lunes, 18 de febrero de 2013

NIEMEYER, SIMPLEMENTE, UN BUEN ATEO




Oscar Niemeyer y familia
Ateo confeso, vivió su ateísmo en relativa paz con el cristianismo.

Puede parecer raro, que el autor –de fe evangélica- admita que existen buenos ateos. Pero justo es reconocer, que el mundo tiene ateos quienes, no solo han convivido en paz con el cristianismo sino incluso, le dieron al cristianismo ejemplos y obras para recordar y también imitar.

En este breve artículo recordaré al brasilero Oscar Niemeyer. Luego, iré añadiendo otros ateos quienes, desde mi punto de vista, han sido personas preocupadas por el bienestar de los demás y han vivido sus vidas sirviendo al prójimo sin pelearse "a muerte" con el cristianismo. Sobre este asunto, una amiga de la racionalista República Oriental del Uruguay me escribió:
  Aquí hay buenos ateos, con este florecimiento de la izquierda en Uruguay han surgido personalidades con las características de Mujica. Pero también acepto que hay ateos súper radicales y cerrados, que harían lo que fuera para que la gente dejara de creer. El punto para mí, es que una religión o creencia puede ayudar a superar los problemas o hacerla mejor persona, eso es positivo, porque es constructivo y beneficioso, en un marco de respeto y tolerancia hacia las demás ideas y creencias. No hay lugar para la ofensa o agresión, el chiste o la ironía; porque es el sentir de una persona y para ella eso es importante. Nos mantemos en contacto, cariños, Mónica G.
 Oscar Niemeyer

  
Oscar Ribeiro de Almeida Niemeyer Soares Filho (1907-2013) fue un famoso arquitecto brasilero. Originario de Río de Janeiro, del barrio de Laranjeiras; en una calle que después recibiría el nombre de su abuelo Ribeiro de Almeida; pasó su juventud como el típico carioca bohemio y con plata, sin preocupaciones por su futuro. Concluyó la educación secundaria a los 21 años. 

No voy a abundar en su biografía, mucho es lo que se ha escrito sobre él. Quien desee saber mas sobre su vida y obra, puede ingresar aquí y también a esta  website que posee una cronología muy completa o bien, su página Niemeyer.org.
 
Luego de terminar la secundaria, comenzó a trabajar en el taller de tipografía de su padre y más tarde, al despertarse su vocación, se inscribió en la Escuela de Bellas Artes (Brasil), de donde se graduó como ingeniero arquitecto en 1934. Para entonces, la buena vida había dado lugar a meses con dificultades financieras que le hicieron la vida muy amarga. Aún así, decidió trabajar gratis en el estudio del arquitecto Lúcio Costa y Carlos Leão. 
 Niemeyer 
Conoció en su juventud, dificultades económicas.
Sin embargo, cuando mejoró sus ingresos, no desdeñaba socializar.
Aquí se lo ve con Vinicius de Moraes junto a su esposa Lila María Esquerdo e Boscoli
Y Tom Jobin.

Niemeyer se sentía insatisfecho con la arquitectura existente en la ciudad y decidió que podía encontrar una carrera en explorando alternativas. Tenía ideas que pretendía desarrollar más allá de los dibujos de un proyecto. Sin duda que alcanzó el éxito. Ni el mismo recordaba en vida, cuantos premios había cosechado a lo largo de su carrera ni la cantidad de proyectos que habían sido concretados. Brasilia fue su mayor obra. Aunque no creía en Dios, jamás se negó a construir para engalar las religiones, sobre todo, proyectó varias iglesias para la Iglesia Católica.

Aunque comunista de ideología y ateo en cuanto a creencias, tuvo como él mismo lo afirma, influencias religiosas del catolicismo. Según testimonió en vida, vivió  con mis abuelos, que eran religiosos. Había a misa en mi casa. Y me crié en un ambiente así. Este pasado con la familia me dejó con la idea de que los católicos son buenos, que quieren mejorar sus vidas y hacer un mundo mejor”. 

Este conocimiento positivo de la religión, no le impediría a futuro, diseñar numerosas iglesias que hoy son patrimonio arquitectónico de Brasil. Su primer trabajo religioso fue en 1940 cuando Juscelino Kubitschek; alcalde de Belo Horizonte en Minas Gerais; lo contrató para proyectar una iglesia  a orillas del lago de Pampulha. La iglesia en honor a San Francisco de Asís y decorada por Cándido Portinari, hoy es parte del Museo de Arte de Pampulha. (Ver presentación de un libro sobre las iglesias diseñadas por Niemeyer. Click aquí ).

Finalmente falleció a los 104 años con buena fama dejando un legado de importantes obras que enorgullecen a su país natal. En lo personal, pienso que Oscar Niemeyer pudo convertise, si lo deseaba, en un ateo fundamentalista si hubiera querido asociar su increencia a la ideología. (Llegó a ser amigo nada menos que de Fidel Castro). Sin embargo optó por una vida de trabajo sin conflictos contra aquellos que profesan fe en Dios. (Para saber un poco más del pensamiento íntimo de este gran arquitecto sudamericano acceder a la siguiente website ).
Marc Pesaresi

Nota: Sin duda, entre teístas y ateos habra discrepancias a la hora de señalar quienes son buenos ateos.  Para mi, un buen ateo es aquel que a pesar de sus ideas, puede trabajar a favor de aquellos que piensan y creen diferente. Hace tiempo que me interesa la vida Oscar Niemeyer. Lo considero el ateo tranquilo que podía estar en descuerdo con la idea de Dios  pero no por eso, hacer de su increencia una plataforma para agraviar o ningunear como lo hace Dawkins por ejemplo.

Me doy cuenta que para algunos ateos un "buen ateo" puede ser Richard Dawkins o cualquier otro que enrola en el Nuevo Ateismo. A la hora de decidir, sin duda habrá controversia. Algunos objetaran con justa razón "de acuerdo Marc, para vos Niemeyer es muy bueno porque no les critica ni la historia ni las actitudes, pero para mi un buen ateo es aquel que no se queda callado sino que ilustra a las razones sobre las sombras del cristianismo". 

Por supuesto, acepto las críticas al cristianismo pero me gustaría que vinieran acompañadas de una buena autocrítica de parte del ateísmo. Creo que sacar a la luz los errores del pasado contribuye a tener una vida en paz con el que piensa de otro modo. Yo no acepto el argumento impulsado por el odio sea este cristianofóbico o ateofóbico. No fui educado para enrolar en fundamentalismos menos aceptarlo. 

Pienso que para vivir en paz, nada mejor que dialogo sincero. Pelearse por creencias o increencias, me parece poco lógico y nada razonable.  Obviamente, no todos piensan como yo lo hago y habrá gente de ambos colectivos, que les guste la confrontación. Allá ellos.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...