sábado, 20 de febrero de 2016

LO "ENGAÑOSO" DE LA BIBLIA





Un lector de nuestro blog
 ha presentado algunas objeciones.
En su opinión, la Biblia es "engañosa" o sea, nada confiable.
Todo esto, en medio de un intercambio de opinión,
sobre la fiabilidad de las Escrituras 
y de los aportes científicos.

Lamentablemente, 
por razones de espacio y tiempo,
no se puede considerar todo lo que Winczur a enviado,
sino una parte del conjunto.


Por

MARC PESARESI


El término engañoso puede referirse a mentira o infidelidad. Un relato puede ser fiel testimonio de un evento pero, si se lo interpreta mal; como bien sugiere Winczur; puede resultar engañoso o sea, infiel al hecho real. Concuerdo.

El libro de Génesis ha sido interpretado y re interpretado muchas veces. Algunos lo toman como un relato literal adornado con figuras literarias y otros, como algo simbólico. En este sentido, si leemos las exégesis de dos o más autores y estos discrepan, obviamente se puede inducir a confusión. 

Dentro de estas posturas existen otras variantes que complican la exégesis. Por causa de esta realidad, nadie duda que cualquiera que desee interpretar las Escrituras puede agotarse leyendo tan solo controversias. Frente a esta disparidad, el catolicismo se refugia en el Dogma mientras que el protestantismo, apela al magisterio del Espíritu Santo quien es el único maestro que enseña sobre los pormenores de las Escrituras y el plan de Dios para la humanidad. 

Los Institutos Bíblicos serios, que capacitan pastores con grado académico, procuran instalar una sana hermenéutica en sus alumnos. De hecho, la teología protestante ha sido pionera en el uso de los descubrimientos científicos para averiguar el contexto de los relatos bíblicos y el uso de otras disciplinas para capacitar. El filósofo William Craig, quizás uno de los más grandes exponentes de la filosofía cristiana actual, estudió precisamente, en uno de estos centros académicos. 

En la ciencia predomina el pensamiento dogmático tanto como en el ámbito académico cristiano. (Basta hechar un vistazo a las agrias polémicas entre científicos sobre todo en paleontología, arqueología, astronomía, cosmología, etc., para darnos cuenta que entre ellos, el concenso solo es posible, luego de enorme acumulación de pruebas a favor de una teoría y cuando por fin se consigue, aparecera seguramente otro cúmulo de evidencias que refuten lo acordado). 

También existe teorías divergentes que complican al lego a la hora de entender como es que los científicos arriban a ciertas conclusiones. Por ejemplo, la ciencia suele tener herejes que son relegados con menosprecios. Recordemos a Immanuil Velikovski quien fue ampliamente censurado por sus pares debido a sus ideas y a pesar de su erudicción. Y como este ejemplo, existen muchos más. En Estados Unidos, por ejemplo, cualquier científico que enrole en el Diseño Inteligente verá peligrar su puesto de trabajo.

Ante tanta complejidad en las relaciones entre científicos, no es extraño que los sentidos se desorienten y se engañen y lo mismo ocurre en el ámbito de lo teológico. (Para un mejor conocimiento de la "humanidad" de los científicos quienes en ocasiones rayan el divismo (así se refirió una arqueóloga que visitó el Museo Histórico donde trabajo refiriendose a uno de sus colegas con ego inflado gracias a sus descubrimientos y exposición mediática) recomiendo leer las notas del blog Dios y la Ciencia). Acceder clickando AQUÍ.

Dice Edgardo Winczur:

"Aquellos pasajes mediante los cuales los estudiosos posteriores a los escritores originales arribaron a conclusiones que luego debieron cambiar. Por ejemplo leyendo de la Biblia llegaron a conclusiones tales como que la Tierra realmente es el centro del universo y que no se mueve, moviéndose solo el Sol al igual que la Luna y los demás astros a su alrededor (en esto Lutero se jactaba denigrando a quienes opinaban que la Tierra se movía y el señalaba el ejemplo de Josué cuando el Sol y la Luna se detuvieron, opinando en esto igual que la Iglesia Católica)".

Respondo: Es verdad, las interpretaciones varían con el tiempo pero, quiero destacar que son modificaciones, re interpretciones,  de las exégesis de los hombres y nada tiene que ver, con la verdad de la Biblia. Por otra parte, justo es reconocer, a Dios no le interesaba hacer de la Biblia un compilado al estilo de la Enciclopedia Britanica sino un libro sobre espiritualidad donde, si era necesario, aportaba algunos datos sobre la naturaleza de su Creación en lenguaje que los hombres de todas las èpocas pudieran comprender. 

Vamos al asunto: He estado buscando el versículo que diga en las Escrituras "la Tierra es el centro del Universo" y no lo pude hallar. O algún copista lo omitió voluntariamente o bien, tal afirmación nunca existió. ¿De dónde viene la creencia que la Biblia defiende el geocentrismo? Curiosamente, entre los pocos que lo defienden, aparecen científicos que aún se oponen a Galileo pero en la Biblia no existe un versículo que apoye con claridad estas ideas. (Ver AQUÍ).

Geocentrismo es una vieja teoría que propone que, todo el Universo, planetas, Luna y Sol, giran en torno a la Tierra. (Se le opone el Heliocentrismo, teoría que afirma que el Sol, es el centro del Universo).

Geocentrismo
Según la Biblia de Lutero
Gentileza
Wikimedia Commons

Algunos pasajes que fueron escritos en la Biblia desde la perspectiva de un testigo observando el Cosmos de pie sobre la superficie de la Tierra pudieron inducir la idea en algunos religiosos que la Tierra es el centro de todo. Por ejemplo: Salmo 19:6 y Eclesiastés 14:4.

Heliocentrismo
Según Giovanni Cassini
Gentileza
Wikimedia Commons

La Iglesia Católica, tan afín a los dogmas, defendió esta teoría y se opuso a Galileo en su momento. El choque entre Galileo y la Iglesia Católica se debió a la propuesta del primero en modificar las interpretaciones vigentes para re adaptarlos al heliocentrismo de Copérnico. Galileo se batió con gallardía pero no pudo contra el sistema. A pesar de este grave traspié en su carrera, continuó siendo católico, alentó a su hija a seguir en un convento de monjas. Jamás estuvo en alguna cárcel, sino que, condenado como sospechoso, solo se le impuso un arresto domiciliario; es más, en 1992 el papa Juan Pablo II pidió perdón por todo lo sucedido con Galileo. Alguien dirá ¿de qué le sirvió todo esto? Bueno, lo de Galileo fue una lucha pionera contra un sistema dogmático. Algo similar sucede hoy en el terreno científico. Ni bien aparece alguien defendiendo el Diseño Inteligente o con alguna teoría un tanto extravagante, no faltarán colegas que pidan su defenestración.

Helicentrismo simplificado
Según Copérnico
Gentileza
Wikimedia Commons

Galileo escribió durante este episodio histórico un principio del que en lo personal, adhiero a rajatabla. El dijo al tribunal que lo proceso en 1633 y luego de fracasar su entrevista con el Papa Urbano VIII, lo siguiente: "La naturaleza y la Biblia derivan ambas de Dios, y es absurdo querer contradecir la naturaleza, que es la expresión directa de la voluntad divina, sobre la base de la interpretación humana de las Sagradas Escrituras. Por el contrario, se debe aprender a leer e interpretar las escrituras a través de la naturaleza". En síntesis, la naturaleza también habla de Dios y viene de la voluntad creativa de Dios.

En lo personal, no obstante, procuro no mezclar ciencia con religión a menos que en algún punto, se toquen y se requiera ayuda específica. Por ejemplo, la arqueología, paleontología, astronomía, etc., son disciplinas que ningún teólogo debe tener a menos si quiere presumir de mente abierta.  

Dice Edgardo Winczur:

"que el cielo se soporta "firme" sobre la Tierra y ésta sobre columnas (Job 26:10.11; Prov.3:19; Slm.104:5 136:6; Amos 9:6; 2Sam.22:16), que existe un dosel acuoso en el límite del universo que contribuyó al diluvio cuando sus compuertas se abrieron (Gn.7:11; Job 9:8), que el diluvio fue un evento histórico real tal cual es descrito en Génesis, que la Tierra se haya asentada sobre agua y rodeada por ella, que la tierra tiene límites cardinales, infiriendo posee un centro geográfico, que las especies animales fueron todas creadas por Dios tal como las conocemos sin que hayan variado en el tiempo".

Respondo:

Job 26:10,11 trata sobre un discurso pronunciado por Bildad, amigo de Job. Ahora bien: una lectura del libro de Job revela que, todos los argumentos pronunciados por los amigos del sufrido patriarca, estaban equivocados. La prueba de esto se observa en los capítulos finales del libro mencionado donde Dios le afirma a Job, precisamente, lo errado de los juicios del hombre. Dios, en este pasaje, permite que Bildad exprese sus puntos de vista con los conocimientos de la “época” y según su entendimiento. Por lo tanto, son palabras de un hombre que Dios ha querido registrar en sus Escrituras. Pero estas palabras no son certeras. Entonces: ¿dónde hay que cambiar el discurso? Bildad habló desde lo propio y luego Dios le dijo que estaba equivocado.

Proverbios 3:19  habla acerca del cuidado, o sea, del perfeccionismo con que Dios “afirmó” en el sentido de “construir” “crear” cielo y tierra. ¿Adónde existe necesidad de cambiar esta afirmación por otra científica? Es evidente que cielo y tierra tienen su dinámica tal como Dios lo ha querido y tanto la Biblia como la Ciencia hablan de lo mismo según sus propios lenguajes.

Salmo 104:5 habla de cómo Dios afirmó la Tierra sobre sus bases y nunca más será removida. La tierra se encuentra asentada sobre un basamento: el núcleo. Removerla de esta “piedra angular” sería su fin. Dios promete que tal cosa no va a suceder. ¿Dónde se necesita cambiar de opinión? La ciencia explica de un modo, la Biblia de otro y ambas fuentes hablan de un mismo hecho: que la tierra tiene “cimientos”. La Biblia nunca hablaría de "núcleo terrestre" porque nadie en su momento lo entendería. Simplemente Dios refiere la obra de su intelecto con términos que el hombre puede entender en toda época. 

Salmo 136:6 habla sobre como Dios extendió  la tierra sobre las aguas, es decir, creó lo que hoy llamamos continentes. ¿Adónde se ha cambiado de opinión al respecto? En este punto me voy a extender. Se creía que el agua llego a la Tierra “a bordo” de cometas y asteroides. Pero recientemente se ha presentado una nueva teoría que afirma que la Tierra tiene agua desde el principio de su existencia.  Investigadores de la Institución Oceanográfica Woods Hole (WHOI) en Massachusetts (EE.UU.) entre quienes se encuentran Adam Sarafian y Sune Nielsen,  proponen que la Tierra tuvo agua desde su misma formación. 

Los investigadores se enfocaron en las condritas carbonáceas, los meteoritos más primitivos conocidos, formados de la misma nube de polvo, partículas, hielo y gases que dio lugar al Sol hace unos 4.600 millones de años, mucho antes de que se formaran los planetas. De ser esto cierto, el agua es tan antigua como la misma Tierra. De modo que, cabe preguntar otra vez: ¿en qué se tuvo que modificar lo que dice la Biblia si resulta que ahora la ciencia parece apoyar lo que la Escritura afirma? Antes de los continentes, el agua ya existía. 

Dice Edgardo Winczur:

"Estos ejemplos se interpretaron leyendo pasajes de la Biblia. Hoy día ya no se defienden esas ideas como literales (salvo en algunos grupos religiosos y solo algunas de ellas), sino en sentido simbólico, intuitivo, parcial o coloquial".

Respondo:

Los protestantes distinguimos claramente cuando el lenguaje es simbólico de otro literal. Sin embargo, nunca oí mencionar "lenguaje bíblico parcial o intuitivo" en ninguna iglesia o instituto bíblico pero sí coloquial, o sea, charlas informales. Es interesante como se infiere que "hoy no se defienden esas ideas" referidas a lo literal de algunos hechos sin haber antes, por ejemplo, visitado algunos Institutos Bíblicos protestantes donde se capacitan en diversas materias y en literalidad biblica matizada con la necesidad de reconocer lo poético y simbólico de la narrativa bíblica.

Por ejemplo, la muerte de Cristo en la cruz fue un hecho "literal" o sea, real. Nadie hasta la fecha, al menos que sea ignorante en el más puro sentido del término, pone en duda la existencia de Jesús. Su "historicidad" ya ha sido suficientemente estudiada y hay unanimidad en el ámbito académico que un personaje como describe la Biblia al Mesías existió en Palestina en el Siglo I. Existen más ejemplos de literalidad pero no hay espacio para referir. 

Dice Edgardo Winczur:

"Por otro lado, no existe unanimidad en la manera de interpretar y entender la Biblia. El hecho que existan tantas diferentes interpretaciones para apoyar ideas distintas a partir de los mismos escritos en cuestiones doctrinales muestra que no es sencillo, lo cual puede interpretarse como “engañoso” para el estudiante o lector".

¿Quién dijo que debe haber unanimidad en el modo de interpretar? Esto no pone en duda la veracidad del contenido de las Escrituras. Le doy un ejemplo de como hablar sobre un hecho verdadero con diferentes argumentos.

Supongamos que tenemos cinco testigos de un accidente de automotores en una esquina. Cada testigo sin embargo, estaba ubicado en sitios diferentes y con distracciones variadas  y observando en otras direcciones. Solo uno de ellos pudo presenciar directamente. Bien, cuando la policía los interrogue para averiguar datos, los cincos testimonios variarán pero todos estarán refiriendo a un evento real. Hubo un accidente.

Bien, en las Escrituras sucede algo parecido. Dios no esta en desacuerdo del uso de la opinión e incluso, hasta permite la discrepancia. (Ver Job). De modo que, Por tal razón, no existe un modo único de interpretar. La Biblia fue escrita adrede para motivarnos a pensar, rebuscar, volver a re interpretar y sacar conclusiones. Es como una cebolla. No acabamos de quitar una capa, que aparece la otra. Aun así, pasajes como referidos a que solo en Cristo Jesús tenemos salvación, no hay modo alguno de distorsionar.

Esto no significa que copistas posteriores copiaran mal algún texto pero, una vez descubierto, se tiende a corregir. (A menos claro, que la Biblia provenga de una secta diabólica y siniestra como JW Org., quienes tergiversaron adrede una biblia para que se ajuste a sus creencias). Pero se trata de una secta satánica y no, de una religión formal o de una Sociedad Bíblica.

Sigamos. Se utiliza Amós 9:6 como evidencia de versículos que se interpretaron de un modo y que en la actualidad,de otro. Leamos el pasaje en cuestión:

"Dios hizo su casa en el cielo,
pero puso las bases en la tierra.
Dios llama a las aguas del océano,
y las derrama sobre la tierra"

Bien, un teólogo le dirá que este es lenguaje que hoy se podría llamar prosa poética pero, con verdades entre líneas. ¿Qué verdades? Que Dios hizo su casa en los cielos es obvia referencia a la creencia que Dios mora “en las alturas”, en los cielos. Pero no cualquier cielo, como pensaron algunos ateos comunistas quienes al enviar un astronauta al espacio y ver que no estaba Dios clamaron orondos que en el “cielo” no se veía ningún Dios. La Biblia habla de la existencia de tres cielos. En 2 Corintios 12:2-4 Pablo menciona “el tercer cielo”. Son: cielo atmosférico, al espacio que rodea la Tierra y a la morada de Dios y estos nada tienen que ver con los "tres cielos de las culturas mesopotámicas". 

Pero aún más interesante es el cierre del pasaje en cuestión. Dice que Dios llama a las aguas del océano y la derrama sobre la Tierra. ¿No describe esto con claridad cómo se forman las nubes que luego derraman agua en lluvias sobre la Tierra? ¿En que hubo que cambiar el discurso? La Biblia dice en su forma de decir, lo que la ciencia hidrológica explica en su estilo. Es decir, ambas hablan sobre lo mismo, del ciclo hidrológico.

Explicar este ciclo parece innecesario en días donde, la superabundancia de datos, nos puede ayudar a entender como funciona este reciclado natural del agua. En síntesis, el calor de la superficie de la Tierra evapora agua hacia el cielo, donde luego de condensarse por bajas temperaturas, precipita en forma de lluvias, nevadas o granizadas. Posteriormente el agua excurre hacia los océanos o cuencas de almacenamiento natural, donde todo el proceso vuelve a comenzar.

Interesante si comparamos lo narrado en  Amós 9:6 con lo escrito en Ecclesiastés 1:7 que declara: "Los ríos van todos al mar, pero el mar nunca se llena; y vuelven los ríos a su origen,para recorrer el mismo camino". Que la inmensa mayoría de los ríos (algunos desaguan en cuencas endorreicas y otros son arreicos) van al mar, no es un dato menor. Todo este proceso estuvo desconocido para la humanidad hasta los trabajos pioneros en hidrología de los franceses Pierre Perrault y Edme Marronte. Posteriormente Edmund Halley aportó nueva información que contribuyeron a entender el ciclo hidrológico. Otro dato mas: no me agotaré en declarar que la Biblia no es un libro de ciencias pero, cuando habla de verdades sobre la naturaleza, es certera.

Por ejemplo cuando menciona  los "senderos en el mar" ¿a qué se refiere? Yo vivo en una zona acantilada de la Patagonia. Cada tanto, desde las alturas, se observan como "caminos" de agua de distinta coloración. ¿Qué son esas ondulaciones en el mar cuyo color difiere del resto? Son corrientes u ondas marinas que diferentes temperaturas y salinidad.

Matthew Fontaine Maury, un gran ocenógrafo del siglo XIX, estando enfermo y en cama, oía la lectura de la Biblia que le aportaba su hijo. De repente oye el Salmo 8:8 que dice: "las aves del cielo, los peces del mar, y todo lo que surca los senderos del mar." (NVI). Se dice que exclamó:- Hijo, si existen senderos en el mar, los encontraré. Años después, realizó numerosas investigaciones que le posibilitaron informar la existencia de los sistemas de circulación oceánicos donde interactúan viento y agua. Para finalizar. La Biblia no es un libro de ciencias pero cuando habla de la naturaleza, sus datos vuelvo a insistir, es certera. 

Dice Edgardo Winczur:

"...que existe un dosel acuoso en el límite del universo que contribuyó al diluvio cuando sus compuertas se abrieron (Gn.7:11; Job 9:8), que el diluvio fue un evento histórico real tal cual es descrito en Génesis, que la Tierra se haya asentada sobre agua y rodeada por ella, que la tierra tiene límites cardinales, infiriendo posee un centro geográfico, que las especies animales fueron todas creadas por Dios tal como las conocemos sin que hayan variado en el tiempo".

Respondo:

Lo del dosel acuoso es algo muy interesante. La Biblia menciona en Génesis 2 que la lluvia no existía y que "un vapor" regaba la faz de la Tierra. Bien, no hay evidencias de la existencia de este "dosel" pero ausencia de evidencias no es evidencia de ausencia. Puede que existiera y ya no. "4 Ésta es la historia de cuando Dios creó el cielo y la tierra. En ese tiempo 5 aún no había árboles ni plantas en el campo, porque Dios todavía no había hecho que lloviera, ni había nadie que cultivara la tierra. 6 Del suelo salía una especie de vapor, y eso era lo que mantenía húmeda la tierra" (Génesis 2:4-6).

Acerca del dosel de vapor de agua ¿de dónde viene esta idea tan particular? No todos los cristianos aceptan esta sugerencia. Sin embargo, entre los protestantes creacionistas (partidarios de la Tierra Jóven) tiene mucha influencia gracias al famoso libro The Genesis Flood de Whitcomb y Morris publicado en 1961. (Posteriormente Whitcomb publicó en 1996 Ther World That Perished (El mundo que pereció) donde aporta nueva información y refina su teoría.

Tanto Whitcomb como Morris debieron inspirarse en las interpretaciones del maestro cuáquero Isaac Newton Vail (1840-1912); un autodidacta en astronomía, matemáticas, latín y griego. A él le corresponde haber dado a conocer la "Teoría del Anillo" o "Teoría del Dosel" donde proponía que la Tierra había tenido en sus comienzos un anillo o dosel acuático que se desplomó durante el diluvio.

Posteriormente, nuevos autores como Vardiman (1986), entonces jefe del Departamento de Física del ICR, calculó que esta cobertura acuosa de existir, debió estar a unos 7 kilómetros de altura -entre la Troposfera y la Estratosfera-como una temperatura aproximada a los 30º. Aún así, no todos los creacionistas apoyan esta idea y no todo el protestantismo en general en sus cuatro grandes ramas Pentecostales, Carismáticos, Tradicionales y Modernistas, aceptan estas ideas. Entonces, sino todos los protestantes aceptan estas ideas ¿por qué se utiliza este argumento para criticar la innerrancia de las Escrituras si solo es interpretación de unos pocos?

Vemos entonces que, la hipótesis del dosel de vapor de agua, ha sido rechazada por un gran número de creacionistas, como por ejemplo, los creacionistas Walter Brown y Douglas E. Cox, entre otros; aún así,  sostienen que la energía potencial del agua, al caer desde una altura de siete kms o más, se transformaría en energía cinética, que luego al impactar provocaría un sobrecalentamiento de la Tierra creando innumerables problemas. Es decir, si bien no aceptan la teoría del dosel, sí hablan del cataclismo que pudo sobrevenir si tal masa de agua de existir (¿agua líquida o vapor?) chocara contra la superfice del planeta.

Algunos creacionistas señalan el dosel alrededor de Venus como una posible ejemplo al que pudo tener la Tierra y  sostienen que las condiciones atmosféricas en ese momento ya no existen hoy. En su forma actual, esta hipótesis sigue siendo controvertida y sus diferentes formas, hacen imposible un acuerdo general.

El diluvio fue un evento real

¿Cómo lo sabemos? Hay cientos de relatos en antiguas culturas que hablan del diluvio. Si el diluvio no hubiera existido, entonces estamos en presencia del cuento corto más exitoso de todos los tiempos; que tantas culturas refieran lo mismo a lo largo y ancho de la Tierra indica que fue una catástrofe global y no local o parcial como suponen algunos.

Un ateo cubano me dijo cierta vez que, el relato del Diluvio, fue traspasado boca a boca luego de una inundación local. No hay modo de saber como pudo un relato pasar de boca en boca de una sola inundación en la Mesopotamia de Medio Oriente cuanto tantos otros eventos aún peores -la invasión mongola por ejemplo- la gente más allá de Asia y Europa y de algunos lugares del norte de África, ni siquiera tuvo noticias. No, definitivamente, no. Según el relato bíblico, el Diluvio fue una catástrofe universal.

Conclusión:

No existe en la Biblia un tratado "cosmológico" al "estilo moderno" entre los primeros hebreos. Eran un pueblo nómada  y pastoril y de escasa erudicción astronómica y matemática. Sus vidas estaban ligadas a la producción de animales para consumo y esquila lanera. De modo que la Biblia aporta datos sobre la Creación pero en un lenguaje que estas personas, rústicas y sencillas, pudieran entender perfectamente. En síntesis, la cosmología hebrea era simple pero veráz porque, hasta el momento, hasta la teoría del Big Bang parece dar la razón de que todo tuvo un comienzo tal como afirman los escritos hebreos.


Se afirma en algunos círculos intelectuales ateos que, el modelo cosmológico hebreo, deriva de los existentes en la Mesopotamia. No es tan cierta esta aseveración. Por ejemplo, se observa en modelos sumerios, acadios, etc., una cosmología de seis niveles mientras que la Biblia infiere solo tres y que están de acuerdo con lo que la ciencia moderna aporta en la actualidad. Superfice de la Tierra, cielos atmosféricos y el espacio. 


Muchos autores, en su desprecio por todo lo bíblico, ninguean los aportes de las Escrituras afirmando sin verguenza alguna, que la información que allí se vierte es "un refritado" de conocimientos de paganos aledaños. No es verdad: lo vemos cuando, ciertos ateos al construir "el modelo cosmológico hebreo", sitúan a la Tierra en un círculo plano flotando sobre agua. 


La Biblia no afirma que la Tierra sea plana sino un "círculo que flota sobre nada" es decir, sobre espacio y no sobre agua.  Los hebreos sabían que la Tierra flotaba en el vacío de lo contrario no hubieran escrito algo semejante. Esta descripción está de acuerdo con el lenguaje y la escritura de la época que mencionaba las formas de las cosas de modo sencillo: redondo, largo, alto, ancho, etc., y que permitía una escritura bastante evolucionada pero sin vocales. Me refiero al paleo hebreo y luego, al hebreo cuadrado.


En la actualidad con los aportes de nuevos datos satelitales la forma de la Tierra ha sido recalificada como un esferoide que se parece a una papa de superficie irregular. Para ir terminando, cuando los astronautas del programa Apolo daban vuelta la Luna y emergían sobre el horizonte lunar y avistaban nuestro planeta, lo veían como "un círculo". Esto crea un nuevo interrogante. ¿Quién le dijo al autor bíblico que la Tierra vista de lejos parece un círculo flotando en el espacio?

Si en verdad alquien quiere saber si la Biblia dice verdad o mentira, tiene que considerarla en su conjunto. En sus páginas existen relatos literales que resisten toda refutación. Por  ejemplo, el viaje por mar del apóstol Paulo a Roma.

En Hechos 27 se compila una aventura del apóstol donde se describen técnicas marineras y accidentes geográficos e incluso se aporta del nombre de un viento del noroeste mediterráneo (Euroclidón). Todos estos datos son literales. La única controversia de este relato la aportan algunos  para quienes, la mordedura de la mano de Pablo por parte de una víbora en Malta, es una fantasía. Según ellos, no existen víboras venenosas en Malta. Sin embargo, estamos hablando de un relato ocurrido hace dos mil años atrás. La isla fue tan super poblada que bien toda especie de ofidios mortíferos pudo ser erradicada a lo largo de este tiempo. (Ver culebra verdiamarilla)

Recordemos que en tiempos recientes casi se eliminó, por orden del ateo Mao, al gorrión de toda la China comunista. Cuando casi quedaban algunos pocos ejemplares cayeron en cuenta que, lejos de ser plaga, esta ave era beneficiosa para el medio ambiente. Lo mismo pudo acontecer en Malta solo que falta la evidencia que lo corrobore.

Cualquiera que quiera saber si la Biblia es veraz, solo tiene que recordar las palabras de Jesús: "el que quiera hacer la voluntad de Dios, conocerá si la doctrina es de Dios, o si yo hablo por mi propia cuenta" (Juan 7:17)

Marc Pesaresi

1 comentario:

  1. "En su opinión, la Biblia es "engañosa" o sea, nada confiable."

    Esa no es mi opinión. Eso es lo que interpreta de mí, lo cual sí es engañoso. No considero a las Escrituras engañosas, lo engañoso parte de las personas que las interpretan y enseñan a otros, inventando doctrinas y obligando a un pueblo o a los creyentes o a los persuadidos a creerlas y a cumplir ciertas obligaciones relacionadas, motivándolos con promesas y amenazas divinas. Las Escrituras son como cualquier libro, de origen humano, contiene pensamientos humanos, refleja la época y contiene distintos estilos literarios. Y entre sus escritos, en muchas partes, aparece el espíritu superior que dirige y ayuda a las personas involucradas en esos tiempos a elevarlos espiritualmente. No es ningún libro “escrito por Dios”, no es perfecta. Aunque muchas de sus expresiones fueron inspiradas lo fueron para quienes las recibieron y a quienes fue dirigida, y contienen enseñanzas útiles y son una guía útil para quien busca a Dios. Las verdades que poseen las Escrituras se hallan por fuera del conocimiento hasta de los mismos escritores que participaron en su composición, y se encuentran generalmente en parábolas, leyendas, metáforas o mitos. Las Escrituras no son ni buenas ni malas, son solo palabras escritas, las cuales dependen del lector u oyente entenderlas y actuar correctamente.

    "Si en verdad alquien quiere saber si la Biblia dice verdad o mentira, tiene que considerarla en su conjunto."

    Imposible. Solamente la pueden entender quienes tengan el Espíritu de arriba, los demás, leen, oyen, interpretan a su manera y hasta enseñan y obligan a otros a creer lo mismo sin haber descubierto su auténtico valor.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Saber más

Resultados de la búsqueda