sábado, 11 de julio de 2015

EL PAPA FRANCISCO ¿BENDIJO A UNA PRESUNTA NARCOTRAFICANTE DE PARAGUAY?




En su reciente visita a tres naciones sudamericanas, 
el Papa Francisco ha recibido algunas extrañas sorpresas 

Primero en Ecuador, varios colectivos indígenas de confesión protestante evangélica se negaron a visitarlo. Actitud a destacar para bien o para mal, si tenemos en cuenta, que medio siglo atrás, la mayoría de los indígenas de esa hermosa nación eran católicos. 

Luego en Bolivia, el presidente Evo Morales -también indígena- no tuvo mejor idea que obsequiarle un extraño crucifijo donde se ve a un Cristo clavado en una hoz y un martillo, símbolo del extremismo comunista ateo, perseguidor y asesino de miles de cristianos. El significado de esta actitud del presidente boliviano será motivo para discusiones por un tiempo. Qué quiso transmitir Evo con su obsequio no parece claro pero, aparentemente consideró que el regalo era correcto.

Y en Paraguay, según narra ABC color -un diario local- por iniciativa del presidente de la Nación Horacio Cartes, a Francisco no le quedo otra que abrazar a una mujer sospechada de "madrinar" actividades relacionadas con los carteles locales. Informa ABC color:


ABC color
Paraguay


Cartes pidió al Papa que salude a cuestionada diputada

Cuando se dirigía a los jardines del Palacio de López el presidente Horacio Cartes, que acompañaba al papa Francisco, detuvo la marcha y pidió al pontífice que saludase a la diputada Cristina Villalba.
La diputada colorada sufrió recientemente la pérdida de su hijo adolescente en un trágico accidente de tránsito en la zona de Ypejhú. La legisladora, acusada de ser una de las protectoras de narcotraficantes en la zona norte del país, dio un abrazo al Sumo Pontífice y, saliendo del protocolo, llegó a tocarle la cara al jefe de la Iglesia católica. (...) Cristina Villalba forma parte del equipo político del presidente Cartes y está sindicada por el asesinado periodista de ABC Color Pablo Medina como la “madrina” del narcotráfico en el norte del país. Las investigaciones de sus propios pares legisladores  la mencionan como protectora de Vilmar “Neneco” Acosta , sindicado como el autor moral del asesinato de Medina y de la joven Antonia Almada, el 16 de octubre del año pasado en Villa Ygatimí, Canindeyú.
El Papa Francisco no puede conocer a todos los paraguayos. Es un hombre finito con una mente igualmente con límites. Saludar a una presunta madrina de narcotraficantes paraguayos no puede ser considerado como un acto con propósito. Simplemente la saludó por iniciativa de Carles, presidente de Paraguay, y eso fue todo. 

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Saber más

Resultados de la búsqueda