viernes, 21 de agosto de 2009

LA PRUEBA PRETENDE QUEMAR TU FE



Toma tu cruz y sígueme
________________________________________________________

¿Por qué nos vienen pruebas?

La prueba es un examen del destino. Es una demostración de rendimiento personal frente a la adversidad en la vida que nos toca enfrentar. Cristo dijo que en el mundo tendríamos aflicción (Juan 16:33) y nos exhortó a seguir su ejemplo: “Confiad, yo he vencido al mundo”

Él no dijo mentiras, coloreando al mundo como algo ideal donde vivir. Terminantemente declaró que en el mundo sufriríamos. Sin embargo, no existen respuestas sencillas para explicar el sufrimiento del hombre bajo la mirada de Dios. Muchas personas que han experimentado pérdidas irreparables: hijos pequeños, esposas, hermanas o padres, en situaciones verdaderamente injustas; sufren el shock emocional de la aflicción y en esa pena, pueden acusar a Dios de no haber hecho lo suficiente para impedir el mal. Sin duda, Dios  por razones diversas, algunas pruebas simplemente las permite. (Ver Libro de Job)

El averiguar por qué de estas actitudes divinas a veces nos conducen a laberintos de preguntas sin respuestas. Muchos han sucumbido en la fe, debido a las pruebas extremas y quién esto escribe, llegó a pensar si en verdad Dios no era otra cosa que una fantasía de la mente.
Helen Jangochian
Fue una armenia que padeció 
la persecución turca entre 1915  y 1925 en la cuál murieron
Algo más de 1 500 000 de sus connacionales.
Ella creció con dos cuestionamientos. O Dios no existe
O no le importa la vida de los creyentes. 
Recordemos que los Armenios son cristianos
Que fueron masacrados por los turcos musulmanes sin que hasta la fecha,
Exista una condena permanente contra este genocidio de parte de las potencias centrales.
Por increíble que parezca, Helen logró recuperar su fe antes de morir y en las páginas de este libro,
Se narra parte del proceso interno de una persona,
A la cual el dolor le impidió vivir una vida plena con el Señor
Foto

Este dolor infinito es capitalizado por la incredulidad y puede terminar definitivamente con el cristianismo del doliente. Por ejemplo, Darwin se resintió con Dios después de la muerte de su hija Annie Elizabeth de solo 10 años, al punto de desinteresarse por su Creador. Acabó sus días como un agnóstico casi rayando en el ateísmo.
Annie Darwin 
(1851)
Su muerte sumió a Darwin en el escepticismo.
Foto
Gentileza
Wikimedia Commons


Un misionero inglés me dijo cierta vez en el Instituto Bíblico Bahía Blanca, que la fe lucha por preservarse frente a los ataques de los hechos de la vida. En ocasiones la fe pierde la batalla y las creencias mutan hacia la incredulidad.

A veces las pruebas nos vienen como consecuencias de nuestra propia conducta (ver el Hijo Pródigo en Lucas, 15, 1-3.11-32); en ocasiones tiene un origen diabólico (Mateo 12: 43-45; Marcos 8:33; Hechos 16: 16-18) y otras, por causas de la maldad del hombre (Hechos 16:19-24).

Dios ha establecido leyes espirituales (Mateo 17:12 y 19: 16-22) las cuales, si todos las obedeciéramos, no habría casi maldad en esta Tierra. Pero no todos creen en Dios y millones eligen vivir desobedeciendo los mandatos del Creador buscándose innumerables excusas y también muchos males.Sin duda, el dolor lleva al descreimiento. 


El ocaso de Templeton

Charles Templeton -famoso evangelista de la Alianza Cristiana y Misionera – es autor del libro Farewell to God (Adiós a Dios) donde relata la pérdida de su fe, su impotencia para recuperarla y su lucha contra las dudas que lo terminaron convirtiendo en agnóstico. Hasta su muerte, no pudo entender porque un Dios de amor permitía tanto mal en este mundo. Con el tiempo se convirtió en un férreo adversario del cristianismo. Según comentara a Billy Graham, Templeton comenzó a dudar en la veracidad de la Palabra de Dios, cuando no pudo separar los dichos de Biblia en Génesis, con la Teoría de la Evolución
Charles Templeton
(1915 - 2001)
Agnóstico
Fue un cristiano quién, ante la prueba, perdió la fe
En 1946 había sido incluido por la
Como una de las personas mejores utilizadas
Por Dios para evangelizar.
Foto
Internet

Berg, el pastor sensual

Triste destino tuvo el pastor evangélico, también ex miembro de la Alianza Cristiana y Misionera, llamado David Berg. El mundo lo conocería bajo el seudónimo de Moses David. Su fama alcanzó ribetes de escándalo al fundar la secta Niños de Dios o La Familia Internacional. Berg no pudo vencer en su lucha contra el sistema y acabó sectario y vilipendiado en todo el orbe hasta morir en Portugal.
David Berg con Lily Filipina
Foto

Pike, un obispo interesado por lo raro

El obispo Pike, quién defendió el derecho del hombre a ejercer sexualidad homosexual,  fue otro caso de rebeldía contra Dios durante la prueba de fuego. El profesor de lenguas semíticas Merril F. Unger narra en su libro El misterio del obispo Pike, quien fuera líder de la iglesia episcopal en los Estados Unidos; después de perder a su hijo; disipó la fe volcándose al espiritismo y a la gnosis en vanos intentos por comunicarse con el fallecido. Este singular cristiano tenía un futuro promisorio dentro del cristianismo episcopal, pero dejó de lado su carrera al entremezclarse en las drogas psicodélicas y personajes controvertidos de la sociedad californiana de los años 60.

Pike fue una persona trascendente en la religiosidad ecuménica de los años sesenta. Su figura es tan importante, que hasta el erudito argentino Pablo Capanna refiere a Pike, mencionándolo como alguien que  tuvo influencia en muchas personas, entre ellas, colaboró en la búsqueda espiritual del famoso novelista de ciencia ficción Philip K. Dick

Capanna explica:
“Cuando Dick lo conoció, Pike acababa de salir del escándalo de su insólito juicio por herejía. Convertido al anglicanismo (había nacido católico), ex abogado, discípulo de Tillich y Niebuhr, Pike había iniciado su carrera con un programa de televisión que llegó a rivalizar, en popularidad, con el de monseñor Fulton Sheen.
En 1958 fue elegido obispo de California; pronto fue conocido como liberal, amigo de Martín Luther King Jr., y de Robert Kennedy y, decidido partidario del movimiento de los derechos civiles. Su creciente escepticismo, lo llevó a poner en tela de juicio todos los dogmas cristianos, desde la Trinidad, hasta la realidad histórica de Jesús.
 
Su interés por los esenios y los manuscritos de Qumran, lo llevó a viajar varias veces a Israel, mientras crecía el malestar en el episcopado por algunos de sus actos político-pastorales: la ordenación de una diaconisa (en una época en que la Iglesia aún no admitía a las mujeres en el ministerio); sus críticas a la conversión de la hija del presidente Johnson, y su activismo a favor de los negros, que quizá fuese lo que más molestaba a los grupos de poder racistas. 
En 1966 su vida comenzó a derrumbarse, cuando su hijo Jim, con el cual acababa de viajar por Israel, se suicidó de un tiro, aparentemente bajo el efecto de la droga. Pocos meses después, Pike renunció a su ministerio, pero no pudo evitar que la conferencia episcopal, movilizada por el obispo de Florida, lo juzgara y condenara por herejía. 
Fue en esas circunstancias cuando Dick lo conoció. Maren Bergrund, la madrastra de Nancy Hackett, era amante de Pike, y ella fue quien los presentó. Pike asistió al casamiento religioso de Dick y Nancy en 1966. Alterado por la muerte de su hijo, Pike había pasado del escepticismo a la superstición, y recurría a una médium para comunicarse con el más allá. (…).
Pike murió en circunstancias misteriosas, cuando recorría el desierto israelí en auto, junto a su esposa Diane, quien se salvó; sólo llevaba consigo un mapa caminero y dos botellas de gaseosa”.(Capanna; Pablo: Idios Kosmos, Claves para Philip K. Dick: Editorial Almagesto, Colección Perfiles, Nro. 24. Buenos Aires, mayo de 1995. 146 páginas.).
Obispo Pike y Philip K. Dick
Foto
Isa Dick - Hackett


Podríamos afirmar, después de leer los sucesos de estas personas que rindieron su fe por causa del sufrimiento, que la parábola del sembrado es muy cierta. Refirió Jesús: “La parábola quiere decir esto: La semilla es la Palabra de Dios. Los que están al borde del camino, son los que escuchan, pero luego viene el demonio y arrebata la Palabra de sus corazones, para que no crean y se salven. Los que están en las piedras, son los que reciben la Palabra con alegría apenas la oyen; pero no tienen raíces: creen por un tiempo, y en el momento de la tentación se vuelven atrás. Lo que cayó entre espinas son los que escuchan, pero con las preocupaciones, las riquezas y los placeres de la vida, se van dejando ahogar poco a poco, y no llegan a madurar. Lo que cayó en tierra fértil son los que escuchan la Palabra con un corazón bien dispuesto, la retienen, y dan fruto a su constancia”. (Lucas 8: 11-15 El Libro de la Nueva Alianza).

Cuando se pierden hijos sinceramente, toda la estructura teológica que uno atesora no sirve de nada, a la hora de amortiguar el impacto tremendo del dolor. Luego de la devastación, puede llevar años recuperar la fe o bien, no recuperarla nunca. Son procesos tan dolorosos, que nadie Biblia en mano debería tomar a la ligera.

La mujer que daba pelea

Tal es el caso de la famosa activista atea Madalyn Murray O'Hair. Esta mujer era una evangélica presbiteriana y así se mantuvo hasta la Segunda Guerra Mundial. Enrolada en el servicio de criptografía del ejército norteamericano con objetivo en Italia, conoció a William J. Murray, un oficial de quién se enamoro y convirtió en su amante. Pero Madalyn era casada y Murray lo mismo. Si bien ella se divorció de su esposo John Henry Roths, Murray argumentando que era católico practicante se negó a separarse de su mujer. (En realidad ya se había hartado de ella como amante y no la quería ver más). 
Madalyn Murray O`Hair
Bravísima mujer atea, sin pelos en la lengua.
Fue asesinada por ex convictos ateos.
Foto 
Wikimedia Commons

Con este oficial militar ella tuvo su primer hijo al que llamó William J. Murray. Parece ser que esta relación sentimental fracasada alimentó un gran resentimiento que disolvió sus creencias en una Deidad. Madalyn se dio cuenta que solo había sido utilizada para proporcionar placer sexual y nada más. 

Finalizada la guerra, regresó a Estados Unidos donde tuvo otro hijo  en 1954 con un amante diferente, al que llamó Jon Garth Murray. Sin embargo, en honor al primero de sus apasionados, sus hijos fueron anotados Murray en vez de Mays que era su apellido de soltera.

Hacia 1960 ya había abandonado definitivamente sus creencias religiosas y empezó a militar con fuerza en el ateísmo. Logró finalmente, fama como tal, al erradicar definitivamente de las escuelas de su país, las oraciones religiosas, con una demanda contra el Sistema Público de Educación de Baltimore. Este caso fue conocido como Murray vs Curlett.

Madalyn también abogó para que el laicismo fuera la norma en el programa espacial norteamericano y es una de las causantes por el cual, los astronautas dejaran de leer la Biblia en el espacio. Al ser estos empleados públicos, argumentaba, de ningún modo podían tomar partido por una fe determinada. Fundó la organización ateos de América y se enfrentó incansablemente contra todas las religiones que le salieron al cruce. “¿Tan necios sois? ¿Habiendo comenzado por el Espíritu, ahora vais a acabar por la carne?” (Gálatas 3:3 Reina Valera 1960).

Esta belicosa mujer, considerada como la más odiada de América del Norte, que llegó a tener un exitoso programa de divulgación anticristiana, distribuido por más de 140 cadenas de radio, tuvo lo que para algunos fue, un castigo ejemplar en vida de parte de Dios. Su hijo primogénito, por quién ella había batallado para impedir las oraciones en los colegios bajo el argumento de que tal acción violaba los derechos de libertad de conciencia, de adulto, se convirtió a Jesucristo siendo ordenado Pastor en 1980 en una iglesia bautista en Dallas, Texas. Para esta mujer de fervoroso ateísmo, la conversión de su hijo debió ser lo más parecido a un alta traición.

Para Madalyn, la actitud de su hijo, fue demasiado dolorosa y dejo de comunicarse con él. Sobre este episodio ella dijo: "Se podría llamar a esto un post-aborto por parte de madre, supongo, yo lo repudio totalmente y completamente de todos los tiempos y ahora... él está más allá del perdón humano." (Dracos, Ted: Ungodly: The Passions, Torments, and Murder of Atheist Madalyn Murray O'Hair).

Madalyn terminó sus días de modo trágico. Fue asesinada el 29 de septiembre de 1995 junto a su segundo hijo y su nieta Robin. El caso se mantuvo sin resolver hasta que uno de los asesinos, confesó en 2001, donde estaban enterrados los cuerpos. Madalyn es un típico caso donde la prueba de fuego arribó, no por falta de providencia divina sino por determinación propia. Ella negó, abandonó y combatió con ira a Dios y su pueblo organizando la rebeldía con una institución y grupos de abogados. “¡Ay del que pleitea con su Hacedor! ¡El tiesto con los tiestos de la tierra! ¿Dirá el barro al que lo labra?: ¿qué haces? O tu obra: ¿no tienes manos? ¡Ay del que le dice al padre!: ¿por qué me engendraste? Y a la mujer: ¿por qué diste a luz?” (Isaías 45:9,10 Versión Reina Valera 1960).

Mientras Jesús estuvo en la Tierra, soportó muchas pruebas, aún el derrame de sangre. Sin embargo, jamás se quejo contra Dios sino que, completamente rendido al Padre, realizó la obra de Salvación para nuestro beneficio. La prueba lo fortaleció con paciencia y confianza y así alcanzo la meta. En nosotros debería obrar de igual modo. Lamentablemente no siempre es así. En ocasiones nos golpea el infortunio.

Preguntas sin respuestas o con respuestas a medias

Entonces sobrevienen las dolorosas y resentidas preguntas: ¿Dónde estabas Jehová, cuando me sucedió esto a mí? ¿por qué Dios no me cuidaste del mal? Frente a calamidades, es poco lo que se puede argumentar. Quienes hemos sufrido, sin duda que permanecemos marcados de por vida por las garras de la prueba. 

Sin embargo, cuando superamos tanta aflicción, si logramos prevalecer la etapa, con el paso de los años en retrospectiva muchos nos damos cuenta del porque de tanta pena. Si te matan un hijo en la calle, no es culpa de Dios sino de aquel que lo mató. Si te roban, Dios nada tiene que ver, es obra del ladrón. Si un cura te abusa o te engaña un pastor o te desilusiona una religión, no es culpa de Dios, es de aquellos que, sabiendo el castigo que Dios dictamina contra quienes obran así, hacen caso omiso y convierten a los fieles en objetores de Cristo. Pero ¿ por qué Dios no hizo nada? Si que lo hizo, nos advirtió que en la vida tendríamos aflicción y que, en ocasiones, perderíamos incluso la misma vida. (Ver la muerte de los misioneros en Ecuador)

Podremos argumentar que Dios descuidó su providencia pero seríamos injustos si dijéramos tal cosa. Si algún día tuviéramos acceso a registros celestiales, nos asombraríamos las veces en que Dios actuó amorosamente para protegernos de males increíbles. 

En este mundo, bajo el imperio del diablo, a veces el mal nos llega y de modo contundente y rapaz. Por eso Cristo dijo, que en este mundo tendríamos aflicción. Recordemos que, apenas se instalaba la iglesia en Europa, cuando le sobrevino casi 200 años de sangrientas persecuciones. Aún así, los cristianos prosperaron. La paz absoluta solo se nos dará al regreso de Cristo, no antes.

Entre tanto, Dios nos ha dado herramientas para resistir en las pruebas, tanto físicas, como psicológicas y también espirituales. (Ver Armadura Espiritual en Efesios 6:10-18). Depende de nosotros tomar tales ayudas para superar el incendio de nuestra fe. “De manera que podemos decir confiadamente: el Señor es mi ayudador; no temeré lo que me pueda hacer el hombre”. (Hebreo 13:6).

Pero...
¡hay tentaciones que no puedo superar!

Es verdad que existen tentaciones que parecen imposibles de vencer. La Biblia dice que ninguna prueba es insuperable aunque a nosotros nos parezca lo contrario: “No os ha sobrevenido ninguna tentación que no sea humana; pero fiel es Dios, que no os dejará ser tentados más de lo que podéis resistir, sino que dará también juntamente con la tentación la salida, para que podáis soportar” (1 Corintios 10:13).

Recuerdo la confesión de un amigo en la fe. Un día, en Bahía Blanca; ciudad en el sur de la provincia de Buenos Aires; comenzamos a charlar sobre tentaciones difíciles de evadir. Entonces me asombró al afirmar que, su lucha más importante, era la adicción a la pornografía. Me comento que se sentía culpable de recaer una y otra vez en el vicio no solo por desobedecer a Dios sino también, porque en tal actividad, por más que las prostitutas se creyeran estrellas del espectáculo y la industria reportara millones, la realidad era que se usaba la mujer como instrumento para mejorar la calidad de la masturbación. Según él, la industria pornográfica era la más ingeniosa de todas porque había logrado vender industrialmente, incentivos visuales para mejorar la autosatisfacción sexual. Capitalizo una necesidad fisiológica de las personas para lucrar fortunas.

Algunos luchan por años contra su propio genio, otros, contra la adicción al alcohol, tabaco, etc. En la vida, nadie está exento de luchar contra las tentaciones. Esto lo sabe muy bien Annie Laurie Lobért fundadora del movimiento Prostitutas por JESUS. Durante 11 años fue una sexy servidora en Las Vegas hasta que conoció a Cristo. Desde entonces batalla desde Henderson, Nevada, contra la incredulidad en su ambiente testificando que Dios existe y es posible un cambio radical del modo de vivir. Se podrá estar de acuerdo o no con sus métodos de ayuda enfocado a las mujeres de la industria porno pero derivar hacia la polémica es irse del tópico.

Annie Lobert 
ex prostituta 
Líder de un ministerio destinado a rescatar prostitutas para Cristo
¿Cuánto durará esta obra?
Dios sabe
¿Es correcto este ministerio?
Yo no soy quien debe juzgar esta obra para salvar almas de porn star.
foto
Página web de Lobert

Cristo venció al mundo

Cristo mismo estuvo tentado para abandonar su obra de Salvación. “Entonces les dijo: mi alma siente una tristeza de muerte. Quédense aquí, velando conmigo. Y adelantándose un poco, cayó con el rostro en tierra, orando así: Padre mío, si es posible, que pase lejos de mí este cáliz, pero no se haga mi voluntad, sino la tuya”. (Mateo 26:38,38). Si bien la idea de morir en la cruz le causaba aprensión, el Salvador llevo la angustia al Padre, oro, descargo sus miedos en suplicas y finalmente rindió su voluntad para hacer lo que Dios le ordenaba y marchó a la muerte por todos nosotros. Cristo recibió la gracia del Padre. (2 Corintios 4:7-18).

Muchos de nosotros no ignoramos que las tentaciones que permiten nuestras caídas llegan porque no oramos lo suficiente y por orgullo, tampoco rendimos la voluntad a los designios del Creador. Cuántas veces hacemos cosas que, desde antes de cometerlas, sabemos que están mal. Pero suponiendo que son faltas menores, dejamos que la tentación nos seduzca. “Engañoso es el corazón más que todas las cosas; y perverso; ¿quién lo conocerá? (Jeremías 17:9).

Y así el templo del Espíritu Santo, nuestro cuerpo (1 Corintios 6:19) de a poco, se va llenando de mugre. En algún momento habrá tanta basura en nosotros, que Dios decidirá limpiar su santuario. Cuando esto ocurra ¿qué excusas presentaremos? El que es cristiano sabe muy bien cuáles son sus deberes “Si bien hicieres ¿no serás enaltecido? Y si bien no hicieres bien, el pecado esta a la puerta” (Génesis 4:7).

La tentación siempre estará a nuestro alrededor. Tiene mil rostros y formas para seducirnos y hacernos caer. Pero nuestro socorro está en Dios (Salmo 121:2). Cristo está siempre atento a nuestros pedidos de ayuda: “Porque no tenemos un sumo sacerdote que no pueda compadecerse de nuestras debilidades, sino uno, que fue tentado en todo según nuestra semejanza, pero sin pecado” (Hebreos 4:15). 

Dado que el fue probado muchas veces incluso con artimañas para hacerlo tropezar, al salir airoso “es poderoso para socorrer a los que son tentados” (Hebreos 2:18; 1 Corintios 10:13).

(c)M.A.Pesaresi

3 comentarios:

  1. No son las pruebas para los creyentes, nada más que oportunidades para acercarnos más a la imagen de Jesús?

    Ya sabes, Porque a los que aman a Dios todas las cosas les ayudan a bien...

    Es decir, si me tocara la lotería, yo podría utilizar dicho suceso para acercarme más a Dios.

    De este modo, dependiendo de cómo reaccionara, yo sería un fracasado o un verdadero hijo de Dios.

    Me explico.

    Si empleo ese dinero para satisfacer las necesidades de los demás, mostrando un desapego por todo lo material y confiando en la providencia divina, me acerco a la imagen de Jesús.

    He utilizado un beneficio material para alcanzar uno espiritual.

    Si en cambio, abandono mi vida actual y me dejo llevar por una vida regalada llena de excesos... al final de mis días, a pesar de haber vivido una vida altamente satisfactoria en lo material, he fracasado como creyente.

    Todo aquello que recibimos, no es en realidad ni bueno ni malo.

    Dicha calificación no puede definirse hasta que hemos utilizado los aconecimientos para acercarnos más o menos a la imagen de Jesús.

    Pruebas?
    Hmm, oportunidades que nos da Dios para abandonar el viejo ropaje.

    :|

    ResponderEliminar
  2. Acertado comentario donde dices que las pruebas son oportunidades para abandonar el viejo ropaje. Si, estoy de acuerdo contigo Renton.

    ResponderEliminar
  3. Buena Reflexion.
    Abandonar el viejo ropaje, para cubrirte con otro.
    Si ese nuevo ropaje, es como renovacion, implinca un nuevo recomenzar. Ya sea para bien o
    para mal.
    Un saludo.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...