sábado, 8 de junio de 2013

ATEOS ¡PACIENCIA! LA RELIGIÓN SE NIEGA A MORIR



Un artículo del rabino Jonathan Sacks

El fundamentalismo del Nuevo Ateísmo  (1)no lo puede entender. 
Años de avances tecnológicos y científicos, lejos de separar a las personas de las religiones, parece que la acerca aún más. 
¿Cómo puede ser posible que, en días cuando cualquier alumno de secundaria está más ilustrado que el más sabio de los sabios de la Edad Media, el pensamiento mágico se resiste a morir? 
El altruismo es lo que potencia a la religión, dice Jonathan Sacks. 
Parece necio entonces, pretender combatir algo para lo cual el hombre ha sido hecho a la medida. Religión y altruismo van de la mano. 
Mientras exista el altruismo, no habra fin de ninguna religiosidad.(2)

The New York Times
The Moral Animal
Para acceder click aquí


Jonathan Sacks; rabino jefe de las Congregaciones Hebreas Unidas de la Commonwealth y miembro de la Cámara de los Lores; trata de ensayar algunas respuestas en un artículo de opinión aparecido en el The New York Times el 24 de diciembre de 2012 titulado The Moral Animal (El animal moral).


Y la multitud de los que habían creído era de un corazón y un alma; 
y ninguno decía ser suyo propio nada de lo que poseía, 
sino que tenían todas las cosas en común. 
Y con gran poder los apóstoles daban testimonio de la resurrección del Señor Jesús, 
y abundante gracia era sobre todos ellos. 
Así que no había entre ellos ningún necesitado; 
porque todos los que poseían heredades o casas, las vendían, 
y traían el precio de lo vendido,  
y lo ponían a los pies de los apóstoles; 
y se repartía a cada uno según su necesidad.  
Hechos 4:32-35

____________
Sacks escribe:
"Desde el siglo 18, muchos intelectuales occidentales han predicho la inminente desaparición de la religión. Sin embargo, tras una serie de ataques fulminantes, la más reciente de los nuevos ateos, como Sam Harris, Richard Dawkins y el fallecido Christopher Hitchens, aún en el Reino Unido tres de cada cuatro personas y en Estados Unidos cuatro de cada cinco, declaran lealtad a alguna fe religiosa. En la era de la ciencia, esto es sorprendente.

La ironía es que muchos de los nuevos ateos son seguidores de Charles Darwin. Somos lo que somos, dicen, ya que nos ha permitido sobrevivir y transmitir nuestros genes a la siguiente generación. Nuestra constitución biológica y cultural constituye nuestra "aptitud para la adaptación." No obstante, la religión sigue sobreviviendo. Por ejemplo, los superpoderes tienden a durar un siglo, pero las grandes religiones, milenios. La pregunta es: ¿por qué?
El propio Darwin sugirió la respuesta correcta. Fue sorprendido por un fenómeno que parecía contradecir su tesis más básica donde postulaba, que la selección natural debería favorecer a los fuertes. Sin embargo, los altruistas, que arriesgan su vida por los demás, eran beneficiados con la supervivencia a pesar que su actitud debería llevarlos a morir antes de transmitir sus genes a la siguiente generación. Todas las sociedades dan valor al altruismo y, algo similar se puede encontrar en los animales sociales, desde los chimpancés hasta  los delfines y las hormigas cortadoras de hojas.

Los neurocientíficos han demostrado cómo funciona esto. Tenemos las neuronas espejo que nos llevan a sentir dolor cuando vemos a otros que sufren. Estamos cableados para la empatía. Somos animales morales.Las implicaciones precisas de la respuesta de Darwin aún están en debate por sus discípulos (de Harvard: E.O.Wilson en una esquina, de Oxford: Richard Dawkins en la otra). 

Para decirlo en su forma más simple, a pesar de nuestros genes que nos inducen individualismo, sobrevivimos mejor como miembros de grupos, y estos,  sólo pueden existir cuando los individuos no actúan únicamente por su propio beneficio, sino para el bien de todos en su conjunto. Nuestra única ventaja es que formamos grupos más grandes y más complejos que cualquier otra forma de vida.

Un resultado es que tenemos dos patrones de reacción en el cerebro; uno centrado en el potencial peligro como individuos, y el otro; que se encuentra en la corteza prefrontal; en una visión concentrada de las consecuencias de nuestras acciones. La primera es inmediata, instintiva y emotiva. La segunda, es reflexiva y racional. Estamos atrapados, en palabras del psicólogo Daniel Kahneman, entre el pensamiento rápido y lento.

La vía rápida nos ayuda a sobrevivir, pero también nos puede llevar a actos que son impulsivos y destructivos. La vía lenta nos lleva a un comportamiento más considerado, pero a menudo es reemplazado en el calor del momento. Somos pecadores y santos, egoístas y altruistas, exactamente como los profetas y filósofos han mantenido durante mucho tiempo.
Si esto es así, estamos en condiciones de entender por qué la religión ayudó a sobrevivir en el pasado y por qué vamos a necesitar en el futuro. La fe fortalece y agiliza la vía lenta. Se reconfigura nuestro tejido neuronal, convirtiendo el altruismo en el instinto, a través de los rituales que realizamos, los textos que leemos y las oraciones que realizamos. En este contexto, la religión sigue siendo el más poderoso constructor de comunidad que el mundo haya conocido. 

La religión une a los individuos en grupos a través de hábitos de altruismo, la creación de relaciones de confianza lo suficientemente fuerte como para derrotar a las emociones destructivas. Lejos de refutar la religión, los neodarwinistas han ayudado a entender por qué es importante.Nadie ha demostrado esto de modo más elegante que el politólogo Robert D. Putnam

En la década de 1990 se hizo famoso por la frase "Bowling Alone": más gente se va de bolos, pero menos se unían a los equipos. El individualismo estaba destruyendo lentamente la capacidad para formar grupos. Una década más tarde, en su libro "La gracia estadounidense", mostró que había un lugar donde todavía se puede encontrar el capital social: las comunidades religiosas.

La investigación del Sr. Putnam demostró que los asistentes a sinagogas o iglesias,  tenían más probabilidades de dar dinero a la caridad, hacer trabajo voluntario, ayudar a las personas sin hogar, donar sangre, ayudar a un vecino con el trabajo de casa, pasar tiempo con alguien que se sentía deprimida, ofrecen una asiento a un extraño o ayudar a alguien a encontrar un trabajo que el resto que no lo hacía. 

En síntesis; la religiosidad; medida por la asistencia a las iglesias o sinagogas es el mejor fomento del altruismo aún superior a la que puede motivar la educación, la edad, los ingresos, el género o la pertenencia a alguna raza. La religión es el mejor antídoto contra el individualismo. La idea de que la sociedad puede prescindir de la religiosidad o pensamiento mágico va en contra de la historia, incluso, contraria a la biología evolutiva.
Esto sirve para mostrar que Dios tiene sentido del humor. Sin duda,  las sociedades libres de Occidente nunca deben perder su fe en Dios".

(c) Marc Pesaresi


1. El Nuevo Ateísmo es un fundamentalismo más. No se trata solo de una "increencia" tranquila sino que denota, por la conducta de sus miembros, modos típicos de los que tienen creencias. No solo "predican" ateísmo sino que además, han creado grupos de apoyo para ayudar a pastores a abandonar la fe en Dios a la par que desarrollan una fuerte campaña publicitaria a nivel mundial. Este tipo de ateísmo combativo con discurso abrasivo va aún más allá de la prédica. Algunos de sus miembros practican una suerte de revisionismo histórico donde pretenden separar ateísmo de los crímenes del comunismo ocultando que, miles de ateos comunistas, fueron grandes genocidas y criminales.

2. Sin duda, algunos ateos dirán: "De acuerdo, vemos altruísmo en la religión, pero también mucha mezquindad". Es verdad. Yo mismo lo he visto y estoy de acuerdo.Hay grandes avaros y también poderosos mezquinos en toda religiosidad. Pero el enfoque que le da Sacks a su artículo esta impregnado de hebraísmo y nadie podrá objetar que entre judíos, si existe altruísmo. Quizás mucho más desarrollado aún que entre los cristianos o quienes se presentan como tales. Por supuesto que dentro del ateísmo existe altruísmo. Habría que ser un robot para no tener sentimientos de compasión o deseos de ayudar al otro. Ya Cristo refirió al altruísmo existente en toda persona cuando dijo en Lucas 11: 9-13: "Y yo os digo: Pedid, y se os dará; buscad, y hallaréis; llamad, y se os abrirá. Porque todo aquel que pide, recibe; y el que busca, halla; y al que llama, se le abrirá. ¿Qué padre de vosotros, si su hijo le pide pan, le dará una piedra? ¿o si pescado, en lugar de pescado, le dará una serpiente?¿O si le pide un huevo, le dará un escorpión? Pues si vosotros, siendo malos, sabéis dar buenas dádivas a vuestros hijos, ¿cuánto más vuestro Padre celestial dará el Espíritu Santo a los que se lo pidan"

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...