viernes, 24 de octubre de 2014

CIENCIA y RELIGIÓN ¿UNIDAS o SEPARADAS?





Starmus es festival de ciencia español donde se reúne la crema de la inteligencia científica y donde se puede oír testificar a favor de Cristo –lo hizo el que fuera astronauta del Apolo 16 Charles Duke- y ateísmo como siempre, en boca de Richard Dawkins y Stephen Hawking.




Un cúmulo de luminarias de la ciencia que se reúnen gracias a la iniciativa de “Garik Israelian (…) persona tozuda, de esas que cuando se marcan un objetivo no descansan hasta verlo totalmente cumplido. (…) Científico de profesión, desempeña su trabajo en el Instituto de Astrofísica de Canarias” escribe José Manuel Nieves en El Blog de ABC y agrega algunos datos adicionales: “Armenio de nacimiento, es también el alma de Starmus, el festival de Astronomía y Música que se celebra estos días en Canarias y en el que participan varios premios Nobel y distintos astronautas, además del físico británico Stephen Hawking o el músico (y también astrofísico) Brian May, uno de los miembros fundadores de Queen. Un elenco excepcional de científicos que durante toda esta semana, desde el Hotel Ritz Carlton Abama, de Tenerife, han conseguido acercar los adelantos científicos al gran público. Desde el fin del mundo no puedo sino celebrar tal evento y suspirar con envidia sana (si es que puede existir tal cosa) ya que no imagino algo parecido en Patagonia quizás, hasta dentro de muchos años".

Crítica a la falta información científica

“El insólito festival Starmus reúne en España a investigadores punteros, donde la mitad de la población es incapaz de nombrar a un solo científico”. Con esta bajada lapidaria a al conocimiento científico de los españoles, abría su nota El Show de la Ciencia elperiodista Javier Salas en El País. Lamenta Salas este desconocimiento escribiendo:” El 46% de los españoles es incapaz de nombrar a un solo científico, frente al 27% de media en los países de nuestro entorno.

En una encuesta internacional realizada por la Fundación BBVA en 2012 y dominada por Albert Einstein, casi la mitad de los españoles no pudo dar ningún nombre, un tercio citó al padre de la relatividad, un 15% a Isaac Newton y un 4,4% mencionó a Hawking, que ha aparecido en capítulos televisivos de Los Simpson, Star Trek, Futurama o Big Bang Theory. Quizá por ello, entre los estudiantes de Secundaria le nombra un 8,8% de los encuestados por la Fundación Española para la Ciencia y la Tecnología, el doble que entre los adultos”.

A pesar de cifras tan desmoralizantes, no pierde la esperanza de una mejora del conocimiento científico de la población española: “Seguramente, la próxima vez que se haga un estudio, el británico de 72 años será mucho más citado, después de las innumerables informaciones publicadas y emitidas estos días sobre su paso por España”.

Hawking aprovecha Starmus para predicar ateísmo

José Manuel Nieves de ABC ha escrito sobre este evento “El físico británico Stephen Hawking volvió el jueves a captar la atención de los asistentes al festival Starmus de Canarias al saltarse el guion previsto en el debate que se celebró, a dos bandas, entre varios científicos y astronautas que se encontraban en el observatorio de la Palma y el propio Hawking, que participó desde Tenerife, dada su imposibilidad para tomar un avión. Sin que nadie se lo pidiera, el físico británico volvió a tocar el tema de la Religión, para dejar claro que no cree en la existencia, ni en la necesidad de que haya un Dios. ¿Estamos solos en el Universo? ¿Funciona bien la relación entre Ciencia y Política? ¿Qué nos depara la tecnología en el futuro? ¿Deben los científicos explicar mejor sus trabajos a la sociedad? Estos eran los temas previstos para el debate de ayer que fue, seguramente, uno de los actos más interesantes de todo el festival Starmus".

Hawking, otra vez, reafirma su ateísmo

No es novedad y, aunque la ciencia no se debería mezclar con la religión, no ha podido evitar que el corazón lo traicione y se ha puesto a predicar ateísmo en un ámbito donde no debería hablarse de asuntos de la fe. "Tanto la religión como la Ciencia –dijo Hawking en Starmus- parecen explicar el origen del Universo, pero considero que la Ciencia resulta más convincente, ya que responde continuamente a preguntas que la Religión no puede contestar. Por ejemplo, la Religión no ha podido nunca dar una explicación coherente al inicio del Universo, mientras que la Ciencia sí ha avanzado mucho en este sentido. Sabemos ya que la Relatividad clásica no es suficiente, ya que no puede responder a la cuestión del origen, pero hemos propuesto otros modelos que puede aplicarse al primer instante de existencia del Universo. Podemos tener respuestas observando con cuidado la radiación de fondo de microondas”. 

Hawking no es teólogo tampoco filósofo

“la religión no ha podido nunca dar una explicación coherente al inicio del Universo”. ¿La ciencia sí? El lego se sorprendería al enterarse la cantidad de ideas que vienen y van sobre los inicios del Universo. ¿Sabe el lector que, antes de la teoría del Big Bang, muchos científicos creían que el Universo siempre había existido? ¿Sabe el lector que, ni bien el cura Lemaitre, unos de los padres de la moderna teoría que mencionamos, propuso sus ideas fue combatido porque lo sospecharon de "cuasi" creacionista? Esta frase, tan abarcativa que no discrimina matices religiosos denuncian a Dawkins como muy malo en teología y filosofía. Esto no implica que se le caiga el rostro de verguenza ya que, desde la física, invade terrenos ajenos y trata los asuntos de Dios desde el laboratorio como si de teólogo se tratara. 

En primer lugar, Hawking no aclara si habla de todas las religiones o solo de una en particular. Dado que ha nacido en un país donde existe el cristianismo inferiré que habla del Dios de los hebreos y de los cristianos.

Segundo, la religión no es tan solo atadura a ritos y costumbres. (Algunas religiones atan mucho más a dogmas que otras pero en este punto ¿acaso la misma ciencia no tiene sus dogmas? ¿Ah no? Postula una teoría que la ciencia no pueda estudiar en un laboratorio y luego se verá que pasa. La ciencia es tan dogmática como cualquier religión.  Ahora, convengamos que Cristo no es religión y Dios parece estar a favor de los que piensan que la religión no aporta mucho. La Biblia no tiene un solo versículo que avale ninguna de las religiones que existen en la Tierra. Por lo tanto no se puede esperar investigación científica en un colectivo sujeto a creencias por fe.

Si Hawking fuera un teólogo sabría este detalle: que Cristo no es religión sino fe.

A pesar que Hawking niegue, la Biblia ofrece una explicación al origen del Universo

Si a Hawking no le parece convincente la explicación bíblica, es su problema. Él ha dicho que “nadie puede probar que hubo un Creador, pero sí se puede probar cómo el Universo surgió de una forma espontánea” y aquí sesga hasta parecer falto de honestidad. Porque ni la Teología cristiana ni tampoco la ciencia secular, ha logrado "ver" más allá del inicio de la Creación ¿cómo se puede probar actividad o inactividad de un Dios creador anterior a la Creación?  Por otra parte, está de moda la teoría que explica que el Universo surgió de forma espontánea y de ser así, no contradice un ápice el relato bíblico porque Génesis dice precisamente, que Dios creó todo instantáneo por el poder de su Palabra.

Una salvedad: ¿notó el lector o lectora que tanto creyentes como ateos coinciden en que el Universo fue creado desde la nada? Por supuesto, unos atribuyen a Dios todo lo existen y otros a una singularidad. Sin embargo Dios creo Ex nihilo, de la nada y en esta afirmación, ateos y teístas concuerdan independientemente a quién atribuyan la obra creativa. 

Ahora: ¿cómo se puede probar que el Universo no requirió de Dios si nadie ha atisbado siquiera, que existía antes de la explosión que dio origen a todo? Todo comenzó, energía y materia, tiempo y espacio, la física cuántica y la mecánica, en ese momento del estallido y en los microsegundos posteriores. Lo que hubo antes del Big Bang, ni Hawking ni nadie lo puede saber. ¿Cómo es que niega entonces la posibilidad de Dios?

Hawking entiende que no puede dogmatizar con lo  imposible de comprobar

Por lo tanto, echa mano a una singularidad "creadora" que solo sucedió “una vez” y esta singularidad, por supuesto, apareció "de la nada", de repente. (En realidad más que de la nada, del vacío, el cual a diferencia de la nada, sí contiene partículas. Para un tratamiento de las exposiciones curiosas de Hawking clickar Aquí) Y antes de la singularidad ¿qué hubo? Que Hawking afirme que el Universo no necesita a Dios no necesariamente puede ser cierto. La ciencia esta sometida al ámbito de lo natural, como recuerda Collins. Además Hawking podrá ser una eminencia en su campo pero es muy malo en Teología y Filosofía.

El ateísmo de Hawking lo motiva a adherir a teorías controversiales. Durante una conferencia en 2013 en el Instituto de Tecnología de California (Caltech) de Pasadena, dijo simpatizar con la Teoría M que postula que no uno, sino múltiples universos se crearon de la nada. 

En su opinión, esta teoría es la única que puede explicar el universo observable desde la Tierra y todo esto, a contrapelo de las críticas de otros hacia la teoría a la que califican de altamente improbable y la acusan de ser, un esfuerzo inútil que sirve tan solo para agotar y desmoralizar fisicomatemáticos. En otras palabras, a pesar de todo el aderezo de fórmulas matemáticas que recibe la teoría M no deja de ser teoría y nada más. (Ver opinión del epistemólogo Mario Bunge en Proyecto Sandia). (1)

Hawking, por defender su ateísmo, apoya teorías que se alejan de la simplicidad

Interesante es el artículo de Antonio Cruz Suárez que publica Protestante Digital. Bajo el título Multiverso, una teoría desesperada, Cruz Suárez afirma que el ajuste fino que muestra el Universo, indica la existencia de una Deidad. Sin embargo, la Teoría M proporciona a los científicos ateos una vía de escape que permite mantener increencia. Dice Cruz Suárez que tal teoría demanda tanta fe como creer en un Dios Creador.

Recuerda que la Teoría M no es en realidad un producto de la cosmología moderna sino que el concepto deriva de los pensamientos del filósofo Epicuro (341-271 a C) quien tres siglos antes de Cristo imaginaba un "universo infinito que lanzaba mundos aleatoriamente". Quizás el mayor obstáculo para aceptar esta teoría sea que no se la puede comprobar con los medios que dispone la ciencia contemporánea porque los posibles "multiversos" estarían más allá del alcance de toda la tecnología moderna. Entonces, si la Teoría por su complejidad va a contrapelo de lo simple (ver Navaja de Ockham) ¿por qué Hawking se declara partidario de algo que requiere tanta fe como la creencia en un Ser Superior? (2)

Hawking está dándole patadas a un aguijón, comparando su porfía con la de Saulo de Tarso antes dse convertirse. Resulta que este grande de la Cosmología moderna niega la existencia de Dios pero acepta como válida y por fe, una teoría que produce más problemas que soluciones.

Aunque a Hawking le pese, ciencia y religión deben colaborar

Conviene aclarar que, una cosa es la creencia particular del científico y otra, la unión entre ciencia y religión. La ciencia y la religión son dos ámbitos separados, que se relacionan en lo subjetivo gracias al ejercido de sus creencias de parte  de quienes hacen ciencia. (Por ejemplo, Francis Collins, un genetista estadounidense famoso por dirigir el proyecto Genoma Humano  se convirtió en cristiano luego de ver la resiliencia frente a la adversidad de varios pacientes cristianos y de leer Mero Cristianismo del anglicano C. S. Lewis. Actualmente es presidente de Biologos Foundation, una organización que reúne científicos creyentes). (3)

Esto no significa que la ciencia y la religión se deban unir. ¿Qué resultaría de semejante maridaje? ¿Una religiociencia? Sin duda un terreno fértil para que un buen escritor de ciencia ficción imagine una historia pero no se puede realizar una propuesta para concretar algo así en la realidad. Y es que, tanto el científico creyente cuando menciona a Dios como Creador de todo y el ateo cuando desde la increencia presume inexistencia divina en lo creado, están introduciendo un asunto de fe en un ámbito que requiere de método y falsación para arribar a resultados temporalmente aceptados como correctos.

La ciencia, como dice Collins, está atrapada en lo natural y de ahí no puede emerger. Dios es trascendental, está dentro y fuera de lo natural. La religión no es sino, un entramado de ritos y costumbres que varían según nos trasladamos por sobre la superficie de la Tierra. 

Diferente es el caso de la Teología que es una ciencia dedicada a estudiar las cosas de Dios. Por ejemplo, la arqueología ha permitido interpretar mejor a los teólogos, la Palestina donde vivió Jesús y también, como era el ámbito griego y romano donde Pablo predicó las Buenas Nuevas del Evangelio de nuestro Señor Jesucristo. (El descubrimiento de huesos de un pie con un clavo incrustado, permitió no solo comprobar que la crucifixión existía –aún existe- sino también como se incrustaban los clavos en el cuerpo humano). (4)

Si un ateo como Hawking se da el gusto de declarar  que Dios no es necesario para explicar la Creación desde su punto de vista ateo (siendo que, como tal no puede probar inexistencia divina), del mismo modo cualquier científico creyente puede declarar que en verdad, cuando más se estudia lo creado, más evidente resulta que detrás de todo lo que existe hubo una supermente creando y organizándolo todo según su voluntad.

La ciencia y la religión pueden coexistir, separadas, pero colaborando entre sí para mejorar el conocimiento de la obra de Dios.

(C)Marc Pesaresi

____________

1. Sobre la Teoría M, el epistemólogo Mario Bunge responde en una entrevista publicada por Proyecto Sandía: "La Teoría de Cuerdas es muy controversial por varias razones: primero por la complejidad matemática que plantea (algo pocas veces visto con anterioridad); y segundo, porque se encuentra en un momento en el que aún no se ha podido comprobar o descartar de forma experimental, y eso es lo que intenta explicarnos el epistemólogo Mario Bunge.

-¿Hay algún criterio que sea irrefutable dentro de la teoría misma para que usted la considere una pseudociencia, o es que la tecnología actual no es suficiente para desarrollar experimentos que comprueben o no esas afirmaciones?

-Los que hacen cuerdas dicen que los procedimientos que confirmarían sus teorías requerirían cantidades de energía tan grandes que costaría muchísimo hacerlo, entonces están esperanzados en que nadie pueda hacerlo. Pero ese es el criterio positivista y Popperiano de la refutabilidad de las teorías.Yo pongo un criterio adicional, o sea, que la teoría sea compatible con el conocimiento comúnmente aceptado. Y la Teoría de Cuerdas es incompatible ya que todas las teorías físicas suponen que el estado físico es tridimensional.

-¿Existe actualmente alguna teoría "universal" que pueda considerarse más válida?

-No. El problema de unificar varias teorías es muy difícil de resolver, y tal vez no se pueda. Yo no considero necesario que una sola teoría deba explicarlo todo, pero aparentemente mucha gente cree que sí. Además los que hacen Cuerdas han inventado muchísimas teorías matemáticas, y los matemáticos están encantados. Por eso siempre se justifican: "no será física pero es matemática muy rica".

Desgraciadamente cuando se llega a este nivel de conocimientos, no hay mucho que hacer, más que seguir adelante. Lo que parece preocupar a Mario Bunge, es que los físicos que investigan por estas ramas, podrían no encontrarse nunca con una comprobación o refutación empírica de la teoría que están esgrimiendo, con lo que seguirían indefinidamente hasta el cansancio y todo el esfuerzo podría centrarse en algo más útil. Sin ir más lejos, Einstein se pasó sus últimos años intentando formular una Teoría del Campo Unificado. Finalmente falleció sin lograr unificar las interacciones electromagnéticas y gravitatorias en una misma teoría, y al día de hoy no ha habido grandes avances.

2. Escribe Cruz Suárez sobre la Teoría del Multiverso: "Si no es una teoría simple como las que buscan habitualmente los científicos, ¿por qué hay tantos que la aceptan? ¿Será quizás que para deshacerse de Dios se requieren infinitos universos, de los que no hay constancia y nada podemos saber? La elección continúa siendo la misma que en tiempos de Epicuro: Dios o el multiverso. No parece que hayamos avanzado mucho. Refiriéndose a los múltiples universos, el biólogo ateo Richard Dawkins escribe que ha leído que “la mayoría de los físicos odian esta idea. No puedo entender por qué. Creo que es muy bella, quizá porque mi conciencia ha sido mejorada por Darwin”.

Como era de esperar, Dawkins aplica su ferviente darwinismo no sólo a la biología sino también a la cosmología. Cree que la teoría del multiverso se complementa perfectamente con la selección natural de Darwin aplicada a los universos paralelos. Lo que no explica Dawkins es el motivo por el cual dicha teoría no gusta a la mayoría de los físicos. Yo creo que los físicos odian la hipótesis del multiverso porque no ofrece ninguna evidencia a su favor. Pretende explicarlo todo pero en realidad no explica nada.

No hay forma de investigar o verificar esta teoría. Solamente puede resultar interesante para quienes, como Dawkins, desean evitar a toda costa la conclusión obvia de que el ajuste fino del universo, su elegancia física y exquisitez matemática, necesita una explicación divina. Se pretende sustituir el diseño inteligente que muestra el cosmos por una especie de payasada matemática infinitamente compleja y carente de explicación.

El hecho de que pudieran existir múltiples universos con sus propias leyes no demuestra, ni mucho menos, que tales universos existan realmente. No se conoce, hoy por hoy, la menor evidencia física de tal existencia y, por tanto, se trata de una idea absolutamente especulativa. Incluso en el supuesto de que dichos mundos fueran reales, estarían sometidos necesariamente a leyes particulares. ¿De dónde habrían surgido tales leyes? Existiera o no el multiverso, todavía tendríamos que responder a la pregunta acerca del origen de las leyes de la naturaleza. Y la única respuesta razonable es la Mente inteligente que se revela en lo creado.

La existencia del multiverso no eliminaría tampoco la necesidad de un origen divino. En resumen, yo creo que el multiverso no es más que una teoría desesperada que procura borrar las múltiples huellas de Dios en la naturaleza pero, inclusive aunque fuera cierta, nunca lograría su objetivo" concluye.

3Según una encuesta realizada para la American Association for the Advancement of Science (AAAS) por el Pew Research Center en mayo y junio de 2009, concretamente un 51% de los científicos norteamericanos afirmó creer en Dios o en un poder superior, mientras que el 41% restante se declaró ateo. En 1914, cuatro décadas antes de que se descubriera la estructura del ADN, un psicólogo llamado James Leuba preguntó a 1.000 científicos norteamericanos lo que pensaban de Dios. Las respuestas demostraron que la comunidad científica se encontraba ya entonces dividida a este respecto: el 42% de los encuestados respondió que creía en un Dios personal, y el mismo porcentaje afirmó que no creía. Desde entonces, la ciencia ha avanzado en muchos sentidos, pero el porcentaje de científicos creyentes ha aumentado, según los resultados actuales del Pew Forum.

En Argentina, los universitarios son en un 78,1 por ciento creyentes y sólo el 17,4 por ciento son indiferentes. Una tendencia similar se observa entre quienes carecen de estudios o sólo completaron la primaria, aunque hay casi la misma cantidad de indiferentes que de evangélicos según datos de la Primera Encuesta Sobre Creencias y ActitudesReligiosas en Argentina realizada en 2008.

Para muchos científicos, Ciencia y Religión son dos visiones diferentes pero complementarias, del Universo que nos contiene. (Ver artículo de Javier Monserrat en Tendencias 21 clickando aquí).

4. En el verano de 1968 un equipo arqueológico dirigido por V. Tzaferis descubrió cuatro tumbas judaicas en Givatha-Mivtar (Ras el-Masaref), cerca de Jerusalén, en las que se encontró un osario que contenía los únicos huesos existentes de un hombre (joven) que fue crucificado, y que datan probablemente de entre el 7 y el 66 d.C., [.] Los brazos (no las manos) del joven fueron clavados al patibulum, la viga transversal lo que podría indicar que en Lc. 24:39; Jn. 20:20, 25, 27 debería traducirse "brazos" [.] Un clavo de hierro (que todavía permanece en su lugar) atravesaba ambos talones, con el pie derecho encima del izquierdo. Un fragmento indica que la cruz era de madera de olivo. Ambas piernas habían sido quebradas, presumiblemente por un fuerte golpe, como lo que se hizo con los dos que murieron con Jesús en Juan. 19:32.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...