sábado, 24 de junio de 2017

RAPTURE, REINO MILENIAL Y DISPENSACIONALISMO



Al pastor Nelson Ortíz
El primero que me hablo de la Venida de Cristo,
El primero quien me explico que no había consenso.

Marc Pesaresi
____________

What the Bible says?

By
Marc Pesaresi

Traducciones
Carolina Alfaro



In the Old Testament there are two cases about  people’s rapture who were faithful to God. One of them was Enoch ( Genesis 5:24; Hebrews  11:5) who disappeared “because God took him”. If we could conclude that Enoch could die in loneliness, because nobody  saw him again, the book of Hebrews make us notice that he did not die due natural causes; but he was taken by God: “ by his faith, Enoch was transpose ( Taken to heaven without going to the death it says  the book of the New Alliance) in order not to see the death “ (King James).

The other people who lived the experience of the transposition was the prophet Elijah. His rapture can be read in the book of 2 Kings 2:11 “And it came to pass, as they still went on, and talked, that, behold, there appeared a chariot of fire, and horses of fire, and parted them both asunder; and Elijah went up by a whirlwind into heaven”. (King James ).

In the New Testament, Christ was rapture in the apostle’s presence ( Acts 1:9) where he ascended to heaven till disappeared among the clouds. In Acts 8: 39,40 we can read a curious case of rapture, but without any physics disappearance. After Philllip gave a preach to the Ethiopian; Civil servant of Queen Candace and he baptized in the way to Jerusalem to Gaza; the Holly Spirit of the Lord took him to leave him in Azoto, around 15 kilometer of distance. 

Subsequently, the Apostle Paul, declared talking about himself that he lived the rapture: I knew a man in Christ above fourteen years ago, (whether in the body, I cannot tell; or whether out of the body, I cannot tell: God knoweth;) such an one caught up to the third heaven. And I knew such a man, (whether in the body, or out of the body, I cannot tell: God knoweth;) How that he was caught up into paradise, and heard unspeakable words, which it is not lawful for a man to utter. (2 Corinthians 12:2-1 King James).


The same Apostle, in the meantime he wrote to the Corinthians about the death and resurrection- confirm that the believers will be transpose the day of the second coming of Christ together with the deaths in Christ to be taken all together to heaven.  “Listen, I tell you a mystery: We will not all sleep, but we will all be changed— 52 in a flash, in the twinkling of an eye, at the last trumpet. For the trumpet will sound, the dead will be raised imperishable, and we will be changed”.(1 Corinthians 15:51,52 the book of the New Alliance).

Parte I
¿Qué dice la Biblia?

En el Antiguo Testamento existen dos casos de arrebatos de  personas que fueron fieles a Dios. Uno de estos individuos fue Enoc (Génesis 5:24; Hebreos 11:5) quién desapareció “porque le llevó Dios”. Si bien podríamos inferir que Enoc pudo haber muerto en soledad porque nadie volvió a verlo, el libro de Hebreos aclara que no murió por causas naturales sino que fue llevado por Dios: “por la fe Enoc fue transpuesto (llevado al Cielo sin pasar por la muerte dice el Libro de la Nueva Alianza) para no ver muerte” (Reina Valera 1960).

El otro personaje que vivió la experiencia de la transposición fue el profeta  Elías. Su arrebato se lee en 2 Reyes 2:11. “Y aconteció que yendo ellos y hablando (Elías y Eliseo), he aquí un carro de fuego con caballos de fuego apartó a los dos; y Elías subió al cielo en un torbellino”. (Reina Valera 1960). Estos pasajes por demás enigmáticos da a entender que el arrebato es factible.

En el Nuevo Testamento, Cristo fue arrebatado en presencia de sus apóstoles (Hechos 1:9) donde ascendió a los cielos hasta perderse en nubes. En Hechos 8:39,40 se lee un curioso caso de arrebatamiento, pero sin desaparición física. Felipe, después de predicarle a un Etíope; funcionario de la Reina Candace y bautizarlo camino de Jerusalén a Gaza; el Espíritu del Señor lo arrebató para dejarlo en Azoto, a unos 15 km de distancia.

Posteriormente, el apóstol Pablo declaró refiriéndose a si mismo que fue arrebatado: “Conozco a un hombre en Cristo que hace catorce años (si en el cuerpo, no lo sé;  fuera del cuerpo, no lo sé; Dios lo sabe) fue arrebatado hasta el tercer cielo y conozco al tal hombre (si en el cuerpo, no lo sé; si fuera del cuerpo, no lo sé; Dios lo sabe) que fue arrebatado al paraíso, donde oyó palabras inefables que no le es dado al hombre expresar”. (2 Corintios 12:2-4 Reina Valera 1960).

Este mismo apóstol -mientras escribía a los Corintios sobre muerte y resurrección- afirma que los creyentes serán transpuestos el día de la segunda venida del Señor junto a los muertos en Cristo para ser llevados todos juntos, al Cielo. “Les voy a revelar un misterio. No todos vamos a morir, pero todos seremos transformados. En un instante, en un abrir y cerrar de ojos, cuando suene la trompeta final –porque esto sucederá- los muertos resucitarán incorruptibles y nosotros seremos transformados” (1 Corintios 15: 51, 52 El Libro de la Nueva Alianza).

También dicen las Escrituras

"Hermanos, no queremos que ignoren lo que va a pasar con los que ya han muerto, para que no se entristezcan como esos otros que no tienen esperanza. ¿Acaso no creemos que Jesús murió y resucitó? Así también Dios resucitará con Jesús a los que han muerto en unión con él. Conforme a lo dicho por el Señor, afirmamos que nosotros, lo que estemos vivos y hayamos quedado hasta la venida del Señor, de ninguna manera nos adelantaremos a los que hayan muerto. El  Señor mismo descenderá del cielo con voz de mando, con voz de arcángel y con trompeta de Dios y los muertos en Cristo resucitarán primero. Luego los que estemos vivos, los que hayamos quedado, seremos arrebatados junto con ellos en las nubes para así encontrarnos con el Señor en el aire. Y así estaremos con el Señor para siempre. Por lo tanto, anímense unos a otro con estas palabras". (1 Tesalonicenses 4:13-18 NVI)

En síntesis, quienes enseñan el arrebato declaran que: en los postreros días, cuando Cristo regrese en su segunda venida, habrá un arrebato de fieles de la Tierra al Cielo a la presencia del Señor; tanto los muertos en Cristo que resucitarán en este evento como los creyentes que estarán vivos -ambos grupos- transformados a semejanza de cómo Cristo resucitó de entre los muertos, serán traspuestos.

¿De dónde viene la doctrina del arrebato?

De la misma Biblia y está muy relacionada con las doctrinas dispensacionalistas y milenaristas. De modo que para entender cómo llegó a  sistematizarse esta creencia, conviene viajar por la historia del cristianismo con el fin de averiguar cómo el milenarismo dio paso al dispensacionalismo y al arrebato.

Subir al cielo de modo instantáneo ya era enseñado en el siglo I de C. Por ejemplo: Pablo a los Corintios en el capítulo 15:51-58 dice que a la llegada de Cristo, los que están vivos serán "transformados" en un abrir y cerrar de ojos.
"He aquí, os digo un misterio: No todos dormiremos; pero todos seremos transformados, en un momento, en un abrir y cerrar de ojos, a la final trompeta; porque se tocará la trompeta, y los muertos serán resucitados incorruptibles, y nosotros seremos transformados. Porque es, necesario que esto corruptible se vista de incorrupción, y esto mortal se vista de inmortalidad. Y cuando esto corruptible se haya vestido de incorrupción, y esto mortal se haya vestido de inmortalidad, entonces se cumplirá la palabra que está escrita: Sorbida es la muerte en victoria. ¿Dónde está, oh muerte, tu aguijón? ¿Dónde, oh sepulcro, tu victoria? ya que el aguijón de la muerte es el pecado, y el poder del pecado, la ley. Más gracias sean dadas a Dios, que nos da la victoria por medio de nuestro Señor Jesucristo. Así que, hermanos míos amados, estad firmes y constantes, creciendo en la obra del Señor siempre, sabiendo que vuestro trabajo en el Señor no es en vano". 
Luego, Pablo da más detalles de cómo será la resurrección en 1 Tesalonicenses 4:17-18.
“Entonces, primero resucitarán los que murieron en Cristo. Después nosotros, los que aún vivamos, los que quedemos, seremos llevados con ellos a al cielo, sobre las nubes, al encuentro de Cristo, y así permaneceremos con el Señor para siempre. Consuélense mutuamente con estos pensamientos”. (El libro de la Nueva Alianza). 
"Consuélense mutuamente con estos pensamientos" no es una frase menor. Va a contrapelo de lo que enseña el Preterismo para quienes toda profecía se cumplió en el 70 d C. Pablo afirma que nuestro Señor resucitó como ejemplo de la futura restauración de los fieles y que, al final de los tiempos, los fieles resucitaremos y los que aún estemos vivos a su llegada, seremos transformados para poder estar en la presencia definitiva del Señor.

Después agrega que esta resurrección en la segunda venida del Señor –precedida por una gran apostasía mundial de personas que darán la espalda a Dios (2 Tesalonicenses 2: 1-4)- estará acompañada por una transformación de los creyentes que estén vivos en ese momento, una modificación del cuerpo en gloria tal como Cristo tuvo después de su resurrección, cuando se le aparecía a los apóstoles antes de ascender a los cielos (Juan 20: 19-29). 

Un cuerpo revestido de incorruptibilidad, que si bien ocupa espacio, puede ingerir alimentos y ser visto y palpado como algo tangible (Lucas 24: 36-42). Pablo enfatiza, ni bien resuciten los salvos, juntos con los transformados, serán llevados a las nubes donde Cristo estará aguardando a su iglesia. Esto es lo que, en las Escrituras, se llama las bodas del Cordero. (Ver Apocalipsis 19:1-10). 

Según Apocalipsis 20: 4-7, durante el arrebato resucitarán los muertos en Cristo quienes, junto a los hallados vivos, serán transformados. En esta primera resurrección los que murieron sin Cristo permanecerán en las tumbas. 1 Tesalonicenses 4:17-18 lo explica clarísimo. Hay una resurrección de fieles quienes, junto con los cristianos que estén con vida, serán transformados y llevados al encuentro con el Señor quien estará esperándolos en las nubes.  Bien, dado que los textos nada dicen sobre la resurrección de los que no fueron salvos se infiere que seguirán en las tumbas. ¿Comprende ahora el lector cómo se va perfilando la doctrina de los dos regresos de Jesús?

 Luego, Cristo regresa con su iglesia al cabo de siete años,  encarcela a satanás y sus ángeles y habrá un juicio final  para premiar a los que fueron fieles y hacer justicias con quienes obraron para mal.  "Y vi tronos  y se sentaron a juzgar; y vi las almas de los decapitados por causa del testimonio de Jesús y por la palabra de Dios, los que no habían adorado a la bestia ni a su imagen y que no recibieron la marca en sus frentes ni en sus manos; y vivieron y reinaron con Cristo mil años. Pero los otros muertos no volvieron a vivir hasta que se cumplieron mil años. Esta es la primera resurrección". (Apocalipsis 20:4 Reina Valera 1960). "No volvieron a vivir hasta que se cumplieron mil años" es una frase contundente. 

¿Por qué primera resurrección?

Porque en primer término resucitan los fieles quienes,  según la Biblia, lo merecen no porque hubieran hecho algo para conseguir tal privilegio sino por haber sido comprados por la sangre del único cordero que quita el pecado del mundo. La muerte de Cristo en la Cruz y la aceptación por fe de su señorío en nuestras vidas. (Reinar con Cristo se debe interpretar como "convivir" a la vista del Salvador co administrando en las tareas celestiales).

Finalizado el periodo de mil años, satanás es vuelto a desatar por un poco de tiempo a la par que resucitan aquellos que no fueron cristianos. ¿Por qué Dios dejará libre a semejante ser lleno de maldad? ¿No fue suficiente el mal que ha provocado desde su rebelión como para permitirle volver a las andadas? Ciertamente es difícil de entender las razones por las cuales Dios soltará al diablo pero, seguramente tiene que ver con la resurrección de quienes no fueron salvos. En su momento sabremos. 

Finalmente,  Dios arroja al diablo al lago de fuego con todos sus seguidores y sobreviene el juicio del Trono Blanco donde se juzgará a todos los pecadores y naciones enteras (Apocalipsis 20:4-7;11-15) conforme a los registros celestiales. Al final, Cristo reinará sobre una nueva creación desde una ciudad santa, edificada en los cielos y desde donde habrá de descender, que se llamará Nueva Jerusalén. (Ver Apocalipsis 21:1-27).

La llegada del anticristo ya era mencionada en el Siglo I d C.,
tal como se lee en la Didaché
"XVI Porque en los últimos tiempos abundarán los falsos profetas y los corruptores, y las ovejas se transformarán en lobos, y el amor se cambiará en odio. Habiendo aumentado la iniquidad, crecerá el odio de unos contra otros, se perseguirán mutuamente y se entregarán unos a otros. Entonces es cuando el Seductor del mundo hará su aparición y titulandose el Hijo de Dios, hará señales y prodigios; la tierra le será entregada y cometerá tales maldades como no han sido vistas desde el principio". 
En la Epístola de Bernabé  da testimonio escatológico
"XXI 1. Bueno es, por ende, que, aprendido que hayamos cuantas justificaciones del Señor quedan escritas, caminemos en ellas. Porque quien éstas cumpliere será glorificado en el reino de Dios; mas quien escogiere lo otro, perecerá con sus obras. De ahí la resurrección, de ahí la recompensa. 2. Si tomáis de mí algún consejo de buena sentencia, yo suplico a los preeminentes: Tened entre vosotros a quienes hagáis el bien. No lo omitáis. 3. Cerca está el día en que todo perecerá juntamente con el maligno. Cerca está el Señor y su galardón".


Este tratado en griego arribó a nuestros días preservado en el Codex Sinaiticus del siglo IV. Tradicionalmente es atribuida a Bernabé, el colaborador y compañero del apóstol Pablo sin descartar que algún cristiano desconocido bien que pudo haberlo escrito. Como bien se lee, Bernabé esperaba la llegada de Jesús de modo literal tal como enseña Hechos 1:6-11.
“Entonces los que se habían reunido le preguntaron, diciendo: Señor, ¿restaurarás el reino a Israel en este tiempo? Y les dijo: No os toca a vosotros saber los tiempos o las sazones, que el Padre puso en su sola potestad; pero recibiréis poder, cuando haya venido sobre vosotros el Espíritu Santo, y me seréis testigos en Jerusalén, en toda Judea, en Samaria, y hasta lo último de la tierra. Y habiendo dicho estas cosas, viéndolo ellos, fue alzado, y le recibió una nube que le ocultó de sus ojos. Y estando ellos con los ojos puestos en el cielo, entre tanto que él se iba, he aquí se pusieron junto a ellos dos varones con vestiduras blancas, los cuales también les dijeron: Varones galileos, ¿por qué estáis mirando al cielo? Este mismo Jesús, que ha sido tomado de vosotros al cielo, así vendrá como le habéis visto ir al cielo”.
En síntesis, dos varones con vestiduras blancas -ángeles- declararon que Cristo regresaría tal como había sido visto al partir. Literalmente. De modo que cabe preguntar: ¿Qué duda cabe, que la Parusía será de un modo, que todo ojo la verá? De regreso a la Didaché,  se menciona un periodo de tribulación con prodigios en los cielos y grandes señales que indicarán el final de la dispensación de la gracia. El documento vierte:
"XVI. Velad por vuestra vida; procurando que estén ceñidos vuestros lomos y vuestras lámparas encendidas, y estad dispuestos, porque no sabéis la hora en que vendrá el Señor. Reuníos a menudo para buscar lo que convenga a vuestras almas, porque de nada os servirá el tiempo que habéis profesado la fe, si no fuéreis hallados perfectos el último día. Porque en los últimos tiempos abundarán los falsos profetas y los corruptores, y las ovejas se transformarán en lobos, y el amor se cambiará en odio. Habiendo aumentado la iniquidad, crecerá el odio de unos contra otros, se perseguirán mutuamente y se entregarán unos a otros. Entonces es cuando el Seductor del mundo hará su aparición y titulandose el Hijo de Dios, hará señales y prodigios; la tierra le será entregada y cometerá tales maldades como no han sido vistas desde el principio. Los humanos serán sometidos a la prueba del fuego; muchos perecerán escandalizados; pero los que perseveraron en la fe, serán salvos de esta maldición. Entonces aparecerán las señales de la verdad. Primeramente será desplegada la señal en el cielo, después la de la trompeta, y en tercer lugar la resurrección de los muertos, según se ha dicho: «El Señor vendrá con todos sus santos» ¡Entonces el mundo verá al Señor viniendo en las nubes del cielo!".
Primero, un aumento de gran maldad como no se ha visto desde el principio. Recuerde el lector: la Biblia afirma que el diluvio de Génesis llegó precisamente, por la maldad de las razas prediluvianas. Se repite el escenario. La maldad del hombre justifica una intervención de Dios en los asuntos terrenales de modo contundente.

Segundo, en un contexto de maldad exasperante, hace su aparición un seductor maligno, que se habrá de titular Hijo de Dios reafirmando su autoridad con "falsas señales y prodigios". Si estos portentos son de naturaleza espiritual o científica aún está por verse. Este falso Mesías usará su poder para dominar entre los gobiernos del mundo.

Tercero, luego de un tiempo de dominio de la maldad, llega el Señor, tal como estaba previsto.

Cuarto. Se infiere por lo que dice el texto, que los primeros cristianos creían que la llegada del Señor sería audible y visible para los oídos y ojos humanos. Esto va contra la idea de un rapto secreto. Cuando Jesús regrese quizás sea su llegada más silenciosa de lo imaginado pero de ningún modo, secreta.


En el siglo II hubo debate sobre milenarismo

A 100 años de la partida de Jesús ya había suficiente discrepancia entre los cristianos no tanto sobre la llegada de Cristo sino acerca del mileno.  Algunos pensaban que sería un reino literal y otros no.¿Cómo lo sabemos? Porque el milenio, que se menciona Apocalipsis 20:4-7, fue rechazado por los gnósticos. En Asia Menor, por ejemplo, un grupo llamado Alogi rechazaron el milenarismo bajo el argumento que el Apocalípsis de Juan era obra de Cerinto, enemigo de la verdad.

Irineo de Lyon escribió: "Cuando el Anticristo devastare todas las cosas en este mundo, y hubiese reinado durante tres años y seis meses, sentado en el templo de Jerusalén, entonces el Señor vendrá entre las nubes del cielo en la gloria del Padre (Mt 16,27). Entonces lo enviará al lago de fuego con sus seguidores (Ap 19,20), e instaurará el tiempo del reino para los justos, es decir el descanso, el séptimo día santificado, y cumplirá a Abraham la promesa de la herencia. Este es el reino al cual, según la palabra del Señor, muchos vendrán de oriente y occidente, para tomar su lugar junto con Abraham, Isaac y Jacob (Mt 8,11)" (Ireneo de Lión, Contra las Herejías, Libro V, 30:4)

"Todo esto se refiere sin duda a la resurrección de los justos, la cual acaecerá después de la venida del Anticristo (...) Aquellos a quienes el Señor, al venir de los cielos, encuentre esperándolo en la carne tras haber sufrido la Gran Tribulación y haber escapado de las manos del impío (El anticristo), son aquéllos de los cuales dijo el profeta..." (Ireneo de Lión, Contra las Herejías, Libro V, 35:1)

Orígenes de Alejandría -que siempre tuvo tendencias hacia la herejía- siendo condenada sus obras en el Concilio de Constantinopla II en el 553 d C., (300 años después de fallecido) por enseñar que no existe el infierno eterno, que las "llamas infernales" son fuegos purificadores y que Dios castiga al pecado solo con penas medicinales- atacó al milenarismo alegorizando el pasaje de la Biblia donde se lo menciona.

Nepos, obispo en Egipto; en el siglo III; adherente al milenarismo, se opuso y criticó el alegorismo de Orígenes con tanto éxito que ganó muchos simpatizantes. Nepos sostuvo que, tras las resurrección de los justos, habría durante el milenio un mundo de inconversos que harían la guerra contra el pueblo de Dios precisamente, al finalizar el periodo de mil años. Pero, ante la amenaza de una brutal desunión por causa escatológica, Dionisio, obispo de Alejandría, se esforzó en preservar la unidad con diálogos y amonestaciones y los milenaristas abandonaron sus opiniones según afirma Eusebio en "Historia. Eclesiástica", VII, 14. Metodio; obispo de Olimpo, uno de los principales oponentes de Orígenes a comienzos del siglo IV; apoyó el milenarismo en su trabajo Symposion (IX, 1, 5).

En el siglo IV el milenarismo fue predicado por Apolinario, obispo de Laodicea y fundador del apolinarismo. Sus escritos en esta materia están perdidos pero, San Basilio de Cesarea (Epist. CCLXIII, 4), San Epifanio (Haeres. LXX, 36) y San Jerónimo (In Isai. XVIII) testifican que él fue un milenarista. Jerónimo informa también,  que muchos cristianos de aquellos días creían en el milenio aunque el combatió la creencia. Jerónimo fue el traductor de la Biblia al  Latín o Vulgata.

Comodiano (Instrucciones, 41, 42, 44) y Lactancio (Instituciones, VII), describieron el reino milenario con profusión de palabras.  Ambrosio, si bien enseñó  la doble resurrección, no dijo mucho sobre el milenio. Primero los justos, luego los malvados.

Abandono y resurgimiento del milenarismo

Como vemos, la creencia en el retorno de Cristo viniendo en las nubes y que todo el mundo lo vera literalmente y no con "ojos" espirituales como enseñan algunos en la actualidad y la instauración de un reino milenial, se mantuvo como una doctrina más de la cristiandad por muchos años. Entonces ¿por qué se la dejó de enseñar? El culpable de este abandono parece haber sido Agustín de Hipona.

Agustín fue por un tiempo, como el mismo testifica (De Civitate Dei, XX, 7), defensor del milenarismo; Pero, al  aceptar la doctrina de sólo una resurrección universal y un juicio final se despidió doctrina. Finalmente se convenció que no habría un milenio.

Alegorizando el capítulo 20 de Apocalipsis, Agustín pasará a explicar a la  primera resurrección, como el  renacimiento espiritual en el bautismo;  el número mil como síntesis de la perfección y el reino milenial, lejos de ser un reino en el futuro con Cristo reinando literalmente, lo aplicó al reinado de la iglesia. (De Civitate Dei, XX 5-7). 

Esta explicación  fue adoptada por los teólogos occidentales que lo sucedieron, y el milenarismo en su forma original no recibió más apoyo. Cualquiera que fuera a favor del reino milenial arriesgaba algo más que el cargo eclesiástico. Dado que a la jerarquía católica le convino ser identificada con el Reino Milenial donde Cristo reina a través de sus vicarios, nadie podía ir en contra de esta interpretación. 

En la Edad Media hubo poco milenarismo. Solo trabajaron en el tema Joaquín de Fiore y los franciscanos. El resto de la erudición católica permaneció ignorante a esta enseñanza que sería retomada durante la reforma protestante.

La Reforma

En el siglo XVI, durante el protestantismo y gracias a la libertad de interpretación que se logró al separarse parte del cristianismo del mandato papal, hubo un renacimiento del milenarismo sobre todo entre los  anabaptistas. Ellos creían en una nueva y dorada edad bajo el cetro de Cristo, luego del derrocamiento del papado y de los imperios seculares.

Lamentablemente esta gente tuvo comportamientos radicales. En 1534 los anabaptistas se hallaban centralizados en Münster (Westfalia) donde fundaron el nuevo Reino de Zion. Allí prosperaron pero se desviaron hacia un radicalismo superlativo que los llevó a cometer muchas tropelías, tantas, que los mismos protestantes se escandalizaron. Fueron repudiados tanto por la Confesión de Augsberg (art. 17) como por la Helvética (ch. 11) y con estos repudios, el milenarismo volvió a menguar a punto tal que desapareció de las doctrinas luteranas y reformadas.

Sin embargo, los siglos XVII y XVIII volvió a renacer el milenarismo con fuerza: en Alemania, donde los Hermanos Bohemios y Moravos (Comenius) inspiraron otros estudios en Francia; Pierre Jurien (L'Accomplissement des Propheties, 1686) y  en Inglaterra, en época de Cromwell, los Independientes y Jane Leade. También el pietismo de esos días adhirió al milenarismo.

Posteriormente aparecieron en Alemania defensores de la doctrina. I.A. Bengel y su discípulo Crusio; David Rothe, Thiersch, Lange y muchos más. El milenarismo parecía ser una doctrina destinada a provocar disturbios debido a que tenía la particularidad de ser adoptada por radicales como los Irvingitas, Mormones, Adventistas, etc. Quizás esto explique el rechazo moderno a la doctrina por parte de numerosos teólogos, pastores y creyentes.


Intervención católica
Francisco de Ribera, Manuel Lacunza y Díaz y la intervención del patriota argentino Manuel Belgrano

El milenarismo, debido a la oposición Papal,  no tuvo divulgación popular durante la Edad Media debiendo esperar hasta la Edad Moderna para revitalizarse como tema de estudio. El jesuita Francisco de Ribera fue uno de los primeros en volver a ocuparse del tema en 1580 ( Escribió una interpretación profética del  Apocalipsis, en la que entremezcla milenarismo con historia y futurología). De Ribera escribió que el  anticristo reinará durante los últimos tres años y medio al final de los tiempos. Posteriormente, Daniel Whitby en 1703 y el chileno Manuel Lacunza y Díaz en 1790 se interesaron en la doctrina.

Lacunza y Díaz  escribió un folleto titulado Anónimo Milenario que distribuyó en Sudamérica hasta que, denunciado en Buenos Aires por sospechoso de herejía, tuvo que cesar sus prédicas al interesar sus ideas nada menos que a la Inquisición. Más tarde, ya radicado definitivamente en Imola, Italia, lugar donde se congregaron muchos jesuitas chilenos, escribió tres tomos de su obra La venida del Mesías en Gloria y Majestad, que fue publicada póstumamente en Cádiz con el seudónimo Juan Josafat. En este punto conviene aclarar. La iglesia católica, tan afecta a condenar al pensamiento diferente, explica en que consiste la condena. 

El blog Biblia y Tradición vierte: «hace varias décadas el Santo Oficio dio a conocer sobre este asunto dos decretos disciplinares para América del Sur, donde se prohibió a la enseñanza del «milenarismo mitigado». En el primero de ellos, de 1941, se definía claramente en qué consiste dicho tipo de milenarismo, a saber, «el de los que enseñan que antes del juicio final, con previa o sin previa resurrección de justos, Cristo volvería a la tierra a reinar corporalmente». En 1944 apareció el segundo decreto, de índole aclaratoria, donde en vez de «corporalmente» se pone «visiblemente», ya que el primer adverbio resultaba inadecuado si se aplicaba a la época de la Iglesia en la tierra, donde Cristo está siempre «corporalmente» en el Santísimo Sacramento. Lo que está prohibido, sostiene Castellani, es enseñar «que Cristo reinará visiblemente desde un trono en Jerusalén sobre todas las naciones; presumiblemente con su Ministro de Agricultura, de Trabajo y Previsión y hasta de Guerra si se ofrece». Lo cual, obviamente, ningún Santo Padre o teólogo serio sostiene.» -énfasis añadido- RP Alfredo Sáenz citando al RP Leonardo Castellani -liga disponible al final.

Milenarismo Irvingista

Hacia principios del siglo XIX existía un grupo de católicos separados de Roma quienes habían formado una religión llamada Iglesia Católica Apostólica de Inglaterra. Sus miembros, se aglutinanaron en torno a las enseñanzas del teólogo escocés Edward Irving (1792-1834) para quien -la segunda venida de Cristo- era un tema capital.

Este grupo poseía los ornamentos y ritos de las iglesias, católica, griega y anglicana, hacían misa al estilo romano, conservaron los siete sacramentos tradicionales y eran liderados por un Colegio de Apóstoles no mayor a seis individuos. Lograron expandirse por Holanda, Alemania y Estados Unidos antes de decaer como grupo religioso importante.

Irving descubrió los escritos de Lacunza a los cuales estudió detenidamente llegando a la conclusión que el jesuita estaba en lo correcto. De inmediato hizo suyos tales pensamientos. Para entender mejor el trabajo del jesuita, aprendió el castellano hasta dominarlo a la perfección. Finalmente, en 1827 publicó una traducción bajo el título The Coming of the Messiah donde divulgó en Inglaterra, las interpretaciones del sudamericano. Este libro fue pasando de manos en manos, hasta llegar a John Nelson Darby (1800-1882) ahijado del héroe naval Lord Nelson. 

Parte II
¿Qué enseña el dispensacionalismo?

El dispensacionalismo es un sistema teológico cristiano que afirma que Dios ha empleado diferentes medios de administración de su voluntad y su gracia en diferentes períodos de la historia humana. Lo distintivo del dispensacionalismo es que sostiene que Israel como nación y la Iglesia como cuerpo de Cristo no forman un único pueblo de Dios, sino dos pueblos con profecías, promesas y destinos diferentes hasta la llegada del Reino milenial cuando todos serán uno en Cristo.

De acuerdo a este sistema existen siete dispensaciones:

Dispensación de la inocencia: En el Edén, Adán y Eva tenían que obedecer el mandato divino de no comer del árbol prohibido, con lo cual aseguraban ser inocentes de pecado. Ambos fallaron.

Dispensación de la conciencia: Desde la caída hasta Noé, el ser humano tuvo la posibilidad de controlar libremente sus decisiones sobre la base de lo que su consciencia le indicaba. Fallaron en esto, ya que el designio del corazón de ellos fue de continuo solamente el mal, en vez de buscar a Dios.

Dispensación del gobierno humano: De Noé a Abraham, ya que la conciencia personal no fue una guía adecuada para el ser humano, se encomendó a los gobiernos el administrar justicia y moral.

Dispensación de la promesa: Al fallar los gobiernos en su cometido, Dios escogió a Abraham para ser el padre de la fe y le prometió que en él serían benditas todas las naciones de la tierra.

Dispensación de la Ley: Desde Moisés a Jesús, el ser humano sólo podría acercarse a Dios a través del cumplimiento de la ley mosaica. Ésta, dada su condición de perfecta, fue imposible de cumplir; en ella se revela el pecado y la maldición del mismo.

Dispensación de la Gracia: Sólo al reconocer nuestra incapacidad de lograr algo bueno (consciencia de pecado) podemos reconocer que es Jesús el único mediador entre Dios y los seres humanos "porque no hay otro nombre debajo del cielo en quien podamos ser salvos".

Dispensación del Reino Milenial: Al fin de los tiempos surgirá un período de 1000 años en los cuales Jesús reinará en la tierra. Será una época de esplendor sin precedentes. Al finalizar este tiempo, Satanás será liberado con el objetivo de probar por última vez la fe del ser humano. Tras este período se acabará el tiempo y surgirá una nueva tierra y un cielo nuevo, ya que todo lo conocido será destruido.

Los dispensacionalistas interpretan la Biblia sobre la base literal de la Biblia. Debe notarse que en la Biblia, la palabra "dispensación", que proviene del latín "dispensare" (distribuir), traduce dos vocablos griegos: "diakonia" o servicio (2 Corintios 3:7-9) y "oikonomia", administración, comisión, encargo (1 Corintios 9:17; Efesios 1:10; 3:9; Col. 1:25). Nunca significa un "período" o economía, que, aunque ciertamente no indica período, sí refiere la forma en que Dios interactúa con el ser humano durante cierto tiempo establecido.

Breve historia del Dispensacionalismo
Dispensacionalismo antiguo no sistematizado

Justino Mártir (110-165) mantuvo un concepto de los diferentes programas de Dios. En el Dialogue With Trypho (Diálogo con Trifón) habla de la presente dispensación y de los dones de poder propios de la misma. Según Larry V. Crutchfield, Justino creía en cuatro fases de la historia humana en el programa de Dios. La primera fue desde Adán hasta Abraham, y el segundo fue desde Abraham hasta Moisés, y el tercero fue de Moisés a Cristo, y el cuarto era de Cristo al estado eterno.

Ireneo (130-200), dando razones sobre porque había nada más que cuatro evangelios, dijo: "Una de ellas es como sigue: "y el evangelio es cuadriforme, como lo es también el curso seguido por el Señor. Por esta razón cuatro pactos principales fueron dados a la raza humana: Uno, antes del diluvio, bajo Adán; el segundo, después del diluvio, bajo Noé; el tercero, el de la ley, bajo Moisés; el cuarto, que es el que renueva al hombre, y abarca todas las cosas en sí mismos por medio del evangelio, levantando y llevando a los hombres en sus alas hacia el reino celestial”.

Tertuliano (160-220) Metodio (-311) Victorino de Petau (-304) y Clemente de Alejandría (150-220) diferenciaron tres dispensaciones patriarcales (en Adán, Noé, Abraham), como también la mosaica.

Agustín (354-430 también refleja esos conceptos tempranos del dispensacionalismo en sus escritos. Aunque su declaración frecuentemente citada: “distinguid los tiempos, y las escrituras estarán en armonía consigo mismas”, no es aplicable en su contexto a las ideas dispensacionalistas, en otras partes él hace declaraciones que sí son aplicables.
"La institución divina del sacrificio era adecuada a la antigua dispensación, pero no lo es ahora por que el cambio conveniente a la edad presente ha sido introducido por Dios, quien conoce infinitamente mejor que el hombre lo que es apropiado para cada edad, y que es, ya sea que quite o añada, cancele o prohíba, aumente o disminuya, el creador inmutable de cosas mutables, ordenando todos los eventos en Su providencia hasta que la hermosura del completado curso del tiempo, cuyas partes componentes son las dispensaciones adaptada a cada edad sucesiva, sea consumada, como la gran melodía de algún inefablemente sabio maestro de canto, y estos pasen a  la inmediata contemplación eterna de Dios, a quien aquí, aunque es un tiempo de fe, y no de vista, están adorándole aceptablemente".
Agustín mantuvo un modelo de siete edades (dispensacional). Las primero cinco etapas se correlacionan a la historia del Antiguo Testamento y estaban demarcadas por Adán, Noé, Abraham, David, y el Exilio. Las dos dispensaciones del NT, según Agustín y casi todos los dispensacionalistas, fueron la Edad de la Iglesia y el Reino Milenario, el “Descanso Sabático” de los santos en la tierra (Ver Agustín, Sermón 259,2 y también “Apocalipsis y Redención en el Cristianismo Temprano” Vigiliae Christianae 45 (1991):163 por Paula Fredriksen.

Dispensacionalismo pre Darby

Pierre Poiret (1646-1719) místico y filósofo francés en su obra L`OEconomie Divine, primeramente publicada en Ámsterdam en 1687 y luego traducida al inglés y publicada en Londres en seis tomos  en 1713. Cada uno de los tomos está dedicado a una economía en particular, aunque su esquema dispensacional no sigue exactamente el título de cada volumen, dicha esquema, como aparece  en esos tomos, es la siguiente:

Economía (dispensación) de la  Infancia que duró, desde la creación hasta el diluvio.
Economía de la Niñez, del diluvio hasta Moisés.
Economía de la Adolescencia de Moisés hasta Salomón.
Economía de la Juventud, que duró desde Salomón hasta la venida de Cristo.
Economía de la Madurez que habrá de durar “algo más de este tiempo”.
Economía de la Vejez que es el tiempo de la decadencia del hombre.
Economía de la Renovación de todas las cosas: el Milenio.                      

Ehlert evalúa correctamente la importancia de la obra de este hombre de la manera siguiente: “No hay duda de que aquí tenemos un genuino diseño dispensacional. El autor usa la frase “periodo o dispensación”, y su séptima dispensación es un milenio literal de mil años con Cristo, que ha regresado y está reinando corporalmente sobre la tierra, con sus santo, e Israel recogido y convertido”.  Este trabajo escatológico es muy anterior a Darby.

John Edwards (1639-1716) público en 1699 dos tomos, un total de 790 páginas, con el título de Una historia completa o panorama de todas las dispensaciones. El creía en un milenio. Su estructura dispensacional era la siguiente:

Dispensación de la Inocencia y Felicidad. Comienza con Adán creado en Justicia.
Dispensación del Pecado y de la Miseria. Adán caído en pecado.
Dispensación de la Reconciliación: Adán restaurado a partir de la redención en Cristo.
                              
Isaac Watts (1674-1748), en un ensayo de cuarenta páginas titulado “La armonía de todas las religiones que Dios prescribió a los hombres y todas sus dispensaciones para con ellos”, describió su concepto de las dispensaciones y presento su sistema. La definición es la siguiente:

Las dispensaciones públicas de Dios para con el hombre, son aquellas sabias y santas constituciones de su voluntad y su gobierno, reveladas o de alguna manera manifestadas en los diferentes periodos sucesivos o edades del mundo, en las que contenidas las responsabilidades que El espera de los hombres, y las bendiciones que promete, o los anima a esperar de Él, aquí en el mas allá; conjuntamente con los pecados que prohíbe y los castigos que promete infligir a los pecadores, o bien las dispensaciones de Dios pueden ser descritas más brevemente, como las reglas morales dispuestas por Dios en su trato con la humanidad, considerados los hombres… como  responsables ante Él por su comportamiento”.

Su bosquejo dispensacional es la siguiente:

La dispensación de la inocencia, o la religión de Adán  al principio.
La dispensación adámica del pacto de la gracia, o la religión de Adán después de la caída.
La dispensación noénica, o la religión de Noé.
La dispensación abrahámica, o la religión de Abraham.
La dispensación mosaica, o la religión judía.
La dispensación cristiana.

Dispensacionalismo sistematizado
Darby

Darby militó formalmente en la Iglesia de Irlanda hasta que topó con la obra de Irving cuya lectura le produjo un importante impacto teológico. Hacia 1830 halló un grupo de cristianos interconfesionales que se congregaban a partir el pan –el equivalente a tomar la ostia en el catolicismo- tal como Cristo ordenara. Simpatizo con las ideas y actitudes de estas personas y sumo su persona a las reuniones.

En 1833, este grupo había crecido mucho y sus miembros comenzaron a identificarse como una asamblea Cristiana. A medida que viajaban y fundaban nuevas comunidades en Irlanda e Inglaterra, formaron el movimiento conocido como los Hermanos de Plymouth. Tomada la determinación de separarse por completo de toda influencia católica y anglicana, se constituyeron en una iglesia de tendencia evangélica. (En Argentina, los Hermanos Libres).

Darby es reconocido en el mundo teológico como el padre del Dispensacionalismo, enseñanza hecha popular en Estados Unidos por Cyrus Scofield en su "Biblia Anotada de Scofield".

Igualmente, se encargó de proclamar la teoría del "misterio del rapto", según la cual Cristo arrebatará repentinamente de este mundo a Su novia, la Iglesia, antes de que sobrevengan los juicios de la Tribulación. Las creencias de los dispensacionalistas sobre la restauración de los judíos y el establecimiento del reinado de Israel los ubican en un lugar prominente del Sionismo cristiano; este grupo de creyentes sostiene que "Dios puede obrar en Israel de nuevo", creencia que sustentan en su interpretación de las profecías del Antiguo Testamento.

Estando en la Universidad de Trinidad en Dublín (1819), Darby vino a creer en una restauración y salvación futura del Israel nacional. Basado en su estudio de Isaías 32, Darby concluyó que Israel, en una dispensación futura disfrutará de las bendiciones terrenales que fueron diferentes a las bendiciones divinas experimentadas por la iglesia. De esta manera vio una distinción evidente entre Israel y la iglesia.

Darby también vino a creer en “inminente” rapto de la iglesia que es seguida por la Septuagésima Semana de Daniel en la cual Israel otra vez sería el centro del escenario en el plan de Dios. Después de este período, Darby creyó que habría un reino milenario en el cual Dios cumpliría con Sus promesas incondicionales con Israel.

De acuerdo con Paul Enns: “Darby propuso el esquema del dispensacionalismo reparando que en cada dispensación clasifica al hombre bajo el rubro de alguna condición; el hombre tiene cierta responsabilidad ante Dios. Darby también reparó en que cada dispensación culmina con un fracaso”. Darby vió siete dispensaciones:(1) Condición Paradisíaca hasta el Diluvio; (2) Noe; (3) Abraham; (4) Israel; (5) los Gentiles; (6) el Espíritu; y (7) El Milenio. Por su propio testimonio, Darby dice que su teología dispensacional se formó completamente en 1833.

Darby comenzó a predicar sus ideas con mayor fuerza según algunos escritos a partir de 1867. Un tiempo después comenzó a viajar a Norteamérica, sus viajes dieron fruto a la “Conferencia bíblica de Niágara”.

Cyrus Ingerson Scofield (1843-1921) uno de los participantes de las convenciones de Niágara, formo un panel de maestros de la convención de la Biblia en 1909 y produjo lo que llegó a ser conocido como la Biblia de Referencia Scofield. Este trabajo se hizo famoso en los Estados Unidos con sus notas teológicas al lado de la Escritura. Esta Biblia de referencia se convirtió en la máxima influencia en la extensión del dispensacionalismo.

El dispensacionalismo criticado

Principalmente de parte del Preterismo, doctrina que enseña que las profecías ya se cumplieron y que solo resta esperar, la llegada de Cristo, sin tribulación y sin milenio alguno.Al respecto Ryrie dice: 

"En respuesta a la acusación de que el dispensacionalismo es reciente y, por lo tanto, sospechoso, hemos tratado de mostrar dos cosas:

1) Los conceptos dispensacionales fueron enseñados por hombres que vivieron mucho antes que Darby.

2) Es de esperarse que el dispensacionalismo, un sistema estrechamente relacionado a la escatología, no habría de ser refinado y sistematizado hasta tiempos recientes simplemente porque la escatología no fue un tema bajo discusión hasta entonces".

Ryrie con tono apologético presente su obra titulada “Dispensacionalismo Hoy”, donde presenta pruebas en base a la historia de que el dispensacionalismo no es reciente como tema teológico. Además responde a los ataques ad hominem (ataque a la persona), intelectual, histórico, y al ataque de ridiculizar la doctrina.

Ryrie continúa su conclusión en cuanto al punto histórico del dispensacionalismo: Las conclusiones sacadas de la acusación de novedad por los oponentes al dispensacionalismo, son, por lo tanto, injustificadas. En toda esta discusión también es necesario recordar que el veredicto de la historia no es la autoridad final. Toda doctrina, ya sea antigua o reciente, en último análisis tiene que ser probada a la luz de las Escrituras.


Arrebatamiento 
¿En qué momento?
¿Antes, durante o después de la Gran Tribulación?

Tiempo atrás participe en un debate en el foro Solo Scriptura de Facebook  al que sugiero visitar. Dos hermanos se enfrascaron en una polémica quizás, pensando que al ser yo dispensacionalista y creía en el arrebato pre milenial era partidario del Rapto Secreto.

Dado que estos debates se hacen en entre tiempo sin material disponible, tampoco reglas para delimitar los tópicos, de repente aparecieron otros hermanos y el debate degeneró en ítems diversos. Prometí regresar con otros argumentos pero procurando sistematizar. Después de todo, un debate, tiene sus valores y sus condiciones. 

El Rapto Secreto es una herejía para algunos y no fue lo que me enseñaron en mis primeros días de cristiano, a principios de los años ochenta del siglo pasado, sobre arrebato y pre milenialismo. En esos días Tim la Haye con sus programas radiales y libros llegaba poco a la Patagonia pero si se hablaba mucho de Scofield y de su famosa Biblia anotada, uno de los grandes divulgadores de la doctrina. 

Mis pastores, un misionero norteamericano y otro chileno ambos no pentecostales, me explicaron durante días los aspectos del arrebato  y al hacerlo me advirtieron que no todos pensaban de igual modo sobre este asunto. (Esta advertencia se haría dolor años más tarde cuando un bello instituto bíblico en la ciudad de Bahía Blanca quedó pulverizado debido a la controversia entre misioneros británicos amilenialistas y norteamericanos pre mileniales). 

Recuerdo que el pastor chileno Ortíz, a cargo de mi instrucción, me habló que el arrebato PODRÍA suceder antes de la Gran Tribulación y también aclaró, que el rapto es UNA PARTE de los acontecimientos del porvenir conocidos en teología como LA SEGUNDA VENIDA DE CRISTO. También declaró que, en la historia del cristianismo, la doctrina imperante había sido la postribulacionista o sea, la IGLESIA sí atraviesa LA GRAN TRIBULACIÓN o parte de ella.Pero, en su opinión, que el rapto iba a ser antes de la Gran Tribulación. Citó Mateo 24:1-30


Cuando Jesús salió del templo, sus discípulos se le acercaron para mostrarle los edificios del templo. 2 Entonces él les dijo: «¿Ven ustedes todos estos edificios? Les aseguro que todos ellos serán destruidos. ¡Ni una sola pared quedará en pie!»Prepárense para el fin3 Después, Jesús y sus discípulos se fueron al Monte de los Olivos. Jesús se sentó[a] y, cuando ya estaban solos, los discípulos le preguntaron:—¿Cuándo será destruido el templo? ¿Cómo sabremos que tú vendrás otra vez, y que ha llegado el fin del mundo? ¿Cuáles serán las señales?4 Jesús les respondió:—¡Cuidado! No se dejen engañar. 5 Muchos vendrán, y se harán pasar por mí, y le dirán a la gente: “Yo soy el Mesías”. Usarán mi nombre y lograrán engañar a muchos.6 »Ustedes oirán que en algunos países habrá guerras, y que otros países están a punto de pelearse. Pero no se asusten; esas cosas pasarán, pero todavía no será el fin del mundo. 7 Porque los países pelearán unos contra otros, la gente no tendrá qué comer, y en muchos lugares habrá terremotos. 8 Eso es sólo el principio de todo lo que el mundo sufrirá.9 »Ustedes serán llevados presos, y entregados a las autoridades para que los maltraten y los maten. Todo el mundo los odiará por ser mis discípulos. 10 Muchos de mis seguidores dejarán de creer en mí; uno traicionará al otro y sentirá odio por él. 11 Llegarán muchos falsos profetas y engañarán a muchas personas. 12 La gente será tan mala que la mayoría dejará de amarse. 13 Pero yo salvaré a todos mis seguidores que confíen en mí hasta el final. 14 El fin del mundo llegará cuando las buenas noticias del reino de Dios sean anunciadas en toda la tierra, y todo el mundo las haya escuchado.Una señal para huir15 Jesús siguió hablando con sus discípulos acerca del fin del mundo, y les dijo:—El que lea esto debe tratar de entender lo que dijo el profeta Daniel. Él anunció que algún día se presentaría una ofrenda asquerosa en el templo.»Cuando vean que en el Lugar Santo pasa lo que anunció Daniel, entonces huyan. 16 Los que estén en la región de Judea que corran hacia las montañas; 17 el que esté en la azotea de su casa que no baje a sacar nada; 18 y el que esté en el campo que no vaya a su casa a buscar ropa. 19 ¡Qué mal les va a ir a las mujeres que en ese momento estén embarazadas, y a las que tengan hijos recién nacidos! 20 Oren a Dios y pídanle que esto no suceda en tiempo de invierno, o en un día de descanso, 21 porque ese día la gente sufrirá muchísimo. Nunca, desde que Dios creó el mundo hasta ahora, la gente ha sufrido tanto como sufrirá ese día; y jamás volverá a sufrir así. 22 Dios ama a quienes él ha elegido, y por eso el tiempo de sufrimiento no será muy largo. Si no fuera así, todos morirían. (Reina Valera 1960 vierte así: "porque habrá entonces una gran tribulación, cual no la ha habido desde el principio del mundo hasta ahora, ni la habrá. Y si aquellos días no fuesen acortados, nadie sería salvo; más por causa de los escogidos, aquellos días serán acortados"). 23 »Si en esos días alguien les dice: “Miren, aquí está el Mesías”, o “allí está el Mesías”, no le crean. 24 Porque vendrán falsos profetas y falsos mesías, y harán cosas tan maravillosas que engañarán a la gente. Si pueden, también engañarán a los que Dios ha llamado a seguirlo. 25 Ya antes les había dicho a ustedes 26 que si otros vienen y les anuncian: “¡El Mesías está en el desierto!”, no vayan. Y si les dicen: “¡El Mesías está escondido allí!”, no lo crean. 27 Cuando yo, el Hijo del hombre, venga, no me esconderé. Todos me verán, pues mi venida será como un relámpago que ilumina todo el cielo. 28 Todo el mundo sabe que donde se juntan los buitres,[b] allí hay un cadáver. Así será cuando yo venga: todos lo sabrán.El regreso del Hijo del hombre29 Jesús continuó diciendo:—Cuando pase ese tiempo de sufrimiento:“El sol se pondrá oscuro,y la luna dejará de brillar.Las estrellas caerán,y temblarán los poderesque están en el cielo.”30 »Entonces todos verán en el cielo una señal, la cual indicará que yo, el Hijo del hombre, vengo de nuevo. Y cuando me vean venir entre las nubes del cielo, con mucho poder y gloria, todos los países del mundo temblarán de miedo. 31 Y enviaré por todo el mundo a mis ángeles con una gran trompeta, para que reúnan a mis seguidores.


Años después, hablando sobre los eventos del porvenir con el hijo de un misionero, él mencionó que en su opinión, el arrebato debía ser antes de la Gran Tribulación y la pauta que tal suceso sería de este modo lo daba la frase en Mateo 24:21 que afirmaba que ocurriría tan grande tribulación que si los días no fueran acortados NADIE SE SALVARÍA (¿ni siquiera los calvinistas?) y que por causa de los escogidos, los días serían acortados. (Aquí los calvinistas respiran aliviados). 

¿De qué manera serían acortados los días por amor a los escogidos? 


En este punto las especulaciones suman. Acortar los días puede referirse a un arrebato a mitad de la Gran Tribulación o antes de la misma, o bien, como dicen algunos, luego de un poco de sufrimiento, Dios "cuidará la iglesia" durante el sufrimiento mundial haciéndola pasar por "un valle de sombras"pero con su asistencia. De modo que este acortar de los días por amor a los escogidos implica una acción de parte de Dios no especificada. Nadie sabe cómo serán acortados esos días. Excluir el arrebato pre milenial solo por prejuicios teológicos, no parece lógico.

Objeción: No existe un versículo que diga claramente, que el arrebato será antes de la Gran Tribulación.

Respuesta: Muy cierto pero, tampoco existe un solo versículo que refiera la fórmula trinitaria según el credo niceno y aún así, todos los buenos creyentes de las tres grandes ramas del cristianismo no dudan que la Trinidad existe.

Objeción: En la Biblia se encuentran versículos que nos indican la existencia de la Trinidad.

Respuesta: En la Biblia también existen versículos que, concatenados, muestran que es muy posible un arrebato antes de la Gran Tribulación. Por ejemplo Apocalipsis 3:10 "Por cuanto has guardado la palabra de mi paciencia, yo también te guardaré de la hora de la prueba que ha de venir sobre el mundo entero, para probar a los que moran sobre la Tierra" (Reina Valera 1960) relacionado con Mateo 24:22 que dice "Y si aquellos días no fuesen acortados, nadie sería salvo; más por causa de los escogidos, aquellos días serán acortados". Es evidente que hay una relación entre los dos pasajes. Guardar de la prueba puede implicar un acortar los días más, cómo serán acortados, es un misterio. Podría ser un arrebato antes de la Gran Tribulación.

Y aquí quiero detenerme a hacer una distinción: no es lo mismo tribular (en realidad atribular) que la Gran Tribulación. Tribular es andar en aflicción, padecimientos, etc. La iglesia del Señor anda tribulando hoy día en muchas naciones del mundo. La Gran Tribulación es algo más grande. Según Jesús, semejantes padecimientos nunca ocurrieron jamás.

Objeción: A lo largo de su historia, el postribulacionismo ha sido la doctrina enseñada para el fin de todas las cosas. La doctrina del Rapto Secreto es muy novedosa.

Respuesta: Verdad. Pero no me refiero al Rapto Secreto que pinta bien en libros de ciencia ficción y películas sino del arrebato pre tribulacional clásico; tengamos en cuenta algunos detalles. La doctrina de la Trinidad por ejemplo, demoró 300 años en ser sistematizada y fue impuesta no tanto por convencimiento del oponente sino por medio de amenazas, extorsiones, guerras y rechazo a quienes se oponían. Cristo cuando vino, cumplió a rajatabla la Ley judía y los hebreos de su época pensaban que estaban interpretando correctamente los rollos hasta que llegó Cristo y les dijo "erráis, porque ignoráis las Escrituras". A veces pensamos que interpretamos como si estuviéramos dentro de la mente de Dios pero no es así. Interpretamos con el magisterio del Espíritu Santo oscurecido por la carnalidad que aún impregna nuestra esencia.


Las Variaciones Dentro del Dispensacionalismo

Los aspectos anteriormente citados caracterizan las creencias de aquellos dentro de la tradición dispensacional. Sin embargo, como Blaising escribe, “el Dispensacionalismo no ha sido una tradición estática”.   Ofrece tres formas de pensamiento dispensacional:

1. El Dispensacionalismo Clásico (ca. 1850–1940s) Esta variante  refiere a los puntos de vista de los dispensacionalistas británicos y norteamericanos; los escritos de Darby y La Teología Sistemática de ocho volúmenes de Chafer. Las notas interpretativas de la Biblia de Referencia Scofield son a menudo vistas como la representación clave de la tradición dispensacional clásica.

Una característica importante del dispensacionalismo clásico es su idea dual de redención. En esta tradición, Dios es visto como buscando dos propósitos diferentes. Uno está relacionado con el cielo y el otro con la tierra. La “la humanidad celestial debió estar hecha de todo los redimidos de todas las dispensaciones que serían resucitados de la muerte. Mientras que la humanidad terrenal tiene que ver con las personas que no habían muerto pero quiénes fueron preservadas por Dios de la muerte, la humanidad celestial estaba hecha de todos lo salvos que habían muerto, quienes Dios resucitaría de la muerte”.En esta tradición, hubo un pequeño énfasis en la actividad social o política para la iglesia. Teólogos: John Nelson Darby, C. I. Scofield, Lewis Sperry Chafer.

2. Dispensacionalismo Revisado o Modificado (ca.1950–1985) Los dispensacionalistas revisados abandonaron el dualismo eterno de los pueblos celestiales y terrenales. El énfasis en esta rama de la tradición dispensacional fue sobre dos pueblos de Dios – Israel y la iglesia. Estos dos grupos están estructurados de manera diferente con papeles diferentes y responsabilidades dispensacionales, pero la salvación que cada uno recibe es la misma. La distinción entre Israel y la iglesia, como grupos antropológicos diferentes, continuará a todo lo largo de la eternidad.

Los dispensacionalistas revisados usualmente rechazan la idea de que hay dos pactos nuevos – uno para Israel y otro para la iglesia. También ven la iglesia y a Israel existiendo juntos durante el estado milenario y eterno.

Teólogos: John Walvoord, Dwight Pentecost, Charles Ryrie, Charles Feinberg, Alva J. McClain.  Hal Lindsey, Tim LaHayeStanley Toussaint, Evis Carballosa.

3.  El Dispensacionalismo Progresivo (1986 –al presente) Qué significa el término “progresivo”? El título “dispensacionalismo progresivo” se refiere a la relación “progresiva” de las dispensaciones sucesivas una a la otra. Charles Ryrie nota que: “el adjetivo ‘progresivo’ se refiere a la tesis central de que los pactos Abrahámico, Davídico, y Nuevo se cumplen progresivamente hoy (así como teniendo cumplimientos en el reino milenario)”.

Los dispensacionalistas progresivos no conforman la iglesia como Israel en esta época y ellos todavía ven una identidad bien definida futura y funcionan para el Israel étnico en el reino milenario entrante. Los dispensacionalista progresivos como Blaising y Bock ven un aspecto actual/aún no del reinado Davídico de Cristo, viendo al reino Davídico como siendo inaugurado durante la edad presente de la iglesia. El cumplimiento completo de este reinado espera a Israel en el milenio.

Dispensacionalismo premilenial  y Rapto

Edward Irving dirigió su atención al estudio de la profecía aceptando la idea del Anticristo, que otros como  James Henthorn Todd , Samuel Roffey Maitland , Roberto Belarmino y Francisco Ribera , habían considerado antes que él.  Dando un paso más adelante, Irving comenzó a enseñar el  retorno de dos fases de Cristo, la primera como un rapto secreto antes del surgimiento del Anticristo. Samuel Prideaux Tregelles (1813-1875); teólogo Inglés, escribió un tratado en  1866 relacionando el concepto del rapto divulgado por Darby, con expresiones de  Edward Irving vertidas anteriormente. 

El concepto del rapto, en relación con premilenialismo , fue expuesto  en América por  Cotton Mather en el siglo XVII. Mucho después, en 1788, en la ciudad de Filadelfia, el Bautista Morgan Edwards publicó un artículo pre-tribulaciónista. Finalmente, Lacunza en 1812 y  John Nelson Darby en 1827 ampliarían el concepto con variantes. Podemos ver que el milenio nunca se fue de las doctrinas de la iglesia. Tampoco del catolicismo a pesar de las prohibiciones.

John Nelson Darby propuso por primera vez y popularizó el rapto pre-tribulación  secreto en 1827. Este punto de vista fue aceptado entre muchos a partir de 1878 durante la Conferencia Bíblica de Niágara.  Varios libros populares también contribuyeron a la aceptación de la pre- tribulación, incluyendo los redactados por  William Eugene Blackstone titulado Jesús viene -publicado en 1878-  y que vendió más de 1,3 millones de ejemplares y la Biblia de Referencia Scofield , publicada en 1909 y 1919 y revisado en 1967. 

El aumento de la creencia en el rapto pre-tribulación es  erróneamente atribuido a una muchacha escocesa-irlandesa de 15 años llamada Margaret McDonald (un seguidor de Edward Irving ), que en 1830 tuvo una visión de los últimos tiempos donde observo y luego describió,  el rapto publicado por primera vez en 1840. Se publicó de nuevo en 1861. 

En 1957, John Walvoord , un teólogo en el Seminario Teológico de Dallas , fue autor de un libro, The Rapture Question, que dio apoyo teológico a la pre-tribulación; este libro llegó a vender más de 65.000 copias. En 1958, J. Dwight Pentecost autor de otro libro de apoyo a la pre-tribulación, lo que vendrá: un estudio de la escatología bíblica  que vendió 215.000 copias.

Durante la década de 1970, la creencia en el rapto se hizo popular  debido en parte a los libros de Hal Lindsey , incluyendo The Late Great Planet Earth , que al parecer se han vendido entre 15 millones y 35 millones de copias. En la actualidad, no pasa un día donde en alguna de las miles de iglesias protestantes no se predique a favor o en contra del dispensacionalismo, el rapto o el milenio.

Comparación de los puntos de vista cristianos tribulacionistas

Dentro del premilenialismo, la posición pre-tribulación es la opinión predominante que distingue entre el rapto y la segunda venida como dos eventos. También hay dos posiciones de menor importancia que difieren con  al momento del rapto.

Pre-tribulación 

La posición pre-tribulación defiende que el rapto ocurrirá antes del inicio del período de tribulación de siete años, mientras que la segunda venida ocurrirá al final del período de siete años de tribulación.  Pre-tribulación educadores y predicadores como Jimmy Swaggart , J. Dwight Pentecost , Tim LaHaye , J. Vernon McGee , Perry Piedra , Chuck Smith , Hal Lindsey , Chuck Missler , Jack Van Impe , Beca Jeffrey , Thomas Ice , David Reagan , David Jeremiah , y John Hagee . [51] Mientras que muchos pre-tribulacionistas también son dispensacionalistas, no todos los pre -tribulacionistas son dispensacionalistas. 

Rapto en medio de la tribulación 

Sus divulgadores alegan que el rapto ocurrirá en algún momento en el medio del período de la tribulación. Sin embargo, puesto que la Biblia sólo usa "tribulación" para referirse a la segunda mitad de la semana 70 de Daniel, desde el punto de vista del medio tribulacionista es un pre-tribulacionista. La tribulación se suele dividir en dos períodos de 3,5 años cada uno. Esta corriente tiene como defensores a Harold Ockenga , James O. Buswell (a reformada, calvinista Presbyterian) y Norman Harrison. Esta posición es un punto de vista minoritario entre premilenialistas. 

Pre ira 

El Rapto pre-ira sostiene que la tribulación de la iglesia comienza hacia la última parte del período de siete años, siendo la semana 70 de Daniel, cuando el Anticristo se revela en el templo. Esta última mitad del período de siete años [es decir, 3 años 1/2] se define como la gran tribulación, aunque la duración exacta no se conoce. Su defensor más activo es: Marvin Rosenthal, autor de El Rapto pre-ira de la Iglesia. Su creencia se fundamenta en el trabajo de Robert D. Van Kampen (1938-1999).

Parcial 

La teoría del rapto parcial o selectiva sostiene que los verdaderos cristianos serán arrebatados antes, en medio de, o después de la tribulación, dependiendo de su genuina conversión a la fe. Algunos autores notables de esta teoría son Robert Govett , DM Panton y Watchman Nee .

Post-tribulación

El post-tribulación posición coloca al rapto, al final del período de tribulación. Escritores post-tribulacionistas definen el período de la tribulación en un sentido genérico como toda la época actual, o en un sentido específico de un período de tiempo que precede a la segunda venida de Cristo. Autores y profesores que apoyan la visión post-tribulación incluyen Pat Robertson , Walter R. Martin , John Piper , George E. LaddRobert H. Gundry , [63] y Douglas Moo .

Arrebato Secreto bajo Ataque
Caso Cover Up

Adhiero al dispensacionalismo y acepto el arrebato. Sin embargo, es imposible para mi según leo en los versículos de la Biblia, aceptar un rapto secreto. Un acontecimiento semejante jamás podría ser secreto. La desaparición de millones de personas "en un instante" en todo el mundo difícilmente pueda ser un acto sin testigos. 

Ha habido un par de intentos para localizar una "fuente" del  concepto del Rapto secreto de Darby. La mayoría de los datos lamentablemente, están teñidos por una escandalosa controversia entre partes que en vez de dedicarse con rigor histórico a documentar los hechos, se entremezclan con testimonios a favor y en contra ensuciando la visión de los que desean averiguar con la mayor imparcialidad posible.  

Estos intentos procuran probar de donde obtuvo Darby la idea de un rapto de esta naturaleza. Algunos investigadores concluyen, exageradamente, que esta fuente es demoníaca.

Samuel Prideaux Tregelles alega que John Nelson Darby tomó el concepto del rapto secreto  de las manifestaciones carismáticas de una jovencita. Tregelles consideraba que la inspiración de Darby provino directamente del demonio. 

David MacPherson, en concordancia con lo expuesto por Tregelles, investigó en tiempos modernos el orígen del arrebato secreto  tal como lo presentó Darby concluyendo que plagió sus datos de unas manifestaciones carismáticas de una jóven llamada Margaret MacDonald. Sin embargo, los defensores del rapto o arrebato secreto, creen que   faltan muchos datos como para ser aceptada como fundamentada tal acusación. 

Darby ya había escrito sus puntos de vista del rapto pretribulacionista en enero de 1827, 3 años antes de las revelaciones de McDonald en 1830. MacPherson niega esto a pesar que los defensores del rapto secreto le hicieron ver una contradicción en las  palabras de la joven. En efecto: cuando la declaración de MacDonald se lee con atención, se observa que tiene más bien una postura postribulacionista y no pretribulacionista. De ahí que no pocos  consideran a la presunta conexión entre Darby y  MacPherson al dispensacionalismo como insostenible. 

Quizás Darby tomó lo que consideró necesario para tu teoría y descartó el resto o bien, lo que vio, lo llevó a tomar determinaciones posteriores. Sea lo que sea, el Rapto Secreto está envuelto en fuerte controversia que provoca preocupación. Algunos autores ya están como en los días del cisma católico cuando los papas se excomulgaron y maldecían unos a otros y todo, por una parte de la Biblia que trata asuntos del porvenir.

Escribe José Grau en oposición al dispensacionalismo:
"Los orígenes de la escatología dispensacionalista (subrayado es mío) se remontan a una pretendida “revelación” que una joven escocesa de 15 años, Margaret McDonald, tuvo el mes de abril de 1830 en Port Glasgow, su ciudad natal. Según esta “revelación”, la segunda venida de Cristo tendría lugar en dos etapas: la primera, para recoger a un grupo selecto de creyentes, que sería arrebatado al cielo para ir al encuentro del Señor antes de la aparición del Anticristo, antes de la gran tribulación. Un amigo de la familia, R. Norton, escribió el relato de la “visión”, insistiendo en que era la primera vez que alguien dividiese en dos la segunda venida. Estos escritos han estado fuera de la circulación durante mucho tiempo, hasta que la labor infatigable de investigadores como Dave McPherson dio su fruto con el hallazgo de los documentos que prueban de modo irrefutable el verdadero origen de lo que constituye el núcleo mismo del dispensacionalismo: el arrebatamiento secreto de la Iglesia, para dar paso al cumplimiento final de todas las profecías relativas a Israel”
Parece increíble que alguien como José Grau diga que la doctrina dispensacionalista provenga de las revelaciones de una chica de 15 años, cuando ya hemos visto muchos ejemplos de dispensacionalismo antes de la existencia de Margaret McDonald. Quizás debió mencionar el Rapto Secreto o Arrebato y no dispensacionalismo. Que un hombre de la reputación de Grau meta la pata como un principiante indica a las claras el ánimo que impulsa a escribir a los hermanos. Se combaten con odio teológico. Grau defendía su postura como cualquier hincha de estadio de fútbol. Una lástima. 

Sobre esta cuestión, un tal Todd Strandberg ha escrito una respuesta rústica sobre la acusación de MacPherson, quien declara que el dispensacionalismo se originó en la afiebrada mente de una mujer joven y diabólica.
"Si MacDonald fue la fundadora del rapto pretribulacionista, como afirman la mayoría de los proponentes en contra del rapto, entonces alguien necesita explicar porqué los que creen en el rapto han fallado en darle el crédito. De la lectura de los escritos de los escritores anti-rapto, uno pensaría que nosotros los pre-tribulacionistas estaríamos reverenciando a MacDonald, así como los católicos adoran a María. Pero claramente, no lo hacemos. Los pretribulacionistas no andamos por ahí recitando: “Salve Margaret, llena de gracia, bendita tú entre los visionarios, ruega por nosotros los pecadores a la hora del rapto”.
Si MacDonald fuera la fundadora de la doctrina del rapto, la falta de reconocimiento que los creyentes del rapto le damos a sería comparable a que la moderna iglesia Mormona fallara en reconocer a José Smith como su fundador o como que si los Testigos de Jehová se negaran a identificar a Carlos Russell como el originador de ese grupo. Pobre Margaret MacDonald, se queda con toda la culpa, pero con nada del crédito.Después de haber examinado las afirmaciones de aquellos críticos del rapto, he encontrado huecos tan enormes como para conducir un camión de basura a través de su supuesta evidencia: El primer problema con el origen de Margaret MacDonald es el hecho de que ella no fue quien enseñó ampliamente la doctrina de un rapto antes de la tribulación. Muchos creen que un hombre llamado John Darby fue quien inició el interés moderno en el rapto. La pregunta aquí es ¿cómo oyó Darby de la visión de MacDonald?
Proponentes como Dave MacPherson y John L. Bray nunca han sido capaces de demostrar que Darby alguna vez escuchó de MacDonald o de su visión. El mismo Darby afirma que la revelación del rapto vino a él cuando se dio cuenta de la distinción entre Israel y la Iglesia.Darby reportó que descubrió la enseñanza del rapto en 1827, tres años antes que MacDonald tuviera su visión.Cuando uno examina cuidadosamente la visión de MacDonald, llega a estar claro que no podía ser una pretribulacional. MacDonald vio una “prueba ardiente para probarnos” y previó a la Iglesia siendo purgada por el Anticristo.
Cualquier creyente del rapto pretribulación puede decirle que la Iglesia será removida antes de la venida del Anticristo. John Bray, un antiraptista, dijo que Margaret MacDonald estaba enseñando una sola venida de nuestro Señor Jesús. Esto contradice la doctrina actual del rapto que enseñan un evento de dos etapas: primero, Cristo viniendo por Su Iglesia y segundo, Su retorno a la tierra siete años más tarde. Con tantas contradicciones entre la visión de MacDonald con el pretribulacionismo actual, es muy difícil encontrar alguna relación.Hasta ahora, el error más grande que han cometido los postribulacionistas en su ataque contra el rapto es afirmar que el rapto antes de la tribulación no había sido enseñado antes de 1830.
De hecho, John L. Bray, un evangelista Bautista del Sur, ofreció US$500 a cualquiera que pudiera probar que alguien enseñó la doctrina del rapto antes de la visión de MacDonald de 1830. Primero se demostró que Bray estaba equivocado cuando escribió en un boletín de noticias: “Entonces mi propia investigación indicó que fue Emmanuel Lacunza, un sacerdote católico jesuita, que en su libro de 1812 La Venida del Mesías en Gloria y Majestad, el primero en enseñar esta teoría”. Bray tuvo que girar de nuevo su cuello cuando hizo otra oferta de US$500 a cualquiera que pudiera proveer una declaración documentada anterior a los escritos de Lacunza de 1812. Al parecer, tuvo que pagar los 500 billetes. Lo cito de nuevo: “Ofrecí US$500 a cualquiera que diera una declaración documentada antes del tiempo de Lacunza que enseñara una venida de Cristo de dos etapas, separadas por un periodo de tiempo indicado” Nadie aceptó esa oferta, hasta que alguien encontró escritos que forzaron a Bray a escribir lo siguiente: “Ahora tengo las copias fotostáticas de un libro publicado en 1788 en Filadelfia, Pensilvania pero escrito en 1742-1744 en Inglaterra, el cual enseñaba el rapto antes de la tribulación con anterioridad a Lacunza”. 
Últimamente, se han localizado un número de otras fuentes que enseñan el rapto pretribulacionista, algunos escritos desde el siglo segundo. ¿Dónde deja esto a Margaret MacDonald? En mi vida aquí en la tierra, he hecho un número de observaciones que considero como verdades innegables. Una de éstas es el hecho de que la verdad sufrirá ataques sin que haya nadie que la defienda, mientras que a una mentira se le permitirá proliferar sin que nadie la desafíe. Esto parece haber ocurrido en el caso del rapto. Por muchos años se ha permitido que los antiraptistas ataquen libremente al pretribulacionismo. Un asaltante llamó al rapto la marca de la bestia, mientras que otro comentó que cuando Jesús vuelva en la batalla de Armagedón, peleará contra aquellos que creen en el rapto. Las personas que deberían haber estado contendiendo por el rapto, en su mayoría apenas han dicho, “Esa puede ser tu opinión”".
El arrebato en las creencias actuales

Existen cuatro movimientos principales con sus propias exégesis, acerca de la Venida de Jesús en el futuro, los cuales muchas veces se entremezclan aún, dentro de una misma denominación evangélica.

1- Amilenialismo: Compartido por la Iglesia Católica Apostólica y Romana con algunas importantes iglesias protestantes sobre todo europeas, sostiene que Cristo regresa de manera simbólica y niegan el arrebatamiento y un reinado literal de Jesús de mil años en la tierra.(Milenarismo). Algunos milenialistas enrolados en el protestantismo, si creen que Cristo regresará de manera literal.

2- Pre Mileniales: La gran mayoría de las iglesias evangélicas de las Tres Américas aceptan esta creencia, donde se explica que Cristo regresa, arrebata a sus fieles, asciende a los cielos por 7 años y regresa para instaurar un milenio de paz, previo al juicio final del Trono Blanco e ingreso a la Eternidad en una Tierra y Cielos nuevos. Dentro de esta corriente de interpretación teológica están:

2.1- Post-Tribulacionales para quienes la Segunda Venida de Jesús debe producirse tras la manifestación del Anticristo y que la Iglesia será arrebatada despues de pasar por la última persecución (Gran Tribulación). Esta doctrina enseñada por escritores padres de la iglesia y los Reformadores protestantes de la Edad Media.

2.2- Pre-Tribulacionista quienes piensan en un arrebatamiento (anterior a la manifestación del Anticristo y a la Gran tribulación) donde habrá caos en la tierra durante 7 años (3 años y medio de falsa paz y 3 años y medio de guerras), con el gobierno del Anticristo (líder político mundial), del Falso profeta (líder religioso ecuménico) y de la Bestia (el dios de la religión del futuro). Ese período se llama la Gran Tribulación. Esta doctrina es la que aceptan la mayoría de los Pre-mileniales. (Esta definición se presta a confusión. Premilenialismo y Pretribulacionismo son parecidos aunque difieren en detalles).

3. - Postmileniales quienes creen que la Primera Venida de Cristo y las conquistas del Evangelio a lo largo y ancho del mundo ataron a satanás definitivamente y el mundo lentamente va ingresando a una edad de oro espiritual gracias al ministerio cristiano. Sostienen que Cristo solo tendrá que venir a introducir a la humanidad en la eternidad y que el término de mil años, no debe ser interpretado literalmente, dado que significa un "tiempo" muy largo. La iglesia católica sostiene este punto de vista con algunas variantes que difieren de los protestantes postmilenialistas.

4.- El Preterismo, que  considera las profecías "futuras" cumplidas en el primer siglo, enfocándose en los eventos que sucedieron durante la persecución de Nerón, la guerra de los Judíos con Roma  y la destrucción del Templo en Jerusalén. La palabra "preterismo" está basada en el Latín "praeteritus" que significa "pasado". El diccionario Wordnet de la Universidad de Princeton define "Preterista" como: un teólogo que cree que las profecías del Apocalipsis de las Escrituras han sido cumplidas. Al Preterismo también se le llama usualmente como Escatología de Pacto o Profecía Cumplida.

Versículos 

Génesis 5:24 " Caminó pues, Enoc con Dios y desapareció, porque le llevó Dios".

Hebreos 11:5 "Por la fe Enoc fue transpuesto parano ver muerte, y no fue hallado, porque lo traspuso Dios; y antes que fuese traspuesto, tuvo testimonio de haber agradado a Dios".

Hechos 8:39-40 "Cuando subieron al agua, el Espíritu del Señor arrebató a Felipe; y el eunuco no le vio más, y siguió gozoso su camino".

2 Reyes 2:11 "Y aconteció que yendo ellos y hablando, he aquí un carro de fuego con caballos de fuego apartó a los dos;  Elías subió al cielo en un torbellino".

2 Tesalonicenses 2:1.4 "Pero con respecto a la venida de nuestro Señor Jesucristo, y nuestra reunión con él, os rogamos, hermanos, que no os dejéis mover fácilmente de vuestro modo de pensar, no os conturbéis, ni por espíritu, ni por palabra, ni por carta como si fuera nuestra, en el sentido de que el día del Señor está cerca. Nadie os engañe de ninguna manera; porque no vendrá sin que antes venga la apostasía, y se manifieste el hombre de pecado, el hijo de perdición, el cuál se opone y se levanta contra todo lo que se llama Dios y es objeto de culto; tanto que se sienta en el templo de Dios como Dios, haciéndose pasar por Dios".

Juan 20:19.29 "Cuando llegó la noche de aquel mismo día, el primero de la semana, estando las puertas cerradas en el lugar donde los discípulos estaban reunidos por miedo a los judíos, vino Jesús, y puesto en medio, les dijo: Paz a vosotros. Y cuando les hubo dicho esto, les mostró las manos y el costado. Y los discípulos se regocijaron viendo al Señor. Entonces Jesús les dijo otra vez: Paz a vosotros. Como me envió el Padre, así también yo os envío.  Y habiendo dicho esto, sopló, y les dijo: Recibid el Espíritu Santo. A quienes remitiereis los pecados, les son remitidos; y a quienes se los retuviereis, les son retenidos. Pero Tomás, uno de los doce, llamado Dídimo, no estaba con ellos cuando Jesús vino. Le dijeron, pues, los otros discípulos:: al Señor hemos visto. El les dijo: Si no viere en sus manos la señal de los clavos, y metiere mi dedo en el lugar de los clavos, y metiere mi mano en su costado, no creeré. Ocho días después, estaban otra vez sus discípulos dentro, y con ellos Tomás. Llegó Jesús estando las puertas cerradas, y se puso en medio y les dijo: Paz a vosotros. Luego le dijo a Tomas: Pon aquí tu dedo, y mira mis manos; y acerca tu mano, y métela en mi costado; y no seas incrédulo, sino creyente. Entonces Tomás respondió y le dijo: ¡Señor mío, y Dios mío! Jesús le dijo: Porque me has vistos, Tomás creíste; bienaventurados los que no vieron, y creyeron".

Lucas 24:36.42 "Mientras ellos aún hablaban de estas cosas, Jesús se puso en medio de ellos, y les dijo: Paz a vosotros. Entonces, espantados y atemorizados, pensaban que veían espíritu. Pero él les dijo: ¿por qué estáis turbados, y vienen a vuestro corazón estos pensamientos? Mirad mis manos y mis pies, que yo mismo soy; palpad y ved; porque un espíritu no tiene carne ni huesos, como veis que tengo. Y diciendo esto, les mostró las manos y los pies. Y como todavía ellos, de gozo, no le creían, y estaban maravillados, les dijo: ¿tenéis aquí algo de comer? Entonces le dieron parte de un pez asado, y un panal de miel".

1 Corintios 15:51,52 "He aquí, os digo un misterio; no todos dormiremos; pero todos seremos transformados".

Apocalipsis 20:4-7; 11-15 "Y vi tronos, y se sentaron sobre ellos los que recibieron facultad de juzgar; y vi las almas de los decapitados por causa del testimonio de Jesús y por la palabra de Dios, los que no habían adorado a la bestia ni a su imagen, y que no recibieron la marca en sus frentes ni en sus manos; y vivieron y reinaron con Cristo mil años. Pero los otros muertos no volvieron a vivir, hasta que se cumplieron mil años. Esta es la primera resurrección. Bienaventurado y santo el que tiene parte de la primera resurrección; la segunda muerte no tiene potestad sobre éstos, sino que serán sacerdotes de Dios y de Cristo, y reinarán con él mil años. Y cuando los mil años se cumplan, Satanás sera suelto de su prisión".

Literatura consultada

Hoekema, Anthony A.; La Biblia y el Futuro; Libros Desafío; Grand Rapids; Michigan; USA; S/A.
¿Qué es el Milenio?; Varios Autores; Casa Bautista de Publicaciones; Primera Edición; 1991.


Biblia y Tradición
Website católica
Contiene un buen artículo sobre Milenio y Milenarismo
Para acceder, click AQUÍ

El blog del Pastor Daniel
Publica una apologética contra el Preterismo de Hank Hanegraaff
Escrita por el fallecido P. Santomauro
Para acceder, click AQUI

 Lo mejor del Foro Antes del Fin
Presenta un artículo apologético contra el preterismo
Para acceder, click AQUÍ

Wiki católica
Información sobre el Milenarismo
Para acceder, click AQUÍ

 Escatología Realizada
Website Preterista
Para acceder, click AQUÍ

El Apocalipsis según el Jesuita Leonardo Castellani
La obra escatológica de Castellani esta sumergida en el desconocimiento popular.
Son pocos quienes conocen su trabajo.
Si bien el sacerdote,  durante la exégesis, debe evitar la censura que le impone el Vaticano,
Consigue explicar la venida de Cristo en lenguaje entendible para los protestantes y
lectores no especializados.
Para acceder, click AQUÍ






Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...