lunes, 25 de marzo de 2013

El PAPA FRANCISCO y LOS EVANGÉLICOS

Protestantes argentinos
En tiempos de la Nueva Evangelización católica

  

 Los evangélicos ya estamos evangelizados

por

Marc Pesaresi



___________________________

¿Otra vez la reacción de los Jesuitas contra los protestantes?

¿Viviremos los evangélicos argentinos una contrareforma como la que vivió Europa en el siglo XVI?

De cara al desafío de afrontar la Nueva Evangelización católica
Los evangélicos debemos estar más firmes que nunca,
Predicando la Palabra del Señor y recordando sin cesar,
Que Jesucristo es el único nombre dado a los hombres, bajo el cielo,
En que podemos ser salvos.

_____________________________

Semblanza; breve; del nuevo Papa

Cuando el 13 de marzo el cardenal francés Jean-Louis Tauran anunció en el Vaticano; delante de miles de expectantes fieles del catolicismo; Habemus Papa identificando al argentino Jorge Mario Bergoglio como el nuevo guía del catolicismo, el mundo miró asombrado la designación de un cardenal llegado del fin del mundo, que asumía bajo el nombre de Francisco. ¿Quién era este hombre?

Nacido en la ciudad de Buenos Aires el 17 de diciembre de 1936, Bergoglio de "pibe" sintio vocación por las causas celestiales según dijo una mujer a quien supuestamente, le habría dicho que sino se casaba con él, se haría cura. 

Siendo el mayor de cinco hermanos nacidos de inmigrantes italianos, fue bautizado en la navidad de ese mismo año y educado en un colegio salesiano, orden de gran arraigo en la República Argentina. Luego de sus estudios secundarios, se interesó por la química graduandose de técnico químico. Sin embargo su vocación lo impulsó al ámbito religioso ingresando a la orden de los Jesuitas con 21 años de edad en 1957.

Ingresó al Seminario Catolico del barrio Villa Devoto - en Capital Federal- como novicio de la Compañía de Jesús y culminó sus estudios como seminarista en el Seminario Jesuita de Santiago de Chile, ubicado en la casa de retiro de San Alberto Hurtado, donde ingresó al curso de Ciencias Clásicas y profundizó sus estudios de historia, literatura, latín y griego. Con el tiempo, fue adquiriendo puestos de relevancia dentro de la orden hasta que finalmente, fue elegido Papa cargo que ocupara bajo el nombre de Francisco en honor al santo Francisco de Asís.

Reacciones evangélicas

Ni bien el mundo conoció al nuevo Papa, algunas organizaciones evangélicas no demoraron en enviar sus saludos y felicitaciones.  Por ejemplo, el célebre predicador argentino Luis Palau no dudó en calificarlo como un "amigo de todos los evangélicos".

Seguidamente, el 20 de marzo, el Papa Francisco se reunió con miembros de diversas confesiones religiosas -entre ellos algunos representantes de la fe evangélica- lo que motivo un comunicado de la Alianza Evangélica Mundial (WEA) el cual, entre otras cosas, dice: “Reconociendo que existen diversos grados de diferencia entre los católicos romanos y los evangélicos de todo el mundo, es la esperanza de la AEM que las conversaciones fructíferas con la Iglesia Católica continuarán”. (Ver comunicado completo en inglés, clickando aquí ).

Vale recordar que el predicador protestante Norberto Saracco ya había dicho sobre el Papa Francisco era “conocido por sus buenas relaciones con los evangélicos además de ser un hombre de oración y partidario de la Sociedad Bíblica”. 

De modo similar, el pastor argentino Rubén Proetti -presidente de la Alianza Cristiana de Iglesias Evangélicas de la República de Argentina (ACIERA)- expresó: "Es una gran cosa que haya sido elegido Papa porque es un hombre que vive lo que predica. Es un hombre cristocéntrico. Pienso que puede hacer una gran contribución al mundo. Hemos tenidos mucho encuentros interreligiosos; y no confundir con el sentido, a veces peyorativo de la palabra ecuménico, es decir, cuando se habla de coincidir a nivel interreligioso, se habla de coincidir a nivel interreligioso, se habla de coincidir con todo lo que se tiene a favor". En una parecida sintonía se expresó la Federación Argentina de Iglesias Evangélicas de Argentina (FAIE).

Sin embargo, la Alianza Evangélica Italiana -quién ya había realizado en mayo de 2010- algunas marchas en contra de la discriminación católica hacia los protestantes de la península, se expresó con cautela. Sin bien saludó cordialmente la llegada del nuevo Papa, se preguntó si el saludo a la Virgen por parte de Francisco marcará la pauta de su liderazgo. Recordemos que los protestantes evangélicos, si bien respetamos a María, solo se la acepta como virgen hasta el nacimiento de Jesús. 

Por supuesto, el Papa es católico y es tan mariano como cristiano. Sin embargo, el tema de María, la madre de Jesús, aún separa a los católicos de los protestantes desde los días de la Reforma. En síntesis, la llegada del Papa Francisco al Vaticano ha sido bien saludada por la mayoría de los evangélicos argentinos pero, con los ojos oteando el horizonte. El nuevo Papa y su entorno hablaron  de "nueva evangelización" y esa palabra despierta recelos.

¿A quienes insta evangelizar el Papa Francisco?

Dejemos que el teólogo católico Carlos María Galli nos lo diga en sus propias palabras:
Desde el 11 de febrero expresé que el nuevo papa, si salía de América latina , iba a ser Bergoglio. Mantuve esta opinión hasta la mañana del 13 de marzo en la Facultad de Teología de la Universidad Católica Argentina, donde soy profesor desde hace décadas y fui decano de 2002 a 2008.
Me refiero sólo a dos aspectos del papa Francisco . Llega del sur del Sur, "casi del fin del mundo", con un consenso mayor a su predecesor. Se dice que fue votado con más de noventa votos. Tiene un clara figura pastoral, manifiesta en sus gestos y sus palabras. Sin conocer detalles, sospecho que se ha buscado, entre otras cosas, un buen pastor que impulse la nueva evangelización.
En 2007 fui perito teológico en la V Conferencia del Episcopado latinoamericano en Aparecida, Brasil. Trabajé con Bergoglio en la elaboración del Documento de Aparecida porque él presidió la Comisión de Redacción. Fue elegido por amplia mayoría y despedido con un aplauso.
En 2012 se celebró en Roma la XIII Asamblea del Sínodo de los Obispos sobre la nueva evangelización. Los tres delegados de la Conferencia Episcopal Argentina, con el aval de su presidente, me pidieron que los acompañara como asesor. Como miembro del Equipo Teológico del Consejo Episcopal Latinoamericano (Celam) fui requerido para servir a los sinodales latinoamericanos.
Cuando le comuniqué a mi obispo, Bergoglio, las razones que veía para dedicar meses a este servicio, le dije que era importante que la Iglesia de América latina expresara su rostro y su voz porque la nueva evangelización es un desafío para todos los continentes, de un modo especial para los que están en el Sur. Le expresé que había curiales romanos y obispos europeos que querían centrar el diálogo en la crisis que afecta directamente a Europa para, desde allí, bajar línea a las otras iglesias. Bergoglio me llamó rápidamente y me animó a colaborar sobre todo por esta última razón. El Sínodo nos confirmó: no fue sólo para la nueva evangelización de Europa sino de los cinco continentes porque la situación europea no es el desafío mayor que tiene la Iglesia.
En el Sínodo, los obispos de África, América latina y Asia hicieron grandes aportes. En los tres continentes vivimos el 67% de los católicos. La mayoría de estos miembros sureños del Cuerpo de Cristo son pobres para este mundo, pero ricos en la fe para Dios, como dice la carta del apóstol Santiago (Stg 2,5). Francisco está confirmando la opción del amor preferencial por los pobres.
En agosto de 2012, escribí: "Está soplando el viento de Dios a través de los vientos que se cruzan desde el Sur". Luego del Sínodo, en la entrevista que me hizo Radio Vaticano el 29 de octubre, afirmé: "En el Sínodo sopló el viento del Sur, tanto del Este como del Oeste". En aquellos días maduré dos convicciones: Benedicto XVI va a renunciar, tal vez al concluir el Año de la Fe; ya deben concluir estos treinta y cinco años de pontificados de Europa central.
La elección de Francisco confirma que necesitamos un buen pastor que ame a su pueblo y no un mero eclesiástico que haga carrera y se apaciente a sí mismo. Un papa que trasmita los sentimientos del corazón de Jesucristo, quien conoce a cada uno por su nombre y dio la vida por todos "para que tengamos Vida en abundancia" (Jn 10,10). Que tenga el espíritu profético de Juan XXIII, el sabio discernimiento de Pablo VI y la alegre sonrisa de Juan Pablo I. Que integre los carismas de comunicación popular de Juan Pablo II y de serena reflexividad de Benedicto XVI.
Un pastor centrado en Cristo, el Dios-Hombre, que viva en el corazón de Dios, porque "Dios es Amor (1 Jn 4,8)", y que, desde allí, esté en el corazón del pueblo de Dios que camina en el seno de la humanidad contemporánea para mostrar que "lo más importante es el amor" (1 Co 13,13).
Francisco será un papa del Concilio Vaticano II. Hay que proseguir el programa de renovación de la Iglesia en un espíritu de servicio y diálogo, porque la Iglesia es "la sirvienta de la humanidad" (Pablo VI). Bergoglio decía que la Iglesia debe evitar la tentación de centrarse en sí misma, la autorreferencialidad. Una de sus variantes es el clericalismo que vive la autoridad no en forma evangélica, como un servicio al pueblo, sino como un poder mundano que se sirve del pueblo.
Francisco tiene la capacidad de reformar las estructuras de la curia romana al servicio de la colegialidad entre los obispos y la comunión entre las iglesias. Y el coraje para cortar los nudos de corrupción, rivalidad, burocracia, dinero y poder. En una carta que le envié el 25 de febrero, un día antes de su partida a Roma, le dije: "Vos nos trajiste la virgen que desata los nudos". (La Nación)
Carlos María Galli
Foto
Gentileza

¿Qué nudos desatará la Virgen María según los católicos?

La Nueva Evangelización de los católicos apunta  a los evangélicos. ¿Cómo se infiere? Cuando Galli habla de los pobres, da la señal. Es precisamente entre los que menos tienen, donde más han aumentado los protestantes, sobre todo, los pentecostales. En algunos medios de comunicación argentinos se habla mucho de los "curas villeros" -nombre con que se denomina a los sacerdotes que trabajan en barrios carenciados- pero casi nunca se menciona las tareas de cientos de iglesias evangélicas que desarrollan sus actividades en ámbitos de gran marginalidad.

Esta actitud es una variedad de discriminación basada en el prejuicio. Aún falta mucho para que algunos de los católicos tradicionalistas acepten que los protestantes son ciudadanos con derechos y obligaciones en Argentina. Aún existen quienes los miran con altivez, pensando que son loquitos que predican herejías.

Ha crecido tanto el colectivo protestante sudamericano que genera desafíos al catolicismo desde hace varios años. Ya en 2006 siete de cada diez grupos religiosos que se anotaban en el Registro de Cultos de Argentina eran evangélicos. En este país, se abre una iglesia evangélica por día según informa el periodista católico Sergio Rubín.

Por ejemplo, en agosto de 2008, el Conicet publicó la Primera Encuesta sobre Creencias y Actitudes Religiosas en Argentina que reveló que los protestantes son mucho más de lo que se suponía.  Más de un 9 % de una población de 40 millones, se congrega en iglesias evangélicas.

¿Cómo es posible que, en dominios donde campea la mayoría católica, millones se vayan de la iglesia para pasar a integrar las "sectas protestantes"? ¿Qué ofrecen los evangélicos que carece el catolicismo que la gente se muda de una fe a la otra? ¿Por qué miles de católicos aceptan la fe protestante y se transforman luego, en portadores de mensajes salvíficos al resto de la población? ¿En qué consiste el éxito protestante que llega a las masas con simplicidad y contundencia?

Sin duda, son múltiples los factores del crecimiento exponencial de los evangélicos y el desafío para el Vaticano, como dice Galli, no pasa por Europa porque la perdieron definitivamente; primero con la llegada de la Reforma Protestante y luego, con el auge del laicismo y ateísmo. Ahora, seguramente piensan en Roma, es necesario replegarse hacia el Nuevo Mundo y fortalecer al catolicismo donde aún es en teoría, una creencia fuerte y de amplia aceptación. Parece ser que, somos los evangélicos, "el nudo que habrá de desatar" María. Estamos en la mira de la nueva evangelización católica.

Como estrategia, la actitud del catolicismo parece la correcta. Cuando se pierden batallas lo bueno es cambiar de posición y buscar refuerzos donde aún quedan otros que pueden colaborar. Una retirada en orden no es una derrota en desorden  Europa ya dejó de ser el centro del catolicismo y estos predominan solo en las Américas, sobre todo, en la Central y Sur. De modo que parece acertado hacerse firmes en Sudamérica sobre todo, donde aún quedan grandes cantidades de católicos.

Sin embargo, en estos preparativos para llevar el evangelio a las masas  parece ser que en el Vaticano y fuera de él, algunos no entienden un punto vital de la cuestión. Cuando se habla de Nueva Evangelización, se pasa por alto que nadie va a Cristo, si el Padre no lo envía primero.

Es válido este comentario porque obliga a pensar: ¿por qué millones son enviados por el Padre a Cristo dentro de las iglesias evangélicas? ¿No será que el Padre se ha cansado de tantos desatinos de una parte de la jerarquía católica y decidió llegar por donde menos se lo espera? Estas preguntas sin duda, están en las mentes de no pocos católicos comprometidos con su fe y teología. Cuando la iglesia se corrompe, Dios busca caminos alternativos. (1)

Quizás  la Nueva Evangelización debiera ocuparse más que nunca a los propios católicos, muchos de los cuales viven como si Dios no existiera. De espalda a la iglesia y alejados del evangelio. Basta ver el estado existencial de miles de jóvenes bautizados y confirmados en el catolicismo para darnos una idea de como está la juventud católica hoy día. Muy pocos en verdad, viven como Dios ordena pero, una importante mayoría, le ha dado la espalda a la Palabra de Dios.

Esta situación ha sido advertida por el Vaticano. El anterior Papa Benedicto XVI lo ha dicho muy claro, según Monseñor Rino Fisichella, Presidente del Pontificio Consejo para la promoción de la Nueva Evangelización quien rescata las palabras del Papa renunciante, cuando informó que había "decidido crear un nuevo organismo, en la forma de «Consejo pontificio», con la tarea principal de promover una renovada evangelización en los países donde ya resonó el primer anuncio de la fe y están presentes Iglesias de antigua fundación, pero que están viviendo una progresiva secularización de la sociedad y una especie de «eclipse del sentido de Dios», que constituyen un desafío a encontrar medios adecuados para volver a proponer la perenne verdad del Evangelio de Cristo".

El Espíritu Santo también habita entre los protestantes

Cuando Cristo predicaba, los fariseos lo despreciaban porque no lograron entender que era portador de un nuevo mensaje. Ellos, acostumbrados a hacer de la ley un modo de vida, habían distorsionado el verdadero propósito de la misma con una parafernalia de rituales que, ni bien conseguían un prosélito, lo hacían mas hijo del infierno que de Dios. No aceptaron las críticas de Cristo porque se pensaban perfectos y lo que es peor, creían que estaban cumpliendo a rajatabla con lo que Dios ordenaba.

Con honestidad y de modo análogo, algunos curas deberían dejar de pensar en si mismos como únicos portadores del Espíritu Santo y aceptar que Dios tiene mucho pueblo por fuera del catolicismo. ¿Acaso no hemos nacido de nuevo y aceptado a Cristo como Señor y Salvador de nuestras vidas? ¿No vemos suficientes ejemplos de vidas transformadas por fe en Jesucristo y la obra del Espíritu Santo?

¿Quién se acuerda dentro del catolicismo, por ejemplo, la activa participación de pastores indígenas evangélicos durante la terrible guerrilla de Sendero Luminoso en Perú? Cientos de evangélicos contribuyeron a luchar contra un mal que amenazaba con instalar una nueva Camboya en tierras amerindias(2). Esta realidad vivida en el peligro senderista, nos dice a todos los cristianos que el Espíritu Santo obra y mucho, en las iglesias evangélicas. ¿Como que ahora nos quieren evangelizar? (3).

Ahora bien: si la Nueva Evangelización apunta a los evangélicos, decimos con todo respeto: no vamos a desaprovechar la magnífica oportunidad para testificarles a Cristo a cada uno de los curas y monjas que envíen a la obra. Creo que el catolicismo tiene una gran tarea, primero, en apuntalar a sus propios fieles con capacitación doctrinaria y segundo, recuperando a todos los católicos que aseguran creer en Dios "pero no en los curas".

El Papa Francisco ha tenido gestos de amabilidad hacia diversas confesiones religiosas cristianas, pero una cosa es lo que el Papa diga y otra lo que haga el resto del catolicismo.  No sirve declarar mayoría católica en Sudamérica cuando de esa cantidad de personas, menos de la mitad, esta adoctrinada en los principios de su fe.  América del Sur ha conocido la democracia y no estamos para una reconquista católica liderada por un seguidor de Ignacio de Loyola pero si para el diálogo. Por supuesto, también vale aclarar que dialogar no es practicar ecumenismo. (4)

Recuerdo bien las palabras de Francisco Lacueva en 1993 durante su visita a la iglesia de los Hermanos Libres de Bahía Blanca, provincia de Buenos Aires. En el transcurso de una de sus charlas, el dijo: "la única relación que debemos tener con Roma es la misión".

 
Notas

1. A finales de la Edad Media, el papado estaba desprestigiado. En 1308 el Papa Clemente 5 abandonó Roma para establecerse en Aviñón donde quedó bajo la influencia de la corte de Francia.  El descontento fue tan grande, sobre todo cuando se entronizaron dos papas. Uno en Roma y el otro en esta ciudad francesa. En este contexto, aparecieron algunos predicadores quienes, emulando a Juan el Bautista, criticaron a las autoridades eclesiásticas  Dos críticos consiguieron fama: el inglés Wicleff; profesor de la universidad de Oxford y el bohemio Huss, profesor de Praga.

Simultáneamente, los papas electos dejaron de imitadores de la conducta de Cristo y se transformaron en grandes sibaritas ávidos de poder y gloria humana. Sumos Pontífices como Nicolás 5 y Paulo 2 se dedicaron al  humanismo preocupados en dotar a la iglesia de sabiduría terrenal más que celestial. En un afán por enriquecer la Biblioteca Vaticana gastaron sumas increíbles para la época en compras de obras clásicas de la antigüedad.

Luego llegaron al poder tres papas: Alejandro 6 de la familia española de los Borgia, Julio 2 de la familia italiana Della Rovere quién se consideraba a si mismo genio militar; amaba más las guerras y batallas que la diplomacia papal; y León 10, hijo del famoso mecenas Lorenzo de Médicis. Este Papa, culto y refinado, se dedico a  dotar al Vaticano de grandes obras. Fue gran mecenas y protector de artistas como Miguel Ángel y Rafael. Si su ayuda económica y encargos laborales, ninguno de los dos habría alcanzado la fama y la gloria.

Lamentablemente, todos estos papas practicaron sin recato el nepotismo. Cobraban por los cargos eclesiásticos. De este modo, miles de puestos fueron cubiertos con individuos cuya espiritualidad era más que dudosa. En esos días, se puede argumentar que el Papado era como una empresa que postulaba cargos al mejor postor. Quién más pagaba, mejor cargo recibía y así, el Vaticano perdió vocación religiosa por otra netamente comercial.

Fue entonces, en este siglo de espíritus agitados, cuando aparece en la escena un teólogo alemán llamado Martín Lutero quien comenzó a ver con muy malos ojos, la terrible opulencia de la iglesia conseguida a costa de simonías, prebendas, coimas, expoliaciones y guerras. Sin embargo, no pudo actuar hasta que el Papa León 10, falto de dinero para sus grandes obras, se le ocurrió vender la salvación encomendando la tarea al banco de los Fúgger. La controversia brotó de inmediato en Alemania sobre todo obligando al Papa a intervenir en 1520. Mientras se alzaban voces de protestas, Lutero creyó llegado el momento para exponer sus objeciones. Así lo hizo y pronto se vio enfrascado en una amarga y peligrosa controversia contra la iglesia.

Mediante una bula solemne condenó a Lutero y sus "teorías" a la par que lo invitaba a retractarse. Lejos de obedecer, Lutero se mantuvo firme en sus principios animado por el apoyo de poderosos príncipes alemanes. Los tumultos entre los ahora papistas y reformadores partidarios de Lutero pronto se acrecentaron hasta que el emperador Carlos 5 decidio intervenir ya que temía una disgregación de territorios. Convocados ambos bandos a la Dieta de Worns obligó a Lutero a presentarse y exponer sus ideas. Condenado nuevamente, debió huir recibiendo refugio de parte del Elector de Sajonia.

Desde allí comenzó a propagar sus ideas la que fueron distribuidas por toda Europa por sus partidarios. La Reforma Protestante estaba en marcha y no terminaría hasta el reconocimiento, de parte del papado, de la fe protestante en Augsburgo en 1555.

2. Degregori;Carlos Iván; Coronel, José; Del Pino, Ponciano; Starn, Orin: Las rondas campesinas y la derrota de Sendero Luminoso; Capítulo III, Tiempos de Guerras y de dioses: Ronderos, evangélicos y senderistas en el valle del río Apurímac; IEP Ediciones; Lima; Perú; Segunda Edición; 1996; P.117.-

3. Acerca de la actuación de los evangélicos durante los violentos años de Sendero Luminoso en Perú,  Tomás Gutiérrez Sánchez escribe: “ El liderazgo evangélico no huyó por causa de la violencia, sino que permaneció en las iglesias y acompañó a los “hermanos” en los momentos difíciles. En contraste, también hubo indiferencia y silencio de una parte significativa del liderazgo evangélico nacional, de las iglesias urbanas de Lima y de las ciudades de provincia, particularmente de las iglesias más grandes”.

Luego informa: “La iglesia evangélica pasa a ser uno de los principales enemigos del PCP-SL, los “yana umas” (cabezas negras), que se oponen a la “revolución; vocablo que emplearon para referirse a los ronderos de los Comités de Autodefensa, algunos de los cuales, sobre todo en los del sur del valle del río Apurímac. (…) Entre el año 1983 y 1984 fueron asesinados en Ayacucho 12 pastores evangélicos en zonas rurales, principalmente de la iglesia Presbiteriana y de la Iglesia Pentecostal del Perú, que eran las congregaciones evangélicas más extendidas en la zona”.

Si bien es cierto que muchas iglesias evangélicas estuvieron al margen de los problemas de las comunidades protestantes rurales, mucho se debe a la natural disposición de las denominaciones evangélicas donde cada iglesia es independiente unas de otras y que se acostumbra, a que si una iglesia sucumbe, de inmediato se arman otras en cualquier parte. Los evangélicos no están estructurados como un conjunto sino que son multiples iglesias independientes unas de otras, facultada si así desean sus miembros, a unirse a otras y formar denominaciones (bautistas, presbiterianas, pentecostales, etc).

Ahora bien: debe recordarse que estas personas fueron víctimas no solo de la violencia de Sendero Luminoso que las odiaba por no plegarse a la revolución atea como también de las fuerzas armadas quienes las acusaban de neutralidad. A estas personas, parecen querer apuntar la Nueva Evangelización católica. Sinceramente, no se entiende semejante arrogancia teológica. Estas personas demostraron estar firmes en la fe en Cristo a pesar de tener ateos y católicos como oposición. (Rubén Ruiz Guerra (Coordinador) y varios autores: Entre la memoria y la justicia. Experiencias latinoamericanas sobre la guerra sucia y defensa de los Derechos Humanos; Universidad Nacional Autónoma de México; Centro Coordinador y Difusor de Estudios Latinoamericanos; México; 2005; P. 142.-

4. Luego de la Reforma Protestante, llego la Reconquista Católica  Paulo 3 fue el primero en reaccionar contra los protestantes convocando en 1545 al Concilio de Trento. Posteriormente, ordenó reorganizar el Consejo de Cardenales y la Administración Pontificia. Dio un paso adicional en sus "renovaciones". Reactivó la persecución contra los opositores bajo el nombre de "Santo Oficio" quien, bajo la tutela del mismo Papa, se encargaría de custodiar la pureza de la fe católica en todo el mundo donde la iglesia tuviera acceso y le fuera permitido. 

Además, estableció un índice de libros prohibidos que recién se suprimió en el Concilio Vaticano II y activó la Inquisición Romana, que fue organizada en tribunales para juzgar herejes a semejanza de la existente en España desde los días de los reyes católicos. Todas estas medidas estaban destinadas a parar la influencia del protestantismo. El primer Tribunal de la Inquisición se estableció en América en 1570 en Lima, Perú. Más tarde llegaron a México y Cartagena. Afortunadamente la ciudad de Buenos Aires jamás tuvo uno por misericordia de Dios.

Aparte de estas reformas, se fundaron numerosas órdenes. Así, Paulo 4 creo la orden de los Teatinos que se abocarían a reformar "costumbres" e imponer "moralidad". Pío 4 apoyado por su sobrino Carlo Borromeo, arzobispo de Milán, se abocó a la tarea de organizar seminarios destinados a fortalecer al papado y la fe católica. Con estas acciones lograron "frenar" al protestantismo impidiéndole llegar hasta el Mediterráneo. Sin embargo, las medidas papales no "convertían" sino que impedían la libertad de aceptar nuevas ideas. En el protestantismo, por el contrario, predominó la libertad de interpretar las Escrituras sin más ayuda que el Espíritu Santo.

Toda esta actividad desembocó en una reorganización administrativa y creación de nuevas órdenes religiosas como los Capuchinos surgidos de los Franciscanos, los Benedictinos y los Carmelitas estos últimos bajo la tutela de Teresa de Ávila y Juan de la Cruz. El Vaticano, a partir de la reforma, no conocería nunca más obras monumentales destinadas a ornamentación. Los protestantes también evidenciaron la necesidad de crear grupos que pudieran actuar en caso de peligros "heréticos" y así nacieron numerosas órdenes.

La principal fue la creada por el ex soldado Ignacio de Loyola. Este vasco, que había servido en los ejércitos de Carlos 5 contra las tropas de Francisco 1 fue herido de gravedad en Pamplona en 1520. Mientras se reponía tuvo un despertar de su vocación religiosa. Renunció a su cargo militar y se encerró por años en el convento de Manresa, en Cataluña a rezar y meditar. 

Marchó con otros curas a París donde se ordenó sacerdote en 1534. En 1540 con varios seguidores organizó un grupo cuya estructura y disciplina se inspiró en lo militar. Nació así la famosa "Compañía de Jesús" presidida por un General y basada en estricta obediencia al Papa.




1 comentario:

  1. Centro America cada dia hay mas ateos porque hay mas Iglesias diferenre creencias que niños y pobres felices . Todas diferentes y nadie puede pisar suelo de cada Iglesia porque no son de las mismas

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Saber más

Resultados de la búsqueda