lunes, 1 de enero de 2018

EL MANIACO QUE TENEMOS COMO PASTOR



El filósofo cristiano  William Craig  (en la foto de abajo) recibió un interesante mails de parte de uno de sus fieles seguidores 
al que responde en su website Reasonable Faith
El buen hombre se quejaba, con razón, 
que su pastor se transformó en incompetente con un comportamiento grotesco
al pretender ser "políticamente correcto" en su trabajo pastoral


EL FUTURO DE LA IGLESIA PROTESTANTE NORTEAMERICANA

por

William Lane Craig




Hola Dr. Craig
Le estoy escribiendo porque estoy en un desespero completo. La iglesia en la que he sido miembro toda mi vida se transformó en un infierno políticamente correcto. La transformación que aconteció en los últimos años sólo puede ser descrita como completamente perversa y anti-cristiana. Es realmente difícil dar una explicación adecuada sobre lo profundo que mi iglesia ha descendido.

Después de prohibir la cruz de la iglesia (“porque podría ofender a los judíos y musulmanes”), el maniaco que tenemos como pastor ha decido ahora leer “El Capital” [Das Kapital] de Karl Marx y “Así habló Zaratustra” [título original: “Also sprach Zaratustra”] de Friedrich Nietzsche en nuestra iglesia y ha decidido no leer la santa Biblia de nuevo, debido a que es un “libro racista y misógino”.

El apóstol Pablo—lo suficientemente sorprendente—ha sido llamado “nazi” y “un intolerante que odia las mujeres” por el pastor y nuestros propios antepasados son atacados por las cruzadas y su supuesta homofobia. El pastor también ha comenzado a maldecir al Señor (en formas que no voy a repetir). Yo y algunos de mis hermanos y hermanas en Cristo hemos dejado de asistir a mi iglesia en lo absoluto y hemos escogido boicotear esa monstruosidad de iglesia y el movimiento profundamente blasfemo que ha tomado control de la iglesia.

Hemos intentado, de una forma amable y cortés, de hablar con los líderes de nuestra iglesia, pero todas las negativas y discusiones han fracaso por completo. No puedo (ni voy) a tolerar esa perversión en mi vida como siervo de Jesucristo.

Estimado Dr. Craig, por medio de su trabajo y escritos le conozco como un hombre de gran fe y como un cristiano bueno y tradicional, quien ama a nuestro Señor y Salvado y quien ha luchado contra enemigos impíos de Cristo muchas veces. Me preguntaba si usted tiene alguna sugerencia sobre qué mis amigos y yo pudiéramos hacer en este terrible apuro. Simple y llanamente queremos seguir las enseñanzas clásicas de nuestra tradición cristiana.

Estamos mirando hacia nuestros hermanos y hermanas norteamericanos, ya que ellos poseen algo que nosotros hemos perdido: una forma tradicional de cristianismo que no ha sido erradicado por las fuerzas agresivas de lo “políticamente correcto” (¡la gran Biola University es un gran bendición de parte del Señor!).

Hemos escuchado de nuestros hermanos y hermanas de Canadá y de Alemania, quienes nos contaron historias muy similares sobre la caída de sus iglesias. ¿Qué podemos hacer?, ¿Qué deberíamos hacer?
Gracias por sus respuestas,
Atentamente,
Uli




Respuesta de William L. Craig
(Click AQUÍ para visitar el artículo original)

Uli, tomé tu pregunta no porque yo tenga mucho que decir por medio de respuesta a tu súplica desesperada, sino debido a que tu carta sirve para advertir a nuestros hermanos y hermanas cristianos de lo que le espera a la iglesia en los Estados Unidos si la tendencia continúa sin ser controlada.

Tu carta describe de una manera tan viva lo que le acontece a una iglesia una vez se suelta del ancla de las verdades bíblica y se deja llevar por las corrientes de la cultura secular. Bajo el errante liderazgo de tu pastor, tu iglesia ahora se ha convertido en apóstata y se le debería pronunciar el nombre “Icabod” (1 Samuel 4.21) sobre ella. Como ella se niega a disciplinar su clero removiendo a su apóstata pastor, tú y tus amigos tienen razón de dejar de asistir allá.

Pero ustedes mismos no deben cometer el error de dejar de adorar y servir en una comunidad cristiana [corporal]. Ese envolvimiento es una parte inherente del discipulado cristiano. Ustedes necesitan buscar una iglesia local donde el Evangelio todavía es predique fielmente y donde ustedes puedan adorar al Señor de una forma significativa. 

La probabilidad de encontrar una iglesia como esa en Suiza si buscan entre las Freien Evangelischen Kirchen [Iglesias Evangélicas Libres] en vez de las iglesias del estado (a la cual, me imagino, es la estás asistiendo hasta ahora). Les insto a que dediquen su energía a edificar esa comunidad local en vez de desperdiciarla en un intento vano de rescatar una iglesia apóstata.

Además, una de las bendiciones de vivir en la época del internet es la accesibilidad rápida de los recursos en-línea para ayudarte en tu caminar cristiano, incluso si no puedes encontrar esas ayudas en una iglesia local donde vives. Aquí te doy una sugerencia: ¿Por qué tú y tus amigos no hacen arreglos para juntarse una vez a la semana y miran una lección grabada de nuestra clase de Defenders [Defensores] sobre las doctrinas cristianas y la apologética? Cada lección dura solamente media hora. Juntos pueden verla y discutir el contenido. Comiencen con la primera lección en la Serie 3 y continúen partiendo de ahí. Eso le va a proporcionar instrucciones en el cuerpo total de la doctrina cristiana.

Por último, aquellos de nosotros en Norteamérica necesitamos reflexionar mucho sobre lo que le ha sucedido a la iglesia en Europa, de la manera que Uli la describe geográficamente. Ese cáncer, como observa Uli, ya está invadiendo a Canadá. Lo que es trágico es que esas concesiones son tan innecesarias. Como lo ilustran tan vívido mis tantos debates con eruditos seculares, hoy en día el cristianismo puede competir muy bien con el secularismo en el ámbito de las ideas. En otras partes le advertí a la iglesia americana de algunos peligros que están al frente de nosotros si continuamos caminando por el camino que vamos actualmente y sugerí algunos antídotos para detener ese deslice (“En Punto Muerto Intelectual”). ¡Qué Dios nos dé una visión clara para reconocer los peligros y la determinación firme necesaria para vencer esos peligros!

Nota

¡Cuántos peligros acechan al cristiano sincero en estos días terribles! A la persecución, burla, ninguneo, maltrato psicológico y físico, etc., hay que agregar la perniciosa doctrina del "modernismo teológico" o mal llamada "alta crítica" que aleja a los fieles del único nombre dado a los hombres bajo el cielo en que podemos ser salvos. 

Doctrinas de demonios, falsos cristianos; esta gente en algún momento dará cuenta a Dios en persona por el crimen de tergiversar la Palabra de Dios. La apostasía teológica afecta tanto a iglesias protestantes como católicas en general. 

Se niega la Trinidad, el nacimiento virginal, los milagros de Jesús, se pone en duda su existencia, el lugar de su nacimiento. 

Se pondera el descreimiento general a la Palabra de Dios y se la considera un simple libro de cuentos al cual vale aplicar todo tipo de técnicas historiográficas, etc. 

Bien dice la Palabra: en los tiempos del fin habrá gente que, profesando ser sabios, se convertirán en necios;  y no faltarán aquellos que se amontonarán maestros no para aprender de la doctrina de Dios, sino para que les confirmen lo que quieren oír.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...