martes, 5 de marzo de 2013

LA CRUCIFIXIÓN SIGUE VIGENTE EN ARABIA SAUDITA


Condenan a un reo a morir en la cruz 
El juicio demoró tres horas

Martes 05 de Marzo 2013


Sorprende la noticia que publica el portal del diario El País de España. ¿Aún se crucifica en el mundo? Por supuesto. Circulan en la red, algunas fotos de camboyanos crucificados por el Khmer Rojo en los turbulentos años 70. Pero que un tribunal islámico de la rica Arabia Saudita condene a morir en la cruz a un ser humano luego de un juicio de tres horas en pleno siglo XXI,  es un brutal retroceso a tiempos oscuros y ha obligado a numerosos activistas por los derechos humanos a solicitar que la sentencia no sea cumplida. Por el momento, las autoridades de esa nación  han pospuesto no solo la crucifixión sino la muerte de los demás delincuentes. Probablemente la visita del secretario de Estado norteamericano John Kerry más las presiones locales e internacionales hayan influenciado en la medida. El gobierno de Obama es acusado por muchos críticos quienes culpan a su administración de estar silenciando por petróleo y apoyo político, las contínuas violaciones de derechos humanos de Arabia Saudí.


"Las autoridades de Arabia Saudí han suspendido en el último momento la ejecución de siete jóvenes prevista para las nueve de la mañana de hoy martes. La movilización de los activistas de derechos humanos saudíes y la presión internacional han pesado sin duda para que la familia real haya considerado la repetición del juicio que les condenó a la pena capital, y en uno de los casos a la crucifixión, por una serie de atracos a mano armada cuando la mayoría de ellos eran menores de edad. Amnistía Internacional y Human Rights Watch denunciaron irregularidades en el juicio.

El príncipe Miteb, hijo mayor del rey Abdalá y jefe de la Guardia Nacional, dio instrucciones para que se retrase la ejecución un mes mientras la Corte Real estudia la petición para repetir el juicio, según Mohammad al Rabhan, un amigo de algunos de los condenados citado por Reuters. Al Rabhan se encontraba entre los dos centenares de familiares y allegados de los jóvenes que desde el domingo se habían concentrado ante el Palacio Real para pedir clemencia" informa El País

Y agrega: ¿Cuál es el delito odioso que cometieron los siete condenados? Al parecer, una serie de atracos a joyerías en la ciudad de Abha, al sur del país, por los que fueron detenidos entre marzo de 2005 y enero de 2006. La sentencia de muerte se pronunció hace tres años, pero las autoridades probablemente han esperado para que todos sean mayores de edad en el momento de su aplicación. En Arabia Saudí, esa pena se ejecuta por el procedimiento de decapitación a espada. En el caso de Sarhan, después se procederá a la crucifixión".

Quienes han sido sentenciados son: Sarhan al Mashayekh y Saeed al Omari de 22 años a, Ali al Shehri, 20, Naser al Qahtani y Ali al Qahtani, 24, Saeed al Shahrani, 21, y AbdulAziz al Amri, 23. Los delitos se cometieron entre 2004 y 2005 cuando los sentenciados tenían entre 15 y los 19 años.

De acuerdo con los datos facilitados por los activistas que han apoyado su causa, los jóvenes tenían entre 15 y 19 años cuando ocurrieron los hechos. La Convención de los Derechos del Niño, a la que Arabia Saudí se adhirió en 1996, prohíbe ejecución de menores. Sólo otros tres países, Irán, Yemen y Sudán, recurren a la misma treta de esperar a que cumplan los 18 años para aplicarles la pena de muerte.
“El juicio duró tres horas”, dijo la víspera a esta corresponsal Ali al Ahmed, un opositor que dirige el Institute for Gulf Affairs. Tanto Amnistía Internacional (AI) como Human Rights Watch han señalado en sendos comunicados que los siete jóvenes no tuvieron un juicio justo"
“Les intimidaron, les torturaron, fueron privados de sueño y de comida, e incluso les amenazaron con llevar a sus madres para que confesaran”, explicó por su parte Mohammad al Qahtani de la Asociación por los Derechos Civiles y Políticos en Arabia Saudí (ACPRA).
Las confesiones son el eje central del sistema judicial saudí, que no garantiza ni la asistencia letrada a los detenidos ni antes ni durante el juicio. “Los fiscales no hacen su trabajo y, ante la ausencia de pruebas, la única forma de garantizar las condenas es que los agentes de la DIG [Dirección de Investigación General, servicios secretos dependientes del Ministerio del Interior] obtengan confesiones”, según Al Qahtani" señala El País.
Finalmente, las súplicas internacionales que pedían clemencia para los reos han sido desoídas por los tribunales sauditas. Los reos fueron fusilados el 13 de marzo pasada las nueve de la mañana hora saudí. La crucificción para el delincuente Sarhan al Mashayekh, propuesta en un principio,  fue dejada de lado para evitar las críticas internacionales, informaron algunos medios. 

(C)Marc Pesaresi








No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...