

“The Knesset head’s obsequiousness to the missionaries crosses all the lines,” he accused.

He criticized the Anti-Defamation League (ADL) as well. “It’s strange that we didn’t hear that organization speak out against arson attacks on synagogues and the desecration of Jewish graves,” he said. “They have proven themselves to be a hypocritical, self-righteous group.”

Ben-Ari repeated his earlier reasoning for destroying the book. The Christian Bible“led to the murder of millions of Jews in the Inquisition and throughout history,” he said. “Those who sent the book to MKs wanted to trample the bodies of the millions of martyrs who were murdered for being Jewish.”

“There is no doubt that my reaction was in place,” he added.

A spokesman said, “Ben-Ari will continue to defend the honor of the people of Israel, and the honor of those who were murdered, burned and slaughtered.”

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Saber más

Resultados de la búsqueda