jueves, 30 de abril de 2015

PREDESTINACIÓN y DETERMINISMO - PARTE 2



¿LIBRE ALBEDRÍO?

¿O ILUSIÓN DE LIBERTAD?

"Camino al Cielo"
Foto
(C) Marc Pesaresi

Aclaremos algo: muchos opinan a favor y en contra del libre albedrío y lo hacen basados en los descubrimientos de la neurociencia y de la física cuántica. La inmensa mayoría de opinólogos de la red (no todos) carecen de especialización teológica, no son profesionales de la física mucho menos científicos al alcance de los últimos avances de la neurociencia. Opinan porque, en un contexto democrático, es un derecho humano decir lo que se piensa. Pero lo que se cavila no es necesariamente, la última verdad.  Este post es también una opinión más.

Si quisiera mencionar todo lo que se dice y piensa sobre el libre albedrío, tendría que redactar una enciclopedia. Un detalle a tener en cuenta: la ciencia aporta información  susceptible a cambios a medida que surgen nuevos descubrimientos. Por otro lado, lo que dicen algunos en diversos blogs, en el mundo no cristiano lo dicen y sus certezas lo son hoy, pero mañana aparecen nuevos datos y lo que hoy era la gran verdad, pasa a ser información obsoleta.

La teología es una disciplina que cambia poco. Sin embargo, muchos somos conscientes que, los avances científicos pueden ayudar a la hora de abordar creación y revelación divina . Quiero enfatizar PUEDEN, con mayúscula, porque mucho temo al fanático que lea mal lo que escribo y salga luego gritando que soy un cuasi hereje que pretendo reemplazar la Biblia por conocimientos científicos. Eso no es verdad. Y así como la arqueología colabora con la teología, otras ciencias como la cosmología, la física cuántica, filosofía y la neurociencia, también lo pueden hacer.

Al tema que nos aboca

En el  supuesto que exista libre albedrío, este es: la creencia que los humanos tienen  poder de elegir y tomar sus propias decisiones;  en libertad y sin interferencia de Dios. 

Al ingresar en este tema difícil, los cristianos evangélicos debemos hacernos algunas preguntas: En primer término, ¿qué es el libre albedrío? Este interrogante es capital. Ahora bien: suponiendo que el hombre fue creado con libre albedrío ¿cómo fue afectado por la caída en pecado?

Ferrater Mora nos dice: la palabra albedrío, muy usada por teólogos y filósofos cristianos, tiene a veces el mismo significado de la expresión "libertad". Sin embargo, siglos atrás, San Agustín estableció una distinción clara entre ambas nociones. El libre albedrío designa la posibilidad de elegir entre el bien y el mal; por el contrario, la libertad es el buen uso del libre albedrío. 

El hombre –dice Ferrater Mora- no siempre es libre en el sentido de libertad, cuando goza de libre albedrío; depende del uso que haga de él. En este sentido se ha equiparado a veces el libre albedrío con la voluntad. Sin embargo se puede distinguir entre voluntad que es un acto o acción y el libre albedrío que es más bien, una facultad”.

El hombre en el huerto antes de pecar, tenía una libertad con muy escasas normas que cumplir. Vivían en un estado de inocencia. Luego de la caída, sobreviene un caos que lleva a Dios a establecer leyes. Si Dios hizo las reglas ¿pueden ser libres los que viven bajo la ley? Si tenemos libre albedrío: ¿Por qué Dios exige vivir según su voluntad? Algunos responden que Dios establece leyes y demanda obediencia, correspondiendo al hombre  decidir si va a obedecer o no.

Otros interrogantes ponen difícil la idea de la libertad del ser humano. Por ejemplo: ¿puede el hombre finito y mortal, gozar de libre albedrío?; si existe el libre albedrío ¿existe el futuro? y, si tenemos libre albedrío ¿es compatible o incompatible con la predestinación y el determinismo?

Decretos de Dios y Predestinación

Los Decretos de Dios no son sino, su propósito eterno, según el consejo de su voluntad, en virtud del cual ha decretado o preordenado (predestinado) para su gloria todo lo que sucede”. Calvino creía en la predestinación y predicó que, desde el principio de la creación, Dios predeterminó quién se salvaría y quien se condenaría.

Pero esta afirmación colisionaba con la misericordia de Dios quien quiere que nadie se pierda. ¿Cómo podría Dios elegir unos a vida eterna y otros a condenación sin darles una oportunidad de elegir por el bien y por el mal?

Esta pregunta generó intensos debates entre los seguidores de Calvino denominados calvinistas y los refutantes, liderados en primer término por Arminio, alumno de Beza, quien a su vez había sido discípulo de Calvino. La polémica pronto derivó en una disputa amarga sobre el orden de estos decretos. Dice Buswell “no estamos hablando del orden cronológico –de los decretos- ya que son eternos e inmutables sino del orden lógico como lo revelan las Escrituras y como lo entienden nuestras mentes finitas”.

Warfield trabajó en este orden y compiló en columnas, las opiniones sobre este orden lógico, que fue discutida por los protestantes.

Orden Lógico
De
Los Decretos de Dios
B.B. Warfield 

 Supralapsarios o Ultra calvinistas

1.Creación del hombre a imagen de Dios.

2.Elección de algunos a la vida eterna.

3. Permiso para la caída del hombre.

4. Expiación por Cristo

Infralapsarios o calvinistas moderados.

1. Creación del hombre a imagen de Dios.

2. Permiso para la caída del hombre.

3. Elección de algunos a la vida eterna.

4.Expiación por Cristo

Amiraldianos

1. Creación del hombre a imagen de Dios.

2. Permiso para la caída del hombre.

3. Expiación por Cristo para hacer posible la salvación.

4. Elección de algunos a la habilidad moral.


Vía Media propuesta por Francisco Lacueva

1. Creación del hombre a imagen de Dios.

2. Decreto o permiso para la caída del hombre.

3. Decreto de proveer salvación para todos los hombres.

4. Decreto de elegir a los que han de creer, y dejar en su justa condenación a los que han de rechazar el mensaje de salvación.

5. Decreto de aplicar la salvación, en su día, a los que han de creer.


Calvino "creía en la predestinación, es decir, en que desde el principio de la Creación Dios había predeterminado ya quién se salvaría y quién se condenaría". Entonces ¿cómo estar seguros de la salvación, si hagamos lo que hagamos, no existe la garantía de salvación al estar nuestras vidas predeterminadas para el cielo o el infierno? Los calvinistas respondieron a esta inquietud diciendo que de ninguna manera había que dejar de obrar y vivir en el temor de Dios, porque hacerlo, era evidencia precisa de elección divina. 

Con la llegada de la ciencia moderna, la discusión ha tomado nuevos bríos

Recordemos: existen tres preguntas a formular en la discusión sobre existencia o no de libre albredrío. La primera es obvia: ¿qué es el libre albedrío? La segunda ¿en verdad poseemos libre albedrío? Y la tercera ¿tener o no tener libre albedrío es compatible o incompatible con la tesis del determinismo? Una advertencia: según como se responda a la primera pregunta, la respuesta influenciará las restantes.

El incompatibilismo dice que  al ser el universo determinado, no puede existir el libre albedrío en el hombre ya que este es parte del mismo.  Se argumenta que el mundo físico obedece a leyes deterministas y dado que las mentes son partes de este mundo, no puede existir libre albedrío. Todo está determinado por leyes naturales.

Por el contrario, quienes adhieren al libertarianismo sugiere que realmente tenemos un libre albedrío, y que por lo tanto el futuro no está determinado. Basan sus argumentos en la mecánica cuántica. Dado que la física de partículas ha demostrado que las partículas subatómicas pueden estar en dos lugares a la vez, a ese nivel, no todo está determinado. Por lo tanto, es posible que el libre albedrío exista. Algunos refutan esta postura  afirmando que es imposible que el cerebro, pueda estar influenciado por la física cuántica.

El libre albedrío también se relaciona con existencia o no, del futuro.Si el futuro no existe ¿adónde queda la omnisciencia, omnipotencia y omnipresencia de Dios? 

Ciertamente podría Dios conocer el pasado y el presente ¿y el futuro? Si la existencia de libre albedrío implica que el futuro puede ser A, B, C o cualquier letra ¿cómo puede Dios saber “todo” el futuro si el hombre puede decidir modificar los eventos de su porvenir, decidiendo por fuera de su voluntad? A esta pregunta responden muchos: Para Dios nada es imposible.

Neurociencia

La neurociencia no acepta, al menos en algunos de sus máximos referentes, la posibilidad del libre albedrío
Francisco J. Rubia ha dicho: Primero porque no hay forma de explicar cómo interactúa un ente inmaterial con la materia, porque para mover materia hace falta energía. Y en segundo lugar porque tampoco se ha observado en el cerebro ninguna estructura que responda a algo que viene de fuera del cerebro. Hoy se sabe que la mente no es otra cosa que la actividad del cerebro.
Hay resultados experimentales que demuestran que la libertad puede ser otra ficción

Cada vez que tomamos una decisión el cerebro se pone en marcha mucho antes de que tengamos la sensación subjetiva de estar decidiendo. Por lo cual esta sensación es una consecuencia del proceso y no su origen. En un experimento en Berlín en 2008 se ha encontrado que esta decisión inconsciente se produce incluso diez segundos antes. Desde el momento en que renunciamos al dualismo cartesiano entonces ya se pone en entredicho la libertad. Una cosa es tener diversos grados de elección. Que tenemos distintas posibilidades de elección está claro, pero también las tiene la ameba el lagarto y el chimpancé. Pero si no sabemos por qué elegimos lo que elegimos entonces no hay libertad.
Conclusión de la segunda parte

En este breve compilado, notamos que la discusión entre calvinistas y arminianos, lejos de cesar, se ha extendido en el tiempo abarcando otras disciplinas por fuera de la teología y la filosofía. Si el hombre está predestinado por lo tanto predeterminado ¿existe el libre albedrío o este es una ilusión?

Para responder a esta pregunta, se han abierto numerosas vías que lejos de aportar claridad, han complicado la polémica al punto que hoy solo los especialistas la pueden continuar.  

¿Cómo fue afectado el libre albedrío por la caída del hombre?

Bien, la respuesta dentro del ámbito de la teología evangélica, refiere que el hombre se encuentra totalmente depravado y separado de Dios y que, sin su ayuda, no puede encontrarlo en el entramado de dioses que se ha inventado a caballo de su necesidad espiritual. 

Si el hombre fue creado con libre albedrío entendiéndose este como la capacidad para escoger dentro de una libertad acotada por circunstancias por el bien y el mal sin influencias externas, ciertamente está afectado para mal ya que, las circunstancias corruptas por el pecado impiden a su mente, decidir correctamente lo que es bueno y lo que no. No es lo mismo escoger en un estado de santidad pre caída a elegir lo mejor para uno, luego de la llegada del pecado. (Pecado se entiende como obrar por fuera de la voluntad de Dios). 

Ahora, si decidir por fuera de la voluntad de Dios es pecado ¿dónde está el libre albedrío? 

Pablo batalló con este problema en el libro de Romanos. Si todos estamos bajo pecado y destituidos de la gloria de Dios ¿Qué libre albedrío puede tener el hombre si precisa de un redentor para volver a tener comunión con su creador? (Romanos 7:14-25). 

¿Pueden ser libres los que viven bajo la ley?

No y sí. En libertad absoluta no, pero con cierta autonomía basada en una facultad de decidir que conviene o no, sí. En nuestras sociedades gozamos de una libertad parcial. Somos “libres” dentro de ciertos límites. El comportamiento social implica aceptar normas de convivencia y quienes no la aceptan, delinquen, están fuera de la ley.

El libre albedrío ¿es impunidad?

El cristianismo la conducta depravada del hombre no quedará impune. Por lo tanto, conviene separar actos de las consecuencias. Si somos libres, podemos actuar como creamos necesario hacerlo para bien o para mal y luego, lidiaremos con las consecuencias de nuestro proceder. Entiendo que todo acto en libre albedrío tiene consecuencias. Pero si esto es así ¿dónde la libertad? Bien: ser libre no quiere decir que vivamos en el caos. Todo tiene que tener límites. (Aquí entramos en territorio de ética y moral).

Hablando con una hermana Dacica (Rumania) imaginamos una alternativa a como puede estar el hombre sujeto a Dios sin libre albedrío, sin libertad absoluta: Viajo en un carro tirado por un caballo desde Oradea en dirección a la vecina ciudad de Cluj-Napoca. El caballo no tiene libertad, yo llevo las riendas. Sin embargo, cada tanto me detengo y le doy descanso. El caballo se revuelca, pasta, bebe agua, camina un rato, descansa. Si yo fuera el caballo pensaría que estoy libre dado que gozo de cierta libertad de acción. Pero todo esto es ilusión. El caballo no es libre y pronto sera devuelto al yugo y a la fatiga del trabajo.

Solo Dios tiene libertad para hacer lo que quiera sin ningún tipo de limitaciones. Solo Dios puede elegir que hacer y que no, sin temor a consecuencias. El tiene, en este aspecto, impunidad. Nadie le da consejos, nadie lo amedrenta con castigos eternos, nadie está sobre él. El hombre no conoce ni conocerá esa libertad. Siempre estará sujeto a leyes sean naturales, sean divinas, sean de convivencia, etc., y violar cualquier ley implica reprimendas.

Para finalizar

Si el universo subatómico es indeterminado, el libre albedrío podría existir. Pero resulta que estas partículas dan origen a las cuatro fuerzas fundamentales sin las cuales, los elementos para la vida no podrían existir: carbono, oxígeno, hierro, etc.; o sea,  sin las fuerzas de gravedad, el electromagnetismo, la fuerza nuclear fuerte y la fuerza nuclear débil, nada sería posible. En síntesis, lo que en su origen fue indeterminado, pasa posteriormente, a estar determinado. 

En cuanto a la neurociencia, muchos de sus mejores referentes, dejaron de de aceptar la dualidad. Rubia también cree que la libertad es una "ficción cerebral".

-Cuidado Marc -, me interrumpe mi amigo -. Rubia es un especialista, pero acá estoy leyendo unas declaraciones del neurobiólogo Rafael Yuste en ABC Ciencia  que dice que la neurociencia aun carece de herramientas para descrifrar el funcionamiento del cerebro humano. Si esto es así, descartar el dualismo puede ser una decisión apresurada. Falta mucho por aprender y Rubia puede hablar influenciado por el sesgo de sus convicciones ideológicas.

-¿Qué más dice esa nota? -indago.

-A grandes rasgos, dice que la neurociencia es como  un niño que ha crecido y la ropa le queda pequeña. Dice también, que todas las investigaciones están muy distantes unas de otras y que aún falta un laboratorio al estilo CERN donde se pueda estudiar al cerebro a escala  mayor que en laboratorios individuales.

-¿Entonces...?

-Aún falta un tiempo, desde la neurociencia, para dar por muerto al libre albedrío.

-¿Esa es tu opinión?

-Sí.

Calvino, lo mismo Arminio y sus epígonos, opinaron en base a los decretos de Dios. De esta controversia que lleva siglos, podemos colegir una premisa sin perder de vista que los "pensamientos" de Dios son incomparablemente más elevados que los del hombre: La voluntad divina “quiere” algo de nosotros  y ese "algo" colisiona con la idea de la existencia de libre albedrío en el ser humano. Para conseguir sus propósitos, Dios demanda obediencia. Quien acepta obedecer es premiado con vida eterna en la nueva creación; quién elige lo contrario, con vida eterna también, pero en el lago de fuego. (Tenemos libertad para elegir, pero de las consecuencias de nuestra elecciones nadie los libra).

Dios al querer, impone, pero su imposición si bien no es brutal (algunos dirán que sí) implica consecuencias para la libertad del hombre. (Ver Apuesta de Pascal). Calvino puede estar en lo correcto y Arminio también, a saber. Todo está predestinado y el hombre no es más que un robot sofisticado o bien, o bien, es lo contrario.En filosofía aún hay mucho espacio para debatir tan complicado tema hasta la misma venida del Señor.

Para acceder a la Parte 1 click AQUÍ

(C) Marc Pesaresi

En el próximo post, algunas opiniones encontradas en la red que tratan el tema del libre albedrío.

2 comentarios:

  1. Amigo, he leído tu post y créeme, es bastante interesante. resuelve muchas cosas de las cuales yo tenia duda. Sin embargo, aún me queda una duda que despejar, a saber :¿se puede hablar de la responsabilidad del hombre, cuando se habla de determinismo y predestinación?¿cómo sería el hombre responsable por lo que está determinado de antemanos? ¿Se puede decir que la responsabilidad del hombre, es al igual que la libertad, una ficción?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que preguntas...,difícil de responder. Si supiéramos todas las cosas, no estaríamos en esta situación de tanta incertidumbre.
      Para empezar a responder quiero decir que el determinismo no se ha demostrado aún, en palabras de William Craig, como algo verdadero. Y esta respuesta de Craig obedece a que la ciencia aún no define el asunto.

      Si el libre albedrío no existe, el hombre no podría de ningún modo ser responsable de sus actos.

      Alguien lo "introdujo" a una situación determinada que derivó hacia el mal. Pero, si el libre albedrío existe, en verdad el hombre sí es responsable.

      Bien, dado que aún debatimos si existe o no libre albedrío, evidentemente estamos lejos todavía de responder si la responsabilidad del hombre a igual que su libertad, es una mera ficción o ilusión, agregaría yo.

      Puede que Dios y su obra sea tan compleja que ambas cosas existan. Así como una partícula existe en dos lugares a la vez dicen los físicos, es posible que suceda lo mismo con el libre albedrío.

      En mi opinión, el libre albedrío no existe como tal pero si la capacidad de decidir. Pero es mi opinión actual. No se que pensaré dentro de diez años si aún sigo con vida. La biblia parece indicar que el libre albedrio existe como que no.

      Saludos Anonimo, lee el otro post, si deseas. Muchas gracias.

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Saber más

Resultados de la búsqueda