sábado, 9 de marzo de 2013

¿QUIÉN FUE EL DISCÍPULO AMADO?





«La resurrección de la hija de Jairo»

(1871)
Juan, muy jóven, aparece observando en claroscuro a la izquierda  



  A Carolina, 
quien siente la sed por saber más,
 de las cosas del Señor







Por
Marc Pesaresi











Nunca se me ocurrió averiguar quien fue el discípulo amado, hasta que una hermana evangélica me preguntó. Siempre había considerado que era el apóstol Juan . Sin embargo, la tarea de relacionar a este personaje con Juan -uno de los hijos de Zebedeo y hermano de Santiago- es complicado.

¿Quién fue el discípulo amado?

Este singular discípulo aparece en el Evangelio de Juan, en la última cena recostado contra el pecho de Jesús y preguntado cuál  de todos los presentes lo iba a entregar (Juan13: 21-26); se lo menciona además, al pie de la cruz y separado del resto, junto a la madre de Jesús (Juan 19: 26-27). Luego, se lo ubica junto con Pedro, corriendo en dirección al sepulcro al que encuentran vacío. (Juan 20:1-10).

Posteriormente, durante la tercera y última aparición del Jesús -ya resucitado (Juan 21: 20-22)-  los demás discípulos preguntan a Jesús sobre el destino del discípulo amado. Jesús responde de modo enigmático a tal punto,  que entre los apóstoles se corrió la voz que nunca iba a morir (Juan 21: 23). Probablemente, en opinión de algunos, Juan1:35-40 se esté refiriendo también, al discípulo amado lo mismo que Juan18:15.

La tarea de identificarlo despierta controversias. Una interpretación feminista lo presume mujer. (Schneiders, Sandra M. (1998). Because of the woman’s testimony: reexamining the issue of authorship in the Fourth Gospel. New Testament Studies).

Otro sostiene que fue un sacerdote del templo que siguió a Jesús pero no pudo estar siempre presente en el ministerio de Jesús debido a su tarea sacerdotal.  Hugh J. Schonfield, quien postula la teoría, sospecha que fue alguien vinculado al Templo por la falta de información sobre los viajes de Jesús a Galilea en contraste con la abundancia de datos sobre la última semana de vida en Jerusalén. Ademas Juan 18:15 parece indicar que tenía una relación amistosa con el Sumo Sacerdote.

Otros directamente se rinden y declaran que nunca se sabrá si el discípulo amado fue Juan. (Ver: R.E. Brown (1966) (en inglés). The Gospel according to John, 2 vol. Doubleday (Garden City, Nueva York). Este autor aceptó en un primer momento que  Juan, el hijo de Zebedeo y el discípulo amado eran la misma persona, pero más tarde se desdijo y afirmó que la identidad del discípulo amado siempre será desconocida.

¿Qué opinaban los padres de la iglesia?

Ireneo de Lyon (Adversus Haereses II, 22, 5; Adversus Haereses III, 1, 1); San Agustín (Comentarios al Evangelio de Juan LXI, 4); San Juan Crisóstomo, San Gregorio y  Beda lo identifican con Juan, el discípulo del Señor.

" Juan, el discípulo del Señor que se recostó sobre su pecho, editó el Evangelio cuando habitaba en Éfeso"
Ireneo, Adversus Haereses III, 1, 1

"Todos los presbíteros que se han encontrado en Asia con Juan, el discípulo del Señor, dan testimonio de que Juan ha transmitido esto, porque permaneció con ellos hasta los tiempos de Trajano"
Ireneo, Adversus Haereses II, 22, 5

Desde Ireneo de Lyon se admitió que el autor del cuarto Evangelio fue el apóstol  Juan, el hijo de Zebedeo. Esta atribución fue sostenida en forma unánime desde el año 200 a lo largo de toda la antigüedad y se mantuvo hasta el siglo XVIII, cuando la crítica negó que el Evangelio perteneciera a una fuente apostólica y lo atribuyó a autores del siglo II o III.

El texto más antiguo que se conserva del NT, un fragmento de una página de un códice de papiro –fechado hacia el 125 d C., y que se conserva en la Universidad de Manchester luego de ser hallado en Egipto, contiene algunos versículos de Juan 18. Existen otros fragmentos antiguos que permiten deducir que las obras de Juan tuvieron alta estima entre los primeros cristianos. Justino Martir se refería al Evangelio de Juan como “una de las memorias de los apóstoles”. 

Los  gnósticos del siglo II como Basílides, Heracleón y Valentino citaban este evangelio aceptando que el autor era Juan. A pesar de esto, los críticos de la alta crítica no aceptan estas evidencias e insisten que el Evangelio de Juan no le pertenece sino que es obra de algún testigo o bien, alguien que ayudo a Juan en su redacción.

"Vemos ya en la primera mitad del siglo II que muchos autores conocen y utilizan el cuarto evangelio: San Ignacio de Antioquía, el autor de las Odas de Salomón, Papías, San Justino, y quizá el mismo San Clemente de Roma: todo ello es prueba de que el evangelio gozaba ya de autoridad apostólica.

El primer testimonio explícito es el de San Ireneo, hacia el 180 (...) Casi por la misma época, Clemente de Alejandría, Tertuliano y el canon de Muratori atribuyen también formalmente el cuarto evangelio a Juan el apóstol. Si se ha podido recoger una opinión opuesta entre los siglos II-III, es la de algunos que reaccionan contra los «espirituales» montanistas, quienes utilizaban el evangelio de Juan con fines tendenciosos.

Pero esta oposición se reduce a poca cosa, y, basada en razones teológicas, no tiene ninguna raíz en la tradición. "Por lo demás, nada hay en el mismo Evangelio que se oponga a esta tradición: muy al contrario. Ya hemos visto que el evangelio se presenta bajo la garantía de un discípulo amado del Señor, testigo ocular de los hechos que narra. 
Su lengua y su estilo denotan su orígen manifiestamente semítico: se le ve perfectamente al corriente de las costumbres judías, así como de la topografía palestinense en tiempo de Cristo. Parece unido con especial amistad a Pedro, y Lucas nos informa que, efectivamente, ese era el caso del Juan el apóstol."
¿Y si fue Lázaro?

La identificación del discípulo amado con Lázaro de Betania comienza por asumir que en algún otro lugar del cuarto Evangelio canónico se indica la identidad del mismo.  .

Quienes sostienen que fue Lázaro, basan sus argumentos en el capítulo en que se relata la resurrección de Lázaro de Betania, en el cual se observa una triple indicación de que este era amado por Jesús de manera especial: “Las hermanas enviaron a decir a Jesús: «Señor, el que tú amas (phileis) está enfermo»”(Juan 11, 3); “Jesús quería (ēgápa) a Marta, a su hermana y a Lázaro” (Juan 11, 5); “Y Jesús lloró. Los judíos dijeron: «¡Cómo lo amaba (ephílei)!»” (Juan 11, 35-36).

A esos textos se suma la expresión puesta en labios de Jesús para designar a Lázaro: “«Nuestro amigo (phílos) Lázaro...»” (Juan 11, 11). En la misma línea, Sanders piensa que  la resurrección de Lázaro pudo influir en la idea de los demás apóstoles que este hombre nunca moriría.  (Juan 21, 22). (Ver Sanders, J.N. (1957). «Who was the Disciple whom Jesus loved». En Cross, F.L. (en inglés). Studies in the Fourth Gospel. London (Inglaterra): A. R. Mowbray. pp. 72-82).

Por el modo en que esta redactado el evangelio, el escritor fue o testigo presencial de los hechos o bien alguien que escribió tomando en cuenta lo que un testigo refirió. (Juan 1, 14; Juan 19, 35; Juan 21, 24).Al discípulo amado se lo menciona en los evangelios  como una persona  cercana a los apóstoles. Esto no descarta que él mismo fuera apóstol. 

Fue Juan el apóstol

Jesús, durante su ministerio, dio la impresión de tener un trato  preferencial hacia tres Apóstoles en particular: Pedro, Juan y Santiago (Marcos 5: 37; 9, 2; 14, 33). Ahora bien: Pedro no puede ser el discípulo amado porque se lo identifica como alguien diferente. (Juan 13: 23-24; 20: 2-10; 21, 20). Santiago el Mayor  tampoco ya que fue asesinado  por orden de Agripa I hacia el año 44 (Hechos 12: 2) en contraste con el discípulo amado quién, por longevo, llegó a tener fama de inmortal (Juan 21: 23).

Este discípulo tuvo además, mucha intimidad con el grupo cercano a Jesús. Participó en la última cena donde solo tuvieron acceso los doce Apóstoles (Lucas 22, 14); tuvo amistad íntima con Pedro  (Juan 13, 23; 20, 2-9; Hechos 3, 1-9; 4, 1-13; 8, 14-15). Según este detalle, el discípulo amado bien pudo ser un apóstol y entre estos, Juan.

Juan el Apóstol, al igual que la mayoría de las personalidades de la primera comunidad cristiana, no se verifica en fuentes del siglo I  que no sean los escritos neotestamentarios. La mayor parte de la información  sobre Juan el Apóstol proviene de la aplicación del método histórico-crítico (es decir, el proceso científico de investigar la transmisión, desarrollo y origen de un texto conocido como Alta Crítica). Se suma a este aporte académico, el análisis de documentos de los días de  los padres de la iglesia, incluyéndose tradiciones escritas y orales tradiciones que muchas veces discrepan entre sí.

El teólogo luterano Adolf von Harnack (1851-1930) refirió que el Evangelio de Juan es uno de los mayores enigmas del cristianismo. El  catedrático protestante Charles Harold Dodd (1884-1973) opinó en sintonía asegurando que,  Juan es la clave para comprender el cristianismo primitivo. 

¿Quién fue Juan? 

En sus comienzos, trabajaba como pescador  para la empresa pesquera de su padre Zebedeo quien lo había engendrado con una mujer llamada Salomé. Antes de conocer al Mesías, Juan había seguido las prédicas de Juan el Bautista. Luego, ya con Jesús lo acompañó a Galilea y estuvo en las bodas de Caná. Sin embargo, aún no era un apóstol. Por lo tanto, siguió trabajando en el lago como pescador para su padre. Finalmente Jesús lo llamó junto a su hermano Jacobo (Mateo 4:21,22) para, tiempo después, darle la designación de apóstoles. (Mateo 10:2).   

Parece ser que ambos eran de carácter fuerte –típico de pescador-  a tal extremo que Jesús lo apodó Bonaerges o Hijos del Trueno.  (Marcos 3:17). En sus comienzos tuvieron una conducta rebelde y provocativa debido a que aún no habían sido transformados por la gracia. Por ejemplo, Juan sintió “celos” reprendiendo a  un hombre que exorcizaba  demonios en nombre de Jesús sin ser parte del “equipo” (Lucas 9:49), más tarde, junto a Jacobo, manifestaron sus deseos de hacer llover fuego del cielo sobre un poblado samaritano que se había negado a recibir a Jesús (Lucas 9:52-56) y participó en una revuelta con madres y mujeres de los apóstoles para conseguir el mejor lugar junto a Jesús en el cielo. (Mateo 20:20-24). 

Con el paso de los días, Juan fue adquiriendo la preferencia de Jesús a punto tal que junto a Pedro se le permitió ver la resurrección de la hija de Jairo (Marcos 5:37), ver la transfiguración (Mateo 17:1) y la agonía de Jesús en el huerto de Getsemaní (Mateo 26:37). Juan finalmente, estuvo en el monte del Calvario junto a María donde el Mesías le encomendó el cuidado de su madre. (Juan 19:26-27). Después de los eventos de la Ascensión paso un tiempo en Jerusalén con los demás seguidores de Cristo y junto con Pedro, sufrió prisión. (Hechos 4:19). 

Posteriormente fue enviado a Samaria con Pedro para ayudar a Felipe quien ya se encontraba evangelizando en ese lugar. Estuvo presente durante las primeras persecuciones en contra de los cristianos en Jerusalén y Pablo refiere que lo vio en esa ciudad luego de su regreso del primer viaje misionero (Hechos 15:6; Gálatas 2:9). A Juan se le ha atribuido cinco libros del NT, el cuarto evangelio, el Apocalipsis  y tres epístolas. 

La tradición cristiana dice que este noble apóstol fue el único que no sufrió martirio y que murió de edad avanzada en Éfeso, ciudad donde residió luego de la llegada al poder del emperador Nerva quien dio libertad temporaria a los cristianos para vivir su fe. Policarpo asegura que Juan se quedo en Asia Menor hasta su muerte durante el imperio de Trajano.

__________________

WHO WAS THE LOVED DISCIPLE?

By
Carolina Alfaro

It never comes into my mind to find out who was the loved disciple, until one sister in Christ asked me. I always considered that he was the apostle John. However, the task to relate this character to John – one of the sons of Zebedee and James’ brother- is complicated.

Who was the loved disciple?

This peculiar disciple appears in the John, in the last supper laying down against Jesus Christ’s chest and he is asking who of all of them will betray him (John 13:21-26); He is mentioned at the same time, standing near to the cross and separated of the rest, beside to the Jesus Christ’s mother (John 19: 26-27). Then, he is located next to Peter, running to the sepulcher the one that they found empty (John 20: 1-10).

Later, during the third and last Jesus Christ’s appearance – already resurrect (John 21: 20-22) – the rest of the disciples ask to Jesus Christ about the destiny of the loved disciple. Jesus answers in enigmatic way up to the point of, that among the apostles run the voice that he will never die (John 21:23). Probably, in some opinions, John 1: 35-40 is referring to the loved disciple the same as in John 18:15.

The task of identifying him sharps controversies. A feminist interpretation presumes him as a woman (Schniedeers, Sandra M (1998). Because of the woman’s testimony: reexamining the issue of authorship in the Fourth Gospel. New Testament Studies).

Others hold that he was one priest that follows to Jesus but he couldn’t be always present at the ministry of Jesus due his sacerdotal task. Hugh J. Schonfield, who postulates the theory, he suspects that it was somebody linked to the Temple, due the lack of information of the trips of Jesus Christ to Galilee in contrast with the abundance of records about the last week of life in Jerusalem. Beside John 18:15 seems to indicate that he had one friendly relationship with the high priest.

Others directly give up and state that we will never know if the loved disciple was John (see R.E. Brown (1966) The Gospel according to John, 2 vol. Doubleday (Garden City, Nueva York). This author accepted in first moment that John, the son of Zebedee and the loved disciple were the same person, but later withdraw  himself and he confirmed that the identity of the loved disciple will be always unknown.

What did the fathers of the church think?

Ireneo de Lyon (Adversus Haereses II, 22,5; Adversus Haereses III, ); Saint Augustine ( Comments in John LXI, 4); San Juan Crisóstomo, San Gregorio y  Beda identify him with John, The disciple of the Lord.

 “John, the disciple of the Lord that was laying down in his chest, edited in John when he lived in Ephesus”.

Ireneo, Adversus Haereses III, 1, 1

 “ All the priests that had met with john in Asia, the disciple of the Lord, give testimony that John had transmitted this, because he was with them until the period of Trajan”.

Ireneo, Adversus Haereses II, 22, 5

Since Ireneo de Lyon was admitted that the author of the forth gospel was the apostle John, the son of Zebedees. This statement was supported in unanimous way since the year 200 thru all the antiquity and it was affirm until the 18th  century, when the critic deny that the gospel belongs to one apostolic source and it assigned to authors of the 2nd  or 3rd  century.

The most antique text that is conserve from the New Testament, one fragment of one page of the papyrus scroll codex date towards the 125 a.c. and that is conserve in the University of Manchester after it was found in Egypt, it contains some verses of John 18. There are another antiques fragments that allows deducing that the work of John had high regard among the first Christians. Justino Martir is referred to John as “one of the memories of the apostles”.

 The gnostic of the 2nd century as Basilides, Heracleon and Valentino quote this gospel accepting that the author was John. In spite of this, the critics of the high critic don’t accept these evidences and they insist that the Gospel of John do not belong to him but it is work of some witness or someone else that helped him in his writing.

Marie-Emile Boismard said, one of the members of the Biblical School and French archeological of Jerusalem:
 “We already see in the first middle of the 2nd century that many authors know and use the forth gospel: San Ignacio de Antioquia, the author of Odas de Salomon, Papias, San Justino, and maybe the same San Clemente de Roma: All this is prove that the gospel enjoy the apostolic authority already.

The first explicit testimony is from San Ireneo, toward the 180 ( ….) Almost around the same period, Clemente de Alejandria, Tertuliano y the canon of Muratori gives also formally the forth gospel to John the apostle. If it was possible to collect contrary opinion among the  2nd – 3rd. centuries, is the one that some reacts against the “spirituals” Montanism, who use the gospel of John with tendentious purpose.  

But this opposition is reduce to nothing, and, based in theological reasons, it doesn’t have any root in the tradition. “By the rest, there’s nothing in the same gospel that is opposed to this tradition: at the contrary. We already see that the gospel is presented under the warranty of one loved disciple of the Lord, eyeball witness of the facts that relate. 

Its language and its style express its origin demonstrably Semitic: It is seemed perfectly to the current Jewish habits, just like the Palestine topography in the period of Jesus Christ. It seems linked with special friendship to Peter, and Luke inform us that, indeed, it was the case of the apostle John.”

And if it was Lazarus?

The identification of the loved disciple with Lazarus from Bethany start by assuming that in any other place of the forth canonical gospel is indicating the identity of himself.

Who supports that was Lazarus, based their arguments in the chapter in which talk about the resurrection of Lazarus of Bethany, in which is observed a triple indication that he was loved by Jesus in special way: “Therefore his sisters sent unto him, saying, Lord, behold, he whom thou lovest is sick.” (John 11:3); “Now Jesus loved Martha, and her sister, and Lazarus.” (John 11:5); “Jesus wept.  Then said the Jews, Behold how he loved him!” (John 11:35-36).

To these texts is added the expression put in Jesus’ mouth to designate to Lazarus: “These things said he: and after that he saith unto them, Our friend Lazarus sleepeth; but I go, that I may awake him out of sleep…” (John 11:11). In the same line, Sanders thinks that Lazarus’ resurrection can have influence on the idea of the rest of the disciples that this man will never die. (John 21:22). (See Sanders, J.N. (1957).  «Who was the Disciple whom Jesus loved». En Cross, F.L. Studies in the Fourth Gospel. London (England): A. R. Mowbray. pp. 72-82).

By the manner in which is written the gospel, the writer was or in person witness of the facts or someone else wrote taking into account what the witness referred. (John 1:14; John 19:35; John 21:24). To the loved disciple is mentioned in the gospels as one person close to the apostles. This don’t dismiss that himself was the apostle.  

Was John the apostle?

Jesus during his ministry, gave the impression of having special treatment t to three apostles in peculiar: Peter, John and James (Marcus 5: 37,9,2;14,33). Well then: Peter could not be the loved disciple because is identifying as someone different. (John 13: 23-24; 20: 2-10; 21, 20). James the older is not as well since he was killed by order of Agripa I toward the  year 44 (Acts 12:2) In contrast with the loved disciple who by long-standing, it reaches the fame to be immortal (John 21:23).

This disciple had also, be close to the group near to Jesus. Participated in the Last Supper where it just have access the twelve disciples (Luke 22:14) ; It has close friendship with Peter (John 13: 23; 20: 2-9; Acts 3: 1-9; 4: 1-13; 8: 14-15). According to this detail, the loved disciple could be one apostle and between them, John.

John the apostle, just as the majority of the personalities of the first Christian community, do not verify the sources of the 1st century that they weren’t the neo-testamentary written. The major part of the information about Apostle John comes from the application of the historic-critic method (that is, the scientific process of investigating the transmission, developing and origin of one text known as High critic). It is added to this academic contribution, the analysis of the document from the time of the fathers of the church, including written traditions and oral traditions that many times differ between them.  

The lutheran teologist Adolf von Harnack (1851-1930) referred that the John gospel is one of the big Christians enigmas. The protestant chair Charles Harold Dodd (1884 -1973) thought in ensuring agreement that, John is the key to understand the primitive Christianity.  

Who was John?

In his beginning, he worked as fisherman for his father company Zebedees who procreate him with a woman called Salome. Before to met the Messiah, John had followed the sermons of John the Baptist. Then with Jesus already He goes with Jesus to Galilee and he was at the Wedding of Canaan. However, at this moment he wasn’t apostle. Therefore, he followed working in the lake as a fisherman for his father. Finally Jesus called him together with his brother Jacob (Matthew 4:21-22) for later Jesus gave him the naming of apostle. (Matthew 10:2).   

It seems to be that both are of strong character – typical of a fisherman- to that extreme that Jesus nicknamed his as Boanerges or son of thunder. (Mark 3:17). In their beginning they had a rebel behavior and provocative due that they had not being renovate by the grace. For example, John felt “Jealousy” reprimanding to one man who did exorcize devil in the name of Jesus without being part of the “team” (Luke 9;49), later, together with Jacob, they reveal their wishes to make rain fire from heaven on a Samaritan town that had denied to receive to Jesus (Luke 9: 52-56) and participated in a riot with mothers and women of the apostles to get the best place near to Jesus at heaven ( Matthew 20:20-24).

Passing the time, John was getting the preference of Jesus to the point that next to Peter were allowed to see the resurrection of the daughter of Jairus (Mark 5:37), see the transfiguration ( Matthew 17) and the agony of Jesus at the Gethsemane’s garden (Matthew 26:37). Finally, John was in the Calvary mount next to Mary where the Messiah recommended them the care of his mother. (John 19:26-27). After the events of the Ascension passed some time in Jerusalem with the rest followers of Christ and together with Peter, he suffered prison. (Acts 4:19).  

Subsequently, he was sent to Samaria with Peter to help to Philip who was already preaching in that place. He was present during the first pursuits against of the Christians in Jerusalem and Paul refers that he saw him in that city after his returning of the first missionary trip (Acts 15; 6; Galatians 2:9). To John is attributed five books in the New Testament, the forth gospel, the Revelation and three Epistles. 

The Christian tradition says that this noble apostle was the one that do not suffered martyrdom and that he died of advanced age in Ephesus, the city where he lived after the arrival of the power of the Nerva emperor who gave him temporary liberty to the Christian to live their faith. Polycarp ensures that John stayed in Asia Minor till his death during the Trajan Empire. 



16 comentarios:

  1. Gracias Marcelo por tu bloqueo.
    Espero seas muy feliz donde Dios te lleve y confio en Dios que haga de ti un hombre de bien. Se que Jesucristo sera tu guia siempre. Que estes bien.

    ResponderEliminar
  2. En este blog, no estas bloqueada en absoluto. Reitero, tu tarea es trabajar para el Señor. Tienes un don que solo pocos han sido galardonados con tremenda bendición. A trabajar entonces porque en la obediencia y en el trabajo para Dios estan todas las bendiciones que nos habrán de llegar. Dios te bendiga y puedas superar las pruebas de tu vida para recibir luego, los premios a tu fidelidad.

    ResponderEliminar
  3. no te rompas la cabeza, para eso existe la Tradición católica, no cometan el tremendo error de Lutero de renegarse. Dios eligió y fundo una sola iglesia, los evangelicos solo son católicos renegados y así se quedaran !!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y los católicos, luego de Constantino ¿renegaron de Jesús?

      Eliminar
    2. Respuesta a Anónimo de 29 de enero 2015.
      Si profesas practicar alguna forma de doctrina o religión primero investiga sus raíces, que no te pase las del
      Cacique Nicarao al cual Gil Gonzalez de Avila el 5 de Mayo de1523 lo hizo abrazar la fe católica pero con pistola en mano y le comunico que sino se sometía lo haría por la fuerza. por eso tu eres católico por herencia en cadena.

      Eliminar
  4. Cuando El Senor da Sabiduria de verdad que la da a manos llenas !!!!.. como se la ha dado a Usted , y también el Don de decir las cosas con Gracia !!que a traves de una computadora se percibe y uno puede disfrutar lo que lee , encima aprender y agregarle la parte donde leyendo de repente te ríes como me ha pasado ahora, por el ejemplo lo del Cacique Nicarao,!!!..Oh !! esto no se me olvidara !!!... Que Maravilloso que un Hijo de Dios, tiene las dos cosas, La Sabiduria y también poder hacer reír !!!.... Que Lindo es El Senor !!!.....Dios te Bendiga !!! desde Miami, Florida

    ResponderEliminar
  5. En Argentina hemos tenido varios Caciques Nicarao...; gente obligada por medio de armas a cambiar de religión. Pero que interesante las revueltas de la historia. Porque muchos de estos descendientes de indígenas, con la llegada de la libertad de conciencia, han profesado a Jesucristo como Señor y Salvador y hoy los indígenas de Argentina al menos en Patagonia, adhieren en masa a la fe protestante. Esto que digo no es fanfarria sino pura realidad.

    ResponderEliminar
  6. Muchisimas Gracias !!!.... porque aun en sus comentarios hay tremendas enseñanzas, que precioso esto que he sabido hoy, que ha llegado a la Patagonia tan lejos !!! la Salvacion !!!......un poquito como en Cuba, mi Amada Isla, pero al reves, con la llegada de la opresión, Llego La palabra de Dios,! !!!..Aunque eso no se dice en los Medios , Pero El Senor no se olvido de La Islita........ Gracias de Nuevo !!! Mucha Salud y Muchas Bendiciones !!!


    ResponderEliminar
  7. Gracias por compartir la verdad de las enseñanzas. Son una luz en el camino.

    Un saludo
    http://www.c29.es/

    ResponderEliminar
  8. observacion: en el parrafo 3 del subtema ¿Quién fue Juan? hay una referencia biblica que no tiene nada que ver con lo señalado: Juan finalmente, estuvo en el monte del Calvario junto a María donde el Mesías le encomendó el cuidado de su madre. (Mateo 18:15). cuando en realidad mateo 18:15 dice 18:15 Si tu hermano peca, ve y corrígelo en privado. Si te escucha, habrás ganado a tu hermano.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Oh, muchas gracias Gilberto. Ni bien llegue a mi escritorio, checo la información y corrijo. Mil gracias. A veces ocurre que uno comete lo que luego se llama fe de erratas.

      Eliminar
    2. Lo mismo iba a comentar, pero veo que ya le habían hecho la observación hace un año.

      Eliminar
    3. CORREGIDO hermanos, saludos cordiales. Disculpen la demora en responder.

      Eliminar
  9. Si se investigara un poco mas los libros apocrifos de felipe tomas y otros mas nos daremos cuenta quien era ese o esa discipulo del Señor, shalom Dios les bendiga

    ResponderEliminar
  10. Buenas noches, Dios les bendiga si se investigara los libros apocfifos como felipe, tomas y otros se daran cuenta quien era ese o esa discipulo amado del Señor Dios les bendiga!

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Resultados de la búsqueda